Interculturalidad

Interculturalidad (893)

La única manera de describir la celda que ocupan los miembros de la pandilla Sigue Sigue Sputnik es recuperar la imagen de un panal de abejas, con todos los animales apelotonados en torno a pequeños habitáculos.

Aunque Dennys Fernández prefiere utilizar la analogía con "una lata de sardinas" al explicar cómo suelen dormir los 10 reos con los que comparte la estancia de poco más de cinco metros cuadrados. "Unos se acuestan de lado para que otros permanezcan tendidos. En agosto era peor, porque llegamos a ser 16 y entonces había que establecer turnos en los que algunos permanecían sentados mientras otros dormían", explica.

Fue en esos días cuando tres detenidos de Quezon murieron en medio de una ola de calor, después de que un corte de electricidad inutilizara los precarios ventiladores con los que se intenta refrescar estos aposentos.

Los cubículos donde se hacinan los 373 miembros de Sputnik son producto del ingenio y la "necesidad", como añade Fernández. Los propios detenidos tuvieron que construirlos con madera y cartón para añadir espacio a un recinto incapaz de acoger a tantos ocupantes.

El estado de Puebla vuelve a figurar en esta semana como una de las entidades más inseguras de México, luego que el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) informó que ocupa el segundo lugar en robo de vehículos con violencia, después de Chiapas.

La dependencia federal informó que entre enero y agosto de 2016, se registraron mil 705 robos de vehículos con violencia en el país, lo cual significa el 36 por ciento de incremento en un comparativo con el mismo periodo pero del año pasado.

Estos ilícitos están focalizados en cinco estados del país, donde se comente el 91 por ciento de los robos.

El robo a vehículos creció en Puebla al pasar de 243 a 389 hurtos, en el mismo periodo de 2015 y 2016.

Sin embargo, el corredor que comunica a Puebla con Tlaxcala se ubica también en la tercera posición con el mayor número de robos de automóviles particulares y camiones de carga, que pasó de 314 a 503 casos.

Un joven transexual de 19 años de edad fue asesinado la madrugada de ayer afuera de su casa en Comitán de Domínguez, Chiapas. Itzel Durás Castellanos se convirtió en la segunda víctima de homicidio de esa comunidad en los últimos 9 días y la número 20 en lo que va de este año.

El 30 de septiembre pasado, en la Ciudad de México, Paola, una sexoservidora fue asesinada a tiros cerca de la avenida Insurgentes por un cliente.

Durán Castellanos recibió al menos tres puñaladas a la altura del cuello cuando se encontraba en la puerta de su domicilio en el barrio de Guadalupe de dicha ciudad.

De acuerdo con testigos, Itzel gritó al ser agredida, su cuerpo quedó tendido en el piso y del lugar escaparon al menos dos sujetos. Para cuando arribó el equipo de emergencia de la Cruz Roja, Itzel Castellanos, quien el próximo 11 de noviembre cumpliría 20 años, ya había perdido la vida.

Peritos de la Fiscalía de Distrito Sierra Fronterizo y policías municipales informaron que la puerta del domicilio estaba abierta; sin embargo, no se ha comprobado el robo como móvil del homicidio.

Eran los primeros días de octubre de 2015 y la jerarquía católica se preparaba para el arranque del “Sínodo extraordinario de obispos sobre la familia”.

Se trataba, básicamente, de un encuentro convocado por el Papa Francisco y los obispos, en el que la élite clerical “debatiría” durante dos semanas para, al final, presentar al mundo, entre otras cosas, el único concepto de familia reconocido por el Vaticano y su estrategia para preservarla.

El sacerdote Krzystof Charamsa, nacido en 1972 en Gdynia, Polonia, anticipaba que esa sería la conclusión del encuentro y no pudo, de ninguna forma, avalarla. Decidió entonces dar una noticia que sacudió a la curia romana.

Charamsa, oficial desde 2003 de la Congregación para la doctrina de la fe, ese órgano misterioso que custodia la correcta doctrina de la Iglesia desde que era conocido como la Santa Inquisición, anunció públicamente que era gay.

Para Charamsa “es muy triste ver” que la Iglesia católica en México no se ha pronunciado en contra de otros problemas que aquejan al país como la corrupción, la pobreza o la pederastia, y sí lo ha hecho para luchar “contra los derechos humanos de personas inocentes sólo porque no son heterosexuales”

“Quiero que la Iglesia y mi comunidad sepan quién soy: un sacerdote homosexual, con un compañero, feliz y orgulloso de mi propia identidad”, dijo el prelado en una entrevista con el diario Il Corriere della Sera.
“Es hora de que la Iglesia abra los ojos frente a los homosexuales creyentes y entienda que la solución que propone, esto es la abstinencia total y una vida sin amor, no es humana”, agregó.

En los años noventa, ser colombiano era considerado poco menos que una desgracia. Suponía vivir en un país azotado por guerrillas, paramilitares y carteles del narcotráfico. Colombia no era tanto García Márquez como Pablo Escobar y la cocaína. Si los colombianos lograron despojarse de la sensación de paria que les perseguía fue, en buena medida, por la llegada de Álvaro Uribe Vélez (Medellín, 1954) al poder en 2002. En medio de una crisis económica galopante y con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a las puertas de Bogotá, Uribe congregó a todo el país en torno a la necesidad de una mayor seguridad y a un sentimiento que une a los colombianos casi tanto como la selección de fútbol: el rechazo a la guerrilla. Una máxima que, casi tres lustros después, aún le sigue dando réditos políticos, como quedó demostrado en el plebiscito de hace una semana tras la victoria del no, de la que fue el gran abanderado. El hombre que canalizó el odio de los colombianos al grupo armado se enfrenta ahora al reto de demostrar, contra pronóstico, que puede hacer lo mismo con el mayor anhelo: la paz.

“Uribe ha ido haciéndose a la teoría de que la única razón de los infortunios, de nuestras tristezas, radica en la amenaza de las FARC y que solo cuando logre acabar con ellas el país florecerá de nuevo como un ave fénix”, relata María Jimena Duzán en el libro Así gobierna Uribe, un perfil crítico del expresidente colombiano que 12 años después de su publicación conserva una extraordinaria vigencia, como los discursos de entonces: “Las limitaciones derivadas del Estado son limitaciones impuestas por el terrorismo”, aseguraba el político el año en que tomó posesión del cargo.

Saraí Díaz ha improvisado un nudo en el pantalón para ajustarlo a su cintura. Dos meses antes —y con cuatro tallas más—, esta mujer abandonó la frenética búsqueda de alimentos en los supermercados para confinarse en el hospital José Manuel de los Ríos en Caracas porque su hijo, Aarón, enfermó. “Tenía fiebre, diarrea, vómitos y no comía. Creí, al principio, que era un virus”, dice. Sin embargo, el diagnóstico clínico —el mismo por el que otros 79 niños han acudido este año al hospital capitalino— fue desnutrición severa. Aarón, el bebé de cuatro meses y de 4 kilogramos, forma parte ahora de una estadística que refleja las consecuencias del hambre en Venezuela.

En el José Manuel de los Ríos, el principal hospital público especializado en pediatría en Venezuela, se atendió un promedio anual de 30 niños con desnutrición grave entre 2012 y 2013. “La cifra se ha elevado. Creemos que el incremento obedece a la crisis del país”, dice la doctora Ingrid Soto, jefa del servicio de Nutrición del hospital. 

París y Estrella añoran los momentos compartidos con sus amigas Niza y Adriana, asesinadas en 2008 y 2009, respectivamente, por ser muxes (homosexual o transgénero), condición que en Juchitán es considerada un don porque los padres creen que el hijo o hija muxe es leal a la familia y no se casarán para cuidar de ellos.

Pero la realidad es otra. En esta región del Istmo de Tehuantepec ser muxe es un estigma que los convierte en víctimas de homofobia y transfobia. En general, los crímenes contra esta minoría son invisibilizados y encubiertos con impunidad.

De acuerdo con la organización Diversidad Sexual, de 2010 a mayo de 2016 se cometieron en Oaxaca más de 120 homicidios de personas no heterosexuales. En tanto, la Red Nacional Católica de Jóvenes por el Derecho a Decidir denunció que en los 14 recientes meses se perpetraron 17 crímenes de odio; 15 en 2015 y dos en 2016, en las regiones de la Costa, el Istmo y los Valles Centrales. 

El Observatorio de Personas Trans Asesinadas y la Comisión Ciudadana contra Crímenes de Odio por Homofobia sostiene que México ocupa el segundo lugar mundial con 229 homicidios de este tipo (le precede Brasil, con 802, y le sigue Estados Unidos, con 132).

Antropólogos e historiadores conocen a Juchitán como el “paraísomuxe” por el alto número de transgéneros y homosexuales.

A los 17 años, la nepalí Sabina Shresta ha conseguido evitar el matrimonio de por lo menos seis niñas con hombres mayores en su país. Brisa Isela Bucardo, de 16 años, es consejera comunitaria en Nicaragua y tiene un programa de radio, Zona 90, en el que habla sobre derechos de las mujeres, violencia doméstica y salud sexual. Shatabdi tiene 15 años y colabora con la policía de Nueva Delhi (India) en un programa de seguridad urbana. Ha logrado reducir casi en un 90% los casos de acoso que ocurrían en su comunidad. Yadis Xiomara, colombiana de 15 años, preside la Plataforma Juvenil de su municipio, donde aboga por el derecho a la educación de las niñas. Siguiendo el ejemplo de la pakistaní Malala Yousafzai, quien ganó en 2014 elPremio Nobel de la Paz, esas cuatro jóvenes, que trabajan con la ONG Plan International, luchan para romper los estereotipos de género y empoderar a las mujeres.

“Ser niña es ser invisible”, afirma Brisa. En la zona indígena donde vive, le han enseñado que su papel es hacer los quehaceres del hogar, servir al hombre y ser una buena madre de familia. Las niñas de entre cinco y 14 años dedican más tiempo que los niños de su misma edad a tareas del hogar y a ir a buscar agua y leña, un total de 160 millones de horas más, según un informe de Unicef. Pero Brisa sabe que puede hacer más que eso. “Quiero ser periodista. Así podré llevar a otras mujeres mensajes sobre qué hacer en una situación de violencia, por ejemplo”, cuenta con determinación en los ojos, muy negros, y en la voz.

Interculturalidad

2 days ago
15
Organizaciones de la sociedad civil e investigadores denunciaron esta tarde las últimas violaciones a los derechos del pueblo maya, ocurridas en el marco de la consulta sobre siembra de soya transgénica ordenada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en noviembre de 2015. La Misión de Observación (MO) conformada por 27 organizaciones e investigadores acusaron que el Estado mexicano incumple el fallo de la SCJN sobre consulta al pueblo maya.   A pesar de que el máximo tribunal ...
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…