Interculturalidad

Interculturalidad (783)

En los dos primeros días del mes de abril fueron halladas cinco mujeres sin vida en los municipios de Atlixco, San Pedro Cholula, Huaquechula y Amozoc, mientras que en la localidad tlaxcalteca de San Jerónimo Zacualpan, fue encontrado el cadáver de Julia Rodríguez Corte, vecina de San Miguel Xoxtla.

Debido al odio y la saña con que fueron asesinadas, los cuatro cuerpos con signos de violencia, tiros de gracia, uno de ellos mutilados y quemado, encuadran en el delito de feminicidio y representan en el estado los casos 24, 25, 26, 27 y 28 en lo que va del año.

El caso más reciente es el de Maura, quien fue asesinada a balazos en la junta auxiliar de Chachapa, en el municipio de Amozoc.

Las primeras versiones apuntan que la mujer fue ultimada este domingo cuando iba caminando junto a su esposo Federico en la calle 6 Norte de la comunidad, quien después de la agresión fue secuestrado por dos personas que iban a bordo de un vehículo Jetta color gris.

Este sábado fue hallado el cuerpo de Noemí Guadalupe Vergara Espinoza, universitaria que desapareció el 29 de marzo al salir de clases del Instituto Profesional en Terapias y Humanidades (IPTH), fue encontrado completamente desnudo y cercenado.

La víctima fue encontrada con el cabello estaba totalmente quemado, uno de los brazos y cara presentaba golpes, mientras que la pierna izquierda no la tenía, y la derecha estaba completamente calcinada.

Sus restos aparecieron tirados en la carretera Tlapanalá–Atlixco, y el hallazgo fue hecho por pobladores de Tezonteopan de Bonilla, perteneciente al municipio de Huaquechula.

A un par de kilómetros de distancia, en el municipio de Atlixco, una mujer de 42 años de edad fue asesinada de un disparo en la cabeza en la localidad de San Francisco Primo de Verdad.

El móvil de este segundo feminicidio podría responder a problemas familiares.

La víctima fue identificada por sus familiares como Cecilia Torres Rosales, quien caminaba la noche del sábado en la calle Corregidora, cuando fue atacada y recibió un disparo en el cráneo.

Sus familiares relataron a las autoridades que Cecilia trabajaba como mesera y dejó en orfandad a cuatro hijos, dos menores de edad, además revelaron que tenía problemas personales que podrían haber detonado la agresión.

De acuerdo con la carpeta que inició la Fiscalía General del Estado, el caso se investiga como feminicidio.

El tercer caso se presentó en la comunidad de Santa Matías Cocoyotla, en el municipio de San Pedro Cholula. La víctima, de apenas 19 años de edad, fue encontrada con golpes en el rostro y un disparo en la cabeza.

Las autoridades confirmaron que el cuerpo fue encontrado la mañana de este domingo en la calle Cholula Oriente esquina con Chignahuapan en la comunidad en mención.

En un inicio se corrió la versión que la mujer se había suicidado, pero cuando llegaron los paramédicos en la ambulancia número 30 de SUMA, confirmaron que la víctima estaba sobre una mancha hemática y presentaba varios golpes, principalmente en el rostro.

Hasta el momento se desconoce la identidad de la mujer, pues los vecinos aseguran que el cuerpo no estaba ahí a las 7 de la mañana y que una hora más tarde ya estaba tendido en dicho predio.

El escritor y periodista mexicano Sergio González Rodríguez (Ciudad de México, 1950) ha fallecido este lunes en un hospital de la capital a causa de un infarto. Su obra contiene un reguero de pistas para llegar a comprender el fenómeno de la violencia en México. Premiado y reconocido fuera y dentro de su país, su compromiso le colocó también físicamente en el centro de la diana del terror. En 1999, mientras investigaba la matanza de mujeres en Juárez para su monumental Huesos del Desierto, unos sicarios lo asaltaron en un taxi y lo golpearon hasta dejarle una cojera crónica y un coagulo en la cabeza. 

Además de en sus textos, González –una de las voces más honestas, independientes y valientes de su país– vivirá para siempre dentro una de las novelas fundamentales de la literatura contemporánea. En 2666 aparece un reportero cultural de Ciudad de México llamado Sergio González que llega a la ciudad norteña para investigar los feminicidios. Huesos del Desierto fue uno de los primeros estudios rigurosos del fenómeno del aniquilamento serial de mujeres en México. Roberto Bolaño le había contactado por email para documentarse sobre el tema y decidió hacerle un homenaje introduciéndole en su ficción.

El personaje es caracterizado como una especie de anti héroe, divorciado y sin apenas lectores. En esa época, al filo de los 2000, González ya había colaborado con las revistas mexicanas más relevantes –México en la Cultura, Letras Libres,Nexos– y era cronista de la sección de cultura de Reforma, un periódico nuevo y pujante que acabó convirtiéndose en el más potentes del país. De su personaje en la novela y de Bolaño, decía en una entrevista con este medio hace tres años: “Él se inventaba cosas para ponerlas ahí y le valía madre”.

Sus columnas semanales eran influyentes, afiladas y temidas. En 2013 le concedió el Premio Hannah Arendt a la Banalidad Burocrática al penúltimo director de los servicios de inteligencia mexicanos por un libro sobre historia del narcotráfico. La Feria del libro de Guadalajara, el mayor evento editorial en español, le concedió a González hace dos años el Premio Nacional de Periodismo Cultural Fernando Benítez por su trayectoria.

La pequeña Salsa Djafar lleva una corona de oro y un vestido violeta para una fiesta familiar particular: la celebración de su ablación genital en una región aislada de Indonesia. Pero para esta niña de año y medio, como para muchas otras, es una pesadilla.

En una modesta vivienda de la provincia de Gorontalo (centro), una circuncisora tradicional cubre a la chiquilla con una sábana blanca y luego mete la cabeza debajo, con un pequeño cuchillo en la mano.

De repente, corta la cubierta del clítoris de la niña, así como los labios menores, haciéndola aullar de dolor.

La ejecutora agarra entonces los trozos cortados y los clava en un limón con su cuchillo. Este gesto marca el final de un ritual que supuestamente debe librar a la pequeña Salsa del pecado y señalar que es oficialmente musulmana.

"Es duro verla gritar así, pero es la tradición", explica a la AFP el padre, Arjun Djafar, un obrero de 23 años, durante la ceremonia amenizada con música local.

La mutilación genital femenina (MGF) -expresión médica que designa la ablación parcial o total de los órganos genitales externos de una mujer- se practica desde hace generaciones en Indonesia, el país musulmán más poblado del mundo.

Para muchas familias es un rito obligatorio. Pero esta práctica ancestral tiene también numerosos detractores, que quieren acabar con esta lacra.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) la condenan y el gobierno indonesio trató una vez de vedarla, pero la fuerte resistencia de las autoridades religiosas de este archipiélago del sudeste asiático ha hecho imposible esta prohibición. Ahora, el gobierno de Yakarta trata de convencer para que cesen estas ablaciones consideradas a nivel internacional una violación de los derechos fundamentales de las niñas.

En ningún otro lugar del país la ablación genital es más popular que en la sumamente conservadora Gorontalo. La zona tiene el porcentaje más alto de mutilaciones de órganos genitales.

En esta provincia, más del 80% de las niñas menores de 11 años han sufrido mutilaciones genitales, contra un promedio de alrededor del 50% en el resto de este país de 255 millones de habitantes, según una encuesta gubernamental.

Pese al sufrimiento causado por estas ablaciones y a la oposición creciente, los habitantes de Gorontalo, poblada mayoritariamente por campesinos pobres, considera la ablación una obligación.

Para la circuncisora Jadijah Ibrahim, que sucedió en el oficio a su madre fallecida hace varios años, las niñas a las que no se les ha practicado una ablación pueden sufrir "problemas mentales y discapacidades".

Autoridades locales consideran, por su parte, que esta práctica evita más tarde que las jóvenes lleven una vida disoluta.

Y son muchos los que piensan que las musulmanas a las que no se les realiza no serán aceptadas por Dios.

La mutilación no es sólo una práctica corriente en las regiones aisladas del archipiélago, sino también en Yakarta. Pero en la capital se limita a una gesto simbólico: una persona pincha con una aguja el clítoris de la niña, evitando así los dolores relacionados con la ablación.

La ONU ya adoptó dos resoluciones que alientan a renunciar a esta "práctica nociva" que puede provocar muchos problemas, como infertilidad y un mayor riesgo de complicaciones en el momento del parto.

Entre los efectos del cambio climático figura un posible aumento de los vaivenes de carácter extremo entre periodos de sequía e inundaciones, un fenómeno denominado en inglés ”weather whiplash” o ”latigazo cervical del tiempo”.

Ahora un estudio publicado por un equipo de investigadores de la Universidad de Kansas sugiere que el denominado latigazo cervical de tiempo en las regiones agrícolas del Medio Oeste conlleva el deterioro de la calidad del agua, obligando a los municipios a buscar remedios costosos para procurar agua potable a los residentes.

“A medida que los patrones de lluvia se modifican con el cambio climático, se prevé que haya más períodos de sequía y más veces exceso de lluvias, en realidad, grandes tormentas”, asegura Terry Loecke, profesor asistente de estudios ambientales en la Universidad de Kansas y autor principal de la investigación, citada por la página web de la Universidad y publicada en la revista estadounidense Biogeochemistry (Biogeoquímica).

Los científicos predicen que este paso brusco de las inundaciones a las sequías estropeará el agua dulce, debido a la gran cantidad de nitrógeno que se utiliza comúnmente en los fertilizantes para la agricultura. 

“Los agricultores ponen una cantidad normal de fertilizantes, pero cuando comienza una sequía las plantas no crecen y no absorben mucho nitrógeno. En resultado, en lugar de entrar en las plantas, el nitrógeno permanece en el suelo, y cuando se registran inundaciones, el nitrógeno entra en los arroyos y ríos”, explica Terry Loeke, coautor del estudio, el profesor asociado.

En consecuencia, este proceso cambia la composición química del agua, cuya purificación puede costar millones de dólares. En este sentido, si no se toman medidas adecuadas, la cantidad de agua potable puede reducirse drásticamente en el planeta, advierten los expertos.

Asif Rahimi tiene 18 años, pasaporte afgano y una sonrisa triste. Lleva siete meses en Belgrado y planea su enésimo intento de alcanzar el 'sueño europeo'. "Quizás la semana que viene", dice. Será la sexta vez que pruebe suerte.

Prefiere no contar por qué dejó su país, pero sí explica cómo. Voló de Kabul a Teherán y ahí se acabó la parte fácil. El resto del camino lo hizo, junto a otras 34 personas, a través de una red de contrabandistas que los trasladaba de noche: de Teherán a Urmía (Irán), de Urmía a Van (Turquía), de Van a Estambul (Turquía), de Estambul a Sofia (Bulgaria) y de Sofía a Belgrado (Serbia).

En Belgrado comparte 'hogar', improvisado y provisional, con otros cientos de refugiados que también viajan solos y pasan por Serbia en su ruta hacia la Unión Europea. No llegan para quedarse, pero muchos de ellos habitan allí durante meses, mientras intentan una y otra vez cruzar la última frontera. Se alojan en unos antiguos barracones del ejército en el distrito de Savamala, entre la estación de autobuses y la ribera del río Sava. Es el mismo lugar donde a principios de años una ola de frío -de hasta 16 grados bajo cero- hizo saltar la alarma internacional.

Los refugiados se congelaban en unas naves medio derruidas, con agujeros en paredes, tejados y ventanas. Sin electricidad, agua corriente ni saneamiento. "Serbia corre el riesgo de convertirse en un nuevo Calais", advertía entonces al diario británico 'The Guardian' el oficial de asuntos humanitarios de Médicos Sin Fronteras (MSF) en el país, Andrea Contenta.

Con el cierre oficial de la ruta de los Balcanes y el polémico acuerdo de devolución de refugiados de la Unión Europea a Turquía, Serbia ha pasado de ser un lugar de tránsito a una barrera a la entrada, pero sin recursos suficientes para gestionar una crisis migratoria. Desde la Unión Europea tampoco llega el apoyo necesario.

Nada parece fácil en estos almacenes maltrechos y con fecha de caducidad. Los únicos baños son unas pocas cabinas portátiles que han tardado en llegar. La 'enfermería' es un plástico azul pegado a la fachada de una de las naves con el que se cubren las pocas medicinas disponibles. Las reivindicaciones de los refugiados trepan por las paredes de los almacenes en forma de grafitis. "Necesitamos ayuda"; "Necesitamos zapatos"; "Por favor, no nos ignoréis".

Es difícil saber cuántos refugiados viven en los barracones. No están registrados y el flujo de entradas y salidas es constante. Cuando las condiciones meteorológicas dan una tregua, unos intentan irse. Casi a diario llegan otros. La mayoría son jóvenes, incluso adolescentes. Todos son hombres.

Nadie va a detener a los adolescentes a tener relaciones sexuales si lo decidieron, y menos a las jóvenes con una edad subjetiva mayor, es decir, cuando tienen 15 años pero se sienten de 18.

Josefina Lira Plascencia, directora de la Clínica del Adolescente del Instituto Nacional de Perinatología (Inper) Isidro Espinosa de los Reyes, afirmó que ese fenómeno está presente en 12 por ciento de las menores de edad embarazadas, y la mayoría desarrolla malestar sicológico cuando se dan cuenta de que su vida dará un giro total y no estaba en sus planes.

Por lo general, agregó, esa desazón no se atiende, y el riesgo es que pueda evolucionar a depresión u otro trastorno mental, afirmó.

¿Deseo de ser madre?

En sí es un problema que en México la mitad de las chicas con vida sexual activa se embarace y que 20 por ciento de ellas asegure que convertirse en madre era su deseo. La razón de este tipo de pensamientos e intereses debería preocupar a la sociedad, señaló la especialista.

En entrevista con motivo de la 32 reunión anual del Inper, que se realizará del 3 al 7 de abril y que este año se titula Salud sexual y reproductiva del Adolescente: impacto perinatal, Lira Plascencia también llamó la atención sobre 80 por ciento de las chicas que no planearon tener relaciones sexuales y menos embarazarse.

En general, 30 por ciento de las adolescentes que se embarazan presentan malestar sicológico, y de acuerdo con la causa es la probabilidad de que lo superen. Señaló que esto es más complicado para las jovencitas que tienen una edad subjetiva mayor.

Lira Plascencia se refirió a las estadísticas más recientes del Consejo Nacional de Población de 2014, según las cuales, de 23 millones de adolescentes (de 12 a 18) años, 24 por ciento tiene vida sexual activa. La mayoría asegura que utilizó condón en su primer encuentro sexual, pero es claro –aseguró– que algo pasa. No lo usan bien porque la mitad de las chicas se embaraza.

El segundo método anticonceptivo más conocido son las píldoras y después está la pastilla del día siguiente (anticoncepción de emergencia).

El foco de atención, comentó, se debe poner sobre las jovencitas embarazadas que reconocen que tener relaciones sexuales no estaba en sus planes (33 por ciento) y que en el momento del acto no supieron qué hacer.

Los cuerpos de rescate continuaron este domingo la búsqueda de sobrevivientes luego de que el desbordamiento de tres ríos en la sureña ciudad de Mocoa, Colombia, dejó más de 200 muertos, 203 heridos y 200 desaparecidos.

Después de una reunión de más de dos horas con autoridades del país, el presidente Juan Manuel Santos señaló en rueda de prensa que el número de muertes se elevó a 210 y apuntó que entre las víctimas hay 43 niños.

Más tarde, el Instituto de Medicina Legal afirmó que son 248 las víctimas mortales, aunque la cifra no ha sido ratificada por el gobierno.

El mandatario agregó que un avión de la fuerza aérea colombiana sobrevoló la zona afectada y no encontró ningún indicio de más desbordamientos o avalanchas, eso lo digo porque a mucha gente le asusta la posibilidad de otra avalancha, pero quiero darles esa tranquilidad.

Dijo que en este momento hay mil 800 efectivos que prestan apoyo a los damnificados entre soldados y policías, además de 10 helicópteros y seis aviones. El ministro de Salud, Alejandro Gaviria, indicó que 68 pacientes fueron llevados a otras ciudades del país, 40 a Neiva y 28 a Popayán.

El pasado sábado, el presidente Santos llegó al lugar de la tragedia donde declaró el estado de calamidad y agradeció la ayuda y la solidaridad de la comunidad internacional. Colombia ha recibido el apoyo de Venezuela, Perú, Panamá, Francia, Brasil, Ecuador y Bolivia. La mayoría de los barrios afectados son pobres y con población desplazada por el conflicto armado de medio siglo que azota el país.

Mocoa, capital del departamento de Putumayo, está rodeada y es atravesada por ríos y afluentes. Una de esas redes de agua aumentó su caudal por las fuertes lluvias en la madrugada del viernes al sábado y provocó la inundación de innumerables casas de una o dos plantas en esta ciudad de 42 mil habitantes.

A raíz de la reforma energética, el estado de Puebla se ubicó en el segundo lugar nacional con el mayor número de proyectos extractivistas, que superan 400 casos en el último sexenio.

Tan sólo en casos de pozos de explotación de fracking suman 233 proyectos, detrás de Oaxaca, reveló Gerardo Pérez Muñoz, integrante de la Asamblea Social del Agua (ASA).

El ambientalista reveló que los también llamados “proyectos de muerte” están siendo avalados al justificar la criminalización de la protesta social. “Estas propuestas avanzan a costilla del equilibrio ecológico y de la afectación directa a las comunidades indígenas del estado”.

Expuso que hoy en día existen varios proyectos parados por resistencia ciudadana, desde la comunidad que paró la hidroeléctrica en Olintla hasta Tetela de Ocampo.

Pérez Muñoz refirió que en el mapeo que llevan a cabo de los proyectos se pueden ver algunos puntos donde los trabajos están parados de manera aparentemente, pues dijo que las autoridades aseguran que la obra está suspendida cuando se trata de una mentira para ganar tiempo.

“No hay ni un proyecto parado de los que se buscan consolidar, todos cuentan con el permiso y la autorización del Poder Ejecutivo federal”, acusó.

Desde la Asamblea Social del Agua refirió que la labor es hacer visible estos “proyectos de muertes” y la resistencia que llevan a cabo los pueblos originarios, por poner en riesgo no sólo su cultura sino además la vida.

Declaró que los permisos y concesiones que otorga el gobierno federal principalmente a empresas extranjeras son por 30, 50 y hasta 70 años, por lo que dijo están trabajando para echar abajo la privatización de los recursos naturales.

A pesar de la lucha social y legal que han dado las comunidades de la Sierra Norte, en algunos casos, señaló que el gobierno federal no ha quitado ningún permiso ni concesión a las firmas multinacionales.

En el caso de Puebla, Gerardo Pérez Muñoz dijo que se han dado permisos y concesiones para varios proyectos que están asentados en tierras Tepehuas, Totonacas, Nahuas y Ñañús.

Uno de los que más destacan por su magnitud, destacó, es el proyecto de un gasoducto de la empresa TransCanada que está afectando a la comunidad de San Pablito Pahuatlán, además del caso de los Tepehuas por la técnica del fracking.

TransCanada es la compañía detrás del polémico proyecto del oleoducto Keystone XL en Estados Unidos, prohibido por el ex presidente Barack Obama pero reactivado por el actual presidente Donald Trump.

Page 9 of 66

Interculturalidad

10 hours ago
6
Tania Reneaum, directora ejecutiva de Amnistía Internacional México, reprobó el uso excesivo de la fuerza utilizada por elementos de la Policía Federal para dispersar a los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos, mientras se manifestaban afuera de la Secretaría de Gobernación (Segob). “El gobierno de México debe recordar que es ilícito usar formas de control que, como los gases y otras sustancias químicas irritantes, afecten a personas que no tienen que ver con la ...
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…