La reciente colección “Teka”, marca de la escritora zapoteca y diseñadora Natalia Toledo Paz, tendrá como elementos en sus piezas textiles y de joyería la comida istmeña como el totopo, el camarón y el pescado, así como figuras de los recientes sismos que afectaron principalmente al Istmo de Tehuantepec en septiembre pasado.

La colección de joyería y textiles de la artista juchiteca será presentada en una venta especial este sábado 2 de junio en “Lanii”, un espacio que promueve el diseño contemporáneo elaborado en Oaxaca y se ubica en Murguía 302 en el Centro Histórico de la ciudad. 

Natalia Toledo platicó que todo lo que hay en una mesa juchiteca es lo que ha llevado a materiales como la plata y el oro, joyería que ha trabajado con orfebres del Istmo de Tehuantepec y otras partes de México.

Mientras que en los textiles también se repiten los elementos de la comida que está presente en las mesas juchitecas, en esta ocasión Natalia también llevó a sus prendas los recientes sismos que afectaron principalmente al Istmo de Tehuantepec en septiembre pasado. 

“Elaboré unos huipiles que son una sugerencia, más que una representación exacta de las casas que se cayeron en Ixtaltepec. De niña pasaba por ese pueblo y siempre me llamó la atención la superficie de las casas con figuras geométricas, algunas teñidas por pedazos, otras con pulido de cemento de colores distintos, eran como casas vestidas de cadenilla, era como si tuvieran su ropa y mi papá (Francisco Toledo) nos lo hizo notar y antes de que se cayeran tomé unos diseños de ahí”.

La también poetisa zapoteca comentó que trabajar el textil es un oficio heredado de su madre, quién se dedicaba a hacer hamacas y confeccionar trajes bordados del Istmo de Tehuantepec.

“Mi mamá se involucraba con todo, generalmente las mujeres de Juchitán compran su tela y la llevan para que alguien les dibuje las flores, ella sabía dibujar distintos tipos de flores y hojas, combinaba muy bien los colores, mi primer traje me lo bordó estando embarazada y todavía lo conservo”.

El interés de Natalia Toledo por el diseño viene a partir de que ve el gusto que tenía su mamá y en general las mujeres de Juchitán por vestir bien, “porque aquí no se viste uno por vestirse, por cubrir el cuerpo, se visten con gracia, pensando en lo que se van a poner, lo que se van a colgar, la mujer del istmo invierte en su indumentaria, es algo inherente a su cultura y algo aprendido, porque ves el tiempo que invierte tu abuela, tu mamá, en preparar su traje para las fiestas”.

Sobre la joyería que diseña, Toledo indicó que le gusta la forma de los pescados “por las escamas, su estructura, las espinas, aunque no se ven me las imagino para poder hacer el cuerpo, los pescados los tiñó, porque pueden ser azules, cafés, negros, verdes, hasta rojos”.

El oro también está presente en su joyería y la técnica de la filigrana, “parte de la indumentaria de las juchitecas y de la mujer del Istmo es portar oro, invierten en eso, lo vi con las mujeres de mi casa, con mi abuela, mis tías, mi mamá, trabajaban para tener unos pares de aretes que podían ser tradicionales o en algunas ocasiones ellas le decían al orfebre cómo los querían, cambiaban el color de las piedras, el tamaño de las piezas, intervenían, aunque venían de lo tradicional de lo que ya existía le ponía un sello y creo que ese atrevimiento me lo heredaron”.

Natalia dijo que su joyería surge a partir de lo que hay en su entorno, “por ejemplo, aunque tengamos kilos y kilos de totopo en la panza a nadie se le había ocurrido hacer el totopo en plata, o bien juntar los camarones y hacerlos arracadas, dividir los totopos y presentarlos mordisqueados”, eso es lo que ella presenta en su joyería.

En el textil toma algunos elementos de los huipiles tradicionales, como la cadenilla, que son figuras geométricas y cada diseño tiene un nombre especial, la diseñadora comentó que ella suele poner la cadenilla algunas veces fragmentada.

“Utilizo todas las variantes de las técnicas que hay aquí, el bordado tradicional es muy rico, el tejido con aguja delgada, con distintos hilos, desde delgados hasta gruesos, para mí la cadenilla es bellísima, es una técnica que se trabaja del lado del forro y cuando dan la vuelta te das cuenta de la maravilla que crean las señoras con sus manos y sus pies al trabajar en la máquina”.

En la marca “Teka”, de Natalia Toledo, las telas juegan un papel importante, la diseñadora viaja constantemente, muchas veces para presentar su trabajo literario, es cuando aprovecha y compra telas distintas, que utiliza después para crear sus huipiles.

“Mi trabajo consiste en buscar las telas, dibujarlas, poner los hilos y acto seguido hay un grupo de mujeres y muxes que me ayudan a elaborar las prendas”, explicó Toledo quien trabaja con bordadoras del Istmo y de los Valles Centrales de Oaxaca.

La producción de “Teka” no es muy grande, es por ello que al año organiza un par de ventas, una en la Ciudad de México y en esta ocasión en Oaxaca podrán admirar el trabajo en diseño de Natalia Toledo en “Lanii”.

Natalia Toledo nació en Juchitán cerca del mar en un barrio de pescadores, un sitio donde lo que abunda en las mesas a la hora de la comida son los pescados, camarones, jaibas y totopos, todo eso es lo que ella ha trasladado a su diseño en joyería y textiles.

Read 46 times
Login to post comments
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…