Thursday, 09 February 2017 00:00

Revista Science: Dormir para olvidar

Escrito por  Carl Zimmer/The New York Times
Califica esta entrada
(0 votes)

A lo largo de los años, los científicos han propuesto muchas hipótesis sobre por qué dormimos. Algunos han argumentado que es una forma de ahorrar energía. Otros han sugerido que dormir brinda la oportunidad de limpiar los desechos celulares del cerebro. Otros han planteado que el sueño simplemente fuerza a los animales a estar quietos, lo que les permite esconderse de sus predadores.

Un par de investigaciones publicadas recientemente en la revista Science ofrece evidencia de otra noción: dormimos para olvidar algunas de las cosas que aprendemos en el día.

Para poder aprender debemos desarrollar conexiones, o sinapsis, entre las neuronas de nuestro cerebro. Estas conexiones le permiten a las neuronas comunicarse de manera rápida y eficiente. Guardamos nuestros recuerdos en estas redes.

En 2003, Giulio Tononi y Chiara Cirelli, biólogos de la Universidad de Wisconsin-Madison, propusieron que las sinapsis se desarrollan de forma tan exuberante durante el día que nuestros circuitos cerebrales se llenan de “ruido”. Cuando dormimos, argumentaban los científicos, nuestros cerebros reducen las conexiones para que las señales predominen sobre el ruido.

 

Desde entonces, Tononi y Cirelli junto con otros investigadores, han encontrado mucha evidencia indirecta que apoya la hipótesis de la homeostasis sináptica. Resulta que, por ejemplo, las neuronas pueden reducir sus sinapsis… por lo menos en una placa. En experimentos de laboratorio con conglomerados de neuronas, los científicos pueden añadirles un medicamento que las excita para desarrollar sinapsis adicionales. Después, las neuronas reducen ese aumento. 

Otra evidencia proviene de las ondas eléctricas liberadas por el cerebro. Durante el sueño profundo, las ondas se hacen más lentas. Tononi y Cirelli han planteado que las sinapsis reducidas producen este cambio. Hace cuatro años pudieron poner a prueba su teoría pues dquirieron una especie de rebanadora para el tejido cerebral, que usaron para cortar capas delgadísimas del cerebro de un ratón.

Luisa de Vivo, una científica adjunta que trabajaba en su laboratorio, condujo un estudio minucioso de tejido de ratones, algunos dormidos y otros despiertos. Ella y sus colaboradores determinaron el tamaño y la forma de 6920 sinapsis en total.

Las sinapsis en los cerebros de los ratones dormidos, según descubrieron, eran un 18 por ciento menores que en los ratones despiertos. “Ese gran cambio es sorprendente”, dijo Tononi.

El segundo estudio fue dirigido por Graham H. Diering, un investigador de postdoctorado en la Universidad Johns Hopkins. Diering y sus colegas se propusieron explorar la hipótesis de la homeostasis sináptica mediante el estudio de las proteínas en los cerebros de ratones. “En verdad me estoy acercando desde una postura básica”, dijo Diering.

En un experimento, Diering y sus colaboradores crearon una ventanita para ver los cerebros de los ratones. Luego añadieron un compuesto químico que iluminaba una proteína superficial de las sinapsis cerebrales y descubrieron que la cantidad de proteínas superficiales se reducía durante el sueño. Esa disminución es lo que se esperaría ver si las sinapsis se reduce.

Diering y sus colegas buscaron el catalizador molecular de este cambio. Encontraron que cientos de proteínas aumentan o disminuyen dentro de las sinapsis durante la noche. Sin embargo, sobresalía una proteína en particular, llamada Homer1A.

En experimentos anteriores con neuronas en una placa de laboratorio, Homer1A demostró ser importante para reducir las sinapsis. Diering se preguntó si también sería importante en el sueño. Para descubrirlo, estudiaron ratones modificados mediante ingeniería genética para que no pudieran elaborar proteínas Homer1A. Estos ratones dormían igual que los ratones naturales, pero sus sinapsis no cambiaban sus proteínas como sucedía en los ratones ordinarios.

El estudio sugiere que el sueño provoca que las neuronas produzcan Homer1A y lo integren a sus sinapsis. Cuando llega el sueño, Homer1a inicia la maquinaria para la limpieza.

Con tal de ver cómo esta maquinaria de limpieza afecta el aprendizaje, los científicos hicieron que los ratones ordinarios pasaran por una prueba de memoria. Los pusieron en una cámara donde recibían un leve choque eléctrico si caminaban por cierta sección del piso.

Esa noche, los científicos le inyectaron un compuesto químico a los cerebros de algunos de los ratones. El compuesto había mostrado en las placas que bloqueaba la reducción de sinapsis en las neuronas. Al siguiente día, los científicos pusieron de nuevo a todos los ratones en la cámara donde habían estado antes. Ambos grupos pasaron mucho tiempo sin moverse, recordando con temor los choques.

Sin embargo, cuando los investigadores los pusieron en una cámara diferente, notaron una gran diferencia. Los ratones ordinarios olisqueaban curiosos por todos lados. Por otro lado, los ratones a los que se les había impedido reducir sus sinapsis durante el sueño se quedaron pasmados de nuevo.

Diering piensa que los ratones inyectados no podían enfocar su recuerdo a la cámara específica donde habían recibido los choques. Sin la limpieza de la noche, sus recuerdos eran confusos.

En su propio experimento, Tononi y sus colaboradores hallaron que la reducción no se produjo en todas las neuronas. Una quinta parte de las sinapsis permaneció igual. Es posible que estas sinapsis codifiquen recuerdos bien establecidos en los que no hay que interferir. “Puedes olvidar de manera inteligente”, dijo Tononi.

Otros investigadores advirtieron que los nuevos hallazgos no son una prueba definitiva de la hipótesis de la homeostasis sináptica. Marcos G. Frank, un investigador del sueño de la Universidad estatal de Washington en Spokane, dijo que podría ser difícil decir cuáles cambios en el cerebro durante las noches fueron causados por el sueño o por el reloj biológico. “Es un problema general de este campo”, señaló.

Markus H. Schmidt, del Instituto de Medicina del Sueño de Ohio, dijo que aunque el cerebro pueda reducir las sinapsis durante el sueño, todavía duda que esta sea la función principal del sueño.

“El trabajo es excelente”, dijo sobre los nuevos estudios, “pero hay una pregunta: ¿esta es una de las funciones del sueño, o es la función?”.

Muchos órganos, no solo el cerebro, parecen funcionar de manera distinta durante el sueño, mencionó Schmidt. Por ejemplo, los intestinos parecen desarrollar muchas células nuevas.

Tononi dijo que los nuevos hallazgos deberían alentar el estudio de los efectos de los medicamentos para dormir. Aunque pueden ser buenos induciendo el sueño, también es posible que interfieran con la reducción necesaria para la elaboración de recuerdos. “Podrías estar actuando contra ti mismo”, dijo Tononi.

 

Leído 137 Veces

Cultura

Los primeros dinosaurios eran pequeños, caminaban sobre dos patas, eran omnívoros, tenían metatarsos en la espalda, manos prensiles, y probablemente, plumas. Investigadores de la Universidad de Cambridge han llegado a esa conclusión después de estudiar 74 grupos taxonómicos de dinosaurios y
Investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) analizan una osamenta hallada en 2014 en Teotihuacán, que probablemente pertenezca a una mujer de élite maya que vivió en los años 570 y 660 d.C. De acuerdo con especialistas del Servicio Arqueomagnético Nacional
En su cuenta de Twitter, Bruce Springsteen dijo este sábado que Chuck Berry era el roquero más grande de todos los tiempos: Fue el mayor intérprete del rock, el mayor guitarrista y el letrista de rock más puro que haya conocido en mi vida. Sólo hay un verdadero rey del rocanrol. Se llama Chuck
El Museo Nacional de los Ferrocarriles Mexicanos (MNFM) inicia su programa de exposiciones itinerantes con la inauguración de dos  muestras fotográficas ubicadas en Guanajuato e Hidalgo. La primera, será montada en el Parque Guanajuato Bicentenario, en Silao, y la otra en el Museo del Ferrocarril
La orquesta de cámara Taller de la Memoria ofrecerá un magno concierto en Puebla. Dicha agrupación representa un parteaguas entre las propuestas jóvenes ya que no sólo es un proyecto donde se ejecutan obras de alto nivel sino que invita a activar el pensamiento crítico y convoca al público a una
Quien hubiera leído Tres tristes tigres (Seix Barral, 1967; fue premio Biblioteca Breve en 1964 y la censura española la retuvo) se hubiese quedado estupefacto cinco años más tarde al ver sentado, casi mudo, a su autor, que con esa novela cambió el humor de la literatura hispanoamericana. TTT (como
El próximo 28 de febrero, el Seminario de Cultura Mexicana celebrará 75 años de vincular y difundir la historia, la cultura y las letras de las diversas entidades del país, festejo del que también formará parte la corresponsalía coahuilense de esta institución.  Esto, durante el XIV Coloquio
A tan solo 40 años luz de la Tierra hay un sistema estelar con siete planetas de masa similar al nuestro, tres de los cuales se encuentran en la zona habitable y podrían albergar océanos de agua en la superficie, lo que aumenta la posibilidad de que ese sistema pudiera acoger vida. El sistema,
El afamado pintor Francisco Toledo manifestó que “estamos al borde de un abismo” porque a los desastres de los gobernantes hay que agregarle la expulsión de los migrantes en Estados Unidos, la devaluación, el gasolinazo y la corrupción. Ante el bombardeo de preguntas, el artista plástico y
Tras nueve días de actividades, el 24 Festival Internacional de Teatro Universitario (FITU) concluyó sus actividades anoche con la premiación de cinco montajes, correspondientes a igual número de categorías. El coordinador de Difusión Cultural de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM),
Un nuevo estudio reveló que los ácaros han vivido con nosotros a lo largo de toda nuestra existencia, así lo dio a conocer una publicación de la revista ​The Atlantic. La investigación afirmó que en nuestros rostros viven, comen y se reproducen dos tipos de ácaros, el Demodex folliculorum, y
Sexo, drogas y rocanrol han sido preocupación de generaciones de jóvenes desde la década de 1960, mientras nada menos que Shakespeare escribió: Si la música es el alimento del amor, tóquenla. Y ahora científicos han descubierto una razón por la que ambos parecen combinar tan bien. El mismo
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…