Thursday, 09 February 2017 00:00

Revista Science: Dormir para olvidar

Escrito por  Carl Zimmer/The New York Times
Califica esta entrada
(0 votes)

A lo largo de los años, los científicos han propuesto muchas hipótesis sobre por qué dormimos. Algunos han argumentado que es una forma de ahorrar energía. Otros han sugerido que dormir brinda la oportunidad de limpiar los desechos celulares del cerebro. Otros han planteado que el sueño simplemente fuerza a los animales a estar quietos, lo que les permite esconderse de sus predadores.

Un par de investigaciones publicadas recientemente en la revista Science ofrece evidencia de otra noción: dormimos para olvidar algunas de las cosas que aprendemos en el día.

Para poder aprender debemos desarrollar conexiones, o sinapsis, entre las neuronas de nuestro cerebro. Estas conexiones le permiten a las neuronas comunicarse de manera rápida y eficiente. Guardamos nuestros recuerdos en estas redes.

En 2003, Giulio Tononi y Chiara Cirelli, biólogos de la Universidad de Wisconsin-Madison, propusieron que las sinapsis se desarrollan de forma tan exuberante durante el día que nuestros circuitos cerebrales se llenan de “ruido”. Cuando dormimos, argumentaban los científicos, nuestros cerebros reducen las conexiones para que las señales predominen sobre el ruido.

 

Desde entonces, Tononi y Cirelli junto con otros investigadores, han encontrado mucha evidencia indirecta que apoya la hipótesis de la homeostasis sináptica. Resulta que, por ejemplo, las neuronas pueden reducir sus sinapsis… por lo menos en una placa. En experimentos de laboratorio con conglomerados de neuronas, los científicos pueden añadirles un medicamento que las excita para desarrollar sinapsis adicionales. Después, las neuronas reducen ese aumento. 

Otra evidencia proviene de las ondas eléctricas liberadas por el cerebro. Durante el sueño profundo, las ondas se hacen más lentas. Tononi y Cirelli han planteado que las sinapsis reducidas producen este cambio. Hace cuatro años pudieron poner a prueba su teoría pues dquirieron una especie de rebanadora para el tejido cerebral, que usaron para cortar capas delgadísimas del cerebro de un ratón.

Luisa de Vivo, una científica adjunta que trabajaba en su laboratorio, condujo un estudio minucioso de tejido de ratones, algunos dormidos y otros despiertos. Ella y sus colaboradores determinaron el tamaño y la forma de 6920 sinapsis en total.

Las sinapsis en los cerebros de los ratones dormidos, según descubrieron, eran un 18 por ciento menores que en los ratones despiertos. “Ese gran cambio es sorprendente”, dijo Tononi.

El segundo estudio fue dirigido por Graham H. Diering, un investigador de postdoctorado en la Universidad Johns Hopkins. Diering y sus colegas se propusieron explorar la hipótesis de la homeostasis sináptica mediante el estudio de las proteínas en los cerebros de ratones. “En verdad me estoy acercando desde una postura básica”, dijo Diering.

En un experimento, Diering y sus colaboradores crearon una ventanita para ver los cerebros de los ratones. Luego añadieron un compuesto químico que iluminaba una proteína superficial de las sinapsis cerebrales y descubrieron que la cantidad de proteínas superficiales se reducía durante el sueño. Esa disminución es lo que se esperaría ver si las sinapsis se reduce.

Diering y sus colegas buscaron el catalizador molecular de este cambio. Encontraron que cientos de proteínas aumentan o disminuyen dentro de las sinapsis durante la noche. Sin embargo, sobresalía una proteína en particular, llamada Homer1A.

En experimentos anteriores con neuronas en una placa de laboratorio, Homer1A demostró ser importante para reducir las sinapsis. Diering se preguntó si también sería importante en el sueño. Para descubrirlo, estudiaron ratones modificados mediante ingeniería genética para que no pudieran elaborar proteínas Homer1A. Estos ratones dormían igual que los ratones naturales, pero sus sinapsis no cambiaban sus proteínas como sucedía en los ratones ordinarios.

El estudio sugiere que el sueño provoca que las neuronas produzcan Homer1A y lo integren a sus sinapsis. Cuando llega el sueño, Homer1a inicia la maquinaria para la limpieza.

Con tal de ver cómo esta maquinaria de limpieza afecta el aprendizaje, los científicos hicieron que los ratones ordinarios pasaran por una prueba de memoria. Los pusieron en una cámara donde recibían un leve choque eléctrico si caminaban por cierta sección del piso.

Esa noche, los científicos le inyectaron un compuesto químico a los cerebros de algunos de los ratones. El compuesto había mostrado en las placas que bloqueaba la reducción de sinapsis en las neuronas. Al siguiente día, los científicos pusieron de nuevo a todos los ratones en la cámara donde habían estado antes. Ambos grupos pasaron mucho tiempo sin moverse, recordando con temor los choques.

Sin embargo, cuando los investigadores los pusieron en una cámara diferente, notaron una gran diferencia. Los ratones ordinarios olisqueaban curiosos por todos lados. Por otro lado, los ratones a los que se les había impedido reducir sus sinapsis durante el sueño se quedaron pasmados de nuevo.

Diering piensa que los ratones inyectados no podían enfocar su recuerdo a la cámara específica donde habían recibido los choques. Sin la limpieza de la noche, sus recuerdos eran confusos.

En su propio experimento, Tononi y sus colaboradores hallaron que la reducción no se produjo en todas las neuronas. Una quinta parte de las sinapsis permaneció igual. Es posible que estas sinapsis codifiquen recuerdos bien establecidos en los que no hay que interferir. “Puedes olvidar de manera inteligente”, dijo Tononi.

Otros investigadores advirtieron que los nuevos hallazgos no son una prueba definitiva de la hipótesis de la homeostasis sináptica. Marcos G. Frank, un investigador del sueño de la Universidad estatal de Washington en Spokane, dijo que podría ser difícil decir cuáles cambios en el cerebro durante las noches fueron causados por el sueño o por el reloj biológico. “Es un problema general de este campo”, señaló.

Markus H. Schmidt, del Instituto de Medicina del Sueño de Ohio, dijo que aunque el cerebro pueda reducir las sinapsis durante el sueño, todavía duda que esta sea la función principal del sueño.

“El trabajo es excelente”, dijo sobre los nuevos estudios, “pero hay una pregunta: ¿esta es una de las funciones del sueño, o es la función?”.

Muchos órganos, no solo el cerebro, parecen funcionar de manera distinta durante el sueño, mencionó Schmidt. Por ejemplo, los intestinos parecen desarrollar muchas células nuevas.

Tononi dijo que los nuevos hallazgos deberían alentar el estudio de los efectos de los medicamentos para dormir. Aunque pueden ser buenos induciendo el sueño, también es posible que interfieran con la reducción necesaria para la elaboración de recuerdos. “Podrías estar actuando contra ti mismo”, dijo Tononi.

 

Leído 169 Veces

Cultura

Sur de Francia, 1851. En un pueblo al que la guerra y la represión dejó sin hombres, las mujeres que quedaron hacen un pacto: el primer varón que llegue será de aquella a la que toque primero. Después, ésta lo compartirá con el resto. Ese hombre -su semen- será la garantía de que el pueblo -un
La fotografía fue tomada en 1955. Pablo Picasso aceptó posar para la revista Lifeen su nueva mansión de La Californie, sobre la bahía de Cannes, acompañado de la modelo más popular de su tiempo, Bettina Graziani. El gracejo de uno y otra, además de los tres cuadros del pintor que figuran en la
A los 89 años ha fallecido este lunes el chileno Agustín Edwards Eastman. Dueño de la cadena El Mercurio, el periódico de mayor antigüedad y tradición del país, fue un personaje influyente y controvertido por el papel político que desempeñó en determinados periodos de la historia reciente de Chile.
Un concierto de rap en zapoteco, mixe, zoque, y huave tendrá lugar en el Centro de las Artes de San Agustín (CaSa) con el objetivo de rescatar y difundir las lenguas originarias a iniciativa del reconocido artista plástico Francisco Toledo. Como parte de las actividades de la Segunda Jornada de
Atraídos por el legendario mezcal, la incomparable nieve y la exquisita barbacoa de chivo, cientos de turistas nacionales y extranjeros inundaron este domingo las calles de Tlacolula de Matamoros. Este fin de semana, las bellezas arquitectónicas de este municipio de los Valles Centrales -que
  Promotores de la lengua zapoteca, encabezados por el traductor  Eduardo Vicente de San Blas Atempa, con el apoyo de escritores, investigadores y ciudadanía en general, buscan crear una biblioteca escolar en la primaria bilingüe "Lidxi Guendabia'ni", ubicada en San Blas. El equipo de
Nació el 29 de noviembre de 1899 y falleció este sábado, un 15 de abril de 2017, según reportaron familiares y amigos desde Italia. Emma Morano, considerada la persona más vieja del mundo, y oficialmente la última persona viva que había nacido en el siglo XIX, murió con 117 años. El deceso se
"Si mi padre no fuera un asesino, yo estaría muerto", se lee en la portada y en la primera línea de ¡Daha!, la última novela del escritor turco nacido en Grecia Hakan Günday (Rodas, 1976). Es su octava obra, la primera traducida al castellano y la publica Catedral.  Esa frase lapidaria la
He aquí algo qué pensar la próxima vez que comas: ¿cuántas calorías obtendrías consumiendo un cuerpo humano completo? Más de 125.000, de acuerdo con un nuevo estudio sobre el canibalismo humano que te producirá náuseas o te hará ir a buscar habas y un buen chianti. James Cole, un arqueólogo de la
Estudiar nuestra lengua,  describirla, controlar en cierta medida sus irregularidades, y generar herramientas como diccionarios y manuales, es la función de la Academia Mexicana de la Lengua (AML), que este jueves 13 de abril cumple 142 años de haber sido fundada. Al respecto, Concepción Company,
El severo deterioro de la carretera que va de San Pedro Tlachichilco en Hidalgo a Pahuatlán ha mermado la llegada de visitantes a este Pueblo Mágico, cuya economía se sostiene de la prestación de servicios. Comerciantes calculan que sus ventas han caído hasta en un 50 por ciento. Municipios de
Aunque resulte tópico decir que la primavera nos activa el deseo y estamos más receptivos al amor y a mantener relaciones sexuales, todo esto tendría su base científica. Aun no siendo la estación del año un factor exclusivo para que se dispare nuestro deseo y las ganas de contactar con otras
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…