Considerado como el “patriarca de la poesía visual en México” y representante de la poesía experimental, el poeta, narrador, ensayista y editor Raúl Renán falleció la madrugada de este miércoles 14 de junio a la edad de 89 años en la Ciudad de México.

Nacido en Mérida, Yucatán, el 2 de febrero de 1928, realizó estudios de Letras Modernas en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Fue coordinador de talleres literarios, creador de la colección Fósforos, cajas de poesía breve y de la revista Ensayo; coordinador del Consejo Técnico Editorial del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA); subdirector del Periódico de Poesía; fundador del suplemento cultural El Gallo Ilustrado y de la Máquina Eléctrica Editorial, en donde fue director y editor. 

Entre las obras de su autoría pueden mencionarse Catulinarias y Sáficas, Viajero en sí mismo, De las queridas cosas, Henos aquí, Los silencios de Homero, Parentescos, A/salto de río (Agonía del salmón), Educación de la línea, El cadáver exquisito de un pez, Emérita, Mi nombre en juego, Rostros de ese reino.

En agosto de 2010 se presentó la antología Ojos que sí ven, con obras de escritores de España y México, reunidas por José Brú y Dante Medina, quien explicó a la revista Proceso, que el volumen se ordenó cronológicamente por lo cual por su edad Renán abrió. Dijo entonces:

“Renán es el patriarca de la poesía visual en México. Él ha sido un gran promotor y un gran poeta que nos enseñó hacia los años setenta, que existía la poesía visual”.

En el mismo semanario, pero en enero de 1985, el escritor, también poeta Marco Antonio Campos, escribió que Renán logró sus mejores páginas después de cumplir el medio siglo de edad. Consideraba entonces que una de sus obras más logradas es La gramática fantástica:

“Además de la búsqueda, otros nudos de enlace tienen estos delgados volúmenes: son todos de textos breves, el juego es el gran vector y se parte más de la literatura que del alma de un hombre. Ignoramos cuánta conciencia ha habido en él para querer ser, para ser de hecho, un escritor de rarezas. Un añadido importante: Renán parece haber llegado tarde a incorporarse a los escritores de su generación, que quizá no lo hacían entre ellos”.

El escritor fue galardonado con el Premio Antonio Mediz Bolio (1992), la Medalla Yucatán, otorgada por el gobierno de su estado natal en la Feria Internacional de la Lectura Yucatán (FILEY, 2013), la Medalla Eligio Ancona, también por el gobierno.

En su honor se instituyó el Premio Nacional de Poesía Experimental Raúl Renán en 1998, que se otorga bianualmente. También fue creador emérito del Fondo Nacional de la Cultura y las Artes desde 2001, y miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte desde 1999.

Renán declaró en alguna ocasión: “La poesía era algo que yo traía adentro.”

Se han recordado también las palabras en las que señaló: “El poeta nunca muere, nunca se acaba.”

Su cuerpo es velado en la funeraria J. García López, ubicada en General Prim 57, colonia Juárez.

 

Read 155 times
Login to post comments
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…