Como en la época prehispánica y colonial, la explanada principal de la ciudad de San Pedro Cholula, fue utilizada exclusivamente para el milenario trueque.

Sin puestos de otro tipo, domos o juegos mecánicos, este año alrededor de mil 250 vendedores tradicionales de municipios y estados vecinos revivieron nuevamente la costumbre ancestral de intercambiar fruta, cerámica y ropa artesanal.

Aparte de hacer canje entre ellos, los comerciantes aceptaron cambiar ropa, zapatos, juguetes, despensa e incluso mochilas y útiles escolares por peras, duraznos, nueces, manzanos, chiles, cazuelas, canastos de palma y diversos objetos de madera.

Sin embargo, hay vendedores que prefieren solo el dinero de sus clientes debido al trabajo que representa la elaboración de sus mercancías, como el caso de Javier Lorente de Hueyapan, que este año trajo chales y comicotones, cuya manufactura tarda hasta dos meses.

“Todo está bien, pero antes nos dejaban quedarnos a dormir bajo el portal. También nos permitían instalarnos ahí, y ahora no. Por eso, perdí a clientes que había hecho durante décadas”, comenta.

Otros campesinos, productores de chile poblano, durazno, peras y nueces de San Lucas Atzala, así como de Cuetlas, provenientes de Atlixco, se sintieron más a gusto de colocase en la Plaza de la Concordia, sin estar rodeados de juegos mecánicos, música a todo volumen y grandes carpas.

Aunque, aceptaron que sus ventas fueron regulares, resaltaron que el objetivo principal de estar en Cholula es visitar a la Virgen de Los Remedios, en el santuario ubicado en la cima de la pirámide.

Trueque de Cholula tiene mil 700 años

Por su parte, el investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Sergio Suárez, destacó que el trueque que se realiza en torno a la zona arqueológica, de lado de San Pedro Cholula, tiene alrededor de mil 700 años.

Explicó que existen evidencias de personas provenientes de Campeche, Oaxaca, Veracruz e incluso Centroamérica que venían al centro ceremonial de Cholula a intercambiar cerámica por herramientas artesanales y semillas.

“Es una costumbre ininterrumpida. Incluso se mantuvo el año de la matanza, cuando Hernán Cortés, después de convocar a la concordia, se sorprendió que los comerciantes llegaron e hicieron trueque como si nada hubiera pasado”, mencionó.

Read 45 times Last modified on Saturday, 09 September 2017 11:18
Login to post comments
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…