Madre logra descubrir que su hijo era discriminado por su maestra en un colegio de Miami, EU

Kandy Escotto empezó a notar que su hijo Aaron, de 5 años, había cambiado drásticamente de actitud desde que entró a su curso el pasado mes de octubre en el Banyan Elementary School. Sus calificaciones habían bajado, sus ganas de hacer las tareas habían desaparecido y lloraba cada vez que tenía que ir al colegio. Un día, mientras hacían las tareas juntos, le oyó decir que él era un ‘bad boy’ (niño malo) y la madre que no sabía de donde salía tal apelativo lo increpó, a lo que el niño respondió que eso era lo que le decía su profesora.

La situación le hizo sospechar que algo estaba pasando con su hijo y su maestra Rosalba Suarez, por lo que procedió a reportarlo con las directivas del colegio que, sin embargo, le dijeron que era imposible tomar medidas sin tener pruebas. Ante la negativa de la institución, la madre tomó la decisión de encontrar por su cuenta las pruebas que demostraran que algo pasaba con su pequeño.

Por eso decidió poner una grabadora en la mochila de su hijo y grabó cuatro días seguidos de lo que pasaba en el salón del niño. En las más de 32 horas de grabación que han sido reveladas recientemente en una rueda de prensa a los medios se puede oír a la profesora como le dice al niño que es un “perdedor”.

“Entre Aron y tú, ‘losers’, rompiendo siempre las reglas todo el tiempo”, se oye decir a la maestra en la grabación. “Levanten la mano si saben qué es encerrar en una burbuja, Aaron parece que no sabe”. “No entiendo, no sé que le voy a decir a tu mamá, lo único que puedo decirle es que tu no sabes escribir”. “Tu madre te quiere ver en un buen trabajo o en un trabajo de perdedor”. Son algunas de las frases que se oyen en la grabación que la madre consiguió.

Si bien es ilegal en Florida grabar a alguien sin su consentimiento, uno de los abogados contratados por Escotto, debido a la reticencia del colegio de tomar cartas en el asunto, ha dejado claro que la maestra no tiene derecho a la privacidad en este caso. "En un salón de clases de una escuela pública, con otros niños y personas que entran y salen, no hay expectativa de privacidad", explicó el abogado. "No es ilegal en esta situación".

Ante la atención que ha cobrado el caso que ha sido reportado por medios locales y nacionales,la vocera de los colegios públicos del condado de Miami-Dade ha entregado un comunicado en el que asegura que se ha abierto una investigación para revisar el caso.

“Las Escuelas Públicas del Condado Miami-Dade hacen todo lo posible para promover una cultura de dignidad y respeto, no solo entre nuestros estudiantes sino también entre nuestros empleados”, dijo la portavoz Jackie Calzadilla. “Trabajamos diligentemente para garantizar el bienestar de todos niño confiado a nuestro cuidado. No se tolerará ninguna acción que vaya en contra de los valores que inculcamos en nuestra comunidad escolar. El distrito llevará a cabo una revisión exhaustiva de este asunto y, si las alegaciones se corroboran, tomaremos todas las medidas disciplinarias apropiadas”.

Mientras tanto, el colegio le ha sugerido una solución a la madre que, sin embargo, no termina de dejarla tranquila, han cambiado al pequeño Aaron de curso, viendo, según ella, de inmediato cambios en su semblante. La maestra, que justamente fue reconocida como la mejor del año en el periodo escolar anterior sigue trabajando en la institución.

Read 32 times
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…