Universidades mexicanas sólo atienden al 38.4 por ciento de los jóvenes entre 18 y 22 años

En México, la matrícula universitaria es de poco más de 4.2 millones de estudiantes, equivalente a una tasa de cobertura de 38.4 por ciento de la población en edad de cursar el nivel superior, es decir, entre los 18 y 22 años. Esto pone al país 10 puntos porcentuales por debajo del promedio de Latinoamérica y el Caribe, que es de 48 por ciento.

La Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (Anuies) reconoce que el país tiene un atraso en esta materia; en el documento Visión y acción 2030, entregado esta semana al presidente electo Andrés Manuel López Obrador, propone llegar en 2024 a una cobertura de por lo menos 50 por ciento y en 2030 de 60, con lo que aún estaría lejos de las tasas actuales de Argentina (85.7 por ciento) y Chile (90.3), pero sería equiparable a las de Costa Rica (54 por ciento), Uruguay (55.6) o Colombia (58.7).

La meta de la Anuies para 2024 es también una reducción respecto de lo que la asociación planteaba en 2012, cuando consideraba posible llegar en 2022 a 60 por ciento de cobertura, según el documento Inclusión con responsabilidad, que fue presentado al presidente Enrique Peña Nieto en su momento. La meta del sexenio era llegar a 40 por ciento.

La tasa de cobertura en educación superior se encuentra asociada al nivel de desarrollo humano, social y económico de un país. Es un indicador que muestra la importancia que las sociedades y los estados nacionales otorgan a la formación avanzada de su población y a la democratización en el acceso al conocimiento humanístico, científico y tecnológico, de acuerdo con la Anuies.

La asociación, que agrupa a 191 instituciones públicas y privadas de las tres mil 186 que hay en el país, observa que pese a que la cobertura de educación superior ha crecido en los últimos años, todavía es significativamente baja frente a los estándares internacionales, insuficiente e inequitativa para atender las necesidades educativas de millones de jóvenes.

En 2012, la Anuies planteó que para llegar a una tasa de cobertura de 60 por ciento en 2022 se requería que año con año la matrícula aumentara en un promedio de 257 mil estudiantes. Para ello iba a ser necesario, según la asociación, un esfuerzo financiero sin precedentescompromisos y acuerdos firmes entre el gobierno y las universidades y un  fondo de financiamiento plurianual para éstas.

Tales expectativas no se cumplieron. Datos oficiales muestran que de 2000 –cuando la tasa de cobertura era de 20.6 por ciento con 2.1 millones de estudiantes– a 2018 la matrícula se amplió en tan sólo 126 mil alumnos al año. Tampoco se consiguieron los presupuestos plurianuales.

La asociación propone trece políticas para la ampliación de la cobertura en los próximos años. Entre ellas está que en el ámbito federal y local se considere a la educación superior como un factor estratégico y que el Estado sea el principal responsable de ampliar la cobertura.

Para aumentar la matrícula universitaria plantea diversas acciones y estrategias, entre las que está lograr un acuerdo en la Conferencia Nacional de Gobernadores que exprese el compromiso de los gobiernos federal y estatales para ampliar la cobertura con calidad, pertinencia y equidad.

La Anuies indica que promoverá el desarrollo de un programa nacional y 32 programas estatales de largo plazo para la ampliación de la cobertura.

López Obrador prometió que antes de tomar posesión como Presidente de la República, el primero de diciembre, firmará un acuerdo con las universidades públicas y privadas para mejorar la educación superior.

Read 34 times
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…