Andrés Martínez, mexicano reconocido por la NASA se presentó en la Semana Mundial del Espacio celebrada en la BUAP

Con la visita del responsable del desarrollo de naves espaciales pequeñas de la NASA, para misiones al espacio profundo, el mexicano Andrés Martínez, la UAP se sumó a la Semana Mundial del Espacio, la cual fue instaurada por Naciones Unidas para celebrar cada año, del 4 al 10 de octubre, las contribuciones de la ciencia y la tecnología espaciales a la humanidad. Su inicio coincide con el lanzamiento, en 1957, del primer satélite artificial de la Tierra: Sputnik, palabra rusa que significa “compañero de viaje”.

En el auditorio y el vestíbulo de la Facultad de Ingeniería de la UAP, repletos por el interés de los universitarios en la industria aeroespacial, Andrés Martínez, considerado en 2015 dentro del top 20 de los latinos más influyentes en tecnología por CNET en español, habló de los recientes proyectos en los que participa, entre estos, uno que posibilitaría al ser humano, después de una larga búsqueda, llegar a Marte hacia el 2030.

Actualmente es director ejecutivo del Programa de Sistemas Avanzados de Exploración de Pequeños Satélites y director adjunto del Programa de Tecnología de Pequeña Aeronave, ambos de la NASA, donde se encarga del desarrollo y la innovación de tecnologías para hacer misiones al espacio profundo. Hoy tiene a su cargo cinco proyectos: LunIR, Lunar IceCube, Lunan Flashlight, NEA Scout y BioSentinal.

El originario de Jojutla, Morelos, relató cómo pasó de ser un vendedor de gelatinas durante su infancia, a uno de los pocos mexicanos en ingresar a la prestigiosa agencia estadounidense, trayectoria profesional que incluye desde la venta de zapatos en California, hasta su paso por Xerox, empresa pionera en el desarrollo tecnológico de Silicon Valley, considerada la tierra fértil para la industria de la innovación y la tecnología.

Tras una larga búsqueda, fue esta empresa la que le dio la primera oportunidad en octubre de 1990. Ahí atestiguó los avances más importantes en el mundo de la informática: el desarrollo de sistemas operativos gráficos, la transición a los monitores de color, la aparición del Internet, el mouse y de las grandes empresas de la computación: Apple y Microsoft, así como el ocaso de muchas otras.

Más tarde, ahí mismo, en el Valle del Silicio, trabajó para el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore, un centro de investigación en ciencias básicas y seguridad nuclear; después en Motorola, y fue en 2007 cuando ingresó a la NASA, donde se hizo cargo del desarrollo de software y sistemas.Con el relato de su trayectoria, salpicado de emociones y vivencias personales, el ingeniero transmitió a los estudiantes de la facultad y de preparatoria, ahí presentes, que la capacidad está en función de la constancia y la disciplina. Alentó a caminar hacia la concreción de sus proyectos profesionales y, pese a las vicisitudes, atender su verdadera vocación.

Read 42 times Last modified on Sunday, 15 October 2017 13:32
Login to post comments
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…