UNAM y UAP solicitan la reconstrucción de inmuebles con rigor técnico en zonas afectados por el sismo del pasado 19 de septiembre

Algunos de los más importantes académicos especializados en geología, ingeniería y arquitectura de las universidades Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Autónoma de Puebla (UAP), demandaron ayer que la reconstrucción por los daños que causó a viviendas e inmuebles históricos el desastre del pasado 19 de septiembre se realicen con rigor técnico y considerando en todo momento a los damnificados.

Congregados en el auditorio del Instituto de Física Luis Rivera Terrazas, de la Universidad Autónoma de Puebla, para participar en el Encuentro sobre Criterios Técnicos para la Reconstrucción Sismo del 19 de Septiembre de 2017, los investigadores y expertos también dijeron que las labores de recuperación de espacios deben incluir a las instituciones de educación superior en el diseño de diagnósticos, planes, seguimiento y auscultación de obras.

El acto fue organizado por el Centro Universitario para la Prevención de Desastres Regionales (Cupreder), el Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades Alfonso Vélez Pliego (ICSH) y el instituto anfitrión, todos de la máxima casa de estudios en la entidad, amén del Comité Nacional Mexicano del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios.

Derivado del acto de ayer, los organizadores redactarán un documento a manera de conclusiones que será turnado a los participantes para su corrección, aprobación y publicación en los días venideros; sin embargo, al finalizar ayer la jornada, Francisco Vélez Pliego, director del ICSH, adelantó algunas de las coincidencias de los ponentes, entre las que destacó que el análisis y propuestas para la reconstrucción debe ser interdisciplinario y con un enfoque que considere todos los factores que pueden incidir en la configuración de un escenario de desastre para evitarlo, porque fenómenos como temblores van a seguir ocurriendo.

Agregó que otra confluencia en las opiniones de quienes tomaron las palabras es que cada región debe ser analizada y atendida en sus particularidades.

La encargada de dar la bienvenida fue María Eugenia Mendoza, directora del Instituto de Física Luis Rivera Terrazas, y en seguida Aurelio Fernández Fuentes, director del Cupreder, expresó que el propósito del foro era tener un intercambio de puntos de vista entre expertos cuya área de desempeño académico y profesional concierne a la reconstrucción, pero también con los damnificados de las comunidades siniestradas, amén de las organizaciones y personas que están colaborando en el apoyo a los afectados, como la Unión de Cooperativas Tosepan Titataniske, que tiene sus sede en Cuetzalan del Progreso, en la Sierra Norte de Puebla.

Enseguida comenzó el llamado primer tiempo, dedicado a la geotecnia, en el cual los investigador Carlos Tovar González y Vicente Nolasco Valencia expusieron las afectaciones que sufrió el cono volcánico del Popocatépetl por el temblor. Ana Lillian Martín del Pozzo, de la Facultad de Ciencias de la UNAM, explicó que ese tipo de alteraciones en el volcán son superficiales y comunes en sismos de la magnitud del del 19 de septiembre.

Los investigadores del Cupreder resaltaron la necesidad de verificar si la tubería del gasoducto Morelos no tuvo averías por el movimiento telúrico.

Enseguida, Efraín Ovando, del Instituto de Ingeniería de la UNAM expuso varios casos registrados en el país y otras partes del mundo en los cuales los asentamientos humanos en zonas geológicas inestables han sido causa de desastres. También se refirió a la deforestación como un factor de tragedias y planteó que siempre hay soluciones para quienes habitan en áreas peligrosas, casi siempre la reubicación o la estabilización de los terrenos, aunque esta última opción supone inversiones cuantiosas de dinero.

Tocó el turno al segundo tiempo, dedicado a la arquitectura. Mauricio Rocha, miembro de la organización ReConstruir México, sostuvo la idea de que no todo inmueble afectado debe ser derrumbado si puede repararse, y en el caso de pérdida total es mejor apostar por la autoconstrucción que por los planes de gobierno.

En ese sentido, Rocha dijo que los profesionales de la construcción deben ser acompañantes de los damnificados para que sean estos quienes decidan cómo se debe efectuar su recuperación.

También encomió los financiamientos de particulares a través de donativos sobre la inyección de dinero gubernamental, porque este regularmente acarrea prácticas corruptas y puso como ejemplo los esfuerzos que están haciendo el pintor Francisco Toledo y el cineasta Alfonso Cuarón para apoyar a los damnificados.

El arquitecto Óscar Hagerman disertó sobre la importancia de escuchar y ver para aprender sobre las comunidades que serán intervenidas en la reconstrucción, mientras Carlos González Lobo hizo una descripción de la situación que padecen miles de damnificados de la Ciudad de México que perdieron sus departamentos y defendió el compromiso social que debe tener la Arquitectura.

Sergio Saldívar, del Icomos, dio una amplia explicación sobre los casos en que un monumento histórico debe ser intervenido.

En el tercer tiempo, abocado a la Resistencia Estructural, Juan Pérez Gavilán, del Instituto de Ingeniería de la UNAM, hizo una extensa exposición sobre mampostería, materiales y técnicas para fortalecer construcciones, mientras Jorge Rodríguez y Morgado expuso los daños que sufrieron los edificios de la UAP.

El acto cerró con una canción que ex profeso arregló el blusero Guillermo Briseño para poder sumarse a las tareas de apoyo a la reconstrucción.

Read 20 times Last modified on Sunday, 15 October 2017 13:34
Login to post comments
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…