Educación

Educación (1142)

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus sollicitudin, orci sit amet vehicula convallis, erat leo pharetra sem, sed commodo sapien dui id tortor. Phasellus in leo in mauris pulvinar commodo. Vestibulum aliquam massa et enim consequat convallis. Nullam consectetur a leo eget vestibulum.

Trump en Carolina del Norte

 Foto : Eric Thayer Reuters

La soledad de Donald Trump en la cumbre del Partido Republicano se hace cada día más visible. Trump, candidato a las elecciones presidenciales de noviembre frente a la demócrata Hillary Clinton, cuenta con el respaldo de los millones de votantes que le eligieron en las primarias, pero no logra unir a las élites del partido. Esta semana, una senadora de peso, Susan Collins, y 50 ex altos cargos en el ámbito de la seguridad y la defensa han cuestionado la capacidad del empresario neoyorquino para ser presidente de EE UU.

Trump es el líder efectivo del Partido Republicano desde que en julio la convención de Cleveland (Ohio) lo proclamó candidato a la Casa Blanca. En Cleveland los delegados republicanos cerraron filas con él y algunas de las figuras más prominentes del partido subieron al estrado para defenderle. Así lo hicieron, aunque sin entusiasmo, el speaker o presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, y el otro jefe republicano de Washington, el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell.

Pero ya entonces, la ausencia de los presidentes republicanos vivos (los Bush, George Herbert Walker y George Walker), de los últimos dos candidatos republicanos a la presidencia (John McCain y Mitt Romney) y del gobernador del Estado anfitrión de la convención, John Kasich, fue una señal de las dificultades del magnate neoyorquino para unir al partido. Su principal rival en las primarias, el senador por Texas Ted Cruz, salió abucheado de la convención tras negarse a apoyarle.

Desde entonces, todo ha empeorado para Donald Trump. Ha caído en los sondeos. Ha desoído los consejos y ha renunciado a adoptar un tono más presidencial. Ha perseverado en su método de campaña basado en insultos y ofensas, en destrozar lo que él llama la corrección política. Y en paralelo ha visto cómo las filas de la disidencia interna crecían.

La carta publicada por 50 ex altos cargos de seguridad nacional en todas las Administraciones del Partido Republicano desde la de Richard Nixon en los años sesenta y setenta del siglo pasado, y el artículo de la senadora republicana por Maine, Susan Collins, repudiando a Trump, son un golpe doble. El lenguaje de los dos textos es muy parecido. Ambos descalifican el temperamento de Trump para ser comandante en jefe.

Senadores en contra

La senadora Collins, adscrita al ala moderada, cita las burlas de Trump a un periodista con una discapacidad física, sus ataques a un juez por su origen mexicano y las críticas a la familia de un soldado estadounidense musulmán caído en Irak. Sostiene que Trump “no es merecedor” de ser el presidente del país y expresa el temor de que su actitud irreflexiva y la ignorancia de sus comentarios “hagan que un mundo peligroso todavía lo sea más”. Concluye que Trump deshonra las tradiciones del Partido Republicano y, por tanto, ella no se ve obliga a apoyarlo en noviembre. Collins es la cuarta senadora en anunciar que no votará a Trump. En total, son una decena de republicanos en el Senado los que se han reservado la decisión final.

Los 50 firmantes de la carta divulgada el lunes —entre ellos, el exdirector de la CIA Michael Hayden y los exsecretarios de Interior Michael Chertoff y Tom Ridge— advierten de que Trump “sería un presidente peligroso”, “el más temerario de la historia americana”.

Son acusaciones graves dirigidas al candidato a la Casa Blanca de uno de los grandes partidos. Y lo son más teniendo en cuenta que quienes las formulan son muchas de las cabezas pensantes y de las primeras espadas de su propio partido; quienes, en condiciones normales, hoy estarían ayudando a su candidato a preparar la transición a la presidencia y el programa de gobierno.

A Trump le ha dado la espalda el complejo de seguridad nacional, el deep state o estado profundo, la red de expertos, altos funcionarios, grandes espías y políticos que garantizan la continuidad de la política exterior y de defensa de la primera mundial.

Insubordinación militar

En caso de victoria en noviembre, Trump tendrá que reconciliarse este grupo, o Estados Unidos podría entrar en una dimensión desconocida, incluso en un conflicto entre el poder político y el militar. En febrero pasado, Hayden, el exjefe de la CIA,dijo que las fuerzas armadas de Estados Unidos podrían desobedecer algunas órdenes de un presidente Trump, como la de matar a familiares de sospechosos de terrorismo, como sugirió el candidato en campaña. “No estás obligado a obedecer órdenes ilegales”, dijo.

No todos estos republicanos votarán a Hillary Clinton, pero su lenguaje contra Trump es tan o más duro que el que emplean los demócratas. Es en ámbitos tradicionalmente conservadores —desde columnistas de referencia de la derecha como George Will a laboratorios de ideas como el American Enterprise Institute— donde se escuchan algunos de los reproches más agrios al candidato republicano. Un artículo en la revista neoconservadora The Weekly Standard, publicado esta semana, compara al speaker Ryan, la gran esperanza de los conservadores que finalmente se ha plegado a Trump, con el mariscal Pétain, el militar francés laureado en la Primera Guerra Mundial que acabó sometiéndose a Adolf Hitler.

 

 Maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) sostuvieron un encuentro con legisladores y dirigentes del Partido de la Revolución Democrática (PRD), a fin de avanzar en la ruta legislativa para buscar la abrogación de la reforma educativa, aunque aclararon que el llamado a buscar una solución al conflicto magisterial ‘‘no es a un partido, sino a todas las fuerzas políticas’’ representadas en el Congreso.

Al concluir el encuentro, que se realizó en el salón Heberto Castillo del Senado, Alejandra Barrales, presidenta nacional del sol azteca, informó que se planteó una propuesta al magisterio disidente para que los senadores y diputados perredistas ‘‘den cauce institucional a sus planteamientos, con la posibilidad de construir una iniciativa que genere las modificaciones que permitan la adecuada implementación’’.

‘‘No todo está mal’’: Barrales

Por ello, dijo, ‘‘abrimos este espacio que en principio (la CNTE) ve con buenos ojos a fin de iniciar un trabajo dinámico a partir del lunes para abordar diferentes temas que hemos acordado’’, aunque enfatizó que ‘‘no todo en la reforma está mal’’ y destacó que se abre la posibilidad de ‘‘hacer algunas modificaciones’’ en el próximo periodo ordinario de sesiones.

Sin embargo, Víctor Manuel Zavala Hurtado, secretario general de la sección 18 de Michoacán, afirmó que ‘‘tenemos órganos de discusión donde debemos transitar estas propuestas. Nos han escuchado en el Senado, pero hasta ahora no existe un mecanismo que nos permita transitar a algo distinto; el diálogo se puede estar agotando si sólo se habla de lo mismo; es hora de pasar a un posicionamiento y un trabajo que se concrete en la vía de los hechos’’.

Consideró que ‘‘venir a la cámara y escuchar voces que efectivamente entienden la problemática que ha generado la reforma educativa es reconocer que han existido errores garrafales en su implementación y que habrá que cambiarla, porque sus consecuencias están lastimando a los maestros del país’’.

La reunión, a la que asistieron los coordinadores de las bancadas perredistas en el Senado, Miguel Barbosa, y de los diputados, Francisco Martínez Neri, así como integrantes del Comité Ejecutivo Nacional del PRD, tuvo por objetivo ‘‘abonar a una ruta que nos permita una solución al conflicto magisterial y de alguna manera contribuir a la reconciliación nacional, porque ha generado mucha incertidumbre en todos los sectores de la sociedad’’, afirmó el senador Raúl Morón.

A su vez, representantes del magisterio de Guerrero, Oaxaca, Michoacán y de la Ciudad de México insistieron en que mantendrán la mesa de diálogo con todas las fuerzas políticas que ‘‘se quieran sumar a la ruta legislativa que hemos iniciado, porque el objetivo es el mismo: la abrogación o suspensión definitiva de la reforma educativa’’.

Zavala advirtió que de seguir la vía para ‘‘imponer a cualquier costo la reforma, estarán echando al bote de la basura una posible solución al conflicto’’.

Interrogado sobre el posicionamiento de las cúpulas empresariales, quienes demandan el fin de los bloqueos y marchas, agregó que el ‘‘llamado de atención no es para la CNTE, sino para el gobierno, que debe tener la voluntad política para solucionar el conflicto, porque si no ha sucedido esto es porque ha faltado esa voluntad’’.

 

Periódico La Jornada
Jueves 11 de agosto de 2016, p. 3

 

 

IMG_2425

Durante el Foro “Hacia la construcción del proyecto de educación democrática”, organizado por la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), el ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Pablo González Casanova, señaló como “prioridad inmediata” que los profesores en cuyas escuelas se suspendieron las actividades atiendan el problema de los conocimientos que no pudieron adquirir los alumnos en el ciclo escolar pasado.

Durante su discurso titulado “Hacia la educación que necesita la nación mexicana”, González Casanova pidió a los maestros organizarse para crear una verdadera reforma educativa y un nuevo modelo de educación que se aproxime a la realidad.

En este sentido, dio una serie de recomendaciones para lograr mejorar la educación de nuestro país, las cuales tienen como objetivo “crear una sociedad libre, justa y crítica de todos los procesos”:

1º. Antes que nada es necesario respetar la dignidad de los maestros como ha ocurrido siempre en las etapas más notables de la historia del país.

2º. Hay que defender los derechos de los trabajadores de la educación, así como los derechos de los trabajadores y los pueblos de México y de toda la Nación.

3º. Hay que defender y promover la cultura humanística y científica, la artística y la tecnológica y no sólo la apologética sino la crítica y creadora de un mundo mejor, libre, justo y democrático.

4º. Hay que dar a la práctica de la moral una importancia prioritaria: como moral de lucha, de cooperación, de corresponsabilidad.

5º. Hay que respetar a las distintas religiones, razas, sexos, edades y ver constantemente qué medidas se deben tomar para un proceso emancipador permanente y general.

Además, señaló que se deben tomar las siguientes medidas para fortalecer las propuestas anteriores.

“Por lo que se refiere a los trabajadores de la educación no sólo debemos organizarnos en forma sindical para la defensa de los derechos laborales sino organizarnos para la construcción de comunidades pedagógicas, de extensión cultural, en que prive la filosofía del aprender a aprender y a construir otro mundo posible, otro México posible en que ideales y valores encarnen en la realidad”, puntualizó.

Adicionalmente, dijo, se debe de organizar la gran campaña de la alfabetización en un país que de acuerdo con los últimos datos oficiales tiene 4,749,057 millones de analfabetos.

Finalmente, señaló que los acuerdos que lleven a una solución de la actual crisis requieren resolver muchos problemas más que escapan a esta propuesta, pues “creo que el movimiento de los pueblos y los profesores, a más de avocarse a resolver los problemas de la reforma educativa que con el gobierno emprenda, puede y debe, por su parte organizar en el país esa red de grupos de maestros que practiquen la educación que la nación necesita.”

 

 

 

Panorama educativo población Indígena

En 2014, el 78.6 por ciento de las niñas, niños y adolescentes de entre 0 y 17 años de edad de hogares indígenas y 90.8 % de los hablantes de lengua indígena se encontraban en situación de pobreza, por encima de la media nacional que es de 53.9 % (21.4 millones de niñas niños y adolescentes), informaron el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación y la UNICEF.

Agregaron que las condiciones materiales y la infraestructura en el servicio educativo indígena presentan carencias importantes; por ejemplo, en las primarias indígenas, 24.7 % no dispone de baños, 28.9 % no cuenta con mobiliario para docentes en al menos un aula, 21.2 % no cuenta con mobiliario para al menos un alumno, y 18.1 % tiene techo de materiales no durables.

Al presentar  el Panorama Educativo de la Población Indígena 2015, en el marco del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, establecido por la ONU en 1995, la consejera presidenta del INE, Sylvia Schmelkes, dijo que México cuenta con un marco legal que reconoce derechos específicos de los pueblos indígenas, derechos que se extienden al ámbito educativo; sin embargo, es necesario el fortalecimiento de las acciones dirigidas a la realización de su derecho a una educación de calidad, precisó.

En ese sentido, destacó que se requieren mayores esfuerzos para mejorar la calidad de la educación que reciben las niñas, niños y adolescentes (NNA) indígenas, en particular en los aspectos que conforman las dimensiones de equidad y pertinencia.

El propósito de este estudio es mostrar estadísticas e indicadores del estado que guarda el derecho a la educación entre la población indígena, especialmente para las niñas, niños y adolescentes en edades escolares. También busca advertir sobre las carencias que el Estado debe atender para proveer una educación de calidad, pertinente y equitativa a la población indígena.

Escuela indígena en HidalgoPor su parte, Isabel Crowley, representante de UNICEF en México, resaltó que “conforme a su mandato, UNICEF pone a disposición del país su experiencia técnica para buscar los mecanismos que ayuden a disminuir la brecha en el acceso a la educación y a aprender de los niños, niñas y adolescentes indígenas”.

Destacó que parte del trabajo que este organismo internacional está llevando a cabo en favor de la educación de la niñez indígena incluye el fortalecimiento de capacidades del personal docente y creación de materiales educativos en diferentes lenguas.

De acuerdo con datos del INEGI, en 2014 la población indígena en México era de poco más de 11.9 millones de personas, lo que representa 10 % de la población total del país; de los cuales casi 4 millones tienen entre 3 y 17 años, es decir, están en edad de cursar la educación obligatoria.

Uno de los obstáculos que enfrenta la educación indígena es la diferencia lingüística entre estudiantes y maestros, pues en 4 de cada 10 escuelas, donde ambos hablan una lengua indígena, no se trata de la misma.

Aunque tradicionalmente se ha asociado al ámbito rural, se estima que para 2014 la mitad de la población indígena habitaba ya en localidades urbanas y semiurbanas, e incluso casi una quinta parte del total (18.6 %) residía en ciudades y zonas metropolitanas de más de cien mil habitantes.

La población indígena de México es de una gran diversidad cultural – 68 grupos etnolingüísticos – y representa una enorme riqueza. Los pueblos indígenas han conseguido preservar su identidad y transmitir sus cosmovisiones, lenguas, arte y tradiciones a las generaciones más jóvenes. Son sujetos de derecho de una educación de calidad, cultural y lingüísticamente pertinente, que contribuya a fortalecer esta riqueza y a enriquecer el carácter de México como un país pluricultural y multilingüe.

Principales hallazgos del estudio:

  1. Los estudiantes hablantes de lengua indígena (HLI) se hallan presentes en todo el Sistema Educativo Nacional, pero su presencia disminuye conforme avanzan los grados y niveles escolares. En media superior, mientras el porcentaje de asistencia en la población total es de 74.8 %, en la población indígena es de 65.2 % y en los estudiantes HLI es de 58.2 %.
  1. Sólo en 60 % de escuelas con alumnos y docentes HLI, los docentes hablan las mismas lenguas que los estudiantes.
  1. Las condiciones materiales y la infraestructura en el servicio educativo indígena presentan carencias importantes; por ejemplo, en las primarias indígenas, 24.7 % no dispone de baños, 28.9 % no cuenta con mobiliario para docentes en al menos un aula, 21.2 % no cuenta con mobiliario para al menos un alumno, y 18.1 % tiene techo de materiales no durables.
  1. Dos de cada 100 estudiantes de primaria general tiene dos o más años de rezago (extraedad grave), mientras que en las primarias indígenas, son 9 de cada 100.
  1. El mayor porcentaje de alumnos con nivel de logro Por debajo del básico en la prueba EXCALE (2012) se encuentra en primarias indígenas. En Español, 75 % se ubicó en este nivel, y en Matemáticas fue 65 %. En comparación, en las escuelas urbanas públicas los porcentajes fueron 37 y 36 %, respectivamente.

Un sistema educativo que incorpore las dimensiones de equidad y pertinencia debe asegurar el acceso, la permanencia y el aprendizaje de los alumnos de cualquier contexto y condición.  El tramo para lograrlo con la población indígena es largo aún, y deben acelerarse las medidas que permitan lograrlo.

El INEE y UNICEF resaltaron que en el país es necesario redoblar esfuerzos para hacer efectivas las garantías y derechos de las niñas, niños y adolescentes de las comunidades indígenas.

 

Page 5 of 286
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…