En su 152 aniversario, el carnaval de Huejotzingo busca dar un paso más: “el darle honor y convertirnos en patrimonio cultural inmaterial de México, en la búsqueda de su inclusión en el listado mundial de la Unesco”, como señaló la presidente municipal Angélica Alvarado Juárez.

Su inclusión se puede lograr, dijo Javier Gómez Marín, director de Acervo Cultural de la Secretaría de Cultura estatal, porque el carnaval de Huejotzingo se propone como la expresión de cultura más viva del país con más de 150 años de antigüedad, que presume tener sus orígenes en época mesoamericana y el llamado a la lluvia.

Asimismo, porque se salpica de historias como el primer casamiento indígena que protagonizó un principal de Huejotzingo llamado Calixto, así como el rapto de la hija del corregidor y la representación de la batalla del 5 de mayo que se escenifica en una plástica en la que participan unos 80 mil danzantes.

Al presentar la 152 edición que se desarrollará del 22 al 25 de febrero, el funcionario estatal señaló que lograr el reconocimiento de la Unesco, que ya ostenta un carnaval similar como lo es el de los Parachicos en Chiapas, es un proceso que llevará de tres a cinco años.

Comparó que el proceso de inclusión del expediente ante la Unesco guarda sus similitudes con el reciente reconocimiento como Patrimonio Cultural Inmaterial por la Unesco hacia el proceso de elaboración de la talavera, el cual fue distinguido de manera binacional entre México y España.

“Como el de la talavera será una expediente grande pues se habla de la salvaguarda de los procesos y la tradición”, refirió Gomez Marín, al recordar que el carnaval ya es patrimonio cultural estatal desde 1997.

Sobre el consumo exacerbado de alcohol y el número de lesionados que año con año presenta el carnaval por dicha causa, el estudioso del patrimonio y coleccionista estimó que al tratarse de una fiesta local, los asistentes a él son simples observadores.

Por tanto, afirmó que “no es un carnaval violento” pues los danzantes explotan sus rifles de pólvora, lanzando las detonaciones al aire y ello “no tiene daño para quien está cerca”.

“En la salvaguarda de estos procesos la Unesco va a revisar la antigüedad, los demás aspectos serán generales pues el carnaval es una fiesta libre y es normal que la gente se divierta en exceso, pero no quiere decir que sea violento”, estimó Javier Gómez.

Insistió que esas expresiones violentas no son un impedimento para el registro de la Unesco, pues lo que se pide es que los procesos se resguarden para que los gobiernos hagan acciones de preservación.

Read 24 times
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…