Si la montaña no va a Mahoma, Mahoma va a la montaña. Un dicho popular que el sector cultural ha sabido aplicar estos días con ingenio. Los museos fueron los primeros en actuar, proponiendo en sus webs y redes sociales una serie de recorridos virtuales para conocer sus tesoros. El mundo de la música también se ha tenido que reinventar con conciertos en streaming como el Cuarentena Fest y el Yo me quedo en casa.

Ahora ha llegado el turno de las librerías, que han pensado las mil y una para que estos días nadie se aburra. Muchas han creado un servicio a domicilio para evitar así que la gente salga de casa, tal y como recomiendan las autoridades tras decretar el estado de alarma por la epidemia del coronavirus.

Uno de los negocios que ha empezado esta iniciativa es la librería barcelonesa La Carbonera. Sus libreras, Mar Redondo y Carlota Freixenet, cuentan a La Vanguardia que se han visto obligadas a repensar su negocio durante la cuarentena ya que “cerrar completamente durante quince días supondría no cobrar ni poder pagar el alquiler del local”.

 
Twitter: La Carbonera Llibreria@_LaCarbonera
Els vostres llibres ja estan en camí. Ara mateix la nostra estimada rider Maria 		  </div>
		  	    	  <!-- Item fulltext -->
	  <div class=
Read 96 times
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…