Print this page

Pau Donés ha muerto a los 53 años a causa de un cáncer que padecía desde hace casi cinco años. El músico, que se dio a conocer con el nombre de Jarabe de Palo, ha fallecido hoy, según ha comunicado su familia en redes sociales. "La familia Donés Cirera comunica que Pau Donés ha fallecido el día 9 de junio de 2020 a consecuencia del cáncer que padecía desde agosto de 2015".

La familia de Pau Donés ha querido agradecer en el mismo mensaje el "trabajo y dedicación" durante estos cinco años del "Hospital de la Vall de Hebrón, el Hospital Sant Joan Despí Moisès Broggi, el ICO (Institut Català d'Oncologia), el Servei de Paliatius del Hospital de Viella y el VHIO (Instituto Oncológico de la Vall Hebrón)". Además, ha pedido "el máximo respeto e intimidad en estos momentos tan difíciles".

Durante los últimos meses, Donés, que había residido antes en una estupenda casita junto al Pacífico en Los Ángeles, reapareció con dos canciones nuevas en las que sorprendió su imagen, muy afectado por la enfermedad y el tratamiento. Vuelvo y Eso que tú me dasfueron los títulos de las dos piezas finales de Jarabe de Palo, dos canciones que desde su salida sonaron a una despedida bienhumorada y vitalista.

En el vídeo de Eso que tú me das, en la que canta "Eres lo mejor que me ha dado la vida", aparecía bailando su hija Sara, de 16 años, a quien también se ha podido ver en algunos posts recientes del músico en su cuenta de Instagram.

Ambas canciones se incluyen en el disco final de Jarabe de Palo, Tragas o escupes, que la semana pasada se publicaba por sorpresa en plataformas de streaming y que es la culminación de una carrera que despegó a mitad de los años 90. Por esa época, Donés era un chico guapo y atormentado. Según contó en su biografía 50 palos... y sigo soñando, la madre de Pau Donés se suicidó después de regalarle su primera guitarra eléctrica. Le echaron de seis o siete colegios, estudió Económicas, hizo de modelo aficionado y montó un grupo de rock con su hermano.

PAU DONÉS Y EL ÉXITO DE LA FLACA

Jarabe de Palo, en realidad, no era un grupo, era Pau Donés. Y tuvo muchos éxitos, pero sobre todo tuvo La flaca, que no fue un hit instantáneo, aunque ahora lo parezca. De hecho, salió en 1996 y no fue hasta un año después cuando su estribillo se extendió rápidamente por todo el país. La canción sonaba en todas partes a todas horas, y ese fenómeno marcó toda la carrera del artista aragonés.

Hombre testarudo y determinado, con mucho interés por el negocio, ayudado en el diseño del producto Jarabe de Palo por su hermano Marc, con una gran ética de trabajo, y dotado de un optimismo irreductiblePau Donés luchó durante meses para que La flaca tuviera su oportunidad. El hecho de que finalmente triunfara de un modo abrumador (no gracias a su primer álbum, publicado por Virgin, sino al recopilatorio Carácter latino, lanzado por Dro dentro de una campaña comercial de la marca de tabaco Ducados) fue una lección de vida que aplicó a lo largo de su carrera: defender su trabajo de manera incansable y que la industria de la música no desviara su camino.

Desde aquel primer impacto, su sonido fue el pop latino. A Pau Donés, enérgico, vistalista, le gustaba la música popular y su mayor ambición era crear estribillos sencillos y con gancho que la gente pudiera cantar a coro en las fiestas del pueblo, en la barra de un bar o en una fiesta con amigos. Hacía canciones pensadas para ser compartidas.

Pau Donés vio de inmediato el peligro de quedar encasillado en La flaca y fue ampliando su registro con nuevos éxitos como Bonito Depende. Ese tipo de composiciones sencillas y efectivas le sirvieron para mantenerse en el negocio durante más de dos décadas, con una carrera muy estable. Pasó por varias compañías discográficas sin salir con amargura de ninguna y terminó apostando por la autogestión con su propio sello, Tronco Records.

Algo importante que debe tenerse en cuenta es que Pau Donés era el jefe de Pau Donés. Desde el primer momento de su carrera, marcó los objetivos y las estrategias de Jarabe de Palo y participó en las decisiones sobre su evolución artística. Tuvo durante años un buen manager con mucha experiencia, Morgan Britos, pero no se escudó en él para desarrollar su carrera. Conocido como un profesional currante, implicado y valiente en las decisiones sobre su carrera, Donés tenía muy claro qué tipo de artista era en España, en Latinoamérica y en Europa, mercados por los que luchó a sabiendas de que no podía esperar ser una estrella en todos ellos.

Read 195 times
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…