Una imagen del Códice Maya de Dresde, que se encuentra en Alemania.Una imagen del Códice Maya de Dresde, que se encuentra en Alemania.

 

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha asegurado este jueves que el Gobierno alemán lo “ayudará” a traer de forma temporal el códice maya que se encuentra en la ciudad alemana de Dresde. El mandatario ha afirmado en un mensaje de Twitter que el presidente del país europeo, Frank-Walter Steinmeier, intercederá “ante los directivos de los museos” para obtener el préstamo de la antigua pieza. El reclamo se suma a otros hechos este mes por la historiadora Beatriz Gutiérrez Müller en Italia, Francia y Austria a pedido de su esposo, López Obrador, para exponer los tesoros arqueológicos durate los aniversarios patrióticos que el país norteamericano conmemora en 2021.

El manuscrito maya que se encuentra en Alemania es uno de los cuatro que aún se conservan en el mundo. Los otros están en Madrid, París y México —este último se conserva en la Biblioteca Nacional—. El de Dresde, que fue elaborado entre los años 1200 y 1250, es el más antiguo y mejor conservado, según la UNESCO. A lo largo de 39 hojas de papel amate escritas de ambos lados, el códice representa jeroglíficos, números y figuras. Contiene calendarios de rituales y de adivinación, cálculos e instrucciones sobre las ceremonias del año nuevo, entre otras informaciones. Los especialistas creen que el antiguo documento salió de América en el siglo XVI, tras la conquista, y fue adquirido en 1739 por un bibliotecario austriaco. Recién en el siglo XIX se identificó su origen maya.

La pieza, que originalmente estaba doblada en forma de acordeón, fue clave para descifrar jeroglíficos mayas y para el estudio de sus calendarios muchos siglos después de su creación. Se conserva actualmente en la colección de la Biblioteca del Estado alemán de Sajonia. López Obrador le ha pedido este jueves al socialdemócrata Steinmeier que le ayude a traerlo al país de forma temporal. En una conversación “amplia” por teléfono los presidentes de ambos países trataron temas como la covid-19, la economía o la cultura, según ha informado López Obrador, además del pedido de préstamo. En la charla con Steinmeier, participaron también Gutiérrez Müller y el canciller mexicano, Marcelo Ebrard. "Lo invitamos a visitar nuestro país para las conmemoraciones de 2021”, se lee en el mensaje en la red social.

El próximo año, México conmemora el aniversario de la independencia (1821), el quinto centenario de la caída de Tenochtitlán [el precedente prehispánico de Ciudad de México] (1521) y la fundación de las primeras villas en esa ciudad en 1931. Por eso, el presidente envió a Gutiérrez Müller a Europa a pedir el préstamo temporal de diferentes reliquias arqueológicas, para exponerlas en esas fechas. La historiadora se reunió este mes con el papa Francisco; con el presidente de Italia, Sergio Mattarella; con la esposa del presidente Francés, Brigitte Macron, y con el mandatario austriaco, Alexander Van der Bellen.

A este último, le solicitó el préstamo del conocido como penacho de Moctezuma, un tesoro hecho de plumas de quetzal y oro que se encuentra actualmente en el Museo del Mundo de Viena. Antes de intentarlo, López Obrador ya había calificado “la misión” de “casi imposible” porque, según dijo, “se lo han apropiado”. La pieza, según coincidió un equipo de expertos mexicanos y austriacos en 2012, está en un estado fragil que impide su traslado. Así lo defendió la directora del Museo de Historia del Arte de Viena, Sabine Haag, del que depende la instutición que conserva el tocado azteca, en una entrevista con este periódico. La historiadora del arte cree que es posible “compartir” el tesoro mesoamericano “sin moverlo” por su frágil estado.

Durante su gira por Europa, Gutiérrez Müller también pidió dos códices que actualmente están en Italia: el Codex Fiorentino, escrito entre 1540 y 1585 por fray Bernardino de Sahagún en náhuatl, latín y castellano, y el Codex Cospi o Bologna, un texto que revela los avances en matemáticas y astronomía de los nahuas anterior a la invasión española y que se encuentra en la Universidad de Bolonia. La historiadora y escritora también reclamó una serie de piezas arqueológicas a Francia para traerlas al país, al menos temporalmente.

Read 217 times
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…