Solidaridad y duelo une a más de 150 mil jóvenes en movilización estudiantil de Puebla

Los cálculos oficiales más conservadores admitían que no eran menos de 50 mil las personas que tomaron parte, pero el Comité Estudiantil Interuniversitario de Puebla, que organizó la movilización, afirmó que fueron más de 150 mil alumnos de más de 80 instituciones de educación superior quienes ayer salieron desde muy temprano a la calle para protestar en contra de la violencia y la inseguridad pública.

Más allá de las cifras, lo cierto es que la de este jueves ha sido, sin duda, la marcha más grande y plural de la que se tenga memoria en el estado. Porque no solo se trata de la cantidad, sino del origen y objetivos que tienen los centros de estudios a los que representan esos jóvenes: universidades públicas y privadas, institutos, tecnológicos y organismos especializados en la investigación social.

Desde diversos puntos de la capital, a las 7 de la mañana, contingentes de muchachos salieron para confluir en Casa Aguayo, sede del gobierno estatal. Salieron del Área de la Salud, de Ciudad Universitaria, del Área Centro, del Complejo Cultural Universitario y del norte de la Angelópolis. Iban vestidos en su mayoría de negro, como señal de luto, y los futuros médicos portaban sus distintivas batas de trabajo.

La columna que encabezaron los estudiantes de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP) llevaba en la vanguardia cartones y efigies de Ximena Quijano, Antonio Parada y Francisco Tirado, los dos primeros alumnos de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP) y el último de la máxima casa de estudios. Todos ellos, ultimados junto con el chofer de Uber, Josué Vital, el pasado 23 de febrero en la región de Huejotzingo.

Inmediatamente atrás un grupo de jóvenes extendió una enorme manta con el escudo del Comité Estudiantil Interuniversitario de Puebla y los nombres de las instituciones que lo integran.

Era temprano y al principio marchaban en silencio, pero conforme el tiempo y el contingente avanzaba fueron clamando consignas. Los transeúntes se detenían a registrar su paso con sus teléfonos celulares; algunos automovilistas tocaban el cláxon de sus vehículos para manifestarles apoyo, pero otros desesperados les mentaban la madre, a pesar de que ordenadamente, con el auxilio del personal de la Dirección de Apoyo y Seguridad Universitaria (DASU), cada vez que el semáforo marcaba alto, permitían que el flujo perpendicular de autos transitara sin mayor problema.

Apoyo

Los alumnos de las escuelas primarias de la zona se asomaban a las ventanas para expresar su apoyo a los jóvenes. En la encrucijada de la 13 Sur y la 19 Poniente la columna del Área de la Salud se topó con la que procedía del Complejo Cultural Universitario y en la que venían estudiantes de la Facultad de Ciencias de la Comunicación, las escuelas de Música, Artes Plásticas y Audiovisuales, amén de Etnocoreografía. Éstos últimos fueron de los contingentes más vistosos, pues sus porras y demandas las clamaban mientras bailaban; los penúltimos improvisaron una creativa con unos tambores portátiles hechos a base de garrafones para agua.

Cuando la marcha iba por el Paseo Bravo se pudo ver al rector de la UAP, Alfonso Esparza Ortiz, quien de manera discreta iba al lado de los deudos de Francisco Tirado, mismos que la víspera, a través de un video, lo convocaron a participar en la movilización. Hay que decir que otros rectores también tomaron parte en la protesta, como Emilio Baños Ardavín, de la UPAEP.

Pasadas las 10 horas el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta salió a recibirlos y les dijo: “Vamos juntos a resolver los temas de seguridad. Celebro la participación activa de las y los jóvenes”.

Pocos minutos después de las 11 de la mañana una comisión representativa del Comité Estudiantil Interuniversitario de Puebla ingresó a Casa Aguayo para el encuentro con el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta, su gabinete de seguridad y rectores del Consorcio Universitario.

Los jóvenes fueron escoltados por sus compañeros y protegieron su identidad guarecidos hasta el pecho con una lona blanca.

Los recibió en la explanada del recinto oficial el titular de la Secretaría de Gobernación, David Méndez Márquez. El cónclave duró casi cuatro horas y al salir el funcionario informó que uno de los primeros acuerdos del encuentro entre el gobernador Barbosa Huerta y el Comité Estudiantil Interuniversitario de Puebla fue la creación de una Fiscalía Especializada en la Atención a Comunidades Universitarias.

Añadió que las comunidades estudiantiles también serán incorporadas al Consejo Estatal de Seguridad Pública.

Además, el gobernador del estado de Puebla pactó con los alumnos el mejoramiento de la seguridad en las inmediaciones de los campus, unidades del transporte público y paraderos, expresó el responsable de la política interior en la entidad.

En al menos cuatro ocasiones el secretario de Gobernación manifestó su reconocimiento y respeto a los estudiantes, porque la marcha multitudinaria de hoy se realizó en orden y sin que hubiera reportes de desmanes o ataques al inmobiliario público.

Una hora después, en otra rueda de medios, el Comité Estudiantil Interuniversitario de Puebla afirmó que en la mega marcha de hoy participaron más de 150 mil alumnos de más de 80 instituciones no solo de Puebla, sino de la Ciudad de México, Veracruz, Guadalajara y Tlaxcala.

En una rueda de medios los alumnos aseveraron que la suya ha sido la movilización “más grande en la historia moderna” de la entidad.

Apuntaron que esto “solo es el principio de algo más grande”, y advirtieron que darán seguimiento puntual a los acuerdos con el gobierno de Luis Miguel Barbosa Huerta, entre los que destaca la creación de una Fiscalía Especializada en la Atención a Delitos contra la Comunidad Universitaria.

Read 99 times
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…