Un 92 por ciento de los docentes aún no se sienten seguros para regresar a las aulas, Europa

El plan de Boris Johnson para la reapertura de las escuelas primarias el 1 de junio amenaza con saltar por los aires, en medio de la oposición creciente de los profesores, de los padres, de los sindicatos y de los alcaldes que consideran que no es "seguro", con la cifra de muertes por coronavirus más alta de Europa (35.704) y con los expertos advirtiendo que los niveles de infección entre la población son aún muy elevados.

Más de 1.500 colegios han anunciado que no abrirán sus puertas en la fecha indicada y ayuntamientos como Birmingham, Liverpool, Calderdale o Gateshead han anticipado que mantendrán su escuelas cerradas. Downing Street se ha visto obligado a recular y reconocer que el 1 de junio es la fecha "más temprana posible", pero solo si se dan las condiciones de seguridad.

El secretario de Educación Gavin Williamson ha mantenido varias reuniones infructuosas con los sindicatos de profesores, que se han opuesto frontalmente a la vuelta al cole para los niños entre primer y sexto grado, anunciada por el propio Johnson en su controvertido plan de desescalada.

Tan solo el 5% de los docentes apoya los planes del Gobierno y el 92% reconoce que no sienten seguros, según un sondeo del sindicato NASUWT. El 87% reclama equipos de protección y el 72% estima que los planes de Gobierno para mantener la distancia social y dividir las aulas en pequeños grupos es "impracticable"

Otro sondeo, realizado por Childcare.co.uk, demuestra que el 62% de los padres se opone a los planes del Gobierno y piensan que no se deberían reabrir las escuelas hasta septiembre. Los padres favorables a la reapertura han reconocido que están sufriendo "acoso" para boicotear la vuelta al cole.

Johnson se enfrenta en cualquier caso a una nueva revuelta en plena desescalada, tras la renuncia de Escocia, Gales e Irlanda del Norte a acatar su nuevo eslogan ("Estad Alerta") por considerar que es prematuro levantar el confinamiento. La rebeldía se está cociendo ahora en los ayuntamientos, en su mayoría laboristas. 

"Tenemos el poder de evitar que nuestras 110 escuelas de primaria abran el 1 de junio, y lo haremos si es necesario", advirtió el alcalde de Liverpool, Joe Anderson. Matin Bannon, alcalde de Gateshead, aseguró que su distrito escolar tampoco acatará las órdenes: "El aviso nacional diciéndonos que se acabó y que pueden abrir las escuelas es francamente una locura".

Hasta ayuntamientos de mayoría conservadora, como Solihull, han advertido que no podrán cumplir con el calendario de Johnson. "El Gobierno tiene la ambición de reabrir el 1 de junio, pero la realidad es que vamos a necesitar esa primera semana para asegurarnos realmente de que las escuelas están listas para recibir a los estudiantes", advitió el concejal Ian Courts.

LOS EXPERTOS RECLAMAN UN SISTEMA DE RASTREO

Los propios expertos del Gobierno han dado muestras de profundas divisiones antes la decisión. "Los cambios en el levantamiento del confinamiento deben estar basados en los niveles de infección y no en fechas concretas", advirtió Angela McLean, consejera científca adjunta. John Edmunds, miembro del comité científico para emergencias (SAGE), declaró a Sky News que antes de reabrir las escuelas deberá ponerse en marcha "un sistema de rastreo" de la pandemia.

En su comparecencia en el Parlamento, Boris Johnson confirmó este miércoles que el sistema de rastreo, capaz de seguir la pista de hasta 10.000 contactos al día, estará finalmente operativo a partir el 1 de junio. El portavoz de la oposición laborista, Keir Starmer, acusó al primer ministro de haber bajado la guardia a la hora de rastrear el virus y hacer tests a la población, "que han demostrado ser las dos herramientas más efectivas, como ha quedado probado en Corea del Sur".

En su tercer careo parlamentario, Starmer fue más condescendiente con el 'premier' y decidió no poner sobre el tapete la apremiante cuestión de la vuelta a las escuelas. Con la elevada cifra de muertes e infecciones diarias, que siguen siendo las más altas de Europa, muchos expertos consideran que el Reino Unido no está en condiciones de emular a países que ya han reabierto la escuelas, como Dinamarca.

El Gobierno británico ha impartido de antemano una serie de instrucciones a las escuelas para poder reabrir, adelantando los horarios, instituyendo el lavado de manos al empezar las clase, formando pequeños grupos y separando los pupitres, y pidiendo a los padres que laven su ropa la regresa del colegio.

Read 137 times
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…