Memoria inmunológica en las vacunas experimentales contra el covid de Pfizer y Moderna
Los inmunólogos Alessandro Sette y Daniela Weiskopf, del Instituto de Inmunología de La Jolla (California, EE UU).
Los inmunólogos Alessandro Sette y Daniela Weiskopf, del Instituto de Inmunología de La Jolla (California, EE UU).GINA KIRCHWEGER

Tercera muy buena noticia para la humanidad en apenas 10 días, tras el anuncio de que las vacunas experimentales de Pfizer y Moderna tienen una eficacia preliminar de hasta el 95% contra la covid. El mayor estudio realizado hasta la fecha muestra ahora que las personas que ya han superado la enfermedad mantienen unas defensas robustas contra el coronavirus incluso ocho meses después de la infección, con un ritmo de descenso muy lento. “Esta cantidad de memoria [inmunológica] probablemente evite, durante muchos años, que la gran mayoría de las personas sufran una covid grave que requiera hospitalización”, ha asegurado uno de los principales autores de la investigación, el inmunólogo estadounidense Shane Crotty, al diario The New York Times.

Estos resultados preliminares, todavía pendientes de revisión para su publicación en una revista científica, tendrían importantes implicaciones para el futuro de la pandemia, al alejar el fantasma de una inmunidad raquítica que exija vacunar repetidamente a la población. “La gente estaba empezando a decir que los anticuerpos desaparecían, que las defensas no iban a durar tanto, que habría que revacunar. Pues parece que no. Lo lógico es que la respuesta dure y proteja”, opina Marcos López Hoyos, presidente de la Sociedad Española de Inmunología.

El nuevo estudio es el primero que analiza al mismo tiempo los cuatro principales componentes de la memoria inmunológica contra el coronavirus: los anticuerpos neutralizantes, que son unas proteínas que se unen al virus y lo inutilizan; los linfocitos B, que son las fábricas de estos anticuerpos; y dos tipos de linfocitos T, otros glóbulos blancos que destruyen las células ya infectadas. El trabajo, que incluye a 185 pacientes de entre 19 y 81 años en EE UU, muestra “una memoria inmunológica sustancial después de la covid”, en palabras de Crotty, del Instituto de Inmunología de La Jolla (California). A los cinco meses de seguimiento, el 90% de los convalecientes presentan al menos tres componentes de esa memoria contra el virus.

“Lo lógico es que la respuesta dure y proteja”, opina Marcos López Hoyos, presidente de la Sociedad Española de Inmunología

En vista de los nuevos datos, la protección tras la infección “podría durar años”, coincide López Hoyos, inmunólogo del Hospital Marqués de Valdecilla, en Santander. “Yo quiero lanzar un mensaje de optimismo a la gente, aunque todavía es muy pronto y hay que ser cautos: las infecciones inducen inmunidad y esta inmunidad protege”, afirma el investigador español.

Los nuevos resultados son consistentes con lo observado en el virus del síndrome respiratorio agudo grave (SARS), otro coronavirus que surgió en China en 2002 y mató a casi 800 personas. Un estudio liderado por el científico italiano Antonio Bertoletti mostró en julio que los supervivientes del SARS conservan linfocitos T contra ese coronavirus 17 años después de superar la enfermedad.

Otro trabajo preliminar conocido este lunes apunta en la misma dirección. El estudio, realizado en la Universidad de Ciencia y Tecnología de Huazhong, en Wuhan (China), muestra una generalizada y potente respuesta de linfocitos T en 31 pacientes analizados nueve meses después de pasar la covid.

La inmunóloga Carmen Cámara, del hospital La Paz de Madrid, aplaude el nuevo estudio estadounidense, pero pide cautela. “Para saber cuánto va a durar la inmunidad necesitaríamos una bola de cristal, porque nadie lo puede predecir”, advierte. Es tan simple como frustrante: para confirmar que la memoria inmunológica dura 10 años hay que esperar 10 años.

“Para saber cuánto va a durar la inmunidad necesitaríamos una bola de cristal", advierte la inmunóloga Carmen Cámara

“Llevamos unos 11 meses y parece que la inmunidad aguanta, porque las reinfecciones que se están comunicando son absolutamente anecdóticas. Así que sabemos que 11 meses dura. ¿Cuánto más durará? Lo tendremos que ver”, añade Cámara.

La inmunóloga destaca que el nuevo estudio es uno de los pocos que han analizado los linfocitos B de memoria, muy importantes porque son las fábricas de anticuerpos específicos y se acuerdan del invasor. Si los anticuerpos contra el nuevo coronavirus desaparecen con el tiempo tras superarse la enfermedad, los linfocitos B pueden activarse y producir más si hay una segunda infección. Investigaciones previas han revelado que los linfocitos B contra la viruela pueden durar incluso 60 años tras la vacunación contra este virus.

El nuevo trabajo muestra que los linfocitos B específicos contra el nuevo coronavirus incluso aumentan con el tiempo. “Puede que estas células se autorregulen cuando empieza a haber menos anticuerpos. Si ves que se acaban las balas, tienes que ir abriendo las fábricas de armas”, ilustra Cámara.

Los resultados de la investigación son todavía preliminares, pero llevan la firma de respetados científicos, como los inmunólogos Daniela Weiskopf y Alessandro Sette, también de La Jolla, y el virólogo Florian Krammer, del hospital Monte Sinaí de Nueva York. Los autores destacan otra conclusión: la enorme variabilidad entre unas personas y otras. Los anticuerpos neutralizantes se mantienen relativamente estables en general hasta los ocho meses estudiados, pero en algunos convalecientes estos niveles pueden ser 200 veces menores que en otros. Los investigadores creen que una baja carga viral en el momento de la infección podría ayudar a explicar este fenómeno.

“A la vista de la heterogeneidad de la respuesta inmune [...], es esperable que al menos una fracción de la población infectada —y con una memoria inmunológica especialmente baja— sea susceptible a la reinfección con relativa rapidez”, advierten los autores.

Read 291 times

Cultura

Dos figuras antropomorfas de barro, modeladas y con aplicaciones procedentes de la Costa del Golfo de México, específicamente del centro de Veracruz, de filiación cultural totonaca, elaboradas en el periodo Clásico mesoamericano (400 – 900 d.C.), las cuales se encontraban en el catálogo de la casa
Comala, espacio artístico, volverá a abrir. Luego de padecer al Covid-19, sus estragos económicos y el llamado a la no reunión que llevó a deshabitar los espacios, este centro cultural ubicado en el barrio de El Alto reabrirá con un nuevo programa de talleres que apostarán por lo presencial y lo
Escena del video 'Una trayectoria, una colección: Federico Silva' realizado por Osvaldo Villagrán, para conmemorar los 98 años del escultor, pintor y académico mexicano.   En Tlaxcala, el estado más pequeño de la República, se encuentra la casa donde vive Federico Silva (Ciudad de México, 16 de
Escultura de ‘Tlalli’, que se colocará en una glorieta de Paseo de la Reforma, en sustitución de la estatua de Cristóbal Colón. Foto José Antonio López   La historia del llamado “descubrimiento de América” tiene diversas formas de ser vista. La visión dominante ha sido una que glorifica a la
Artistas y creadoras difundieron una carta en la que piden a la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, retirar al artista Pedro Reyes el encargo de la escultura “Tlalli” que sustituirá a la estatua de Colón. En la misiva con fecha 12 de septiembre, alrededor de 300 artistas firmantes consideran
El Edificio Carolino de la UAP tendrá un nuevo uso. Como parte de la creación del Barrio Histórico Universitario se gestó el Museo Carolino, centro de cultura y saberes que se inaugura con la exposición Víctimas y victimarios de José Rivelino Moreno Valle, mejor conocido como Rivelino.
La conmemoración a 500 años de la caída de Tenochtitlán (1521) ha dado pie a diversas reflexiones que buscan comprender el mundo en que vivían las culturas originarias que habitaban el territorio ahora conocido como México y la manera en que el choque con el mundo español dio origen a nuestra
De la casa de Juana Peñate Montejo en Tumbalá, Chiapas, México. Foto: Diana Laura Montejo. Leer la poesía de Juana Peñate Montejo equivale a sumergirse en el rico y vibrante mundo de Chiapas, México. Sus poemas evocan a la naturaleza verde que rodea a su hogar en Tumbalá: sus ríos y montañas, las
Óleos de Agustín de Iturbide y su esposa Ana María Huarte, así como fotografías y reproducciones de recetarios antiguos, además de algunos cubiertos especiales y lebrillos del Talavera que representan lo que se sirvió a quien se nombró emperador de México al visitar Puebla el 28 de agosto de 1821,
Fotografía de autora   Xàbò mè’phàà   Xàbò mè’phàà, Ajngáà nikraòminanè ná chaca, naraxná xé mbíyu. Natsí mathán ri ríga, xí tsí gìxthamínè ná a’wuá rá.     Ná a’kuín mbro’on, nìguakra’wíi. A’kúun, araxná xó’ tsía’khe agú Kha’ngò maxámbùma xó’ rí xtáa.        
Satisfecho de los comentarios sobre su trabajo en una exposición, del tipo no pondría eso en mi sala, dice que él no hace adornos. Foto Octavio López     El fotógrafo zapoteco Octavio López (San Andrés Zautla, 1987) hace suyas las palabras de la curadora indígena estadunidense Hulleah J.
A la modelo Lauren Hutton la despidieron de su papel como embajadora de la firma Revlon cuando tenía 41 años. Eran los ochenta del pasado siglo y los ejecutivos de la compañía consideraron que a una mujer de esa edad solo le quedaba jubilarse. Ironías de la industria y un giro radical en la
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…