¿Es la escuela un cuento de nunca acabar?

La tramitación de una nueva ley de educación en tiempos tan convulsos y polarizados me resulta incomprensible. Y, como creo que quienes la han impulsado son personas inteligentes, me inclino a pensar que hay alguna razón que se me escapa. La más benévola es que el PSOE se había comprometido a derogar la LOMCE y había que cumplir la promesa como fuera. Otra, menos aceptable, que había que contentar a socios de la coalición, de una forma más simbólica que real –pero ya se sabe que lo simbólico en política llega a ser más real que la propia realidad–. A eso puede deberse la adopción del término «lengua propia», para mencionar las lenguas cooficiales y la eliminación del castellano como lengua vehicular, aunque después se hable en la ley de «enseñar en castellano», que es sinónimo de «vehicular». 

El hecho es que, una vez más, la escuela está en periodo transitorio y en gresca. Con una futura ley a la que ya se ha anunciado el bloqueo y la derogación cuando sea posible, tenemos incertidumbre y parálisis educativa para otro decenio. Esta situación es nefasta para una escuela que en estos momentos tiene que recuperarse de la covid urgentemente y adecuarse a un mundo acelerado en el que la educación va a ser fundamental.

Una ley hecha sin un pacto previo no es viable. El pacto escolar es imprescindible por cuatro motivos. El primero, la complejidad de la educación y de los desafíos a que se enfrenta continuamente hace indispensable la implicación del mayor número posible de agentes tanto del ámbito educativo como de la sociedad en general. El segundo, las mejoras educativas son apreciables a medio y largo plazo, por lo que requieren tiempo y estabilidad, a la vez que flexibilidad para adaptarse a los inevitables cambios. Tercero, dada la gran importancia social que tiene la educación, se corre el riesgo de su ideologización política, religiosa o económica. La participación activa de la ciudadanía en la legislación sobre el sistema educativo y en su gestión es una garantía democrática y puede contribuir profundamente a la eficiencia del sistema. El cuarto y último motivo es que, con frecuencia, suele pensarse que un pacto es necesario para alcanzar un acuerdo legislativo, pero en el caso de la educación es necesario prolongarlo para la puesta en práctica de las leyes, lo que vuelve a hacer imprescindible la estabilidad y la colaboración. Todos los Gobiernos han caído en la ingenuidad de pensar que con cambiar una ley se cambiaba la escuela, cuando esto, en realidad, solo sucede cuando cambia lo que ocurre en las aulas. Y eso depende de muchos factores.

«Todos los Gobiernos han caído en la ingenuidad de pensar que con cambiar una ley se cambiaba la escuela»

A pesar de su necesidad, un pacto escolar en este momento es insuficiente. Necesitamos un acuerdo nacional para la sociedad del aprendizaje, como ha recomendado la OCDE. La sociedad se rige por una implacable ley universal del aprendizaje, que dice que «toda persona, institución, empresa o sociedad, para sobrevivir, necesita aprender a la misma velocidad con la que cambia el entorno; y si quiere progresar, a mas velocidad». El proyecto europeo para el futuro diseña una sociedad tecnológicamente competitiva, económicamente dinámica, que mantenga altas prestaciones sociales. Hace falta generar mucho talento para conseguirlo, y de ello se encarga la educación. Tendremos que aprender con rapidez y continuamente. Eso implica, por supuesto, a la escuela, y también a las universidades, a las empresas, a los centros de investigación, a las compañías tecnológicas, a las administraciones públicas y, por supuesto, a los políticos.

La escuela se nos queda pequeña para un reto semejante. Pondré como ejemplo la Formación Profesional. Solo con la colaboración entre escuelas y empresas podremos poner en marcha la Formación Dual. Tenemos que integrarla, además, con los planes de formación para el empleo. Hace unos meses, el rector de la prestigiosa Universidad de Singapur decía que obsequian con un curso gratis de reciclaje a quienes obtienen un grado, porque conocen la obsolescencia de los programas. La ampliación de las expectativas de vida impone fomentar el aprendizaje en la tercera edad. La inminente invasión de potentes sistemas de inteligencia artificial nos obliga a rediseñar un nuevo modelo de inteligencia natural, porque para manejar una realidad tecnológicamente expandida, necesitamos una inteligencia expandida también.

Esta movilización educativa de la sociedad diseña una arquitectura política clara. El Estado debe convertirse en promotor de ese acuerdo para la sociedad del aprendizaje, porque quien tiene que ponerlo en práctica es la sociedad civil entera. Debemos incorporarnos al grupo de naciones que han comprendido que los problemas no se resuelven solos, que hay que aprender a resolverlos. Hablamos mucho, y con razón, de fomentar el emprendimiento, de estimular la innovación, como si fueran habilidades que cayeran el cielo. Hay que aprender a emprender, a innovar, a resolver problemas. El lema es simple y poderoso: hay que aprender para tomar buenas decisiones y actuar.

Read 130 times

Cultura

El último féretro en México cubierto con la bandera republicana española ha sido el del poeta Enrique de Rivas Ibáñez, que nació en Madrid en 1931 y falleció en la tarde del domingo a los 89 años de edad. En su cabeza, que aprendió seis idiomas y gestó varias obras poéticas y ensayos, anidaba el
Cecilia Fuentes Macedo, hija de Carlos Fuentes y Rita Macedo, en su casa al sur de la Ciudad de México. Glagys Serrano     Es fácil comprender por qué Mujer en papel (Trilce, 2019) se ha convertido en un fenómeno literario en México y ha sido nombrado el libro del año por la cámara de la
Le bastó un gato para popularizar complejos conceptos de mecánica cuántica entre las masas. A saber: un minino está encerrado en una caja de acero en la que también hay un medidor geiger con una pequeña cantidad de material radioactivo. Si durante la siguiente hora se produce una desintegración
De izquierda a derecha y de arriba a abajo: John Horton Conway, Arthur Ashkin, Mary Fowkes, Margaret Burbidge, Flossie Wong-Staal, Teresa Rodrigo, Maria de Sousa, Freeman Dyson, Philip Warren Anderson, Antonio Rodríguez de las Heras, Li Wenliang, Masatoshi Koshiba, Frances Allen, Mario Molina y
Llega el final de este año olvidable y he vuelto a aprovechar la generosidad de unos cuantos compañeros de viaje para elegir los mejores libros del género. No tiene esta clasificación nada de científica, ni de democrática. Solo diré que quienes participan, mil gracias a todos, son lectores más que
FUENTE DE LA IMAGEN, IMPERDONABLE.   Pie de foto, La historia de "Imperdonable" gira alrededor del pandillero Giovanni, quien dijo publicamente que era homosexual. En una escena del documental salvadoreño "Imperdonable", Giovanni, el personaje principal, relata de forma descarnada
El escritor Gabriel García Márquez, en París en enero de 1982.ULF ANDERSEN (GETTY)     La imaginación de lectores, cineastas y críticos sobre cómo podría adaptarse Cien Años de Soledad a un formato audiovisual ha volado con los años. Pero el momento de ver la obra culmen de
Selvas infinitas de un verde intenso, glaciares de los que se despegan bloques de hielo del tamaño de edificios, templos de civilizaciones milenarias que se alzan hacia el cielo semiocultos entre la espesura de la jungla… en Sudamérica existen maravillas de belleza incuestionable que habría que ver
Foto: Agencia Enfoque   La exposición Leonardo da Vinci: 500 años de genialidad, llega a Puebla el próximo 4 de diciembre de 2020, se trata de un evento que se ha realizado en diversas partes del mundo y junta 200 piezas del propio del emblemático personaje. En inglés llamada Leonardo da
La digitalización de las cosas, entendida como la transformación o paso de lo textual hacia una representación digital, ha cambiado por mucho la manera en que vemos, leemos y oímos. Hoy día es posible encontrar una variedad de contenido dentro de un solo dominio: el de internet, donde además de
Aretha Franklin canta en 1967 en los estudios Fame, en Muscle Shoals, Alabama.MICHAEL OCHS (GETTY)     Aretha Franklin apenas hablaba de su primer embarazo a los 12 años. Tampoco del segundo, a los 14. Tuvo ambos hijos por decisión de su padre, el famoso predicador C. L. Franklin.
A la izquierda, la actriz Regina Bronx interpretando a La India María. A la derecha, la actriz María Elena Velasco, quien popularizó al personaje en la televisión y cine mexicanos.   Durante el programa La más Draga, que se transmite por YouTube, una de las concursantes decidió hacer una
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…