¿Cómo está afectando el confinamiento a la salud mental de los adolescentes?

La fatiga pandémica —así denominada por la OMS— es una realidad de la que la mayoría somos conscientes —y sufridores— en mayor o menor medida. Por nosotros, desde luego, pero también por nuestros mayores, nuestros amigos, compañeros… e hijos. Más aún si son adolescentes. Porque todo apunta a que son el sector de población que más lo está padeciendo, después de sanitarios y ancianos.

La American Academy of Pediatrics lo ha apuntado en alguna ocasión. Las consultas de psicólogos y neurólogos lo confirman: el padecimiento de los chavales no solo es real, sino que puede llegar a transformarse en depresión. Natalia Ortega, Psicóloga Sanitaria y directora de Activa Psicología y Formación estima que de los pacientes de entre 10 y 19 años que acuden a la clínica “la tasa de incidencia de diagnosticados de depresión es aproximadamente del 25%. Si hablamos de sintomatología depresiva, como sentimientos de culpa, apatía, desánimo, anhedonia, aislamiento, baja motivación, preocupaciones persistentes…, las cifras aumentan a un 50% de los casos atendidos en consulta desde que se inició la crisis sanitaria”. Eso solo teniendo en cuento a los que piden ayuda, que no son, desde luego, la totalidad de quienes sufren.

Ellos también somatizan

Aunque no solo hay que sentirse triste o desanimado. Otros síntomas reflejan los problemas de salud mental de los adolescentes. Lo cuenta Hernando Pérez, neurólogo especialista en sueño del Centro de Neurología Avanzada (CNA): “Estamos viendo un importante aumento de cefaleas tensionales, migrañas, mareos, bruxismo y fracturas dentales, insomnio…” que son su forma de somatizar. Pero los padres también debemos estar atentos al aumento de “irritabilidad, ansiedad, mal humor, depresión nostálgica, tristeza, pensamientos negativos…”. En papel no parece difícil, pero todos los que tenemos un adolescente cerca —más aún si lo convivimos— sabemos que precisamente esas son características propias de esa edad, lo que hace más complejo el diagnóstico.

Por eso, Ortega apunta a estas otras pistas: “Falta de energía para iniciar actividades y la falta de iniciativa para actividades que anteriormente realizaba sin problema. Del mismo modo, tendremos que observar si comienzan a aparecer un mayor número de preocupaciones, y miedo excesivo ante la muerte y/o la enfermedad.”

‘Cronotipo búho’

El neurólogo ‘culpabiliza’ de gran parte de estos problemas de salud mental a la falta de higiene de sueño que está llevando aparejada la pandemia, en la que los adolescentes no tienen la obligación de ir a clase a diario. “Estos problemas de ansiedad, depresión y somatización tienen una relación muy estrecha con los trastornos de sueño. Los adolescentes tienen un cronotipo búho, es decir, su sistema les empuja a acostarse tarde y levantarse tarde, es lo que se llama síndrome de retraso de fases” y es lo que les provoca ir con sueño a colegios e institutos.

Con la pandemia la situación se agrava porque a menudo, los días que no tienen que ir a clase, pueden levantarse más tarde. “Pero no es lo mismo dormir seis ó siete horas sincronizado con los ritmos de luz y oscuridad, que las mismas horas sin esa sincronización. Ese cambio de horarios por sí solo ya puede suponer un aumento de la incidencia de cuadros de ansiedad o depresión, además de irritabilidad y cuadros anímicos”, afirma el neurólogo del CNA.

Por otro lado nos encontramos con que apenas pueden socializar, actividad esencial en esta etapa “para el desarrollo de su personalidad y su autoconcepto”, señala Ortega. “La dificultad para iniciar relaciones con otros, y las nuevas modalidades académicas hacen que el autodescubrimiento y el crecimiento personal se vean más limitados. Hablamos de la relación con los iguales; la capacidad de resolución de conflictos (esta situación limita más la autonomía de los niños)…” A todo eso hay que añadirle “la presión de una convivencia más estrecha, lo que implica más control y, por tanto, menor sensación de libertad”, una de sus peticiones –exigencias– más habituales con la llegada de la adolescencia.

Adicción a las tecnologías

Aún hay algo más: “Se han visto obligados a sociabilizar a través de pantallas y dispositivos electrónicos, por lo que es posible que se haya potenciado la adicción y la falta de sueño que esto supone. Y el problema es que esos comportamientos se han extendido más allá del confinamiento, por lo que van a tardar en ser corregidos”, comenta Pérez. Ortega añade un punto más en contra del uso de los dispositivos: “Implica un mayor aislamiento, así como más inactividad y falta de motivación por otros aspectos relevantes de su vida.”

Si se detectan estos síntomas, comportamientos y dificultades alargados en el tiempo, es importante buscar ayuda profesional. “La sintomatología de desánimo y falta de interés por multitud de aspectos de sus vidas, identificado a tiempo puede prevenir lo que sería ya un cuadro de depresión más severa del que se tarda más tiempo en remontar”, asegura Natalia Ortega.

El neurólogo avisa de que “la cronificación es un riesgo real que está condicionado por la propia evolución de la pandemia. Estamos viendo que a más tiempo, más chicos van teniendo estos síntomas”. Muchos que se adaptaron bien al principio van notando el desánimo tras tantos meses. “A lo que se llama fatiga pandémica se le pueden haber añadido problemas económicos por la pérdida de trabajo de los padres, y eso el adolescente lo sufre, incluso más en las fases actuales que en las iniciales”. A ello contribuye también no ver el fin. “La sensación de incertidumbre genera mucha indefensión. Sienten que se están perdiendo muchas cosas, y eso les genera frustración y desánimo”, añade la psicóloga de Activa Psicología y Formación.

Rutina y actividad física como prevención

Aunque no hay que caer en el alarmismo, ya que tiene solución, siempre es mejor prevenir. ¿Cómo? Intentando mantener unos hábitos más o menos rutinarios, hacer una actividad física y obligarles a mantener dieta informativa: “No se les puede permitir que estén continuamente recibiendo noticias, cifras y datos de contagios o fallecimientos”, asegura el neurólogo.

Natalia Ortega incide en la importancia de conseguir una buena comunicación con ellos. “Tratar que haya todos los días un momento reservado a preguntarles cómo les ha ido el día. Es posible que no quieran contar muchas cosas, pero deben saber que tienen ese canal de comunicación y de escucha con sus padres”.

Read 92 times Last modified on Wednesday, 17 February 2021 09:45

Cultura

El Instituto de Investigaciones Bibliográficas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) realizó un homenaje al poeta francés Charles Baudelaire con motivo del bicentenario de su natalicio que se celebró este 9 de abril, en el cual el escritor Vicente Quirarte aseguró que toda la obra y
Hoy, como hace seis décadas, cuando el cosmonauta ruso Yuri Gagarin realizó el primer vuelo orbital a la Tierra, los viajes espaciales ofrecen soluciones a los grandes problemas que enfrenta la humanidad, como la generación de alimentos o el desarrollo de tecnologías, consideraron expertos de la
Duran Duran, en Nueva York, en septiembre de 1981.DAVID TAN/SHINKO MUSIC / GETTY IMAGES John Lennon acababa de ser asesinado (diciembre de 1980) y los imperiales Led Zeppelin doblaban las rodillas después del fallecimiento (septiembre de 1980) de su batería, John Bonham. Terminaba la época de las
El argentino César Aira (Buenos Aires, 72 años) es un autor que acepta sobradamente el calificativo de “raro”. A sus singularidades estilísticas y su independencia literaria se le suman rarezas en la vida cotidiana que confirman la coherencia del personaje. Aira vive aislado en Buenos Aires,
Wege II, obra de Anselm Kiefer sobre el idealismo alemán. Hölderlin es el cuarto personaje por la izquierda en la parte inferior del cuadro. Album online   En 2020 se celebró el 250º aniversario del nacimiento de Friedrich Hölderlin (1770-1843), el genial poeta alemán. Con ocasión de la
My uncle tudor. Foto: Twitter vía @berlinale   El filme Nanu Tudor (My Uncle Tudor), de Olga Lucovnicova, ganó hoy el Oso de Oro al mejor cortometraje de la 71 Berlinale, que se celebra desde el lunes y hasta mañana en formato virtual para la industria. El Oso de Plata Premio del Jurado
La embajadora de Donald Trump en la ONU, Nikki Haley, ante el tapiz del 'Guernica', en una imagen de 2018. Mary Altaffer/ AP El enorme tapiz que representa el Guernica de Pablo Picasso, una de las señas de identidad desde hace décadas de la sede de Naciones Unidas en Nueva York, ya no se verá más
La cantante Britney Spears, en Beverly Hills en 2018. Chris Pizzello/Ap   Ella se preguntaba a veces si aquello había sido lo más cerca que había estado de vender su alma al diablo. Sabía que era lo único inteligente que podía hacer en aquel momento, de todos modos. Simplemente, no veía otra
Ferlinghetti recita un poema en un acto en Nueva York, en 2005. Henny Ray/Ap   En una promoción de genios, Lawrence Ferlinghetti fue el primero que se enteró de casi todo. El primero en saber que “el poeta es un bárbaro subversivo” a las puertas de la ciudad que viene a
El filósofo Ibn Arabí, en un grabado del siglo XIX. Getty Images/Universal Images Group   Genio prolífico y viajero infatigable, Ibn Arabí fue uno de los grandes visionarios y místicos de todas las épocas. De padre murciano y madre bereber, creció y se educó en Sevilla, pero en seguida se
  La imagen como eje creativo, la tecnología como herramienta y la preferencia por técnicas analógicas para crear, son los elementos que, desde 2012, conforman el trabajo artístico del colectivo La Pesera, integrado por los artistas gráficos Nereo Zamítiz y Agnija Anča.  Desde su fundación en
Llega el 14 de febrero y con él un mar de pétalos de rosa, citas románticas y bombones en cajas rojas. El Día de San Valentín saca la vena más romántica de las parejas, independientemente de la situación que atraviesen. Pero ya sabemos que, como nos ocurre a cualquiera, las relaciones evolucionan y
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…