Este fin de semana Puebla superó las 3 mil 500 muertes por coronavirus, pues el sábado sumó 351 casos y 35 defunciones, y ayer el registro fue de 78 nuevos pacientes y siete muertos, con lo que el saldo de la pandemia en la entidad es de 28 mil 133 contagios acumulados y 3 mil 677 fallecidos, según datos de la Secretaría de Salud federal.

Hasta el viernes, la ocupación hospitalaria promedio de los hospitales Covid-19 y Centros de Salud con Servicios Ampliados de la zona conurbada era del 32 por ciento, mientras que en el interior del estado era del 33.1 por ciento, señaló el secretario de Salud, José Antonio Martínez García.

Durante la videoconferencia del gobernador Miguel Barbosa Huerta, el secretario detalló que en la zona conurbada, la ocupación de los hospitales Covid era la siguiente: Traumatología y Ortopedia, 54 por ciento; General de Cholula, 44 por ciento; el Niño Poblano, 35 por ciento; y en los CESSA’s el de san Aparicio reporta un 30 por ciento; Sanctorum, 20 por ciento; y Cholula, 10 por ciento.

En los nosocomios generales del interior del estado, la ocupación en Teziutlán es de 55 por ciento; Huejotzingo, 53 por ciento; Tehuacán, 38 por ciento; Zacatlán, 33 por ciento; Matamoros, 24 por ciento; y Acatlán, 17 por ciento.

Sobre el reporte epidemiológico, Martínez García precisó que los nuevos casos confirmados hasta el viernes ascendieron a 147 y las defunciones registradas en las últimas 72 horas fueron 14.

De los casos activos entre ambulatorios y hospitalizados, el total es de mil 24 con presencia en 76 municipios. Con relación a los pacientes hospitalizados, comentó que habían 591 personas, de las cuales 142 requieren de ventilación mecánica.

En cuanto a la atención a hospitalizados, comentó que 219 reciben la atención en los nosocomios pertenecientes a la Secretaría de Salud, 211 en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), 50 en el ISSSTEP y 34 en el ISSSTE.

En tanto, el Hospital Militar Regional reporta 12 pacientes, el Hospital Universitario a siete y los hospitales privados a 58.

En esa lógica, al destacar que el Penal Covid es una estrategia funcional y única en el país, el gobernador Miguel Barbosa Huerta afirmó que no se desmontará esta infraestructura hasta que se tengan condiciones de control total de la enfermedad en las personas privadas de su libertad.

El mandatario estatal garantizó que los internos no regresarán a sus respectivos centros de reinserción social hasta que su prueba de coronavirus arroje negativo.

Reconoció que los penales son lugares de máxima aglomeración de personas y por lo tanto representan espacios de alto nivel de contagios, por lo que destacó que el Gobierno del Estado pone una especial atención en ellos y por lo que habilitó el Penal Covid.

Al respecto, el secretario de Gobernación, David Méndez Márquez reportó que los contagios de COVID-19 entre personas privadas de la libertad están controlados desde hace un mes, al señalar que a la fecha, el Gobierno del Estado mantiene la atención a 31 internos en el Centro de Internamiento Especializado para Adolescentes .

Subrayó que producto del estricto tratamiento médico que se brinda, tampoco se ha reportado incremento en los casos ni fallecimientos entre estas personas por dicha enfermedad.

De acuerdo con la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), desde que se habilitó el Penal Covid, 230 personas privadas de la libertad contagiadas han recibido atención hospitalaria y los internos han registrado una tasa de recuperación del 74 por ciento.

Read 78 times
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…