El presidente Andrés Manuel López Obrador rechazó el anteproyecto de decreto de la Secretaría de Agricultura, publicado en la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria, que permite a todas las dependencias del gobierno federal el uso del glifosato.  

“No se va a publicar (en el Diario Oficial de la Federación) porque la instrucción es que no se utilice ese agroquímico en actividades del gobierno y que Conacyt lleve a cabo una investigación para buscar la forma de sustituirlo”, afirmó en conferencia de prensa. 

Señaló que el uso del glifosato se irá eliminando en la medida que tengamos opciones, porque en el gobierno “está prohibido… Quienes hicieron el proyecto a lo mejor no tomaron en cuenta la definición que se tiene sobre este asunto”, manifestó. Recordó que su gobierno es plural, “no es una dictadura, es una democracia, hay distintos puntos de vista, discrepancias y mucho debate, pero esto ya se acordó”.  

López Obrador resaltó que el agroquímico no se usa para la siembra de árboles maderables y frutales del programa Sembrando Vida, como tampoco está permitido el maíz transgénico. 

Por otro lado, indicó que se lleva a cabo una “revisión, una reforma” sobre el Centro Nacional de Inteligencia, porque contaba con unos tres mil empleados dedicados, en administraciones anteriores, a vigilar y al espionaje. 

“Ya no son los mismos objetivos, puede ser que se mantengan los mismos servidores públicos porque no se les puede despedir en masa, son muchos… Entonces está cambiando la función, ya no se escucha a los opositores como era antes, ya no hay espionaje político para nadie”. 

Indicó que ahora ese centro se encarga de la definición de estrategias y de inteligencia para enfrentar al crimen organizado, “pero no a la oposición política”. 

El presidente también se pronunció en contra del aval que dio la comisión de recursos hidráulicos en la Cámara de Diputados a la iniciativa de la Ley General de Aguas, que permite dar continuidad a las concesiones hasta por 30 años.  

“No estaba enterado, vamos a revisarla, pero no podemos apostar a lo mismo; es decir, no a la privatización del agua y tenemos que buscar que se ponga orden en todo lo que es el manejo del agua porque tenemos problemas serios”. 

Con lo ocurrido en Chihuahua “se demostró que hay un grupo que la acapara y ahora hay distritos de riesgo en Tamaulipas que nos están pidiendo que les ayudemos porque no van a tener agua para riego, cuando menos para medio riego, porque no hubo una distribución equitativa de los permisos y no se utilizó adecuadamente el agua durante mucho tiempo”. 

Señaló que debe haber una política distinta y planteó otorgarles a las cerveceras permisos de construcción de plantas en el sureste, en donde están el río Grijalva y el Usumacinta, en lugar de en la frontera. 

“¡Miren cuánta agua hay allá!, sí se dan los permisos porque nos afecta el agua por las inundaciones, pero en el centro del país y en el norte no hay y se tiene que garantizar que no falte para consumo humano, para la agricultura y los cultivos básicos, después para la industria, pero sí tiene que ponerse orden”. 

Más tarde, López Obrador difundió una foto en redes sociales con Jesús Ochoa, secretario general de la Asociación Nacional de Actores. Mostró la bandera que el actor ondeó en una de las marchas de 2006, “cuando luchábamos por la democracia. Hoy estamos obligados a convertir ese ideal en realidad”, apuntó.

 

 

Read 87 times
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…