Foto: Premio Goldman
Foto: Premio Goldman

 

En el año 2000 la apicultora maya Leydy Araceli Pech Marín (Hopelchén, Campeche, 1965) notó como la empresa multinacional Monsanto empezó a cultivar pequeñas parcelas de soya genéticamente modificada en México en el Estado donde nació y donde aprendió técnicas de apicultura. Para 2012 no solo se trataba de pequeños cultivos, sino proyectos de agroindustria a gran escala, lo que empezó a disminuir y contaminar la miel que producía, poniendo en riesgo el suministro de alimentos, el medioambiente y el medio de vida de las comunidades mayas.

Para evitar la devastación del ecosistema del sureste mexicano, Pech inició ese mismo año una coalición y presentó una demanda contra el Gobierno mexicano para detener la siembra de soja genéticamente modificada. En noviembre del 2015, como respuesta a la demanda, la Corte Suprema de México dictaminó de manera unánime que el gobierno debía realizar previas consultas en las comunidades indígenas antes de sembrar semillas modificadas genéticamente. En 2017, el Gobierno revocó el permiso que tenía Monsanto (hoy propiedad de Bayer) en siete Estados, incluidos Campeche y Yucatán.

Esta lucha ha convertido a Pech en una de las ganadoras del Premio Goldman de medio ambiente, reconociendo el liderazgo de la apicultora de origen maya en su defensa del ecosistema del sureste mexicano. El premio otorgado a Pech se convirtió en trending topic la tarde de este lunes. 

“Los mayas tenemos una relación muy importante con nuestras abejas” ha dicho Pech en una entrevista con el Festival Ambulante y previo a la presentación del documental ¿Qué les pasó a las abejas? “Nunca había sucedido que las comunidades indígenas le ganaran a una empresa como Monsanto”, refiere Pech en la entrevista realizada en mayo de 2020. “Hoy demandamos que el derecho a que se nos consulte sea eficaz, porque aún se mantiene la siembra de la soya”, indica.

Pech ha enfocado sus prácticas de apicultura en la Melipona beecheii, una especie de abejas nativas que se ha cultivado desde hace siglos por las comunidades mayas. También es promotora del desarrollo sostenible para comunidades rurales mayas. “La lucha histórica de Pech y la coalición establece precedentes en México, y es ya un modelo para otros movimientos de lucha indígena por la protección de sus derechos y la defensa y manejo de la tierra”, ha destacado el Premio Goldman al otorgar el galardón.

Por su origen maya, Pech ha sido objeto de discriminación a lo largo de su lucha. “Al verla en persona después de su victoria en los tribunales, un abogado de Monsanto comentó que no podía creer que esta pequeña mujer les hubiera derrotado”, destaca el equipo de comunicación del Premio Goldman. Actualmente, Pech sigue realizando activismo para proteger el ecosistema de la península de Yucatán y ha expresado abiertamente su rechazo al proyecto del Tren Maya. “Es un proyecto que se suma al despojo y a la violación que sufren los pueblos indígenas”, ha dicho la apicultora.

Read 189 times
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…