La astronauta italiana Samantha Cristoforetti en la Estación Espacial Internacional.
La astronauta italiana Samantha Cristoforetti en la Estación Espacial Internacional. ESA
 

Se buscan voluntarias para viajar a Marte. Este podría ser el resumen de la nueva convocatoria en busca de astronautas que hoy ha anunciado la Agencia Espacial Europea. Buscan sobre todo mujeres debido a la sangrante falta de féminas: una sola mujer entre los siete astronautas en activo y tan solo dos más desde el comienzo del programa a finales de los años 70.

Es la primera vez en 11 años que la agencia europea abre una convocatoria pública como esta. “Es el momento de contratar nuevos astronautas”, ha dicho Jan Woerner, director general de la ESA, durante una rueda de prensa virtual celebrada hoy. Esta nueva quinta “asegurará la continuidad del cuerpo de astronautas en el futuro y permitirá que haya una transferencia de conocimiento entre el grupo actual de astronautas y los nuevos”, ha resaltado. Los tres destinos principales serán la Estación Espacial Internacional, la Luna y mucho más adelante, Marte, ha señalado.

La agencia busca candidatos con un máster y unos tres años de experiencia en ciencias naturales, medicina, ingeniería, matemáticas, informática o pilotos militares de pruebas. También es esencial ser ciudadano de un país miembro de la ESA, o de un estado asociado, saber inglés y otro idioma adicional, estar preparado para trabajar a deshoras y mantener la calma bajo presión. Por primera vez abre una convocatoria adicional para personas con discapacidad, los “parastronautas”. La convocatoria se abrirá el 31 de marzo y se cerrará el 28 de mayo y se hará a través de la web de empleo de la agencia.

“Este es un proceso largo, lleno de estrés y las posibilidades de éxito son muy reducidas”, ha explicado la piloto e ingeniera Samantha Cristoforetti, única astronauta en activo. “Pero esta es una posibilidad de hacer un viaje asombroso para aprender sobre uno mismo independientemente de si eres elegido o no”, ha añadido.

Probablemente del grupo seleccionado salgan los primeros astronautas europeos que viajen a la Luna y pisen su superficie. Europa colabora con EE UU en la construcción de una nueva estación espacial en la órbita de la Luna. Esta base posiblemente tenga un papel decisivo en las futuras misiones tripuladas a Marte que EE UU planea para la década de 2030. Este país ya ha declarado que quiere que la primera persona que vuelva a pisar la Luna sea una mujer y es posible que también lo sea quien haga lo mismo en Marte en una misión aún sin fecha. Es probable que Europa pueda colocar a alguno de sus astronautas en las naves a la Luna y Marte.

La ESA prevé reclutar entre cuatro y seis astronautas fijos, ha dicho David Parker, jefe de exploración humana y robótica de la ESA. Estos serán los astronautas que hagan las misiones más complejas, como viajar a la Luna, ha resaltado Parker. Además se prevé fichar a otros 20 astronautas de reserva que podrán participar en misiones puntuales si se les necesita.

El proyecto de parastronautas pretende demostrar la posibilidad de enviar al espacio a personas con capacidades diferentes, ha señalado Parker. “Buscamos a un individuo con la cualificación suficiente para ser astronauta, pero que no tiene las capacidades físicas habituales que se requieren”, ha detallado.

El largo proceso de selección concluirá en octubre del próximo año tras varias fases de pruebas psicológicas, médicas y dos rondas de entrevistas personales. La anterior convocatoria se abrió en 2008 y se preseleccionó a más de 10.000 candidatos. Entre todos ellos la ESA eligió a 818 para la primera ronda de selección, basada en pruebas psicológicas por ordenador. De todos ellos solo 192 pasaron a una segunda ronda de evaluaciones psicológicas personales realizadas en Alemania. Unos 80 pasaron a la tercera fase: las pruebas médicas. Unos cuarenta candidatos pasaron a la última ronda de entrevistas personales. Los seis elegidos fueron la italiana Cristoforetti, su compatriota Luca Parmitano, el alemán Alexander Gerst, el danés Andreas Mogensen , el británico Tim Peake, y el francés Thomas Pesquet. Todos menos el danés han sido pilotos militares. En 2015 se les unió el alemán Matthias Maurer, experto en ciencia de materiales sin formación militar aérea.

Cristoforetti es la única mujer en el cuerpo de astronautas europeos, y la mujer número 59 entre los más de 530 astronautas que han volado hasta la fecha al espacio. Solo hubo una cosmonauta europea antes de ella, la doctora francesa Claudie Haigneré, que se convirtió después en ministra de investigación de su país entre 2002 y 2005.

Read 311 times
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…