Desde 2001 y hasta 2019 se perdieron 212 mil 834 hectáreas de bosques y selvas, refiere Castaños en su informe.
Desde 2001 y hasta 2019 se perdieron 212 mil 834 hectáreas de bosques y selvas, refiere Castaños en su informe. Foto tomada de @Mary_Luisa_AG

Además señala que el personal de la Conafor este año sumó una reducción del 12.7 por ciento de sus plazas, entre las de confianza y sindicalizados, y su presupuesto pasó de 4 mil 146 millones de pesos en 2018 a 2 mil 351 millones de pesos en 2021.

Cada año, desde 2001 y hasta 2019, se perdieron 212 mil 834 hectáreas de bosques y selvas, y si bien antes la deforestación predominaba para el cambio de uso de suelo para cultivos de granos o para la ganadería, ahora es sobre todo para plantaciones de aguacate, palma de aceite y soya, indica el informe de diciembre de 2018 a julio de 2021 de la Conafor, periodo en el que Castaños estuvo a cargo del organismo.

Señala que la tala ilegal es ocasionada sobre todo por el crimen organizado, la demanda de madera así como por la “escasa verificación en campo de la ejecución de los programas de manejo forestal”. Agrega que otros fines de la deforestación son el establecimiento de cultivos ilícitos, minería, desarrollos urbanos y turísticos.

Estimó que los temas prioritarios de atención son mayor presupuesto para el ejercicio 2022, desarrollar una propuesta integral de acciones de la Conafor en el sureste del país, revisar y replantear el programa de compensación ambiental por cambio de uso de suelo para favorecer a los núcleos agrarios de las zonas más deterioradas.

Read 158 times
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…