En caso de no concretar su venta o intercambio por equipo médico, el presidente Andrés Manuel López Obrador planteó la posibilidad de rifar el avión presidencial en un sorteo organizado por la Lotería Nacional. Se emitirían 6 millones de boletos o cachitos, de 500 pesos cada uno, con lo cual se obtendría incluso un monto superior respecto del avalúo de 130 millones de dólares.

El tema, dijo, ocupó su agenda del jueves para evaluar opciones y terminar con la lamentable historia de este aparato, adquirido durante el sexenio de Felipe Calderón. El secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, no estaba enterado del plan anunciado por el mandatario porque en una entrevista realizada en Oaxaca señaló: No se va a rifar. Se va a subastar. Rifa es un boleto y usted se lo gana. Hay otras opciones.

Al abordar otros temas en su conferencia de prensa –de las más cortas que ha dado, poco más de una hora–, el Presidente informó que aumentará 170 pesos el monto de becas de aprendices (Jóvenes Construyendo el Futuro), para igualarlas al salario mínimo. Hacia el exterior agradeció a los legisladores estadunidenses la aprobación del tratado comercial México, Estados Unidos, Canadá (T-MEC).

Expresó que los empresarios mexicanos están muy contentos porque se resuelven problemas arancelarios y confió en que el presidente Donald Trump firmará el acuerdo. Le agradeció el trato respetuoso que ha tenido con México y su Presidente. También habló con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, quien le explicó el procedimiento para que el Parlamento apruebe el T-MEC, pero no hay oposición

Palacio para los cielos

En cuanto a la aeronave, el mandatario dijo durante la conferencia, y por la tarde en gira por Oaxaca, que se trata de un palacio para los cielos, una ofensa para el pueblo de México; no me voy a subir a ese avión; los recursos obtenidos –indicó– se destinarán al sector salud.

Resaltó que, en efecto, hay polémica debido a que no se ha podido vender pues no hay quien lo compre, pero dejó en claro que su administración no lo conservará. Se vende, se renta o se rifa, pero nos vamos a deshacer de ese avión, sentenció.

Durante la mañanera, en Palacio Nacional anunció cinco alternativas; la última mencionada se refiere a la eventual rifa del José María Morelos y Pavón, lo que provocó la risa de reporteros en el Salón Tesorería. Y, en respuesta a las críticas de senadores y diputados mexicanos por no haber logrado la venta, respondió: No son tamalitos de chipilín.

Reiteró en primer lugar la opción de que surja un comprador y dio a conocer su rechazo a la oferta de 125 millones de dólares que el miércoles presentó un empresario en Estados Unidos, por estar por debajo de lo que establece el avalúo hecho por la Organización de las Naciones Unidas, de 130 millones.

En segundo lugar, dijo que ya formalizaron ante el gobierno de Estados Unidos la opción de intercambiar el avión por el equivalente a los 130 millones dólares de insumos médicos: ambulancias, tomógrafos, equipos de rayos x, todo lo que necesitamos para los hospitales públicos.

Una tercera alternativa es la venta del avión Boeing 787-8 Dreamliner a empresas “en 12 partes… como una sociedad”. Aseguró que ya hay dos ofrecimientos –sin abundar en quién los presentó–, pero el tema ya lo abordó con empresarios como Carlos Slim, Antonio del Valle y Carlos Salazar.

Cuarto, rentarlo por hora, bajo la administración de la Fuerza Aérea Mexicana. Según el Presidente, el único avión en el mundo que opera así en Asia cobra 70 mil dólares. “Aquí se buscaría que no fuera tanto… para volarlo resulta a 15 mil dólares la hora de operación” y se tiene que agregar el costo de mantenimiento.

En el quinto y último punto mencionó la rifa, lo que representaría, por la venta de los cachitos, 3 mil millones de pesos, 500 millones más que la venta en dólares, e incluiría para el ganador un servicio de operación de la aeronave hasta por dos años. Si el ganador decide venderlo, sería a precio de avalúo; en caso de rentarlo, requeriría contratar una empresa para su administración.

–¿De quién fue la ocurrencia de la rifa? –se le preguntó.

–Fue del gobierno en general –respondió.

Read 263 times
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…