Alrededor de 40 restaurantes reabrieron este día, sin que exista autorización del gobierno

Es Imagen/ Katia Fernández

Entre 30 y 40 restaurantes reabrieron ayer y volvieron a atender en mesa, aun cuando está vigente el decreto del gobierno estatal que establece que estos negocios solo pueden ofrecer el servicio para llevar o a domicilio, debido a que Puebla no logra disminuir la cifra de infectados de Covid-19 y, por tanto, el semáforo no puede cambiar a color naranja.

Lo anterior fue confirmado por Olga Méndez Juárez, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), quien dijo que el resto esperarán hasta mañana para ver cómo reaccionan las autoridades ante la apertura de los negocios arriba mencionados.

“La situación es muy desesperante, yo aquí sí quisiera hacerle un llamado muy especial al gobierno del estado, que asuma la responsabilidad del desempleo que está habiendo, se espera que esta semana venga una ola masiva de despidos” porque ya no hay oportunidad para poder sacar los gastos”, comentó en entrevista.


Volvió a insistir en que ya no tienen dinero para pagar nóminas y gastos fijos, tales como renta, agua, luz y electricidad.

Previo a estas declaraciones la Canirac emitió un comunicado en el que subrayó que varios negocios tomaron la determinación de abrir sus puertas, a pesar de los riesgos que les representa a los propietarios, pues no hacerlo implica que las familias se queden sin sustento y que puedan cerrar definitivamente.

En el mismo, la agrupación recriminó que el sector se preparó  invirtiendo en la implementación de protocolos, entrega de documentos y requisitos ante Protección Civil del estado para un retorno seguro, esperando la aprobación para una reapertura que, sostiene será responsable, sin que a la fecha se las hayan otorgado.

También se indicó que la industria restaurantera está lista para aprender a vivir con el Covid por un largo tiempo, con protocolos de seguridad sanitaria que otorguen tanto a comensales como al personal un entorno sin riesgo de contagios.

Hasta la semana pasada la cámara reportaba alrededor de 900 restaurantes que se fueron a la quiebra, lo que representa la pérdida de alrededor de seis mil empleos.

La dirigente apuntó que hay incongruencia de las autoridades porque a los negocios establecidos que ya capacitaron a su personal e implementaron medidas para el regreso seguro, no se les permite operar, mientras que el comercio informal opera con normalidad.

Desde su punto de vista, los gobiernos federal y estatal han fallado en la aplicación de estrategias para controlar la pandemia de Covid-19.

“Las señales que nos dan las autoridades no son congruentes. Por una parte nos piden quédate en caso y por otra parte empiezan gira de trabajo, la gente por eso tiene doble lectura y pasa lo que está pasando en el centro de la ciudad, en los tianguis, en las unidades habitacionales”, finalizó Olga Méndez.

Read 161 times
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…