El fabricante de automóviles japonés Nissan anunció este jueves el cierre de una planta en España, mientras su socio francés Renault cancelará unos 15 mil puestos de trabajo en todo el mundo, para resistir la crisis sanitaria.

Nissan confirmó su intención de cerrar su planta de Barcelona, que emplea a unos 3 mil trabajadores, como parte de su plan para reducir su producción en cerca de 20 por ciento de aquí a marzo de 2023. Según los sindicatos locales, 22 mil empleos indirectos también dependen de esta fábrica.

Se trata de un duro golpe para España, segundo mayor fabricante de automóviles de la Unión Europea en un sector que representa 10 por ciento de su producto interno bruto.

Nissan planea concluir una presencia de 40 años en Barcelona. Fue la primera empresa automovilística japonesa con planta en Europa, después de adquirir la antigua Motor Ibérica con el objetivo de tomar posiciones ante el inminente ingreso de España a la Unión Europea y evitar aranceles y cuotas de importación vigentes entonces.

El gobierno español lamentó la decisión después de los numerosos apoyos, ayudas y acompañamiento públicos de los que se benefició Nissan y anunció que luchará por salvar puestos de trabajo.

El vicepresidente segundo del gobierno español, Pablo Iglesias, aseguró que nacionalizar la planta que Nissan va a cerrar es una opción perfectamente posible en la Constitución Española, a fin de impedir los miles de despidos.

Además del cierre de la planta en España, Nissan se retirará de Corea del Sur e Indonesia y dejará de comercializar sus vehículos Datsun en Rusia. También redimensionará su producción en América del Norte, aunque aclaró que no cerrará plantas y se centrará en la fabricación de modelos estratégicos.

En 2019, Nissan contaba con 138 mil 900 empleados en todo el mundo. Este jueves anunció pérdidas anuales de 6 mil 200 millones de dólares en su ejercicio 2019-2020; las primeras bajas en más de una década, en un contexto de caída de la demanda de coches por los efectos de la pandemia de coronavirus

Para recuperar rentabilidad y reducir costos, el grupo apuesta por su alianza con el también japonés Mitsubishi y el francés Renault.

 

Renault recorta 15 mil empleos a escala global

El proyecto de la empresa francesa presentado a las organizaciones sindicales prevé reducir su plantilla mediante jubilaciones anticipadas, medidas de movilidad interna o reconversión, informaron fuentes. De los 15 mil empleos que planea recortar Renault, 4 mil 600 se encuentran en Francia.

Según el plan de ahorro que Renault presentó a los sindicatos, su capacidad mundial de producción pasará de los actuales 4 millones de vehículos a 3.3 millones.

 

 

En medio de la pandemia, miles de migrantes centroamericanos, haitianos, cubanos y africanos quedaron varados en la frontera sur mexicana. Regresar a sus países de origen es imposible para muchos centroamericanos, pues ante la contingencia sanitaria el gobierno de Guatemala selló su frontera.

Hacia el norte tampoco pueden avanzar por los retenes policiacos y migratorios; además se exponen al contagio, pues en ese trayecto es mayor el riesgo de contraer coronavirus.

El estancamiento causó que miles de migrantes se aglomeraran a primera hora del pasado 27 de abril a las puertas del Instituto Nacional de Migración (INM). Los agentes de la Guardia Nacional intentaban poner orden, pero la multitud de cubanos, haitianos, centroamericanos y africanos no respetó la sana distancia y pocos usaban cubrebocas.

Los agentes migratorios les dijeron a los indocumentados que si quieren hacer sus trámites de manera presencial, tienen que esperar después de mayo. Por ahora el INM sólo los realiza vía electrónica en su plataforma digital. Sin embargo, aun quienes lo hicieron así ya están desesperados porque la respuesta a su petición, que debía llegarles por correo en 20 días hábiles, no aparece todavía.

La Estación Migratoria Siglo XXI, construida en el sexenio de Vicente Fox, parece vacía. Ya no están los agentes federales y de la Guardia Nacional que la custodiaban desde el primer éxodo masivo de migrantes en octubre de 2018. 

En Tapachula, el pasado 23 de marzo se registraron un motín y la fuga de migrantes, principalmente centroamericanos, que exigían su pronta repatriación, lo que no fue posible por el cierre de la frontera guatemalteca.

En tanto, haitianos y cubanos exigían el oficio de salida del país o la regulación de su situación migratoria en la frontera sur.

El 6 de abril más de 500 migrantes de Honduras, Guatemala y El Salvador fueron abandonados unos días por el INM en la línea fronteriza de México con Guatemala, luego de que el gobierno de ese país rechazó su ingreso. En consecuencia, ante los observadores de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), agentes de la Guardia Nacional y del INM perdieron el control de un proceso de deportación masiva que pretendían hacer por el paso fronterizo de Talismán, municipio de Tuxtla Chico.

No fueron funcionarios municipales, estatales ni federales, ni autoridades sanitarias o policiacas, sino los pobladores de Frontera Talismán, quienes instalaron un retén con filtro sanitario. Nadie pasa si no reside en ese poblado, donde están la aduana y uno de los ocho pasos fronterizos legales.

Estados Unidos superó ayer 100 mil muertes por Covid-19, por mucho, el saldo más alto del mundo, con la mayoría de decesos resultado del manejo político tardío y caótico de la pandemia.

Con ello, Donald Trump, quien declaró la guerra contra un enemigo invisible, se convirtió en el comandante en jefe que ha presidido el país sobre más muertes de estadunidenses que el total combinado de las bajas nacionales en las guerras en Corea, Vietnam y todas las demás acciones militares, incluidas las que continúan en la actualidad.

El saldo mortal del coronavirus es el total alcanzado en poco más de cuatro meses, superando por decenas de miles los pronosticados por la Casa Blanca durante las semanas recientes.

Expertos sostienen que el total seguramente es aún más alto, ya que no se cuenta con datos precisos a escala nacional.

De acuerdo con varias investigaciones recientes, la mayoría de esas muertes podría haberse evitado si el gobierno de Trump hubiera implementado medidas de cuarentena parcial y distanciamiento social dos semanas antes del día en que se ordenaron, el 16 de marzo.

Un estudio de expertos de la Universidad de Columbia, difundido hace una semana, señala que 83 por ciento de las muertes podría haberse evitado si las medidas se hubieran implementado el 1º de marzo; si la actuación de los gobernantes se presenta sólo una semana antes, habría por lo menos 40 mil fallecimientos menos.

Trump reiteró por medio de un tuit en lo que ha insistido en días recientes: que sólo fue por su gran liderazgo que se ha logrado que sólo 100 mil hayan muerto. Acusó a los medios de comunicación y a los demócratas de “propagar una nueva narrativa de que el presidente Trump fue lento en reaccionar al Covid 19. ¡Equivocados! Fue muy rápido…”

Joe Biden, probable candidato presidencial demócrata, comentó en un comunicado: Mucho de esto se podría haber prevenido si tuviéramos un presidente que escuchara a alguien más que a sí mismo.

Pero el día comenzó con Trump defendiendo su derecho de engañar. Intensificó la disputa por la acción de Twitter el martes, de insertar, por primera vez, avisos con vínculos que decían: Verifica los hechos en un par de tuits presidenciales.

Trump declaró ayer, vía tuit, que eso era un atropello intolerable a la libertad de expresión y amenazó hasta con clausurar la empresa. Republicanos sienten que las plataformas de medios sociales silencian totalmente a voces conservadoras. Regularemos firmemente, o las clausuraremos, antes de que permitamos jamás que eso suceda.

El martes por la noche, Trump acusó que “Twitter está intefiriendo ahora en la elección presidencial de 2020… ¡Twitter está sofocando completamente la libertad de expresión, y yo, como presidente, no permitiré que suceda!”

En tanto, se siguen manifestando los múltiples efectos de la crisis. Millones de inquilinos en el país enfrentarán la pérdida de sus hogares al concluir las moratorias temporales en varios estados sobre el pago de rentas.

Sobre todo personas de bajos ingresos y las más afectadas por la ola de desempleo, cuyos beneficios de emergencia están por agotarse, enfrentarán la amenaza de ser desalojados en por lo menos la mitad de los estados del país, reportó The New York Times. Una experta en el tema pronosticó una avalancha de desalojos en varias partes del país.

A la vez, Trump continuó insistiendo en realizar la convención nacional del Partido Republicano en agosto, sin restricciones de asistencia y actividades.

La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, respondió que se deberían evitar convenciones de gran escala y que la decisión final deberá estar sujeta a expertos y autoridades locales. No creo que haya nadie que diga a estas alturas que decenas de miles de personas deberían reunirse para una convención política, sin importar qué tan grande le infla el ego a alguien (en referencia a Trump). Es demasiado peligroso para tantos.

 

Cientos de indígenas de la Montaña Alta de Guerrero dejan sus comunidades y se trasladan a Baja California, Sinaloa (ubicados entre los primeros lugares en número de contagios y defunciones por Covid-19), Zacatecas y Michoacán, en busca del sustento para sus familias.

Son parte de alrededor de 30 mil pobladores que abandonan cada año sus pueblos; la mitad se dirige a los campos agrícolas del norte y el Bajío, y la otra, a Estados Unidos, principalmente a Nueva York.

En una primera etapa, de septiembre a enero, entre 6 mil y 7 mil jornaleros se marchan a los campos de cultivo y un segundo éxodo ocurre a partir de mayo.

El día primero de este mes se inició la migración indígena previa al pico de la pandemia de Covid-19 en el país; desde entonces han partido 2 mil 700 pobladores; apenas el sábado salieron cuatro camiones con 150 jornaleros.

En entrevista, Miguel Martínez Peralta, representante del Consejo de Jornaleros Agrícolas del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, refiere que los guerrerenses que salieron el sábado se dirigen a los campos agrícolas de Zacatecas, Michoacán, Nayarit, Jalisco, Guanajuato, Querétaro, Baja California y Baja California Sur. Martes, jueves y sábado parten los camiones al norte del país, apunta.

Reprocha que no hay atención adecuada de la Secretaría de Salud del estado para este sector de la población. No hubo médicos toda la semana. Apenas llegó uno para la guardia de sábado y domingo, y dio pláticas a los jornaleros que se iban.

El número de migrantes se incrementará: sólo de septiembre del año pasado a enero casi 7 mil jornaleros salieron a otras entidades. Hubo apoyo del gobernador Héctor Astudillo Flores, que mandó 5 mil despensas; esperamos que alcancen hasta agosto.

Paulino Rodríguez Reyes, responsable de atención a jornaleros agrícolas y migrantes de Tlachinollan, coincide con el Consejo de Jornaleros Agrícolas de la Montaña, pero reconoce que hay un sector importante de indígenas que se van por su cuenta, calculamos que serían cerca de 8 mil.

En tanto, el médico Alejandro Morales Ibarra, responsable del sector salud en el módulo de atención a los trabajadores del campo, destaca: Es un año atípico. Aumentó 50 por ciento el movimiento migratorio, a diferencia de otros años; en marzo se incrementó con jóvenes de 14 a 20 años, que estudian secundaria y bachillerato; al suspenderse las clases lo tomaron como una oportunidad para ganar dinero en Michoacán. Al menos yo registré casi 100 muchachos. La pandemia del coronavirus hizo que se incrementara al doble la migración de jóvenes.

El director de Tlachinollan, Abel Barrera Hernández, plantea que la Secretaría del Trabajo atienda a los jornaleros que viajan a otros estados y a los que retornan a sus pueblos , así como obligar a los empresarios a que hagan lo propio y que a su llegada a los municipios los alcaldes los atiendan. No se le puede dejar todo a la Secretaría de Salud.

Es como si fuera la temporada alta de la migración: “la gente no tiene en su plan de vida sembrar, porque estos meses son para preparar la tierra, esperar el abono y sembrar en junio, pero ya dejaron las milpas y subieron al autobús, porque ya se percataron de que sembrando no van a subsistir este año.

Aquí en Tlapa el bulto del maíz está a 200 pesos y en la Montaña a 400. No hay trabajo, ni siquiera para contratarte por 100 pesos.

Delfino Basurto de los Santos, indígena tlapaneco, delegado de la colonia Villa de Guadalupe-San Pedro Acatlán, municipio de Tlapa de Comonfort, relata que cuando se fue a Villa Unión, Isla de los Bosques, Sinaloa, con mi chavo, mi esposa y mi carnal. Pagamos cada uno más de 900 pesos de pasaje. Allá no sale (se gana) nada. La cubeta de chile o tomate (recolectados) se paga a 3.50 pesos. No se le gana nada porque hay un chingo de gente; llegan a veces hasta siete camiones con 22 personas cada uno. Uno llena 14 cubetas al día. Pagamos un cuarto por el que nos cobran 3 mil 500 pesos al mes. En el pueblo somos 187 personas. Unas acaban de llegar de Sinaloa y otras apenas se van. Casi nunca hay alguien en el pueblo.

–¿Ha cambiado la situación con la llegada del presidente Andrés Manuel López Obrador?

–No. Aquí todo sigue igual. Ni becas para los niños ni programas para adultos mayores, no hay nada, sigue la pobreza. Por eso nos vamos de jornaleros a Sinaloa o Michoacán, aunque ahí se tiene que rentar un cuarto.

Rodríguez Reyes habla de la migración de la Montaña Alta a Estados Unidos. Calculamos que son alrededor de 15 mil indígenas migrantes trasfronterizos. En mi pueblo, San Pedro de la Laguna, municipio de Alcozauca, de los mil habitantes unos 250 están del otro lado de la frontera.

Barrera Hernández comenta: El dinero que llegaba de Estados Unidos eran remesas de 360 dólares, entre 7 mil y 8 mil pesos al mes, que les servían para pagar un peón, limpiar el terreno, comprar herramientas, completar para el fertilizante, comprar medicinas, dar a los niños para el recreo, pero ahora no habrá ese dinero.

El presidente López Obrador dice que no hay familia que no sea beneficiaria de algún subsidio, pero es un programa de mil 500 o 2 mil pesos, que no resuelve nada. Antes, con Prospera, recibías 800 pesos por hijo. Hoy no recibes más de 600, incluidos todos los hijos.

Termina: Con la pandemia (hemos pedido) un programa especial de granos básicos para no generar hambruna en la Montaña, porque la gente ya no le está apostando a la siembra del maíz, que puede llevar a conflictos sociales en las comunidades.

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…