Donald Trump insiste en construir el muro fronterizo y equipar los centros de detención migrante

El presidente Donald Trump pidió este lunes al Congreso otros $2,000 millones para la construcción del muro en la frontera con México, una de sus grandes promesas de campaña, dentro de un paquete presupuestario de $4.8 billones que contempla sin embargo recortes de programas sociales, mostró el documento presentado a los legisladores.

El monto solicitado para el muro es menor al de $5,000 millones solicitados el año pasado, cuando una puja con el Congreso llevó a prolongado cierre gubernamental. Sin embargo, el que haya pedido menos dinero no significa que necesariamente vaya a reducir el monto que piensa destinar a la valla, pues el mandatario ha optado en el pasado por desviar dinero de proyectos militares para ello.

A fines del 2018, cuando Trump pidió esos $5,000 millones para el muro, los demócratas preguntaron por qué si apenas había gastado en ese entonces solo el 6% de los fondos aprobados por el Congreso en ese julio previo. En esa pelea fue cuando el presidente decidió mover para ese fin unos $6,700 millones de fondos militares y para la lucha contra el narcotráfico.

La administración de Trump afirmó ahora que, con los $2,000 millones adicionales, construirá vallas adicionales a lo largo de 82 millas en la frontera del suroeste del país. "Con los fondos disponibles del 2017 al 2020, el gobierno levantará aproximadamente 1,000 millas de muro a lo largo" de esa región, detalló.

Dinero para 60,000 camas en centros de ICE

Trump también destinó fondos por $182 millones para contratar 750 agentes de la Patrulla Fronteriza (CBP en inglés) y 300 coordinadores para esa agencia. De ese total, dice el documento, $83 millones serán tomados del presupuesto del 2019.

Por el lado de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE en inglés), el mandatario pidió al Congreso que apruebe $544 millones para contratar a 4,636 agentes de labores migratorias, fiscales y personal judicial.

"Estos trabajadores adicionales garantizarán que ICE pueda manejar el creciente número de migrantes no detenidos que requieren recursos adicionales para ser ubicados y arrestados tras haber recibido una orden final de deportación", precisa el documento.

En medio de esos esfuerzos, que sugieren una mano más dura en materia migratoria, la administración apartó $3,100 millones para proveer 60,000 camas diarias en centros de detención de ICE. Ello para "asegurar la capacidad de ICE de detener migrantes indocumentados y los que son detenidos en la frontera".

Los fondos para estas oficinas migratorias se dan al tiempo de un propuesto recorte en los fondos para algunos programas sociales, como Medicaid y ayuda para la vivienda, como habían adelantado medios durante la mañana.

Read 28 times
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…