Repatriadas cenizas de ciento cinco migrantes poblanos víctimas del covid en Estados Unidos

La tarde de ayer, en Casa Aguayo, sede del Poder Ejecutivo estatal, se realizó la ceremonia fúnebre en honor de 105 poblanos que fallecieron víctimas del coronavirus en Estados Unidos y cuyas cenizas fueron repatriadas.

Las urnas con los restos de cinco mujeres y 100 hombres fueron cubiertas con lienzos negros y depositadas en la explanada del recinto oficial ubicado en el tradicional Barrio del Alto, de la Angelópolis. En bandas blancas se imprimieron sus nombres y sobre ellas se depositaron rosas blancas.

El cónsul de México en Nueva York, Jorge Islas López, calificó a los poblanos que fenecieron por la pandemia como “mexicanos ejemplares”. Advirtió que “muchos de ellos murieron solos y aislados, debido a las diversas disposiciones sanitarias. La familia no les pudo dar el último adiós. La familia no pudo platicar con ellos y escuchar de ellos sus últimas palabras”.

Dijo que los difuntos fueron “héroes” y “jugaron un papel muy importante en Nueva York, porque gracias a su trabajo la ciudad nunca cayó. Gracias a su esfuerzo y valentía, a su compromiso y a su responsabilidad, la ciudad de Nueva York nunca naufragó. ¿Por qué?, porque ellos con sus manos llevaron todos los días comida a las mesas de neoyorkinos, porque con sus piernas, en las bicicletas llevaban enseres y medicinas a las casas que lo requerían y con su trabajo ejemplar limpiaban y desinfectaban los hospitales en donde mayor contaminación de Covid–19 hubo”.

Resaltó que los poblanos fueron los “frontliners”, estuvieron en la línea de fuego: “Lamentablemente, desigualdad social y otras circunstancias en las que no tenían acceso al servicio de salud y no tenían servicio médico y no tenían seguro médico y con enfermedades preexistentes, le dio alcance (el coronavirus).

Destacó que estos poblanos dejan un legado de lo que los mexicanos pueden hacer para producir y un ejemplo de personas que trabajan con honestidad y entrega. Subrayó que estos fallecidos tenían dos o tres empleos y descansaban poco, con el objetivo de que sus familiares y las nuevas generaciones tuvieran mejores alternativas para desarrollarse.

Al acto acudieron algunos deudos en representación de todos los familiares y conocidos de los finados. Ante ellos, el mandatario local, Luis Miguel Barbosa Huerta, solicitó disculpas a los nombre de su administración: Hay que “reconocer que todo México le debe tanto a los migrantes y que le debe tanto y más a las personas que regresan muertas por su necesidad de ir fuera del país para buscar su sustento. Perdón a todos ellos por la parte que corresponde al gobierno del estado de Puebla”, expresó.

Al indicar que los 105 poblanos “descansarán en paz porque están por llegar con sus familiares y a la tierra donde nacieron”, Barbosa Huerta agradeció a Islas López y al presidente Andrés Manuel López Obrador por el despliegue gubernamental para hacer posible la repatriación de los despojos.

Los 105 poblanos murieron por la pandemia en la llamada el “área tri–estatal” de Estados Unidos, integrada por Connecticut, Nueva Jersey y Nueva York. Sus cenizas serán entregadas a sus dolientes por personal del Instituto Poblano de Asistencia al Migrante (IPAM), cuya titular, Ixelt Romero Morales, enlistó las localidades a donde serán llevadas las urnas a partir de hoy y hasta el jueves:

Puebla, San Pedro y San Andrés Cholula, Ocoyucan, Huaquechula, Xoxtla, San Diego la Meza, Tochimilco, San Nicolás de los Ranchos, Atzizihuacan, Izúcar de Matamoros, Nealtican, Cohuecan, Atlixco, Domingo Arenas, Chiautzingo, Coronango, Juan C. Bonilla, Calpan, San Pablo Anicano, Acatlán de Osorio y Ahuehuetitla.

Asimismo: Tulcingo del Valle, Piaxtla, Tehuitzingo, Tepeojuma, Tilapa, Tlapanalá, Tepexco, Tepemaxalco, Teopatlán, Huehuetlán el Grande, Chietla, Chiautla de Tapia, Acteopan, Ixcamilpa, Tlatlauquitepec, Zacapoaxtla, Cuyoaco, Soltepec, Chilchotla, Tehuacán, Tepeaca Ixcaquixtla, Santa Inés Ahuatempan y Yehualtepec.

En la ceremonia, que siguió todos los protocolos para evitar contagios de Covid–19, las autoridades, encabezadas por Miguel Barbosa Huerta montaron una guardia de honor, se entregaron algunas urnas a deudos, un mariachi entonó “México Lindo y Querido”, “Amor Eterno” y “Te quiero Puebla”, y se brindó un minuto de aplausos a los finados, cuyos nombres se colocaron en lonas sobre la fachada de Casa Aguayo.

En el acto, desarrollado en la explanada de Casa Aguayo, estuvieron presentes el secretario de Gobernación, David Méndez Márquez; el teniente coronel del Arma Blindada, José Ramón Pereyra, comandante del Segundo Regimiento Blindado de la XXV Zona Militar; la presidente honoraria del DIF estatal, Rosario Orozco Caballero, y la vicepresidente de Ministerios de Asuntos Religiosos, Claudia Limón Vidal.

Read 136 times
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…