Kamala Harris señala que la Administración de Joe Biden estará comprometida con el tema migratorio

La futura vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, aseguró hoy que el gobierno entrante de Joe Biden cumplirá con su promesa de proponer una reforma migratoria que incluya una vía a la ciudadanía en los primeros 100 días del mandato presidencial.

Tal y como ha prometido el presidente electo, Joe Biden, el tema migratorio será uno de los aspectos más importantes de su administración que tendrá que lidiar con un arduo proceso para desandar el camino de tolerancia cero emprendida por Donald Trump.

“La administración entrante se enfocará en disminuir los tiempos de espera para obtener la ciudadanía, otorgar tarjetas verdes automáticas a inmigrantes indocumentados protegidos y agregar jueces de inmigración para disminuir los retrasos en las audiencias judiciales”, dijo Kamala Harris en una entrevista con la cadena Univisión..

Harris añadió que su proyecto de ley otorgaría tarjetas verdes de inmediato a los inmigrantes protegidos por las políticas de Estatus de Protección Temporal (TPS) y Acción Diferida (DACA) para los Llegados en la Infancia. Agregó que la administración también trataría de disminuir la cantidad de tiempo requerido para adquirir la ciudadanía estadounidense de 13 a 8 años al hacer que el proceso de naturalización sea más eficiente.

"Es una forma más inteligente y humana de abordar la inmigración", dijo Harris sobre sus planes legislativos.

Las ideas de Kamala Harris y el presidente electo, Joe Biden, aún tendrían que sortear un arduo proceso de negociación con miembros del partido republicano que, durante décadas, se han empeñado en obstaculizar un acuerdo para sacar de las sombras a más de 11 millones de seres humanos.

La última vez que una propuesta bipartidista de reforma naufragó en el Congreso fue en 2014 y el capítulo más controvertido fue precisamente el de una vía a la ciudadanía un elemento tóxico para una base conservadora que sigue considerando esta opción como una forma inaceptable de amnistía.

Mientras tanto, Harris dijo que esperaban agregar más jueces para aliviar la acumulación de casos de inmigración, un problema que el presidente Donald Trump usó con frecuencia para justificar controles más estrictos en la frontera sur.

Los comentarios de Harris se produjeron justo antes de que un grupo de activistas indocumentados de todo el país se unieran este miércoles a líderes religiosos locales en Wilmington, Delaware, para exigir una reunión con Biden.

Según trascendió, intentaban presionarlo para que “cumpla sus promesas de campaña y actúe de inmediato cuando asuma el cargo la próxima semana para proteger a las familias”, dijeron los defensores.

Los inmigrantes, organizados por los grupos RAICES y la Red de Justicia de Inmigrantes, aún no han recibido respuesta a sus solicitudes de reunión con el equipo de transición de Biden, en la que esperan presionar para que su administración vaya más allá de sus promesas de una moratoria temporal de deportaciones y la rápida reversión de algunas reglas y órdenes ejecutivas de la administración Trump

“Revertir las políticas antiinmigrantes de Trump es un comienzo, pero no puede ser el final del plan de inmigración de Biden", dijeron la pastora Chelsea Spyres y el reverendo Edwin Estevez, quien dirige la Iglesia Metodista Unida Grace y la Iglesia Riverfront en Wilmington.

Read 120 times
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…