Proceso de impeachment contra Donald Trump podría reactivarse la próxima semana

La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, ha comunicado este viernes que planea reactivar el procedimiento de impeachment contra Donald Trump, que lleva en suspenso desde antes de las Navidades por el desacuerdo entre demócratas y republicanos sobre cómo desarrollar el juicio en el Senado. No ha habido acercamiento entre las partes, pero el paso del tiempo ha aumentado la presión sobre Pelosi y parece inclinada a dejar que el caso siga su curso. En una carta cargada de crítica contra los republicanos, ha informado de que la próxima semana se prepararán para el nombramiento de los gestores del proceso y el envío de los cargos contra el presidente, los llamados artículos del impeachment, a la Cámara alta.

 "Durante semanas, el líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, ha estado inmerso en tácticas dilatorias" que suponen una falta de "transparencia", así como "un desprecio al interés del pueblo estadounidense en que haya un juicio justo", ha criticado Pelosi en su misiva.

El pasado 18 de diciembre la Cámara alta votó a favor de acusar de dos cargos a Trump, abuso de poder y obstrucción al Congreso, gracias a la mayoría demócrata, a raíz del escándalo de Ucrania. A partir de ahí, el caso debía pasar al Senado, donde, en cambio, tienen el control los republicanos y por tanto, no solo dan por segura la absolución del presidente, sino que también deciden el modelo de juicio contra Trump. Pelosi decidió dejar en suspenso el proceso, al no enviar la acusación a la Cámara alta, y tratar de presionar para un acuerdo para que les dé garantías de un juicio imparcial y permita, por ejemplo, la comparecencia de testigos clave, algo que los republicanos rechazan.

Este bloqueo no ha servido para que los republicanos diesen su brazo a torcer y, en cambio, ha alentado las críticas del presidente, que tacha toda la acusación de "farsa". Así, la jefa de los demócratas en Washington ha acabado por mover ficha. "He pedido al presidente del Comité Judicial, Jerry Nadler, que esté preparado para presentar la próxima semana una resolución para nombrar gerentes y transmitir los cargos del juicio político al Senado", ha señalado en su carta.

McConnell, por su parte, también había aumentado la presión al avanzar que estaba dispuesto a arrancar el juicio sin el acuerdo con los demócratas. El pasado martes, en una entrevista, el líder republicano de la Cámara alta advirtió de que tenía los 51 votos necesarios para empezar el juicio con la idea de dejar la decisión de solicitar testimonios o documentos para una segunda fase del proceso, pasadas ya las exposiciones iniciales. Ese mismo fue el funcionamiento con el impeachment a Bill Clinton, pero en el aquel caso, la investigación previa en la Cámara de Representantes había contado con numerosos testigos y, esta vez, el presidente de EE UU ha negado la colaboración de testigos o de entrega de información.

Trump, el tercer presidente de la historia de EE UU que afronta un juicio en el Senado que podría desembocar en su destitución, ha sido acusado por las presiones al presidente ucranio Volodímir Zelenski para conseguir que anunciase una investigación contra su rival político Joe Biden, precandidato presidencial demócrata, y el hijo de este, Hunter, sobre sus negocios en el país. Las maniobras de presión presuntamente incluyeron el bloqueo de ayudas militares con el fin de obtener ventajas electorales.

Read 301 times
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…