Estados Unidos prueba vacuna experimental en una voluntaria saludable

Investigadores de Estados Unidos aplicaron el lunes la primera vacuna experimental contra el coronavirus, colocándose al frente de una carrera mundial mientras se extiende la pandemia.

Con una cuidadosa inyección en el brazo de una voluntaria saludable, los científicos del Instituto de Investigación Permanente Kaiser de Washington en Seattle comenzaron la ansiada primera fase de un estudio para una posible vacuna para la enfermedad COVID-19 desarrollada en tiempo récord, dado que el virus comenzó a circular en China a finales de 2019 y después se extendió a todo el mundo.

“Ahora somos el equipo coronavirus”, dijo la doctora Lisa Jackson, líder del estudio. “Todos quieren hacer lo que puedan en esta emergencia”.

La doctora Lisa Jackson, investigadora del Instituto de Investigación Permanente Kaiser de Washington, posa para una fotografía el domingo 15 de marzo de 2020 en Seattle. Foto: Ted S. Warren, AP
La doctora Lisa Jackson, investigadora del Instituto de Investigación Permanente Kaiser de Washington, posa para una fotografía el domingo 15 de marzo de 2020 en Seattle. Foto: Ted S. Warren, AP
The Associated Press observó cuando la primera participante del estudio, una gerente de operaciones de una pequeña compañía tecnológica, recibió la inyección en una sala de auscultación. Tres personas más esperaban una prueba en la que 45 voluntarios recibirán dos dosis con un mes se diferencia.

“Todos nos sentimos muy indefensos. Ésta es una gran oportunidad para hacer algo”, dijo Jennifer Haller, de 43 años de Seattle, mientras esperaba la vacuna. Tras la inyección, salió de la sala con una gran sonrisa: “Me siento genial”.

El hito del lunes marcó sólo el inicio de una serie de estudios en personas necesarios para demostrar si las vacunas son seguras y podrían funcionar. Incluso si la investigación es exitosa, la vacuna no estaría disponible para su uso extenso hasta dentro de 12 a 18 meses, dijo el doctor Anthony Fauci de los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos (NIH).

Este candidato a vacuna, conocido con el código mRNA-1273, fue desarrollado por el NIH y la compañía biotecnológica Moderna Inc. son sede en Massachusetts. No hay posibilidad de que se contagien los participantes porque las vacunas no contienen el coronavirus en sí. 

No es la única posible vacuna en el horno. Decenas de grupos de investigación en el mundo se apresuran para crear una vacuna contra COVID-19. Se prevé que otro candidato, elaborado por Inovio Pharmaceuticals, comience el próximo mes sus propios estudios de seguridad en Estados Unidos, China y Corea del Sur.

El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, interviene durante una conferencia de prensa sobre el coronavirus en el Rose Garden de la Casa Blanca, el 13 de marzo de 2020, en Washington. Foto: Evan Vucci, AP
El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, interviene durante una conferencia de prensa sobre el coronavirus en el Rose Garden de la Casa Blanca, el 13 de marzo de 2020, en Washington. Foto: Evan Vucci, AP

La pandemia del coronavirus ha infectado a más de 169 mil personas y matado a más de 6 mil 500 en todo el mundo.

La enfermedad COVID-19 provoca síntomas leves o moderados para muchos y la gran mayoría se recupera. Algunas personas, especialmente ancianos o con problemas médicos previos, pueden sufrir complicaciones como la neumonía.

EU SE APROXIMA A CIERRE TOTAL POR CORONAVIRUS

Funcionarios de todo el país restringieron el domingo muchos aspectos de la vida cotidiana en Estados Unidos para combatir el brote de coronavirus, mientras que las autoridades de salud recomendaron que los grupos de al menos 50 personas se abstuvieran de juntarse y un experto del Gobierno dijo que podría ser necesario un cierre nacional durante 14 días.

Gobernadores y alcaldes ordenaron el cierre de restaurantes, bares y escuelas mientras la nación se sume cada vez más en un caos debido a la crisis. Los viajantes que vuelven del extranjero tuvieron que formarse durante varias horas en los principales aeropuertos del país para ser inspeccionados, los que provocó que quedaran confinados a los espacios reducidos que las autoridades de salud pública han exhortado a la ciudadanía a evitar.

En una muestra de la inminente penumbra económica que se avecina, la Reserva Federal redujo su tasa de interés referencial a casi cero. El Presidente Donald Trump intentó tranquilizar a la nerviosa nación al declarar que el Gobierno tiene un “enorme control” de la situación y exhortó a la gente a cesar las compras de pánico que han dejado anaqueles vacíos en todas las tiendas del país. Los establecimientos de venta de armas también han registrado un marcado incremento de ventas conforme se intensifica el pánico.

Un vendedor porta guantes y una mascarilla mientras trabaja en la ciudad de Nueva York, el domingo 15 de marzo de 2020. Foto: Richard Drew, AP
 Un vendedor porta guantes y una mascarilla mientras trabaja en la ciudad de Nueva York, el domingo 15 de marzo de 2020. Foto: Richard Drew, AP

Conforme los estadounidenses se resignan a cambiar sus hábitos diarios, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades emitió una drástica recomendación: debido a que los eventos de gran magnitud pueden propiciar la propagación del virus, dijo que las concentraciones de 50 personas o más deberían ser cancelados o pospuestos en todo el país durante las siguientes ocho semanas. Añadió que deben implementarse las precauciones debidas en cualquier evento, incluyendo asegurarse de que los asistentes se laven las manos y permanezcan a cierta distancia.

Pero en una señal de lo difícil que es encontrar el balance adecuado, el comunicado de los CDC también dijo que la recomendación no aplica para las “operaciones de la vida diaria en organizaciones como escuelas, institutos de enseñanza superior o comercios”.

Incluso antes de la advertencia, algunas partes del país ya parecían pueblos fantasma, y otras seguían esos mismos pasos con parques temáticos cerrados, playas de Florida desoladas, Starbucks informando que únicamente tomaría órdenes para llevar y en el servicio para conductores, además de que se ordenó el cierre de bares y restaurantes en Ohio e Illinois.

“El momento de persuasión y llamados al público terminó”, dijo el Gobernador J.B. Pritzker. “No es una broma. Nadie es inmune a esto”.

El Gobernador de California pidió, más no ordenó, el cierre de los bares y restaurantes del país. En la ciudad de Nueva York los restaurantes únicamente servirán órdenes a domicilio o para llevar. El Alcalde Bill de Blasio ordenó el cierre de centros nocturnos, salas de cine y otros lugares.

“Estos lugares son parte del alma de nuestra ciudad. Son parte de lo que significa ser neoyorquino”, declaró en un comunicado emitido la noche del domingo. “Pero nuestra ciudad enfrenta una amenaza sin precedentes y debemos responder con mentalidad de tiempos de guerra”.

Read 255 times
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…