Print this page
Este 1 de agosto Joe Biden anunciará a la candidata por la vicepresidencia de Estados Unidos
Joe Biden se acerca a su fecha límite del 1 de agosto —este sábado— para anunciar una candidata a la vicepresidencia de Estados Unidos, pero en este momento hay pocas expectativas de que se ceñirá a ese cronograma. Su comité de búsqueda ha completado minuciosos informes de investigación sobre varias candidatas y Biden dijo que tenía la intención de realizar entrevistas personales con las contendientes más serias. Eso podría llevar un tiempo, y Biden no es exactamente conocido por su rápido proceso de toma de decisiones.

No hay una sensación particular de impaciencia dentro de la campaña de Biden, o del Partido Demócrata en general, ya que el estado actual de la carrera presidencial es muy favorable para Biden. Él y sus asesores no ven la necesidad urgente de sacudir la carrera, y pocos demócratas lo empujan a precipitarse hacia un anuncio vicepresidencial.

Aún así, muchos votantes —y no solo los demócratas— están ansiosos por ver a quién selecciona Biden como su principal socia política y de gobierno en un momento de crisis nacional.

Algunas de estas mujeres han sido ampliamente reconocidas como candidatas formidables desde el inicio de la búsqueda, como las senadoras Elizabeth Warren y Kamala Harris, mientras que otras han surgido en la atención pública como contendientes serias, como la senadora Tammy Duckworth, la congresista Karen Bass y Susan Rice, exasesora de seguridad nacional.

Pero es complicado determinar las perspectivas de cada candidata cuando se espera que la decisión sea tomada por una sola persona, guiada por un sentido distintivo de la vicepresidencia y un hambre de química personal con su compañera de fórmula: Biden.

 

PRINCIPALES CONTENDIENTES

Biografía: Senadora de California desde 2017; excandidata presidencial; se desempeñó como fiscala de distrito en San Francisco y fiscala general de California.

¿Cuán en serio está siendo examinada? Muy seriamente. Harris, de 55 años, ha sido vista durante mucho tiempo como una de las candidatas más probables para ser elegidas.

Temas clave: Propuso reducir impuestos para la clase media; recientemente abogó por la reforma policial; impulsó un proyecto de ley del Senado para hacer del linchamiento un delito federal; desempeñó un papel de alto perfil en las audiencias de confirmación del juez Brett M. Kavanaugh para la Corte Suprema.

Relación con Biden: Harris tuvo una relación amistosa con Biden antes de competir en las primarias de 2020, y conoció a su difunto hijo, Beau, cuando se desempeñaron como fiscales generales. Pero Harris también atacó a Biden más duramente que cualquier otro demócrata en la carrera de 2020, reprendiéndolo en el primer debate televisado por haber trabajado con senadores segregacionistas para oponerse a las políticas de transporte escolar en la década de 1970.

Pros y contras: Harris se encuentra entre las mujeres negras más conocidas en la política estadounidense, y atrae tanto a moderados como a liberales. Pero condujo una campaña presidencial inestable el año pasado y tuvo dificultades para responder a los cuestionamientos sobre sus propuestas reformistas en materia de política policial dado su historial previo. La forma en que ella y sus asesores manejaron las primarias de 2020 dejó a algunos en la campaña de Biden con reservas importantes.

Sobre ser considerada para vicepresidenta: “Sé que esa conversación se está llevando a cabo en la prensa y entre los expertos, y me siento honrada solo de ser considerada, si fuera el caso”.

 

Biografía: Senadora de Massachusetts desde 2013; excandidata presidencial; exprofesora de la Escuela de Derecho de Harvard y experta en bancarrotas; arquitecta de la Oficina para la Protección Financiera del Consumidor.

¿Cuán en serio está siendo examinada? Muy seriamente. Warren, de 71 años, ha estado entre las contendientes más fuertes para ser la compañera de fórmula de Biden.

Temas clave: Ha criticado durante mucho tiempo la concentración de riqueza y el poder corporativo; propuso planes para dividir a las grandes empresas, gravar a los extremadamente ricos y utilizar los ingresos para financiar nuevos beneficios sociales; hace poco pidió que se investigue cómo el gobierno de Donald Trump ha distribuido el dinero para el estímulo económico y promovió una medida para quitar los nombres de los generales confederados de las bases militares.

Relación con Biden: Warren y Biden tienen una relación de respeto mutuo, enmarcada por diferencias ideológicas significativas. Cuando Biden era senador y Warren profesora de Harvard, se enfrentaron en una audiencia en el Senado sobre la regulación de la bancarrota. Pero cuando Biden estaba considerando una campaña para la presidencia en 2016, se reunió con Warren en privado y consideró la idea de pedir que se postulara con él.

Pros y contras: Warren traería credenciales progresistas y un mensaje económico contundente a la candidatura de Biden. Pero ella no representa diversidad racial o generacional, y su historial populista puede poner nerviosos a algunos moderados.

Sobre ser considerada para vicepresidenta: “Ahora mismo estoy concentrada en esta crisis”.

 

Biografía: Senadora de Illinois desde 2017; cumplió dos mandatos en la Cámara; exdirectora del Departamento de Asuntos de Veteranos de Illinois; teniente coronel y piloto de helicópteros retirada que perdió ambas piernas en combate en Irak.

¿Cuán en serio está siendo examinada? Muy seriamente. Duckworth, de 52 años, ha sido entrevistada por el equipo de Biden y se le ha pedido que presente documentos para su investigación.

Temas clave: Ha sido una destacada portavoz de su partido sobre seguridad nacional y las preocupaciones de los veteranos y las familias de los militares; abogó por políticas para proteger a las personas con discapacidad.

Relación con Biden: Duckworth no tiene una relación especialmente estrecha con Biden, pero como vicepresidente él apoyó su candidatura de 2016 para derrocar a un senador republicano, Mark Kirk. Duckworth presentó al difunto hijo de Biden, Beau, como orador en la Convención Nacional Demócrata de 2008.

Pros y contras: La historia personal de Duckworth podría ser poderosa en una campaña presidencial; ella sería la primera veterana en la boleta desde que John McCain contendió por la presidencia, y sería la primera mujer veterana en la historia. Es una voz menos destacada en algunos de los temas más importantes en la campaña, como la policía y la economía.

Sobre ser considerada para vicepresidenta: “Yo puedo contraatacar a Trump de una manera que otros no pueden”.

Biografía: Asesora de seguridad nacional y embajadora ante las Naciones Unidas durante el mandato de Barack Obama.

¿Cuán en serio está siendo examinada? Muy seriamente. Rice, de 55 años, ha estado entre las candidatas más avanzadas en el proceso de investigación de antecedentes.

Temas clave: Está identificada estrechamente con los avances de la política exterior del gobierno de Obama, incluido el acuerdo nuclear con Irán y el acuerdo climático de París; de manera reciente pidió que Washington, D.C. se convirtiera en estado.

Relación con Biden: Igual que Biden, Rice fue parte del gobierno de Obama durante ocho años, y su relación laboral se remonta a la década de 1990, cuando Rice era subsecretaria de Estado y Biden estaba en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado.

Pros y contras: La experiencia internacional de Rice dejaría pocas dudas de que está lista para las partes más delicadas del trabajo. Pero nunca antes había sido candidata y la curva de aprendizaje de una campaña nacional puede ser abrupta.

Sobre ser considerada para vicepresidenta: “Me siento honrada y reconocida de estar entre las mujeres extremadamente exitosas que, según los informes, están siendo consideradas en ese sentido”.

 

Biografía: Congresista de California desde 2011; presidenta del Comité Negro del Congreso; expresidenta de la Asamblea del estado de California.

¿Cuán en serio está siendo examinada? Muy seriamente. Bass, de 66 años, se unió al proceso más tarde que algunas de las otras candidatas, pero este verano se convirtió en una de las principales candidatas a la vicepresidencia.

Temas clave: Ha sido una figura central en el debate de la Cámara sobre la reforma policial; presentó legislación sobre salud pública, deuda estudiantil y hogares de acogida; lidera un subcomité de la Cámara sobre África, salud global y derechos humanos.

Relación con Biden: Bass y Biden no tienen una relación profunda, pero aparecieron juntos en varios eventos cuando él era vicepresidente y Bass respaldó su candidatura en marzo.

Pros y contras: Bass tiene un historial legislativo más extenso —en Washington y California— que casi cualquier otra persona considerada. Tiene un sólido historial político que ha involucrado lidiar con disturbios civiles en Los Ángeles y ayudar a conducir a su estado después de la Gran Recesión. Pero es poco conocida a nivel nacional y no se ha sometido al tipo de escrutinio público que han experimentado casi todas las demás candidatas.

Sobre ser considerada para vicepresidenta: Bass se ha negado a comentar hasta ahora sobre los informes de que está siendo evaluada para el cargo y ha remitido a los periodistas a la campaña de Biden.

 

Biografía: Congresista de Florida desde 2017; se desempeñó como jefa de policía en Orlando después de una larga carrera allí como agente.

¿Cuán en serio está siendo examinada? Muy seriamente. Demings, de 63 años, ha sido entrevistada e investigada exhaustivamente por el equipo de Biden.

Temas clave: Ha sido una voz abierta en la Cámara sobre temas relacionados con el control de armas y la aplicación de la ley; fue fiscala del proceso de destitución en el juicio del Senado al presidente Trump.

Relación con Biden: Demings y Biden no tienen una relación de larga data, pero hicieron campaña juntos por los demócratas de Florida durante las elecciones de 2018.

Pros y contras: Demings es una activista firme con un currículum que coincide con este momento, y proviene del swing state (o estado en duda) más grande de Estados Unidos. Pero la prensa no la ha investigado de cerca y su experiencia en cargos electos es relativamente breve.

Sobre ser considerada para vicepresidenta: “Espero, independientemente de cómo resulte esto, que niños y niñas, hombres y mujeres jóvenes de esta nación a quienes se les haya dicho que no pueden lograr algo por cualquier razón, se inspiren cuando escuchen mi historia personal”.

 

EN INVESTIGACIÓN MÁS DETALLADA

Biografía: Alcaldesa de Atlanta desde 2018; sirvió dos términos en el Concejo de Atlanta.

¿Cuán en serio está siendo examinada? Muy seriamente. Bottoms, de 50 años, ha sido entrevistada por el equipo de Biden y ha recibido una inspección aún más minuciosa a medida que su perfil nacional ha crecido este verano.

Temas clave: Está entre los líderes más notables de ciudades que lidiaron con la pandemia de coronavirus y respondieron a los llamados a la reforma policial y la justicia racial; rápidamente pidió el despido del oficial que le disparó y asesinó a Rayshard Brooks y luego anunció nuevas restricciones sobre el uso de la fuerza por parte de la policía; hizo de la reforma de la justicia penal una prioridad, incluida la limitación estricta del uso de la fianza en efectivo.

Relación con Biden: Bottoms fue una de las primeras partidarias de Biden en la carrera presidencial, y fue una sustituta de campaña ferozmente leal, incluso cuando él tenía números bajos en las encuestas.

Pros y contras: Bottoms ha alcanzado un perfil impresionante durante el ajuste de cuentas nacional sobre raza y vigilancia, y proviene de un campo de batalla político crucial. Pero su poco tiempo en un alto cargo podría ser un obstáculo.

Sobre ser considerada para vicepresidenta: “Va a ser importante para Joe Biden tener una vicepresidenta fuerte, quien pueda ayudarlo a sanar a nuestra nación y a liderarla, y será importante contar con una persona a su lado que pueda ayudarlo a derrotar a Donald Trump”.

 

Biografía: Gobernadora de Michigan desde 2019; exlíder demócrata en el Senado del estado de Michigan: pronunció la respuesta demócrata al discurso del presidente Trump sobre el Estado de la Unión en febrero.

¿Cuán en serio está siendo examinada? Más o menos en serio. Whitmer, de 48 años, ha reconocido que ha tenido contacto con el equipo de búsqueda de Biden, pero parece ser una candidata menos destacada de lo que fue en la primavera.

Temas clave: Se postuló para gobernadora con una plataforma de reconstrucción de las carreteras destrozadas de Michigan, aumento del salario mínimo e inversión en educación; con la pandemia del coronavirus ha tenido que lidiar con una remodelación de su gestión al colocar la salud pública y los desafíos presupuestarios en el centro de su agenda.

Relación con Biden: Whitmer se describió a sí misma como amiga de Biden durante años, y él apoyó su campaña para gobernadora en 2018. Ella le devolvió el favor antes de las primarias presidenciales de Michigan en marzo.

Pros y contras: Whitmer es una líder joven y popular de un importante estado en duda, que ha desempeñado un papel importante en la respuesta al coronavirus. Pero no traería diversidad racial a la candidatura y ha enfrentado ataques republicanos en su estado por participar en la política nacional.

Sobre ser considerada para vicepresidenta: “Le dedico algo de tiempo para mantenerme conectada con la campaña, pero lo más importante que tengo que hacer ahora es ser la gobernadora de mi estado natal”.

 

Biografía: Senadora de Wisconsin desde 2013; cumplió siete mandatos en la Cámara; la primera persona abiertamente homosexual en ganar un escaño en el Senado.

¿Cuán en serio está siendo examinada? Más o menos en serio. Baldwin, de 58 años, ha sido entrevistada por el equipo de Biden y se le considera una opción políticamente segura para el trabajo.

Temas clave: Ha defendido la atención médica universal durante décadas y otros cambios en el sistema de atención médica; ha sido una voz importante en temas de comercio y la industria, y una crítica de las prácticas comerciales de China.

Relación con Biden: Baldwin y Biden no tienen una relación profunda, pero ella estuvo en el Senado durante su segundo mandato como vicepresidente e hicieron campaña juntos tanto en las elecciones de 2012 como en las de 2018, cuando Baldwin estaba en la boleta electoral.

Pros y contras: Baldwin traería credenciales populistas y popularidad local que podrían ayudar a Biden a conseguir los votos cruciales del Colegio Electoral de Wisconsin. Pero Baldwin es relativamente poco conocida a nivel nacional y muchos demócratas podrían oponerse a un binomio completamente blanco.

Sobre ser considerada para vicepresidenta: “Si él me pide que sea su compañera de fórmula, ciertamente lo haría”.


Biografía: Gobernadora de Nuevo México desde 2019; sirvió tres periodos en el Congreso y fue presidenta del Caucus Hispano del Congreso; exsecretaria de Salud de Nuevo México.

¿Cuán en serio está siendo examinada? Bastante en serio. Lujan Grisham, de 60 años, es probablemente la principal candidata entre las gobernadoras y se le ha pedido que presente documentos para el proceso de investigación.

Temas clave: Como gobernadora promulgó una legislación radical sobre energía limpia y un aumento del salario mínimo; impulsó algunas de las principales prioridades liberales, como la universidad pública gratuita; ahora está en gran medida concentrada en contener el brote del coronavirus y administrar el daño de una recesión económica.

Relación con Biden: Lujan Grisham y Biden no tienen una relación cercana. Él respaldó su candidatura a gobernadora en 2018.

Pros y contras: Lujan Grisham parece ser la única candidata latina en consideración, con el potencial de darle a Biden un impulso en todo el suroeste. Tiene una historia atractiva sobre liderar un estado a través de una crisis nacional, pero es una líder de perfil más bajo que muchas de las otras candidatas en el grupo.

Sobre ser considerada para vicepresidenta: “Lo que espero que la campaña de Biden continúe haciendo es buscar no solo una vicepresidenta, sino ser realmente clara al construir un gabinete y una agenda para Estados Unidos, que estas sean personas que puedan dirigir el gobierno”.

 

POCO PROBABLES

Biografía: Exlíder demócrata en la Cámara de Representantes de Georgia, antes de perder por poco las elecciones para gobernadora en 2018; líder de Fair Fight Action, una organización enfocada en los derechos electorales. 

¿Cuán en serio está siendo examinada? No muy en serio. Algunos demócratas de alto nivel apoyan a Abrams, de 46 años, pero ella no parece ser una prioridad para el equipo de Biden en este momento.

Temas clave: Ha defendido los derechos al voto; abogó por expandir la atención médica a nivel estatal durante su tiempo en la legislatura y trabajó con el entonces gobernador Nathan Deal, republicano, sobre la reforma de la justicia penal.

Relación con Biden: Abrams y Biden no tienen una relación de mucho tiempo, pero se reunieron en privado el año pasado, cuando Biden estaba sopesando su decisión de ingresar en la carrera presidencial de 2020 y sus asesores estaban planteando la idea de anunciar un compañero de fórmula durante las primarias demócratas.

Pros y contras: Abrams es una mensajera política ágil con un fuerte seguimiento nacional. Pero el cargo más alto que ha ocupado es el de legisladora estatal, lo que plantea dudas sobre su preparación.

Sobre ser considerada para vicepresidenta: “Sería una excelente compañera de fórmula. Tengo la capacidad de atraer votantes al motivar a las comunidades que usualmente son ignoradas”.

 

 

Biografía: Senadora de Nuevo Hampshire desde 2017; fue gobernadora de ese estado de 2013 a 2017 y antes fue la líder demócrata en el Senado del estado de Nuevo Hampshire.

¿Cuán en serio está siendo examinada? No muy en serio. Hassan, de 62 años, accedió a ser investigada por el equipo de Biden pero no está claro si su candidatura haya superado ese punto.

Temas clave: Se ha centrado en la atención médica y la drogadicción; como gobernadora expandió Medicaid a nivel estatal y, en el Senado, patrocinó una legislación a gran escala que aborda la crisis de opioides.

Relación con Biden: Al igual que la mayoría de los principales demócratas en Nuevo Hampshire, otro estado en duda, Hassan conoce a Biden desde hace algún tiempo. No son especialmente cercanos, pero él la elogió constantemente durante sus visitas al estado el año pasado.

Pros y contras: Hassan tiene fuertes credenciales como gobernadora y senadora de un estado que Hillary Clinton casi no ganó en 2016. Pero es apenas conocida afuera de Nuevo Hampshire. Si fuera elegida vicepresidenta, un gobernador republicano nombraría a su reemplazo.

Sobre ser considerada para vicepresidenta: “No voy a comentar sobre su proceso. Mi atención hoy y cada día sigue siendo servir a la gente de Nuevo Hampshire en el Senado de Estados Unidos”.

 
 
 

Biografía: Gobernadora de Rhode Island desde 2015; fue tesorera del estado; exejecutiva de capitales de riesgo; fue presidenta de la Asociación de Gobernadores Demócratas en 2019.

¿Cuán en serio está siendo examinada? No muy en serio. Raimondo, de 49 años, ha tenido algún contacto con el equipo de Biden, pero no avanzó tanto en el proceso como otras candidatas.

Temas clave: Ha hecho del desarrollo económico su causa central y con frecuencia ha presionado a su partido para que adopte un mensaje más directo sobre oportunidades económicas y creación de empleos; revisó el inestable sistema público de pensiones del estado, una victoria política que le valió un rencor duradero con algunos sindicatos.

Relación con Biden: Raimondo y Biden están cortados por la misma tijera ideológica, y Biden ha hecho campaña por ella en el pasado. Pero Raimondo respaldó a otro candidato moderado en las primarias demócratas: Michael R. Bloomberg.

Pros y contras: Raimondo puede estar más estrechamente alineada con Biden en su sensibilidad política que cualquier otra persona en la carrera. Pero es vista con desconfianza por la izquierda y algunos sindicatos laborales demócratas clave, y está relativamente poco probada como figura nacional.

Sobre ser considerada para vicepresidenta: “Permítanme decir solo esto, en este momento no estoy pasando nada de tiempo en la política”.

 

FUERA DE CONSIDERACIÓN

La senadora de Minnesota anunció el 18 de junio que se había retirado del proceso de búsqueda, después de que un nuevo escrutinio de su historial como fiscala disminuyó en gran medida sus posibilidades.

Cuando las protestas estallaron en su estado natal después del asesinato de George Floyd, Klobuchar se encontró en problemas para explicar por qué no había hecho más para enfrentar la mala conducta de la policía como fiscala de distrito. Al salir de la búsqueda para vicepresidenta, Klobuchar dijo que instó a Biden en una llamada telefónica a elegir a una mujer de color para la candidatura.

Alexander Burns es un corresponsal de política nacional que cubre las elecciones y el poder político en todo Estados Unidos, incluida la campaña de 2016 de Donald Trump. Antes de unirse al Times en 2015, cubrió las elecciones de 2012 para Politico. @alexburnsNYT

Read 124 times
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…