Trump intenta persuadir al secretario de Estado de Georgia sobre el "robo de elección"

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, mantuvo una larga llamada telefónica con el secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, en la que lo presionó con la finalidad de buscar los votos que se requieren para dar la vuelta al resultado local de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre, en las que ganó el demócrata Joe Biden, reveló ayer el diario Washington Post.

Como preludio, el nuevo Congreso de Estados Unidos asumió sus funciones ayer, y la Cámara de Representantes reeligió a la estratega demócrata Nancy Pelosi como presidenta.

Pero, a dos días de unas elecciones cruciales para el control del Senado, y a tres de una sesión del Congreso en la cual se debe sellar la victoria de Biden, lo que más llamó la atención fue la conversación entre Trump y un alto funcionario electoral de Georgia.

Lo único que quiero encontrar son los 11 mil 780 votos, que es uno más de los que tenemos, porque ganamos el estado, insistió el magnate, sin dar pruebas, a Raffensperger, el congresista republicano encargado de las elecciones en el estado, a pesar de que la victoria de Biden en Georgia se ajustó con unos 12 mil sufragios de ventaja y fue confirmada por un recuento y auditorías.

Sabes lo que han hecho y no dices nada. Es un delito, no puedes dejar que eso ocurra, es un gran riesgo para ustedes, señaló el mandatario en la conversación, en la que trató de convencerlo a lo largo de una hora.

Trump, quien habló de rumores de fraude, consideró injusto que le hayan robado la elección en el estado, detalló el Post, que posee la grabación de la conversación y publicó algunos extractos. No pasa nada de malo por decir, ya sabes, que has recalculado los sufragios.

Raffensperger, acompañado de Ryan Germany, asesor legal del estado, no cedió: bien, señor presidente, el recurso que tiene, los datos que tiene, son erróneos y le aseguró que nuestras cifras son buenas. Aliados de Trump en la cámara baja y el Senado han dicho que se opondrán a los resultados electorales en varias entidades, incluida Georgia.

El presidente tuiteó por la mañana que habló con Raffensperger el sábado y trató cuestiones como el resultado en el condado de Fulton o el fraude en la votación en Georgia. En un tuit, añadió: “Él no quería, o podía, responder a preguntas sobre el fraude de los votos bajo la mesa, la destrucción de papeletas, ‘votantes’ que no eran del estado, muertos y más. ¡No tenía ni idea!”

En respuesta, el secretario de Estado local tuiteó: Con todo el respeto, presidente Trump: lo que está usted diciendo no es cierto. La verdad saldrá a la luz.

Desde la oficina de Raffensperger recordaron que la investigación de las elecciones no ha deparado ningún caso de votantes no registrados, aunque sí hay un puñado de presuntos casos de votos en nombre de personas difuntas.

La publicación de la conversación grabada, que la Casa Blanca no quiso comentar, suscitó indignación en Washington.

El desprecio de Trump por la democracia ha quedado al descubierto, comentó el congresista demócrata Adam Schiff, quien consideró que esas presiones son potencialmente reprensibles. Su compañera Debbie Wasserman Schultz denunció el acto de un presidente desesperado y corrupto.

En tanto, el congresista republicano Adam Kinzinger pidió a los miembros de su partido que no sigan al mandatario en su rechazo a los resultados electorales. No pueden hacer eso teniendo la conciencia tranquila, tuiteó.

La llamada telefónica es el último paso en la cruzada de dos meses de Trump para fundamentar que su derrota ante Biden fue resultado de un fraude electoral generalizado, denuncias que han sido ampliamente rechazadas por funcionarios electorales y tribunales.

La estrecha victoria de Biden en Georgia fue la primera de un candidato presidencial demócrata en una generación y ha provocado esperanzas de que su partido gane un par de elecciones por el Senado en el estado sureño este martes, lo que sería suficiente para que controle el Congreso.

Prueba de lo que está en juego es que Trump y Biden visitarán el estado hoy, acompañados de sus respectivos vicepresidentes: Mike Pence y Kamala Harris.

En este contexto, el nuevo Congreso asumió sus funciones ayer en medio de un ambiente expectante por la definición de la mayoría en el Senado y por la promesa de una sesión agitada, el miércoles, en la cual se sellará la victoria de Biden.

El demócrata, de 78 años, podrá contar con mayoría en la Cámara de Representantes, cuyos 435 miembros rindieron juramento ayer y religieron a Pelosi como presidenta para los próximos dos años, por estrecha mayoría de 216 a 209, pese a la renuencia de algunas voces situadas en la izquierda del partido.

Por otra parte, ante la crisis sanitaria del Covid-19, Trump acusó a los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de proporcionar datos exagerados, sobre todo el de fallecidos, sobre el alcance de la pandemia en Estados Unidos, que es el país más afectado a escala mundial por el virus, al contabilizar 351 mil 452 muertes y 20 millones 614 mil 190 casos.

“Usan un método de determinación ridículo en comparación con otros países, muchos de los cuales informan, a propósito, de manera inexacta y baja. ‘En caso de duda, llámalo Covid’. ¡Noticias falsas!”, tuiteó.

El administrador general de la Sanidad Pública, Jerome Adams, afirmó en entrevista para la cadena CNN que no tiene motivos para dudar de las cifras de los CDC.

El jefe de la Casa Blanca también aseguró que la campaña de vacunación en Estados Unidos se desarrolla a gran velocidad.

El programa de inmunización podrá cumplir con un millón de inyecciones por día, aseguraron funcionarios, pero rechazaron las declaraciones infundadas de Trump sobre el balance oficial de contagios y fallecidos de que es exagerado.

Esperanza en las vacunas

Anthony Fauci, experto en enfermedades infecciosas del gobierno, sostuvo en entrevista para la cadena ABC que ve una pequeña luz de esperanza después de que se han suministrado 1.5 millones de dosis en las últimas 72 horas, lo que representa un fuerte aumento en las vacunaciones.

Poco más de 4.2 millones de personas han recibido la primera dosis de una de las dos vacunas autorizadas en el país, la de los laboratorios Pfizer y Moderna, según los CDC. La actual administración prometió vacunar a 20 millones de personas para finales de 2020.

En otro orden, antes de suicidarse en un ataque explosivo el Día de Navidad, que devastó varias manzanas del centro de Nashville, Anthony Warner envió material sobre sus puntos de vista a sus conocidos, reveló la FBI.

En un comunicado dirigido a la agencia de noticias Ap, el agente especial de la FBI Jason Pack indicó el sábado que las autoridades están enteradas de que el sospechoso envió materiales que defendían sus puntos de vista a varios conocidos en todo el país.

Las autoridades han dicho que Warner, de 63 años, fue el responsable de la explosión que dañó decenas de edificios e hirió a varias personas. El agresor murió en la explosión en su casa rodante, cuyas causas no han sido establecidas por los investigadores.

En tanto, en el noreste de Texas, un tiroteo en una iglesia metodista dejó al menos un muerto y varios heridos, informó el gobernador del estado, Greg Abbott.

Read 144 times Last modified on Monday, 04 January 2021 12:03
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…