Carlos Slim cumple mañana 28 de enero 80 años. Aunque tiene el cargo de presidente honorario de sus empresas, en la práctica sigue actuando como presidente ejecutivo. Su dilatada existencia lo ha llevado a lidiar con los presidentes de los tres partidos que han ocupado el poder: PRI, PAN y ahora Morena. Con este gobierno las cosas empezaron inciertas: primero, fue cancelado el aeropuerto de Texcoco en el que tenía intereses importantes, luego no fue invitado por López Obrador a formar parte del comité empresarial asesor de la Presidencia. En cambio, sí fueron convidados Ricardo Salinas Pliego, Bernardo Gómez, Olegario Vázquez Aldir, Carlos Hank González, Daniel Chávez, Miguel Rincón, Sergio Gutiérrez Muguerza y Miguel Alemán Magnani. Fue notorio el desaire. Entraron en acción algunas personas, entre ellas Alfonso Romo, para limar asperezas. Después de ese mal comienzo, Slim se ha vuelto un invitado frecuente a Palacio Nacional, tanto a las ceremonias oficiales como a las reuniones de lo que desembocó en el Plan Nacional de Infraestructura 2020. Se impuso la regla del juego de la conveniencia. Tanto a López Obrador como a Slim les favorece trabajar de común acuerdo. En agosto del año pasado, cuando la chayocracia daba alaridos por la falta de crecimiento de la economía, Slim se presentó en la mañanera junto a López Obrador y dijo: El crecimiento puede ser cero o 0.2 o 0.8, no es importante, lo importante es que está así porque no ha habido esa gran inversión que se está planteando (...) yo estoy convencido que vamos a crecer bien y pronto, no este año. Este año no sé si crezcamos o no, creo que es intrascendente, lo relevante es que hay un potencial y grandes posibilidades. Una empresa subsidiaria de Grupo Carso, cuyo nombre es Operadora Cicsa, en alianza con la compañía Permaducto, recibió desde el año pasado un contrato de Pemex con valor conjunto de 2 mil 418 millones de pesos (191.7 millones de dólares).

La compra de Telmex

El nombre de Carlos Slim era relativamente poco conocido hasta 1990. Salinas de Gortari emprendió una agresiva política de privatización de empresas públicas. Sorprendió que Slim se quedara con Telmex y con la Telefónica Fronteriza de Baja California. Invirtió un pequeño capital propio, pero se alió con dos gigantes: France Telecom, de Francia, y SBC Telecom, de Estados Unidos. En realidad lo que le vendió Salinas de Gortari fue un monopolio generador de dinero. Hace muchos años publiqué en este espacio que su fortuna ya sobrepasaba a la de la reina Isabel. Se convirtió en una referencia de Forbes, la revista lo encumbró como el hombre más rico del mundo en 2010, 2011 y 2012. Sin embargo, fue desplazado pronto. Hoy Slim es el quinto hombre más rico del mundo, el más rico de América Latina y de México. Según Forbes, su patrimonio actual ronda en 64 mil millones de dólares. Como otros millonarios que sienten la fascinación de ligar sus nombres a los medios de comunicación, es accionista del New York Times.

No hay felicidad completa

De los innumerables artículos que se han escrito sobre Slim tomo estos datos: se graduó en ingeniería civil por la UNAM en 1961 y fundó su primera empresa, Inversora Bursátil, en 1965. Contrajo matrimonio con Soumaya Domit Gemayel en 1966, con quien tendría seis hijos: Carlos, Marco Antonio, Patricio, Soumaya, Vanessa y Johanna. El nombre Carso procede de las primeras letras de los nombres de Carlos y Soumaya. No hay felicidad completa: enviudó en 1999, no volvió a contraer matrimonio. Se conoce poco de su vida privada posterior. Tuvo un problema cardiaco muy serio hace dos décadas, dejó de fumar puros. Uno de sus hijos, Patricio, enfermó de un riñón, y Carlos, su hijo mayor, le hizo una donación. Por si lo han olvidado, Slim cumplirá mañana 28 de enero 80 años y aunque es difícil pensar en un regalo para quien tiene dinero para comprar todo –excepto la inmortalidad–, un email no le caerá mal. Tiene cuenta en Twitter.

Twiteratti

El desabasto de medicamentos es la respuesta de una mafia que no quiere perder un negocio de miles de millones de pesos. Laboratorios, distribuidores y directores de hospitales están coludidos. Mientras el gobierno trabaja para resolver el problema, la oposición lucra y golpea.

Twitter: @galvanochoa

FaceBook: galvanochoa

 

 

Read 150 times
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…