i se trata de defender sus intereses, la creatividad de los grandes grupos empresariales es infinita. Un ejemplo lo aporta Alsea, corporativo de comida chatarra, al anunciar, por medio de la Bolsa Mexicana de Valores, que debido al avance del coronavirus cerrará algunas unidades en el país y comenzará un programa para que sus trabajadores se retiren a sus casas sin goce de sueldo por al menos 30 días. ( La Jornada, Alejandro Alegría).

Eso sí, dice, en Alsea no se despide a nadie: sólo se van a su casa 30 días y sin goce de sueldo, pero con la garantía de que si las condiciones lo permiten, regresen a trabajar. Y todos contentos. Traducido al castellano simple, lo anterior quiere decir que despide a su personal, se pasa la ley laboral por el arco del triunfo y evita su obligación en la materia (liquidaciones, indemnizaciones y conexos), o si prefiere corre a los trabajadores y, si puede, los recontrata en un mes, todo bajo el disfraz de héroe, porque lo que el corporativo pretende, según dice, es preservar el empleo.

De hecho, en su comunicado Alsea detalla que reduce gastos generales con efecto inmediato, entre ellos un número importante de puestos en nuestro centro corporativo, al tiempo que trabaja con las autoridades en todas las geografías, sobre todo respecto de la compensación para las empresas y los empleados afectados por la cuarentena, a fin de acceder a todos los programas de ayuda que se anuncian. Por un lado, corre al personal, y por otro, extiende la mano para que el gobierno pague.

Y no se trata de una tiendita de la esquina ni de un establecimiento de medio pelo, sino del corporativo de comida chatarra más grande de México y otros países. Alsea se define como operador líder en establecimientos de comida rápida, cafeterías y comida casual de América Latina e Iberia. Opera en España, Portugal, Francia, Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo, Argentina, Chile, Colombia, Uruguay y Brasil.

Las utilidades netas de Alsea han crecido en forma imparable; de hecho, en los últimos seis años acumularon 6 mil millones de pesos (2014-2019), de tal suerte que no se puede hablar de un corporativo con problemas. Sin duda, el efecto económico por el Covid-19 será considerable, pero el golpe va parejo y todos deben aportar, algo que no se nota en la cúpula empresarial, que por un lado exige incentivos fiscales y por otro corre al personal.

En el discurso, los dueños de Alsea (con Alberto Torrado a la cabeza; en 2019 Forbes le atribuyó una fortuna de 800 millones de dólares) están convencidos de que el crecimiento de la compañía sólo es posible gracias a la pasión y el compromiso de los más de 85 mil colaboradores que integran el corporativo (eso dicen sus informes financieros), pero en los hechos los manda a casa sin goce de sueldo.

De acuerdo con su propia información, las ventas de Alsea en México representan 48 por ciento del total; las de Sudamérica, 14 por ciento y las de Europa, 38 por ciento. Opera 4 mil 310 establecimientos y cuando menos maneja 19 marcas comerciales (las más conocidas: Domino’s, Burger King, Starbucks, PF Chang’s, Italianis, Chilis y Vips).

Alsea reconoce que en México 99 por ciento de nuestros puntos de venta permanecen abiertos; 92 por ciento en Argentina, 52 por ciento en Chile y 95 por ciento en Colombia; hemos cerrado en forma temporal establecimientos en España, Portugal, Francia y Benelux. Pero la directriz de mandar a los trabajadores a su casa sin goce salario es para todos.

Entonces, si esa es la aportación del empresariado a la sacudida económica, México está frito.

Las rebanadas del pastel

Brillante, la embajadora mexicana ante la OEA, Luz Elena Baños Rivas: la relección de Luis Almagro es muy lamentable, pues ha actuado como Estado miembro y no como un facilitador del diálogo; un secretario general que no cree en la relección e hizo todo lo posible por relegirse usando nuestros recursos para lograrlo; patética expresión de malas prácticas y del triunfo de la conducción parcial. Touché.

Read 77 times
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…