Junto a la pandemia y a la cuarentena que vivimos, sigue siendo un problema de preocupación general el asunto del cambio climático, que parece por lo pronto olvidado en vista de las preocupaciones por lo inmediato que se han multiplicado. Pero, por supuesto, sigue ahí, enteramente vivo y diría motivo también de excepcional preocupación, incluso a causa del Covid-19, porque ahora sabemos que si no se respetan ciertas reglas que nos impone la naturaleza, los efectos sobre la sociedad humana pueden ser absolutamente devastadores. Lo sabíamos bien pero la pandemia actual nos lo ha recordado dramáticamente.

Desde luego, debe recordarse que el principal responsable del cambio climático es el ser humano y sus emisiones de gases de efecto invernadero que calientan el planeta. El gas más conocido es el CO2, causante de 63 por ciento del calentamiento global, pero existen otros como el metano o el óxido nitroso. Así, los gases se acumulan en la atmósfera (hoy hay más de 40 por ciento de gas acumulado) provocando un excesivo calentamiento en la Tierra, según informaciones del Parlamento Europeo y de la Organización Meteorológica Mundial. Las principales causas del cambio climático y del calentamiento global serían las siguientes:

Una generación excesiva de residuos sería una de la principales causas del cambio climático y del calentamiento de la Tierra. En su último informe, el Banco Mundial reporta que con más de 90 por ciento de los desechos que se vierten o queman a cielo abierto en los países de ingreso bajo, son los pobres y los más vulnerables quienes se ven más afectados. En los últimos años –agrega– los deslizamientos de basureros han enterrado viviendas y personas bajo montañas de residuos. Y son los más pobres quienes suelen vivir cerca de los vertederos de basura y alimentan el sistema de reciclado de su ciudad a través de la recolección de desechos, lo que los hace además susceptibles de sufrir consecuencias graves para la salud.

Desde luego, la deforestación no tiene solamente un impacto en su entorno: el efecto repercute en todo el planeta. Los árboles tienen la virtud de transformar el dióxido de carbono en oxígeno y es precisamente el CO2 el gas que más emitimos, pero si en lugar de cuidar nuestros bosques nos dedicamos a eliminarlos, la concentración de este gas en la atmósfera será mucho mayor.

Por último, para terminar ya con esta breve referencia a las causas del cambio climático, nos referiremos al hecho de que la agricultura y la ganadería, de la manera en que se llevan a cabo en la actualidad, resultan un sistema alimentario absolutamente incompatible con el cuidado del ambiente. De hecho, si la población europea consumiera la mitad de la carne que come, estaríamos ahorrando al planeta Tierra entre 25 y 40 por ciento de emisiones de efecto invernadero. Todo ello sin mencionar el hecho de que es un sistema profundamente injusto, ya que 800 millones de personas sufren hambre en todo el mundo y, paradójicamente, 2 mil millones de personas padecen sobrepeso (Oxfam Intermón: Las principales causas del cambio climático y del calentamiento global).

Sin embargo, resulta todavía una incógnita el tipo de sociedad que propiciará esta pandemia. “Debe decirse, en todo caso, que la repentina prueba de las incapacidades y distorsiones del régimen dominante, de su profunda inmoralidad, ha llegado a las élites. Un inesperado editorial del diario británico Financial Times exige reformas radicales que inviertan la dirección política predominante en las últimas décadas, porque se trata de forjar una sociedad que funcione para todos. El texto plantea que los gobiernos tendrán que aceptar un papel más activo en la economía, pero con otro sentido, porque los apoyos gubernamentales que se han estado dando empeorarán la situación. La redistribución tendrá que volver a la agenda y salir de ella el privilegio de los ricos. Uno de sus más sólidos defensores entierra así, con elegancia, el evangelio neoliberal (Ignacio Ramonet).

Iván Illich, al aplicar sus reflexiones heterodoxas al campo de la medicina, en 1975, denunció que la medicina institucionalizada había llegado a ser una grave amenaza para la salud y que vivíamos ya bajo la dictadura de la profesión, que formula las normas sanitarias, las aplica y penaliza a quienes no se ajustan a ellas –como se hace ahora al utilizar la fuerza pública para someter a quienes no cumplen las normas elaboradas por los expertos médicos.

Illich consideraba que el impacto del control profesional de la medicina, que inhabilita a la gente, ha alcanzado las proporciones de una epidemia. Y concluía: se trata de volver a ser lo que somos, lo que expresa el dharma, entre los hindúes, o la comunidad entre los pueblos indios de Oaxaca: personas, nudos de redes de relaciones concretas, que sólo pueden ser lo que son cuando esas redes forman comunidad, cuando tienen entre sí obligaciones recíprocas (Gustavo Esteva, Revista Ibero: El día después: se está produciendo un despertar, abril de 2020).

Read 106 times
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…