Print this page
Foto
En su informe de resultados correspondiente a los meses de enero a abril de este año, la Secretaría de Hacienda presenta un dato que atrae la atención: La deuda neta del sector público se situó en 12 billones 361 mil millones de pesos, dice. La deuda neta incluye todo: gobierno central, Pemex, CFE y banca de desarrollo. La pregunta: ¿por qué creció si la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador se ha rehusado consistentemente a tomar préstamos? En el reporte de 2008, la deuda neta sumaba 10 billones 829 mil 906 millones de pesos. Incluía –e incluye– un componente en dólares: 201 mil 307 millones. Al dispararse el precio del dólar, explica la Secretaría de Hacienda, la deuda en pesos automáticamente se incrementó a su nivel actual: más de 12 billones. Desde luego, también sube el pago de intereses, cuyo monto se acerca a un billón de pesos al año. El prianismo dejó en quiebra las finanzas públicas. De ahí la oposición de López Obrador a contraer más deuda, a pesar de la presión de algunos dirigentes del sector privado, cuyo interés consiste en que el gobierno tenga recursos para rescates empresariales.

Debuta el Frente AntiAmlo

El Frente Nacional AntiAMLO (FRENA), cuya creación anunció recientemente el sub(riano) Pedro Luis Martín Bringas, ex consejero del Grupo Soriana, debutó el sábado con manifestaciones no muy concurridas en varias ciudades de la República. Hubo una petición común: la renuncia inmediata del presidente López Obrador. No hubo alteraciones al orden público, mas allá de los claxonazos de los automóviles de los manifestantes. Muchas personas se manifestaron sin cubrebocas, les estorbaban para gritar. En los meses que precedieron a la elección de 2008, en el círculo cercano del lopezobradorismo, se comentaba que la oposición probablemente reaccionaría con manifestaciones públicas en su contra en caso de que ganara. Pero triunfó en forma tan aplastante que la oposición quedó petrificada. Reacciona un año y medio después, y en forma débil, como lo mostró el sábado. En este punto, AMLO cuenta con tres apoyos muy importantes: sus programas sociales –80 por ciento de la población estará incorporada a alguno de ellos la próxima Navidad–, un reconocimiento internacional claro, en particular su buena relación con el presidente Donald Trump, que ha resultado una sorpresa, y la lealtad del Ejército y sus mandos renovados. Eso no significa que la oposición no pueda crecer. Tiene poco tiempo. Hay elecciones el próximo año en 15 estados y las encuestas indican que en 14 ganará AMLO, a pesar del desorden en Morena.

Trump: la relección

Con el coronavirus lejos de ser contenido, 40 millones de desempleados y la violencia convulsionando algunas ciudades, las posibilidades de relección del presidente Trump parecen esfumarse. Una encuesta llevada a cabo por el diario The Washington Post y ABC News muestra que el electorado favorece con 53 por ciento al aspirante del Partido Demócrata, Joe Biden, frente a 43 por ciento de Trump. Informa el Post que el sondeo se llevó a cabo entre el 25 y el 28 de mayo con la participación de 1001 adultos, de los que 75 por ciento fueron encuestados por teléfono celular. Las elecciones serán el martes 3 de noviembre. Parece difícil que Trump consiga en cuatro meses crear 40 millones de empleos, conseguir una vacuna y apaciguar las zonas violentas de su país, pero sí puede recurrir a otros medios impredecibles para ganar la elección.

Twiteratti

Escribe Juan Aretos @Jaretos. ¡Pero qué contrariedad! También ya IBM de México se puso al corriente con 669 millones de pesos. Con ello, suman tres corporaciones que se ponen a mano con el SAT, contando a Walmart y Femsa.

Twitter: @galvanochoa

FaceBook: galvanochoa

Read 97 times
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…