Una cuestión que el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta tiene que valorar es si sus actuales operadores electorales tendrán la capacidad de construir la clientela que requiere para ganar los comicios locales del próximo año, donde se elegirán presidentes municipales y diputados al Congreso del estado.

¿O a poco cree que su subsecretario de Administración, Juan Pablo Cortés Córdoba, su primo el director general de Gobierno, Julio Miguel Huerta Gómez, el diputado Gabriel Biestro Medinilla, el subsecretario de Transportes, Seth Yassir Vázquez Hernández, y su eterno operador de tierra Eric Cotoñeto Carmona, tendrán la capacidad de sustituir a quienes lo hicieron ganar en las elecciones extraordinarias de 2019?

Y digo sustituir porque muchos de ellos, por no decir casi todos, están fuera de su gobierno o alejados de la llamada Cuarta Transformación poblana, por diferencias con el propio Luis Miguel Barbosa o con su grupo compacto.

Me refiero a Fernando Manzanilla Prieto, José Luis Márquez Martínez, Francisco Ramos Montaño y Silvia Argüello de Julián, así como a los priístas o ex priístas Jorge Estefan Chidiac, Maritza Marín Marcelo, Omar Álvarez Arronte, Javier López Zavala y Leobardo Soto Martínez, entre otros. 

En las elecciones extraordinarias del 2 de junio de 2019, Barbosa pudo derrotar al candidato común del PAN, PRD y MC, Enrique Cárdenas Sánchez, no por los votos que le aportó Morena, sino por la operación y el trabajo de ingeniería electoral de los arriba mencionados.

Estos hicieron básicamente dos cosas: por un lado canalizar el voto sus clientelas electorales y partidistas hacia el PT y el PVEM, y por otro lado desfondar, sobre todo en las secciones rurales o semi urbanas al PAN, PRD y MC.

De hecho en las elecciones extraordinarias el PAN computó más votos que Morena, casi 32 mil. No así sus aliados en ese proceso que perdieron en conjunto 110 mil sufragios con respecto a los comicios de 2018. 

MC sólo obtuvo 26 mil y el PRD 21 mil, a diferencia del PT y PVEM que le aportaron a Luis Miguel Barbosa 124 mil y 93 mil votos, respectivamente. 

Esto último está ampliamente documentado en el ensayo “Eficacia de la operación y el clientelismo electoral en Puebla”, de Abayubá Duche García y Francisco Gutiérrez Ortega, que forma parte del segundo tomo de la serie de tres libros “Dinero ilegal y elecciones en Puebla”, editados por Puebla contra la Corrupción y la Impunidad, y que este martes serán presentados y comentados.

Pero volvamos al tema inicial, a los operadores electorales de Barbosa. Ya se sabe quiénes son y cómo están armando la estructura y la clientela electoral de que echarán mano para ganar los comicios intermedios de 2021.

La pregunta es podrán dar los resultados que el gobernador Barbosa espera para mantener la mayoría en el Poder Legislativo y conservar las principales presidencias municipales que Morena y sus aliados obtuvieron en 2018.

Usted qué opina.

***

Nos vemos este martes en la presentación de los tres libros de la serie “Dinero ilegal y elecciones en Puebla”, que se trasmitirá a partir de las 18 horas por Facebook Live y desde el portal de Puebla contra la Impunidad y la Corrupción. 

***

Correos: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Twitter: @periodistasoy

Facebook: https://m.facebook.com/RodolfoRuizOficial

Read 61 times
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…