Donald Trump ha conseguido algo muy significativo: constituirse como eje ordenador de la política en América Latina. Posicionarse a favor o en contra de su figura y sus ideas supone hoy un nuevo criterio dominante para agrupar a los diferentes grupos políticos y también a las preferencias ciudadanas.

 

Esta suerte de plebiscito ideológico sobre el presidente de los Estados Unidos tiene una particularidad: distribuye muy desigualmente a los que están a un lado y al otro. La gran mayoría latinoamericana rechaza su manera de hacer política.

En las últimas cuatro encuestas de CELAG realizadas en estos dos últimos meses en América Latina, para Chile, México, Bolivia y Ecuador, observamos que como mínimo un 70% de la ciudadanía en cada país tiene una imagen negativa de Trump. Estos porcentajes están en la línea con otro estudio, del Centro de Investigaciones Pew, con sede en Washington, para Argentina (casi 70%) y Brasil (60%).

Al interior de cada país, sea cual fuere el criterio de desagregación que apliquemos, no hay apenas diferencia entre grupos sociales, salvo en contadas excepciones. Por ejemplo, en Chile, en la población que se autoidentifica de “derecha” y en la clase alta (autopercibida), el nivel de rechazo a Trump es más bajo (62-64%). En Bolivia, en los votantes del ultraderechista Camacho, también encontramos que la imagen de Trump es valorada como menos negativa (50%). En Ecuador, en la clase alta, en la derecha y en el anticorreismo, crece también la imagen positiva de Trump.

Más allá de esas contadísimas salvedades, el antitrumpismo es un fenómeno transversal, es un nuevo sentido común de época que está impregnado en todo el continente latinoamericano. En poco tiempo ha logrado, incluso, desbancar otros ejes ordenadores que estuvieron muy presentes en años anteriores. Su postura injerencista, su carácter supremacista, su lenguaje belicista, sus políticas antimigratorias y su poca “empatía” (e incluso desprecio) hacia América Latina han provocado un rechazo muy amplio en la región.

Sin embargo, esta animadversión ciudadana está disociada de la relación estrecha que tienen algunos presidentes latinoamericanos con Donald Trump. Este es el caso de Jeanine Áñez (Bolivia), Lenín Moreno (Ecuador), Sebastián Piñera (Chile), Mario Abdo (Paraguay) o Iván Duque (Colombia). Nace así un dilema complejo que deben afrontar los gobiernos conservadores de la región: compatibilizar su alto grado de dependencia del actual presidente de los Estados Unidos con lo que piensa mayoritariamente la gente.

Estamos ante un nuevo eje reordenador del campo político y, en consecuencia, también del electoral. A su manera, Trump logra hacer coincidir a un gran grupo de ciudadanos en América Latina que, por otra razón, seguramente no hubieran llegado a acercar posturas. A veces, en política -y en particular en el terreno electoral- se generan escenarios en los que se crean mayorías “por el rechazo a un enemigo común”, en vez estar “unidos por algo en positivo”.

Esto no significa que el antitrumpismo tenga la fuerza suficiente como para constituirse como el significante articulador de cualquier proyecto político o electoral, como así lo fuera, por ejemplo, el antimacrismo en Argentina o, actualmente, el creciente rechazo contra el modelo económico chileno. Es cierto que el antitrumpismo emergente en Latinoamérica no tiene esa capacidad, pero no debemos subestimarlo porque supone una pieza clave para diseñar un campo discursivo a favor del progresismo.

Trump no es solo una figura controversial y excéntrica; también es el símbolo de un modelo ineficiente de políticas públicas en contra de la gente; instituciones con muy bajo grado de gobernabilidad; un fracaso en términos de gestión de la covid-19; una matriz de valores reaccionarios. Es el máximo exponente de un proyecto económico, cultural y social, y ejerce una gran influencia en el patrón de comportamiento de la clase política conservadora. ¿Qué harán los líderes políticos de la derecha latinoamericana? ¿Imitarán a Trump? ¿Querrán sacarse una foto con él? ¿O estarán dispuestos a alejarse, en línea de las preferencias de la ciudadanía en América Latina?

Alfredo Serrano Mancilla y Silvina Romano forman parte de CELAG

Read 49 times

Cultura

  Con el “Grito de Independencia” a la vuelta de la esquina el repaso a las lecciones de historia ofrecidas por profesores en la educación básica se hacen necesario, especialmente cuando la figura de Leona Vicario se observa entre las exhibidas en la iluminación del Zócalo de la Ciudad de
El Festival Internacional de Cine Guanajuato (GIFF) anunció ayer las películas nacionales que estarán dentro de su programación como parte de la selección oficial en competencia de este año.En su edición 23 el encuentro fílmico tendrá lugar del 18 al 27 de septiembre en su plataforma de streaming y
El mar entre las casas es el nombre del largometraje de ficción que se estrenará a finales de este mes en el Festival Internacional de Cine de Guanajuato, el GIFF. Resultado de dos años de labor, el filme conjuga varias cosas: que partió de un ejercicio escolar gestado en la carrera de cine
  Para incentivar la creatividad de los compositores poblanos, mediante los elementos naturales, cívicos, culturales, sociales e históricos de Puebla, la Secretaría de Cultura (SC) convoca a músicos residentes del estado a participar en el concurso Esperanza Sonora.  En esta convocatoria,
Salman Rushdie en el festival literario de Cheltenham.DAVID LEVENSON / GETTY IMAGES   ¿Qué puede salir de un consagrado escritor indio escribiendo sobre Quijote y Sancho como dos Easy Rider atravesando Estados Unidos? En lo literario, el fruto de la macedonia es la última novela de Salman
Tras casi seis meses de cierre, como parte de la fase dos de la contingencia sanitaria causada por el Covid-19, este 1 de septiembre reabrieron los museos pertenecientes al organismo público descentralizado Museos Puebla.  Durante su videoconferencia, el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta
La película Las niñas, dirigida por Pilar Palomero, ha ganado la Biznaga de Oro a mejor largometraje español en el 23º Festival de Cine en Español de Málaga. Por su parte, Summer White (Blanco de verano), ópera prima del mexicano Rodrigo Ruiz Patterson, ha sido la ganadora de la Biznaga de Oro a la
“Los disparos acabaron con la vida de Nikolái Románov. Ya no está y por mucho que los abades oren por su salud, no resucitará”. Un relato lapidario en forma de editorial en el diario Pravda (La verdad) anunció el 19 de julio de 1918 el fusilamiento del zar por parte de los bolcheviques. “Nicolás II
No es exagerado afirmar que no hay conquista en la historia de la humanidad que no se haya hecho, también, con el lenguaje. Aquí se señalan algunas ideas fundamentales sobre la naturaleza del lenguaje, su evolución y los efectos de su enorme poder en la formación, muerte y tramado de las
Diego Rivera: intrahistorias es el nombre de la videoserie de estreno en la cual expertos en la obra del muralista mexicano relatarán anécdotas sobre su vida y obra. El título de la producción utiliza el concepto creado por Miguel de Unamuno para referirse a los hechos de una historia que suelen
Uno de los versos más famosos de Álvaro Mutis es un guiño melancólico a un pasado mejor: “Ahora que sé que nunca conoceré Estambul”. La frase incluso fue literalmente cierta durante muchos años. Hasta que un amigo se empeñó en convertirla en ficción. A mediados de los 70, su compadre Gabriel García
  Las salas de cine de arte del Complejo Cultural Universitario de la UAP se suman a las 22 sedes virtuales en el país que este año proyectarán la quinta Muestra Nacional de Imágenes Científicas Munic 2020.  Dicha muestra reúne piezas que buscan incentivar y difundir los contenidos audiovisuales
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…