Las lágrimas humanas deberían ser contadas una a una para saber cuales pertenecen al miedo y cuales al hambre. El miedo y el hambre dibujan viajes invisibles, y a veces hay que morirse para que te presten atención. Que diría hoy el pequeño Aylan de la sofisticada gesta de su equipo: no lo sabemos. El niño kurdo falleció con tres años en una playa turca, huyendo de una guerra con dolores de parto de libertad. Su cuerpo se posó boca abajo en la arena templada de la playa, mirando las entrañas de la tierra buscando un espacio donde refugiarse. 

 

En la liturgia de su sueño épico estaba jugar en el Bayern Múnich; pero brotó una grieta, una grieta inmensa: un mar azul intenso como tumba sin nombre a cielo abierto. Entre los despojos del naufragio se rescató su pelota menuda, sin aire, llena de recuerdos, de abrazos, de besos, de deserciones y de victorias. El balón continúa rebotando en el cerebro de Occidente: pica y pica neurótico por tanta vergüenza acumulada, por tanta desolación sin atender. La familia de Aylan Kurdi se dirigía a Baviera, sin saber que en Baviera no los querían.

Hay algo de naufragio en esta locura colectiva y legítima de la obtención de la Champions por parte del Bayern Múnich. Hablamos de fútbol, del fútbol del equipo bávaro: la cabeza levantada, el balón contra el suelo, y el tiempo suficiente para emocionar. Es la exquisitez de un fútbol sostenido en el arte de la seducción, de lo sublime, de la belleza eterna, simple, concreta. El respeto por el balón, por una humilde y sencilla interpretación del fútbol ofensivo, sin veladuras de fantasías, sin complejos; lejos, muy lejos, de los supremacistas del fútbol austero, de los iconoclasitas de la razón. Es fútbol, pero también vida; y en la vida la lógica bávara es un laberinto de paradojas existenciales que se edifican sobre el cinismo de la doble moral. 

En un “land” donde se construye, día a día, esa demente fantasía de una sociedad sin extranjeros, se mastican los prejuicios y se mira para otro lado con los emigrantes “premium” del Bayern Múnich. La población bávara rechaza en un 63% la asistencia por necesidades humanitarias a refugiados de conflictos bélicos, de hambre, o de identidad; a un 67% a extranjeros del resto del mundo -excluyendo países desarrollados-; y un 69% a ciudadanos europeos de los países ex comunistas, según datos de la Agencia para los Refugiados de la ONU. La adoración colectiva de un goleador con sangre polaca como Lewandowski, solo se puede asumir desde la insultante dicotomía de una sociedad mezquina: la inmigración con dinero no es inmigración, y sin dinero es aporofobia. 

La hermosa Baviera explotó de éxito y se fue a soñar excitada con el castigo sacramental de contar con un Bayern campeón, de tintes oscuros, con 14 extranjeros -entre “tostados”, “sudacas”, y conversos-; y con la febril pesadilla de sentir el acoso de la inmigración no deseada en los costurones de sus fronteras. El irracionalismo de los bárbaros es tan peligroso como el de los civilizados.

El pasado todo lo tritura. Aylan Kurdi salió a tomar un baño de realidad bajo la liturgia del Bayern, y no volvió; como no volvieron los 55.246 emigrantes sin tumba conocida en el “camposanto” abierto más infame y gigantesco de la humanidad: el Mediterráneo. Sus restos deambulan como peces de colores entre los yates de recreo y los cruceros, y a veces el mar escupe a la arena blanca un fémur o una vértebra con aroma a alga y salitre, a los pies de las toallas y las sombrillas.

El Bayern se proclamó campeón con justicia. Eliminó primero a un Barcelona transfigurado en un patógeno sin caras ni ojos, y sin mala intención; y luego a un París Saint Germain que se fugó, como se fugan los poderosos, a escondidas, con impunidad, creyéndose intocable, jugando el juego del éxito, o de la apariencia del éxito.

Inundados por la idea de que la muerte es un mero cambio de domicilio, alguien golpeó a las puertas del paraíso: abrió el Trinche Carlovich, con Aylan en los brazos, emigrantes del balón sin tierra, sin éxito, sin dinero, sin nada. Extranjero es una palabra hermosa si nadie te obliga a serlo.

* Ex jugador de Vélez y Campeón Mundial Tokio 1979.

Read 368 times

Cultura

    Un día como hoy pero de 1941, se estrenó El Ciudadano Kane. El 1 de mayo de 1941 se estrenó la película El Ciudadano Kane del director, actor, productor y guionista Orson Welles. Charles Foster Kane está inspirado en el personaje real William Randolph Hearst, magnate de
La actriz Sylvia Pasquel (izq) en una escena de la cinta El diablo entre las piernas. Foto Cortesía Alebrije CIE/Cinetec     Paz Alicia Garciadiego comenzó a escribir el guion de El diablo entre las piernas sin la intención de que fuese filmada. Comencé a plasmarlo después de verme en el
La ausencia de Francisco Toledo es notoria en la casa que en 1988 convirtió en el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO). Pero su visión de la vida y las cosas perdura. Toledo vio detalles que el ojo común no detecta. Vio el arte en lo cotidiano y logró trascender a otros espacios y
Al quedar fuera de la configuración territorial y política del Nuevo Mundo, Italia no es considerada protagonista en la historia de México ni en el devenir de América Latina, sin embargo, la curiosidad intelectual ha sido el estrecho vínculo entre ambos.   Ello, quedó asentado en el primero de
La pekinesa Chloé Zhao se convirtió el domingo en la primera asiática y tan solo la segunda mujer en conquistar un Oscar en la categoría de dirección. La directora se llevó a casa dos estatuillas en la atípica gala de la Academia, marcada por la crisis del coronavirus y la debacle económica que
Phillip Bladh, Carlos Cortes, Michellee Couttolenc y Jaime Baksht bromean con su premio Oscar a mejor sonido por la película "el sonido del metal". En vídeo, el momento de la entrega del premio. Foto: Chris Pizzello   La película Sound of Metal, cuyo sonido fue editado y mezclado por una
Yuh-Jung Youn, la sensación de la noche en las redes, posa con su Oscar por mejor actriz de reparto por 'Minari'.CHRIS PIZZELLO / GETTY IMAGES     ¿Se puede ser gracioso? Según los Oscar, no es el momento. No hubo este año el clásico monólogo inicial que repasa a los nominados y al
Chloé Zhao, directora de 'Nomadland', con sus dos estatuillas. En vídeo, resumen de la gala.CHRIS PIZZELLO/AP   Hollywood ha abogado este domingo por el futuro del cine y de la diversidad en la industria. Uno de los principales motores del entretenimiento ha querido decir por qué sigue
El actor Anthony Hopkins fotografiado en 1991, en plena resaca de la fama estratosférica (y el amor de crítica y público) que conoció tras 'El silencio de los corderos'. MIRRORPIX / GETTY IMAGES   Cuando el pasado diciembre Anthony Hopkins (Port Talbot, Reino Unido, 1937) celebró en un vídeo de
Fotogramas de Hillbilly, La madre del Blues y Sound of Metal Los premios Oscar 2021 se celebran el próximo domingo, 25 de abril. En un año tan atípico, muchas de las películas nominadas a los Oscar 2021 ya están disponibles en las plataformas VOD. Aunque aún hay cintas que se pueden ver en
Esta semana llegan a las salas de cine españolas tres thrillers: Una joven prometedora, un homenaje a esas amigas que en algún momento de la vida lo han sido todo y a todas las mujeres que han sufrido no ya una violación, sino el cuestionamiento de su palabra por su manera de vestir o
Charles Chaplin, en el campamento gitano de 'Charlot, bohemio (The Vagabond)' (1916). En vídeo, una secuencia de la película.     Charles Chaplin pensó durante muchos años que había nacido en el gran Londres en 1889. Hijo de artistas del music-hall, nunca logró encontrar su
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…