Elecciones Estados Unidos
Una imagen de las elecciones en la Bolsa de Tokio. H. KOMAE AP

 

Buenos días. Hoy escribo sobre las elecciones de Estados Unidos, que han monopolizado mi interés esta semana. El resultado, más ajustado de lo previsto, se conocerá pronto. En ese momento hablaremos de las claves. De momento quiero destacar el aspecto que considero fundamental: la creciente polarización del país.

Estados Unidos sigue siendo un país polarizado. Es el mensaje más claro que saco de estas elecciones: tras una legislatura excéntrica y en mitad de una pandemia, los estadounidenses han votado casi igual que en 2016. Para resolver el empate llevamos días contando votos, pero no es la única señal del hiperequilibrio que hay entre facciones.

  • Las elecciones se deciden porque Wisconsin, Míchigan y algún otro territorio cambiará de manos, pero los cuarenta y tantos restantes han repetido ganador. De los 3.000 condados que tiene el país, el 97% ha vuelto a votar por el mismo partido.
  • Hace cuatro años el 46% de los ciudadanos votó por Trump y ahora lo ha hecho el 48%. Si pierde es porque los demócratas han subido un poco más: del 48% de Clinton al 51% de Biden.
  • Muchos grupos han votado igual. Trump ganó el voto blanco con 20 puntos de distancia sobre Clinton y ahora ha vuelto a ganar por 15, según los sondeos. También se ha comentado mucho su ascenso entre los latinos, que es mínimo: del 28% al 32%.

El país sigue dividido en dos mitades impermeables. El 84% de las personas que se declaran “conservadoras” han votado por Trump y el 89% de los “liberales”, que en España llamaríamos progresistas, lo han hecho por Biden. Los dos porcentajes han crecido. Hay más polarización.

Las bases azules y rojas se mantienen. Los demócratas siguen arrasando entre las minorías raciales, mientras que los republicanos ganan entre la mayoría blanca. En las grandes ciudades se impone Biden dos contra uno, mientras que en el campo se impone Trump con claridad. Los republicanos dominan entre los cristianos y los demócratas, entre los jóvenes.

Además, esta división partidista influye, quizás se apropia, de las ideas de las personas, polarizándolas de forma artificial. ¿Es casualidad que a los republicanos les importe el crimen y a los demócratas el coronavirus? No creo. La disociación con la epidemia es absoluta: los demócratas creen que llevar mascarilla es “una responsabilidad” y no “una elección personal”, y que es más importante contener al virus que proteger la economía. Para los republicanos es al revés.

Esta división tiene una consecuencia aún peor: los votantes de uno y otro partido a menudo no se gustan. Un problema creciente en Estados Unidos es la desconfianza entre trincheras. El 96% de los votantes demócratas y el 89% de los republicanos decía que si ganaba su rival “sentirían miedo”. Como ha señalado el columnista David Brooks, la gran mayoría de los estadounidenses cree que si gana el candidato erróneo, su país “no se recuperará”. Es más, muchos piensan que una victoria de su rival cambiará por completo su país: el 82% de los votantes de Biden dicen que “Trump probablemente transformará su país en una dictadura” y el 90% de los de Trump que los demócratas quieren convertirlo en “un país socialista”.

El rechazo sentimental entre republicanos y demócratas lleva tres décadas subiendo. Es lo que se conoce como polarización afectiva, la distancia entre la cercanía que sientes por tu partido y el (a menudo) rechazo que sientes por su rival. En España, debatimos estos días si esa tensión se está elevando con la pandemia, aunque cuentan Luis Miller y Mariano Torcal que la polarización ya era muy alta entre los españoles hace 20 o 25 años.

En realidad, la polarización de Estados Unidos puede ser una singularidad al revés. Quizás no es un país excepcional por estar muy polarizado ahora, sino por haberlo estado poco en el pasado. Esa es la tesis del periodista Ezra Klein.

Es inevitable pensar estos días que algo ha cambiado. La mejor ilustración que he encontrado es la siguiente. Pensad primero en el tuit de Trump la noche electoral: pidió a gritos que se detuviera el conteo que parecía ir perdiendo: "¡Parad el escrutinio!". Y luego retroceded 14 años para escuchar el discurso del también republicano John McCain en una noche equivalente de 2008. Salió ante sus simpatizantes para reconocer la victoria de un rival recién llegado, Barack Obama, con estas palabras:

“El pueblo americano ha hablado. Y ha hablado claro. He tenido el honor de llamar al senador Obama para felicitarle por haber sido elegido el próximo presidente de un país que los dos amamos [...] Lo ha conseguido elevando las esperanzas de muchos millones de americanos que una vez pensaron, erróneamente, que tenían poco en juego o poca influencia en la elección de un presidente americano. Es algo que admiro profundamente. Esta es una elección histórica y reconozco el significado especial que tiene para los afroamericanos. El orgullo especial que debe ser suyo esta noche.”

Read 240 times

Cultura

El último féretro en México cubierto con la bandera republicana española ha sido el del poeta Enrique de Rivas Ibáñez, que nació en Madrid en 1931 y falleció en la tarde del domingo a los 89 años de edad. En su cabeza, que aprendió seis idiomas y gestó varias obras poéticas y ensayos, anidaba el
Cecilia Fuentes Macedo, hija de Carlos Fuentes y Rita Macedo, en su casa al sur de la Ciudad de México. Glagys Serrano     Es fácil comprender por qué Mujer en papel (Trilce, 2019) se ha convertido en un fenómeno literario en México y ha sido nombrado el libro del año por la cámara de la
Le bastó un gato para popularizar complejos conceptos de mecánica cuántica entre las masas. A saber: un minino está encerrado en una caja de acero en la que también hay un medidor geiger con una pequeña cantidad de material radioactivo. Si durante la siguiente hora se produce una desintegración
De izquierda a derecha y de arriba a abajo: John Horton Conway, Arthur Ashkin, Mary Fowkes, Margaret Burbidge, Flossie Wong-Staal, Teresa Rodrigo, Maria de Sousa, Freeman Dyson, Philip Warren Anderson, Antonio Rodríguez de las Heras, Li Wenliang, Masatoshi Koshiba, Frances Allen, Mario Molina y
Llega el final de este año olvidable y he vuelto a aprovechar la generosidad de unos cuantos compañeros de viaje para elegir los mejores libros del género. No tiene esta clasificación nada de científica, ni de democrática. Solo diré que quienes participan, mil gracias a todos, son lectores más que
FUENTE DE LA IMAGEN, IMPERDONABLE.   Pie de foto, La historia de "Imperdonable" gira alrededor del pandillero Giovanni, quien dijo publicamente que era homosexual. En una escena del documental salvadoreño "Imperdonable", Giovanni, el personaje principal, relata de forma descarnada
El escritor Gabriel García Márquez, en París en enero de 1982.ULF ANDERSEN (GETTY)     La imaginación de lectores, cineastas y críticos sobre cómo podría adaptarse Cien Años de Soledad a un formato audiovisual ha volado con los años. Pero el momento de ver la obra culmen de
Selvas infinitas de un verde intenso, glaciares de los que se despegan bloques de hielo del tamaño de edificios, templos de civilizaciones milenarias que se alzan hacia el cielo semiocultos entre la espesura de la jungla… en Sudamérica existen maravillas de belleza incuestionable que habría que ver
Foto: Agencia Enfoque   La exposición Leonardo da Vinci: 500 años de genialidad, llega a Puebla el próximo 4 de diciembre de 2020, se trata de un evento que se ha realizado en diversas partes del mundo y junta 200 piezas del propio del emblemático personaje. En inglés llamada Leonardo da
La digitalización de las cosas, entendida como la transformación o paso de lo textual hacia una representación digital, ha cambiado por mucho la manera en que vemos, leemos y oímos. Hoy día es posible encontrar una variedad de contenido dentro de un solo dominio: el de internet, donde además de
Aretha Franklin canta en 1967 en los estudios Fame, en Muscle Shoals, Alabama.MICHAEL OCHS (GETTY)     Aretha Franklin apenas hablaba de su primer embarazo a los 12 años. Tampoco del segundo, a los 14. Tuvo ambos hijos por decisión de su padre, el famoso predicador C. L. Franklin.
A la izquierda, la actriz Regina Bronx interpretando a La India María. A la derecha, la actriz María Elena Velasco, quien popularizó al personaje en la televisión y cine mexicanos.   Durante el programa La más Draga, que se transmite por YouTube, una de las concursantes decidió hacer una
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…