Filosofía y niños parecen conceptos alejados en el tiempo. Se diría que los separa la madurez y el nuevo escenario al que llamamos adolescencia. Es decir, que para filosofar necesitamos una determinada edad y una cierta experiencia, para penetrar en el “abstruso” mundo de las ideas.

No obstante, como dice la primera frase, sólo lo parece. Todo dependerá de cómo definamos el propio concepto de Filosofía. Etimológicamente, la palabra filosofía, de raíz griega, se definiría como “amor al saber”. Si así lo consideramos, ¿no sería deseable acercar a los niños y niñas a amar el saber lo antes posible?

Ahora bien, ¿es posible? Después de muchos años de experiencia docente, haciendo filosofía con niños, sostengo tajantemente que sí. Sí, si entendemos que se trata de filosofar, de trabajar habilidades de pensamiento para mejorar nuestras ideas y, como consecuencia, nuestras vidas. Sí, si se trata de conseguir progresos en el pensamiento crítico, creativo y ético de la infamcia. Sí, si entendemos que la curiosidad y la admiración, cualidades filosóficas por excelencia, están ya presentes en nuestra dotación como seres humanos. Los niños y las niñas llegan a este mundo con una sed insaciable de aprehender un mundo que, para ellos, es nuevo, misterioso, rico en preguntas que buscan respuestas. Y preguntan, preguntan mucho, sin desfallecer, para comprender, para orientarse, para descubrir y fortalecer las opiniones que, poco a poco, les permitirán mirar y discernir los hechos de las opiniones y las creencias. La filosofía que aquí queremos acercar a la infancia se construye con el diálogo filosófico, socrático, en cooperación con la diversidad. En el marco de la clase, o incluso de la familia, constituida como comunidad de aprendizaje, la filosofía desciende de la academia a la calle, a la vida cotidiana que nos enfrenta con los problemas, con las decisiones que hay que tomar. Los niños construyen su identidad junto a los demás, en el contexto del vasto mundo. Y su vida, la vida más próxima, les interroga. Los niños y las niñas tienen una sensibilidad especial para detectar incoherencias en los adultos. Todos los que estamos cercanos a ellos lo sabemos. Y se muestran perplejos, con esa sinceridad desbordante con las que a veces nos muestran nuestra propia debilidad de discurso. No es extraño, en estos días, oír a los más pequeños pidiendo a los adultos que cumplan las normas, de mascarilla, distancia e higiene y preguntándose por qué quiénes les han explicado esas normas como necesarias, a veces, las incumplen. ¿No deberían cumplirse siempre las normas? ¿Hay excepciones? ¿Y cómo las voy a distinguir?

Los niños y las niñas tienen una sensibilidad especial para detectar incoherencias en los adultos.

He ahí, en este sencillo ejemplo, una potente reflexión filosófica que puede permitirnos llevar al aula-o a casa, porque no- el tema de las normas. Así, podemos iniciar el diálogo con la pregunta: ¿quién dicta las normas? Y para contestar esa pregunta, escucharemos sus respuestas: “las de casa, los padres”, “en la escuela, los maestros”, “en el autobús de vuelta a casa, yo, que para eso soy la hermana mayor”. Basta que el docente o el adulto tenga una cierta inquietud filosófica para que ese diálogo fructifique con nuevas preguntas:¿se puede desobedecer una norma en alguna ocasión?, ¿hay diferentes tipos de normas? ¿hay normas no escritas en algún grupo? ¿podrías poner un ejemplo de normas injustas?, ¿las normas, se pueden cambiar de alguna forma? ¿las leyes, son normas? ¿se puede convivir sin ninguna norma?...

Como puede verse, las preguntas pueden desencadenar ese diálogo filosófico que trabaja habilidades de pensamiento (construir hipótesis, buscar ejemplos y contraejemplos…) y construye argumentos que debemos fortalecer con sentido crítico.

Podríamos continuar la propuesta pidiendo a los niños que imaginaran la siguiente situación: " desgraciadamente, en nuestro viaje de colonias, nuestro barco naufragó y todos nosotros fuimos a parar a una isla desierta, en la que no sabemos cuánto tiempo estaremos viviendo hasta que nos rescaten”. Debemos hacer normas para conseguir que todo vaya bien. ¿Cómo lo haremos? ¿Habrá excepciones? ¿Habrá sanciones si alguien las incumple?... Debemos ponernos de acuerdo para escoger cinco normas que todos aceptemos. ¿Podríamos trasladar esas normas a casa, a la escuela?

Como vemos ahí andamos trabajando el pensamiento crítico (argumentos), creativo ( juego de rol) y cuidadoso (respeto, cooperación…). Al final podemos pedirles que dibujen un bonito cartel con las normas que hemos hablado. Así que sí, filosofía e infancia es un binomio posible y deseable, si queremos que el saber sea la piedra sobre la que construir el mundo, un mundo crítico, creativo, cuidadoso, un mundo de ciudadanía democrática que esquive respuestas como: “por que sí”, “por qué yo lo digo”, “por qué sólo yo sé lo que más conviene”.

Jordi Nomen es profesor y jefe del departamento de Humanidades de la Escuela Sadako de Barcelona.

 

Read 96 times

Cultura

La embajadora de Donald Trump en la ONU, Nikki Haley, ante el tapiz del 'Guernica', en una imagen de 2018. Mary Altaffer/ AP El enorme tapiz que representa el Guernica de Pablo Picasso, una de las señas de identidad desde hace décadas de la sede de Naciones Unidas en Nueva York, ya no se verá más
La cantante Britney Spears, en Beverly Hills en 2018. Chris Pizzello/Ap   Ella se preguntaba a veces si aquello había sido lo más cerca que había estado de vender su alma al diablo. Sabía que era lo único inteligente que podía hacer en aquel momento, de todos modos. Simplemente, no veía otra
Ferlinghetti recita un poema en un acto en Nueva York, en 2005. Henny Ray/Ap   En una promoción de genios, Lawrence Ferlinghetti fue el primero que se enteró de casi todo. El primero en saber que “el poeta es un bárbaro subversivo” a las puertas de la ciudad que viene a
El filósofo Ibn Arabí, en un grabado del siglo XIX. Getty Images/Universal Images Group   Genio prolífico y viajero infatigable, Ibn Arabí fue uno de los grandes visionarios y místicos de todas las épocas. De padre murciano y madre bereber, creció y se educó en Sevilla, pero en seguida se
  La imagen como eje creativo, la tecnología como herramienta y la preferencia por técnicas analógicas para crear, son los elementos que, desde 2012, conforman el trabajo artístico del colectivo La Pesera, integrado por los artistas gráficos Nereo Zamítiz y Agnija Anča.  Desde su fundación en
Llega el 14 de febrero y con él un mar de pétalos de rosa, citas románticas y bombones en cajas rojas. El Día de San Valentín saca la vena más romántica de las parejas, independientemente de la situación que atraviesen. Pero ya sabemos que, como nos ocurre a cualquiera, las relaciones evolucionan y
Imagen de estrellas (NGC 6397) tomada por el telescopio espacial 'Hubble'.T. Brown S. Casertano/ AFP   Algún día el universo dejará de construir estrellas. La materia prima de la que están hechas se agota a medida que se crean estrellas nuevas. Cuando la estrella envejece se recicla solo una
'Idun y las manzanas', 1890. Idun es la guardiana de las manzanas que dan a los dioses la eterna juventud. Ilustración de Donald A Mackenzie, 1890.HERITAGE IMAGES / GETTY IMAGES     Las crónicas sajonas (y francas, y gallegas) los describen como unos auténticos mastuerzos. Rudos,
El financista británico Jonathan Ruffer en el Castillo de Auckland (Inglaterra). Barry Pells/Rhe Auckland Project     “Las personas somos como inmensas cuevas subterráneas, inexploradas incluso por nosotras mismas, y no agujeros cavados directamente en el suelo”, afirma el historiador
Foto gramas de las cintas nominadas 'Mank', 'The Life Ahead', 'Another Round', 'La Llorona', 'The Father' y 'Minari'.   Mank, película de Netflix, drama en blanco y negro ambientado en la edad dorada de Hollywood sobre la realización de Ciudadano Kane, encabezó ayer las nominaciones a
Impresión artística tomada debajo de Islandia y las islas Feroe. Foto Martin Künstig   El océano Ártico estaba cubierto por una plataforma de hielo hasta de 900 metros de espesor y estuvo lleno de agua dulce al menos dos veces en los últimos 150 mil años, reporta una investigación del
El último féretro en México cubierto con la bandera republicana española ha sido el del poeta Enrique de Rivas Ibáñez, que nació en Madrid en 1931 y falleció en la tarde del domingo a los 89 años de edad. En su cabeza, que aprendió seis idiomas y gestó varias obras poéticas y ensayos, anidaba el
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…