Print this page

Los asuntos legales son lo que han venido a generar una depuración en el proceso interno del PAN para elegir al candidato a alcalde de Tehuacán, pues de tres aspirantes, dos enfrentan escándalos con la justicia. Una orden de aprehensión contra el exedil Eliseo Lezama y un presunto fraude financiero en la familia de Juan Nicolás Parés, el presidente local de Coparmex, parece estar descarrilando las intenciones de ambos de ser próximo abanderado del albiazul.

Además de que pone en una situación complicada al PAN que pretendía utilizar el encarcelamiento del exedil Felipe Patjane Martínez como tema central contra Morena, bajo la idea de que la 4T no es sinónimo de honradez. El problema es que ahora dos de sus cuadros destacados tienen serias dificultades con la justicia.

Quien resulta parcialmente beneficiado es Jacobo Aguilar, quien hasta ahora no enfrenta problemas legales y cuenta con el respaldo de Genoveva Huerta Villegas y Marko Cortés, los presidentes estatal y nacional del PAN, respectivamente, para que se convierta en el candidato panista a edil de la segunda ciudad más importante del estado.

Aguilar tiene una trayectoria muy peculiar, primero fue líder de los jóvenes priistas de esta ciudad. Luego fue candidato del PRD a diputado. En 2018 su mamá Sara Sánchez hizo una alianza a nombre del Partido de Movimiento Ciudadano con el PAN y en esa ocasión, su hijo pactó nos buscar la nominación a edil, se la cedió al panista René López, pero compitió por una curul local y la perdió.

Para algunos esa trayectoria es una audaz carrera política. Pero para otros, sobre todo para importantes núcleos de panistas, es un pragmatismo extremo que no muestra lealtad hacia ninguna organización partidista.

Ese pasó por tres partidos distintos se había convertido en la principal causa de rechazo de una parte de la militancia panista en contra de Jacobo Aguilar. Hasta hace algunas semanas parecía ser un factor que podía impedir su postulación.

Sin embargo, ahora se ha convertido en un factor menor, en comparación con los problemas de sus rivales en la contienda interna del PAN.

Eliseo Lezama es visto por un sector de la opinión pública como uno de los peores alcaldes que el PAN ha tenido en esta ciudad. Aún con ese antecedente, estaba anotado para buscar nuevamente la candidatura a presidente municipal.

Varios de los panistas que siguen al ex edil, se habían sumado a los cuestionamientos contra la presidente estatal del PAN, Genoveva Huerta Villegas, por buscar elegir candidatos por la vía de la designación y sin consultar a la militancia albiazul.

El cálculo de Eliseo Lezama de que podría conseguir la candidatura por la vía de la presión política se está viendo limitado luego de que se ha generado una orden de aprehensión en su contra. Se dice que se trata por un conflicto con un particular, que nada tiene que ver con su desempeño como presidente municipal en el periodo de 2011 a 2013.

No obstante, ese problema legal parece ya tenerlo con medio cuerpo fuera del proceso interno del PAN, pues si no logra ganar el amparo que ha tramitado contra la orden de aprehensión en cuestión, sus esfuerzos se tendrán que dirigir en evitar pisar la cárcel.

El aspirante que se percibía más fuerte para ganar la candidatura del PAN era Juan Nicolás Parés, el presidente de Coparmex en Tehuacán y de quien se dice que su fuerza radica en tener el apoyo de un amplio y poderoso sector de empresarios de esa ciudad.

Ahora ha surgido un presunto fraude contra usuarios de la financiera La Perseverancia, en la que estaría involucrada Rocío Parés Riaño, tía del aspirante panista.

Se dice que Juan Nicolás Parés ha difundido la idea de que él también habría sido víctima de ese asunto, pues tenía inversiones en la financiera en cuestión.

Sin embargo, es un asunto que mancha sus esfuerzos de ser candidato y se le ve como un factor que lo dejaría fuera de la contienda.

Read 225 times
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…