En México y todo el mundo (principalmente en los países con gobiernos emanados de movimientos sociales o progresistas), los grupos conservadores han encontrado en la desinformación y la polarización el recurso más efectivo para debilitar el respaldo popular en cualquier acción de gobierno y, sobre todo, para generar climas de incertidumbre y miedo suficientes para impulsar su reconquista de los espacios de poder.

Los resultados de las elecciones intermedias de 2021, dentro de sus numerosos puntos de análisis, reflejaron el impacto de las campañas de odio y desinformación, principalmente en sectores de clase media y media-alta que, siendo los principales consumidores de contenidos digitales, se movilizaron y lejos de actuar con apatía y desinterés, dejaron de lado el abstencionismo (históricamente común en este sector de la población) y salieron a las urnas a impulsar, mediante el voto del miedo, cualquier opción que pudiera hacer frente a las y los temidos candidatos de Morena.

Toda noticia del escenario político y público, toda acción de gobierno, toda declaración del Presidente Andrés Manuel López Obrador, de alguno de sus secretarios de Estado, incluso, todas aquellas declaraciones y acciones generadas por sus adversarios y opositores, se convierten automáticamente en elementos para alimentar una arena de lucha permanente.

Asumimos idealmente que los temas públicos son irrenunciablemente elementos que deben someterse al escrutinio y el análisis, porque de esta forma se ayuda a la construcción y fortalecimiento de las democracias a partir del diálogo, el debate y el intercambio de ideas.

El disenso es fundamental para el enriquecimiento de las políticas públicas, la figura del gobernante todo poderoso, omnipotente, omnipresente y sabio, resulta insostenible ante la naturaleza humana y social.

Sin embargo, en nuestro país, no existe un debate público real y efectivo, ni condiciones suficientes para enriquecer, a partir del análisis profundo, la discusión y la argumentación, las acciones que encaminen a la construcción de un mejor país.

La desinformación y la polarización han incapacitado a la sociedad mexicana al debate; en contraste con los grandes alcances de la era digital, vivimos más conectados, pero menos informados.

La ciudadanía envía y recibe mayoritariamente opiniones y emociones. Muy pocas veces recibe información y datos. Se forma un criterio a partir del punto de vista de terceros, ríe y se enoja, y comparte las mismas emociones que recibe, pero exacerbadas por sus propios pensamientos.

Los medios de comunicación en su mayoría brindan la materia prima para la desinformación, con notas de poca profundidad, sesgadas o confusas, con titulares sensacionalistas o editorializados y, sobre todo, a partir de columnas de opinión en donde los intereses de sus autores influyen en la reconstrucción de realidades a modo. 

La ciudadanía está sectorizada e inmersa en una dinámica de permanente disputa en donde todo aquello que favorece a su «bando» es útil y es usado inmediatamente como recurso de confirmación, sin importar su fuente o veracidad. Y todo aquello favorable a «los contrarios» es inmediatamente desechado o descalificado.

La opinión pública que se transmite de boca en boca, la más efectiva,  ha sido conquistada por los memes, los videos sensacionalistas y descontextualizados. Se confunde una vez más la emoción y la opinión, con la información.

Para esto no hay revolución que esté preparada, toca empezar de cero a crear las condiciones suficientes para una alfabetización mediática efectiva. Es necesario formar una ciudadanía analítica y reflexiva, no militante.

Hasta la próxima.

Read 554 times

Cultura

Uno de los últimos retratos de la pintora mexicana Frida Kahlo ha batido este martes el récord de un artista latinoamericano en subasta. El autorretrato Diego y yo, de 1949, fue la estrella de la puja que la casa Sotheby’s ha celebrado este martes en Nueva York, en el marco de la temporada de otoño
Tierra sobre tierra, define el artista Oscar Formacio (Cholula, 1989), llama a entender la diversidad de formas, configuraciones y tensiones entre lo gráfico, lo volumétrico, lo arquitectónico y la instalación para pensar más allá de la práctica artística que se cuelga o se pone en una base, y
Dos figuras antropomorfas de barro, modeladas y con aplicaciones procedentes de la Costa del Golfo de México, específicamente del centro de Veracruz, de filiación cultural totonaca, elaboradas en el periodo Clásico mesoamericano (400 – 900 d.C.), las cuales se encontraban en el catálogo de la casa
Comala, espacio artístico, volverá a abrir. Luego de padecer al Covid-19, sus estragos económicos y el llamado a la no reunión que llevó a deshabitar los espacios, este centro cultural ubicado en el barrio de El Alto reabrirá con un nuevo programa de talleres que apostarán por lo presencial y lo
Escena del video 'Una trayectoria, una colección: Federico Silva' realizado por Osvaldo Villagrán, para conmemorar los 98 años del escultor, pintor y académico mexicano.   En Tlaxcala, el estado más pequeño de la República, se encuentra la casa donde vive Federico Silva (Ciudad de México, 16 de
Escultura de ‘Tlalli’, que se colocará en una glorieta de Paseo de la Reforma, en sustitución de la estatua de Cristóbal Colón. Foto José Antonio López   La historia del llamado “descubrimiento de América” tiene diversas formas de ser vista. La visión dominante ha sido una que glorifica a la
Artistas y creadoras difundieron una carta en la que piden a la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, retirar al artista Pedro Reyes el encargo de la escultura “Tlalli” que sustituirá a la estatua de Colón. En la misiva con fecha 12 de septiembre, alrededor de 300 artistas firmantes consideran
El Edificio Carolino de la UAP tendrá un nuevo uso. Como parte de la creación del Barrio Histórico Universitario se gestó el Museo Carolino, centro de cultura y saberes que se inaugura con la exposición Víctimas y victimarios de José Rivelino Moreno Valle, mejor conocido como Rivelino.
La conmemoración a 500 años de la caída de Tenochtitlán (1521) ha dado pie a diversas reflexiones que buscan comprender el mundo en que vivían las culturas originarias que habitaban el territorio ahora conocido como México y la manera en que el choque con el mundo español dio origen a nuestra
De la casa de Juana Peñate Montejo en Tumbalá, Chiapas, México. Foto: Diana Laura Montejo. Leer la poesía de Juana Peñate Montejo equivale a sumergirse en el rico y vibrante mundo de Chiapas, México. Sus poemas evocan a la naturaleza verde que rodea a su hogar en Tumbalá: sus ríos y montañas, las
Óleos de Agustín de Iturbide y su esposa Ana María Huarte, así como fotografías y reproducciones de recetarios antiguos, además de algunos cubiertos especiales y lebrillos del Talavera que representan lo que se sirvió a quien se nombró emperador de México al visitar Puebla el 28 de agosto de 1821,
Fotografía de autora   Xàbò mè’phàà   Xàbò mè’phàà, Ajngáà nikraòminanè ná chaca, naraxná xé mbíyu. Natsí mathán ri ríga, xí tsí gìxthamínè ná a’wuá rá.     Ná a’kuín mbro’on, nìguakra’wíi. A’kúun, araxná xó’ tsía’khe agú Kha’ngò maxámbùma xó’ rí xtáa.        
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…