El escritor y periodista Andrew Marantz, en Nueva York, en 2019.

El escritor y periodista Andrew Marantz, en Nueva York, en 2019. Brad Braket/Getty Images

Antes de noviembre de 2016, pocos periodistas en Estados Unidos le daban mucha atención a los trolls de la derecha alternativa, el llamado alt-right, cuyos ecosistemas eran las redes sociales. Estos influencers, en su mayoría jóvenes y hombres, aprendieron a capitalizar los algoritmos de Twitter y Facebook para multiplicar mensajes falsos, conspirativos y racistas, a favor de Donald Trump. Tras la elección, celebraron como suya la victoria del presidente.

Andrew Marantz, escritor de 36 años nacido en Nueva York, lleva más de cuatro años investigando a estos grupos de supremacistas blancos que, si bien no tienen una silla oficial en la Casa Blanca, siguen teniendo el apoyo implícito del presidente. En el primer debate presidencial, cuando el moderador Chris Wallace le pidió a Trump rechazar abiertamente a uno de estos grupos (los nacionalistas blancos llamados Proud Boys), el presidente evadió la invitación. “Retrocedan y esperen,” respondió, de forma ambigua. En segundos, el grupo celebró online promocionando camisetas con la declaración de Trump.

A principios de este año Marantz, que es periodista de la revista The New Yorker, publicó el libro Anti-social: cómo los extremistas online rompieron a Estados Unidos. El libro hace preguntas existenciales sobre los límites de la libertad de expresión en Estados Unidos y las ideologías dentro de empresas como Facebook o Twitter que permitieron el auge de la derecha alternativa en Estados Unidos.

Pregunta. En  2016, cuando usted empezó a seguir a varias personalidades del alt-right (la derecha alternativa), como Mike Cernovich, sus colegas le decían que por favor no alimentara a esos trolls, que los ignorara y ellos desaparecerían. Pero usted decidió no ignorarlos porque ellos “habían reconocido que las redes sociales estaban creando un hueco de poder que podía ser explotado”. ¿Qué supieron explotar?

Respuesta. Lo primero que me llamó la atención de estas personas no era que fueran interesantes o inteligentes, sino que habían desarrollado una habilidad que se iba a volver la dominante en nuestro tiempo. Lograron identificar dónde se estaban desintegrando las estructuras viejas de medios, y cómo podían crear nuevas infraestructuras para reemplazarlas y ganar atención. Esa mentalidad de “no alimentes a los trolls” presupone lo siguiente: “Ellos no están diciendo algo que importe, no están diciendo nada inteligente, entonces esperemos a que un mejor argumento se imponga sobre ellos” Eso presupone que el mercado de las ideas es funcional, y que la verdad eventualmente tomará ventaja. Pero este no es el caso.

P. Usted explica que estos trolls no podrían explotar ese vacío sin la ayuda de unos guardianes: los dueños de las redes sociales en Silicon Valley. ¿Cómo se conectaron las ideologías de estos dos mundos?

R. Para mí era difícil contar la historia de la derecha alternativa sin ese otro lado. Es difícil contar la historia de los que están ganando en las redes sociales sin pensar en quiénes son los guardianes de las redes sociales. Así que parte de mi interés era contar la historia de cómo la gente que fundó las redes sociales entre 2004 y 2005, la gente que fundó Facebook y Reddit y Twitter, tenían una ideología que decía: “El mercado de las ideas es como el mercado económico, y por eso se va a regular solo, de forma mágica, se va a arreglar a sí mismo, solo tenemos que crear más libertad y no preocuparnos por esto”. Esa es una fantasía en la economía, y yo creo que esa es una fantasía en las redes sociales también. Pero los sistemas no se arreglan a sí mismos, nada es puramente neutral. Así que si no se tiene un plan, las cosas van a ir por muy mal camino. Si el plan es solo “maximizamos la libertad y eso –que coincidencialmente va a hacernos mucho dinero– será para el bien común, y mágicamente el mundo irá a un lugar mejor”, pues ese es un plan muy malo.

Así que muchos de esos hombres –porque son en su mayoría hombres– nunca pensaron este tema más allá de eso. Ellos estaban haciendo mucho dinero, estaban en la portada de las revistas, y todo el mundo estaba muy emocionado con ellos. No había una reacción cultural contra ellos, había muy pocos críticos. Así que tuvieron toda la libertad durante una década, y luego estas fallas profundas y estructurales, que siempre estuvieron ahí,  empezaron a hacerse evidentes. Cuando ya [sus plataformas] ayudaron a que democracias estables pasaran a ser Estados fallidos, o a casos de genocidio, ya era demasiado tarde. Esa es la utopía en la que vivían, la idea de que “la libertad es algo maravilloso, nada malo va a venir de esto”. Para mi ahí está el corazón del problema.

P. Esta campaña presidencial, por la pandemia, también se juega mucho en las redes sociales. ¿Cómo han cambiado empresas como Facebook en estos cuatro años?

R. Han hecho algunos cambios muy específicos. En Facebook han abordado algunas lagunas, aunque no siempre han hecho cumplir las nuevas reglas. Por ejemplo, antes de este año, no tenían una política en contra de las milicias. Tenían otras políticas que usaban a veces para frenar a las milicias pero no tenían una regla específica contra estas. En agosto pusieron una regla que dice: “Si usted es un grupo armado que promueve o glorifica la violencia, no tiene derecho a estar en Facebook”. Pero luego hubo una cantidad de páginas de milicias que no cerraron, incluida una en Kenosha, Wisconsin, donde un chico blanco terminó asesinando a manifestantes. Así que hacen un cambio de reglas, que es pequeño, que no satisface a los críticos, y luego no es claro qué tanto las están cumpliendo.

Pero el problema de fondo es que estas redes sociales están fundamentalmente construidas para maximizar la atención de las personas, y el tiempo que estas pasan en las redes sociales, y eso no ha cambiado. La forma en la que esos algoritmos maximizan la atención de las personas es haciéndolas sentir indignadas, o con miedo, o con emociones positivas también, pero es todo a través de la manipulación emocional. Si ese problema de fondo no cambia, el resto es sencillamente poner vendajes en los bordes.

P. ¿Y qué hay de Twitter? Porque existe la impresión de que Twitter ha sido más activo políticamente, contra Trump o el alt-right, que Facebook.

R. Sí, Twitter ha hecho más, pero los estamos midiendo con un criterio muy bajo. Si tomas a Trump, por ejemplo, hay reglas que tanto Facebook como Twitter han dicho que nadie puede violarlas, incluso el presidente. Luego, él las viola. Luego Facebook no hace nada, y Twitter no hace casi nada. Quizá en Twitter son un poco mejores, pero nunca han bajado alguno de sus tuits, sencillamente han puesto un mensaje que dice: “Alerta, esta es una mentira peligrosa”. Bueno, ni siquiera dicen eso. Dicen algo como: “Busquen bien los hechos sobre cómo votar por correo”. Hay un lado de mi que quiere reconocerles que hayan hecho al menos eso, porque es difícil. Pero creo que es importante recordar que hemos puesto la barra muy baja con respecto a lo que se puede hacer.

P. Una de las teorías conspirativas durante esta campaña ha sido la famosa QAnon, que se parece mucho a lo que se conoció en 2016 como pizzagate, en la que se decía que Hillary Clinton explotaba niños en una pizzería. ¿Cómo se conectan estos dos momentos?

R. Son exactamente la misma teoría. QAnon es sencillamente una versión más grande, y más severa, de lo que fue pizzagate. Por esto es que yo le digo a la gente que, si ven que una de esas figuras del alt-right de repente se fue, no quiere decir que el movimiento ha desaparecido, o que las dinámicas de ese movimiento han desaparecido. A algunas de las personas de las que hablo en mi libro quizás las prohibieron en una u otra plataforma. Pero acá lo importante no son los individuos, sino los sistemas y dinámicas que se han formado, y esas cosas no han cambiado de forma significativa en estos años. QAnon es un gran ejemplo. Uno podría decir: “Bueno, ahora estamos mejor porque no se habla de pizzagate”. Pero eso es porque hizo metástasis en algo más grande, más atroz, más violento. Yo no puedo predecir cuál va a ser la próxima teoría de la conspiración que va a explotar, o quién va a ser el nuevo líder de un grupo extremista. Pero si no cambiamos las estructuras, estas cosas van a seguir ocurriendo.

P. ¿Qué tan cercanos son los miembros del alt-right ahora a Donald Trump?

R. Honestamente, creo que Donald Trump es una persona que literalmente ve Fox News todo el día. Así que creo que solo habla con personas por teléfono que son de Fox News o viejos ricos de Nueva York. No creo que pase mucho tiempo sondeando a las personas de su coalición política, porque no creo que tenga la curiosidad o energía.

Pero creo que hay personas en el movimiento de Trump que están conectados con el movimiento alt-right. Personas como [el asesor presidencial] Stephen Miller y [el supremacista blanco] Richard Spencer eran buenos amigos en la universidad. Creo que Miller es lo suficientemente inteligente para no estar hablando públicamente con Spencer. ¿Pero lee lo que publican los think tanks de Spencer? Quién sabe. Pero hay ciertas coaliciones ideológicas que se mantienen intactas. Bueno y la supremacía blanca ha sido una idea permanente, una idea estable y duradera en la historia de Estados Unidos. Así que uno no necesita organizar retiros para mantener esa idea viva. Es como se construyó Estados Unidos, es una idea que es fácil de mantener viva.

P. Una de las personas que usted entrevistó para su libro se llama Laura Loomer, que podría ganar un puesto en las elecciones legislativas de la Florida. ¿Quién es ella?

R. Honestamente, es una de las personas más desquiciadas en mi libro. Yo nunca hubiera podido predecir que ella sería una persona con posibilidades de ganar un puesto en el Congreso. Ella es completamente islamófoba, tiene ideas realmente extremas y horribles, teorías de la conspiración, y es muy impulsiva. No logra que no la prohíban en casi todas las redes sociales, por violar las reglas. Normalmente si vives de las redes sociales, parte de lo que tienes que hacer es lograr mantenerte en las redes sociales. Y ella no parece ser muy buena en eso. Pero ella se ríe de última, porque ahora ella hace campaña con Lara Trump y logra quedar nominada al Congreso por el Partido Republicado en su distrito. Para mí esto demuestra que el Partido Republicano ya es un experimento fallido. Parte de lo que intento demostrar en el libro es que, la gente en los sistemas de los que escribo son como un reductio ad absurdum. Son una demostración de lo absurdas que se pueden poner las cosas. No veo cómo uno puede sentirse bien con respecto al estado de un partido político después de ver algo así.

P. ¿Quién va a ganar las elecciones y cómo puede afectar la desinformación el resultado?

R. Yo, desafortunadamente, gané muchas apuestas en la elección pasada. Me sentí mal por eso, así que este año no estoy haciendo apuestas. Pero, lo que más me preocupa,  honestamente, más que Trump se reelija, son las semanas o meses después de la elección, si nadie sabe aún cuál fue el resultado. Imaginemos que Fox News anuncia que Trump ganó la elección. Inmediatamente tienes a 30 y algo por ciento del país que va a creer que eso es verdad y luego, si en los siguientes días se cuentan más votos por correo y se dice que en realidad eso no era correcto, y que Biden ganó, lo que me preocupa es que sea demasiado tarde. Porque parte de lo que dice mi libro es que la gente acepta la versión de la realidad que quiere aceptar. No siempre van a aceptar la versión de la realidad que es la real. Si vieron una imagen en la televisión diciendo que Trump ganó, y luego seis días después un oficial electoral dice que eso no es cierto, sencillamente van a escoger creer en lo primero. Porque eso es lo que quieren creer. Eso es lo que me preocupa. Me preocupa que los ciudadanos no puedan ni siquiera ponerse de acuerdo con respecto al resultado de las elecciones.

No hay nada en la Constitución que diga que Fox News tiene que dar un anuncio exacto en la noche de la elección. Pueden hacer lo que se les dé la gana, y nosotros veremos qué pasa. Y si hay muchas personas, que tienen armas y que patrullan las calles, intentando que no se cuenten todos los votos, ¿Quién les va a impedir eso? Deberíamos tener una tradición mucho más fuerte para monitorear las elecciones. No tenerla tiene que ver con el excepcionalismo americano, que nos hace creer que no lo necesitamos. Pero sí lo necesitamos.

El senador estadounidense John Cornyn, uno de los firmantes, en una reunión del Comité Judicial del Senado de EE UU.
El senador estadounidense John Cornyn, uno de los firmantes, en una reunión del Comité Judicial del Senado de EE UU.HANNAH MCKAY / POOL / EFE

 

Una cuarentena de legisladores de Estados Unidos han incrementado la presión sobre su presidente, Donald Trump, para que busque una solución a los esfuerzos del Gobierno mexicano por limitar la participación privada en el sector energético, argumentando que se está socavando el espíritu del Tratado entre Estados Unidos, México y Canadá, conocido como el T-Mec. La petición de los 43 legisladores se produce días después de que se dieran a conocer documentos en los que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador presuntamente pide a reguladores no otorgar permisos de operación a empresas energéticas privadas para beneficiar a las paraestatales.

“Informes recientes indican que el Gobierno mexicano está otorgando tratamiento regulatorio preferente a Petróleos Mexicanos (PEMEX) y está postergando o cancelando totalmente permisos para empresas energéticas estadounidenses”, dice la carta, enviada este jueves. "Estas experiencias anecdóticas han cobrado crédito adicional recientemente por un memorándum filtrado del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en el que indica a las autoridades mexicanas que utilicen todos los recursos disponibles dentro de la normativa para proteger a PEMEX y la Comisión Federal de Electricidad (CFE). Adicionalmente, miembros del partido gobernante, Morena, han presentado iniciativas constitucionales para revertir la histórica Reforma Energética de 2014 y buscar renunciar a todos los contratos actualmente vigentes. “Le instamos a encontrar una resolución con el Gobierno de México”, le piden a Trump al final de la carta.

Este es un primer aviso, o una “salva”, opina Pablo Medina, analista del sector energético en Welligence, al teléfono desde Houston. “Es un signo de que la política energética de AMLO, que no ha seguido necesariamente las leyes sino mas bien ha sido a través de decreto, está levantando alertas a nivel internacional”, asegura el experto.

“Hasta ahora la Administración de López Obrador ha llevado un perfil muy bajo con lo que concierne a Trump, ha sido bastante cuidadoso de no antagonizarlo de ninguna manera, no obstante cuando se ve que los intereses de empresas estadounidenses regidos por tratados de los que México es parte, que es el mismo tratado que la Administración de López Obrador firmó, cuando se ve que no se están respetando las reglas creo que las consecuencias van a ser interesantes", explica Medina. “No creo que esto vaya a traer acciones inmediatas pero sí levanta el perfil”, agrega.

Esta semana, el director general de la empresa de energía española Iberdrola dijo en un encuentro con inversionistas que la empresa descarta nuevas inversiones en México hasta que no se aclare el marco regulatorio. Cuestionado sobre esto, previo a la publicación de la carta en EE UU, el presidente López Obrador aseguró en su conferencia de prensa diaria que el cambio a las reglas en materia energética se hizo “porque se abusó mucho”.

“El propósito, para decirlo con claridad, era dejarle el mercado de los energéticos al sector privado, tanto nacional como extranjero y esto implicaba menguar, socavar, destruir, acabar con Pemex y con la Comisión Federal de Electricidad”, opinó el mandatario. “La llamada reforma energética la hicieron para terminar de destruir a Pemex y a la Comisión Federal de Electricidad, y ni siquiera pueden decir que pensando en la gente, porque en todo el periodo neoliberal y sobre todo a partir de que se aprobó la llamada reforma energética se incrementaron los precios de las gasolinas, de la luz, no se benefició al pueblo. Entonces, ahora hay un cambio de política”.

Esta es la segunda carta que presiona la política energética del presidente mexicano. El año pasado, el gobernador del Estado de Texas, Greg Abbott, envió una misiva al presidente López Obrador, urgiéndole a que terminara con la revisión de contratos de suministro de gas natural para continuar el comercio entre ambos países. México es el principal comprador de gas natural estadounidense en el mundo y mucho de este gas proviene de Texas.

“La carta de los legisladores es un recordatorio al Gobierno actual de que vivimos en un planeta ya, por fortuna, con una madurez de las relaciones internacionales y en el que las decisiones que un país asuma hacia su interior podrían tener efectos colaterales en el resto del mundo”, dice Sergio Rivas, consultor y presidente de la firma de promoción de negocios International Cluster of Energy en Mexico. “Le doy la bienvenida al debate internacional sobre los temas que equivocadamente el gobierno está pretendiendo sean únicamente de injerencia nacional”.

La reforma energética, diseñada y pasada por la Administración anterior del presidente Enrique Peña Nieto, abrió el sector a la participación de empresas privadas por primera vez en 70 años. El Gobierno de López Obrador canceló subastas de energía eléctrica renovable, programadas en la Administración anterior, y endureció las condiciones de operación para plantas solares y eólicas en aras de la “confiabilidad” del sistema. Las decisiones detonaron críticas desde la iniciativa privada así como de ambientalistas.

En el último debate entre los dos candidatos a la presidencia de EE UU este jueves, el exvicepresidente y ahora candidato demócrata, Joe Biden, aseguró que su Gobierno tendría una agenda ambiental para luchar en contra del cambio climático que incluiría iniciar la transición hacia las energías renovables así como el liderazgo internacional para asegurarse de que otros países cumplan con la reducción de emisiones de carbono. El petróleo “tiene que ser reemplazado por energía renovable con el tiempo”, dijo Biden. “Yo dejaría de darles subsidios federales. Si no se les dan subsidios federales a la energía solar y eólica, ¿por qué se lo damos a la industria petrolera?”, apuntó.

A la izquierda, la actriz Regina Bronx interpretando a La India María. A la derecha, la actriz María Elena Velasco, quien popularizó al personaje en la televisión y cine mexicanos.

A la izquierda, la actriz Regina Bronx interpretando a La India María. A la derecha, la actriz María Elena Velasco, quien popularizó al personaje en la televisión y cine mexicanos.

 

Durante el programa La más Draga, que se transmite por YouTube, una de las concursantes decidió hacer una imitación del personaje La india María, originalmente interpretado por la actriz María Elena Velasco (1940-2015). Su participación creó un debate entre los jueces de este programa, cuando Johnny Carmona mencionó que este personaje ya no tiene cabida en la comedia que se hace en 2020. Se puede observar el debate a partir del minuto 1:02:37.

 

“Hay cierto tipo de comedia que funcionó en los setenta y ochenta, pero que desafortunadamente hoy lacera a un México que ya no quiere ser racista y clasista”, dijo Carmona tras la imitación de Regina Bronx. Su opinión no la compartió el resto del jurado de La más Draga. La actriz Maribel Guardia mencionó que se trata de un homenaje a un personaje entrañable y elogió el trabajo de Bronx. “La inocencia de nuestra gente, tan linda, era lo que tenía la india María, que se agarraba la faldita, que te hacía adorarla”, comentó.

Estos comentarios trasladaron el debate en redes sociales, donde La India María se colocó como trending topic la noche del martes y continuó siéndolo la tarde del miércoles. Algunos de los comentarios hacen referencia al tratamiento racista que tiene este personaje.

Para Zaira Hipólito, investigadora independiente de origen zapoteca, la televisión en México ha reproducido estereotipos racistas que distorsionan la imagen de los pueblos indígenas. “Es denigrante y no hay reflexividad al representar un personaje como la india María en un momento donde debatimos la importancia de que se acabe el racismo”, dice Verne, vía telefónica.

Históricamente, la televisión mexicana ha caricaturizado a los indígenas en programas de comedia o en melodramas. Madaleno, Tizoc y el indio Brayan, en el caso de los hombres, pero más extendido en personajes femeninos como La india Yuridia o María Isabel. “Hay mucha gente que ha sufrido racismo por consecuencia de esos personajes, de que se normaliza su situación y los pinta como ingenuos o personas a las que se tiene que tutelar”, dice Hipólito.

Los indígenas sufren frecuentemente de discriminación, un problema profundamente arraigado en la cultura mexicana. La Encuesta Nacional sobre Discriminación elaborada por el INEGI, indica que al 42,6% de la población indígena se le ha negado algún servicio no le explicaron cómo realizar un trámite solo por su origen. En tanto, 20,2% de la población en general ha sido discriminada por su tono de piel o su apariencia.

No son homenajes

Uno de los argumentos que usó Maribel Guardia para defender la representación de La india María, es que se trata de un personaje entrañable. “Le dio tanta alegría a tantas generaciones, lo que hizo ella (Bronx) fue caracterizarla”, mencionó en el programa. Para Hipólito, no se trata de un reconocimiento. “Hay un sector de la población a la que le produce nostalgia en un mercado que atrae cosas o personajes del pasado, sin embargo, es doloroso”, comenta. Para Federico Navarrete, autor de México Racista, se trata de una interpretación reduccionista del personaje. “Es una lectura simple y negativa de esta comedia: reducir todo a una cuestión de ingenuidad e inferiorización”, comenta, vía telefónica.

Como hemos mencionado en Verne, otras corrientes de comedia en México buscan ser más incluyentes sin necesidad de recurrir al racismo o a la misoginia. Para Marisol Gasé, actriz e integrante de Las Reinas Chulas, la presencia de un personaje indígena no es necesariamente negativa en tanto no reproduzca comportamientos discriminatorios. “Si ella (Bronx) no se puede burlar de cómo han estereotipado a los indígenas, la pobreza y la discriminación se trata de un humor que sigue replicando estereotipos que queremos erradicar”, cuenta, vía telefónica. En ese sentido, Hipólito considera que hace falta que haya más guionistas y humoristas de origen indígena, lo que cambiaría la forma en que se representan a los pueblos originarios.

 
Códice de Leonardo da Vinci, dedicado a la fortificación y geometría, con el diseño del monumento a Ludovico Sforza.
Códice de Leonardo da Vinci, dedicado a la fortificación y geometría, con el diseño del monumento a Ludovico Sforza.

En unos días la Biblioteca Nacional de España (BNE) dejará de cobrar por la reproducción de sus documentos digitalizados y por el permiso para uso comercial de los mismos. Las joyas del patrimonio bibliográfico serán liberadas de todo coste, “para apoyar al sector cultural y al negocio de las industrias culturales como forma de creación de riqueza”, indica Ana Santos, directora de la institución. Con este movimiento, cuya pretensión es apoyar a las empresas para salvar la situación de crisis, quedarán libres de todo coste más de 220.000 títulos y 30 millones de páginas digitalizadas y servidas en la Biblioteca Digital Hispánica y la Hemeroteca Digital.

Hasta el momento sólo los investigadores estaban exentos del pago de cualquier permiso. Ahora, el uso comercial de los documentos no será gravado y si una editorial quiere, por ejemplo, reproducir y vender una versión facsímil de los dos excepcionales códices de Leonardo da Vinci, podrá hacerlo sin tener que pagar nada por ello. El coste público comercial de estas dos obras, con sus anotaciones manuscritas y dibujos del Tratado de estática y mecánica y del Tratado de fortificación y geometría, es en estos momentos de 6.020 euros y 5.903 euros, respectivamente, indican desde la BNE.

Cada año la institución ingresaba por estos servicios algo más de 40.000 euros. Por comparar, el Museo del Prado, con una férrea política de copyright, informó en sus cuentas de 2018 de unos ingresos de 3.755 euros (aunque tenía previsto que fueran 10.000 euros), por la venta de derechos de reproducción. El ejemplar de la primera edición de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes, estará también disponible para el uso comercial que se le quiera dar. Y el Beato de Liébana, códice escrito por Facundo en 1047 para los reyes Fernando I y Sancha de Castilla y León, los mapas de Ptolomeo, las Cantigas de Santa MaríaCommedia, de Dante Alighieri, o el manuscrito autógrafo de La dama boba, de Lope de Vega.

“Es un debate que teníamos en la BNE desde hacía años: cobrar por un patrimonio público era una contradicción, aunque sirva para financiar una parte de los costes de la digitalización. Es una decisión que produce vértigo, pero el contexto de crisis ha acelerado la propuesta a la Comisión Permanente, que ha aprobado esta medida excepcional”, explica Luis Bueren Gómez-Acebo, director técnico de la BNE. La excepción del cobro de derechos se ha firmado sin fecha de caducidad, pero no es un cierre definitivo. La medida, que se ha fundamentado como un principio de solidaridad, queda abierta a la política de futuros directores que lleguen a la casa.

Licencias en abierto

La única condición para utilizar estos recursos es citar la fuente de donde proceden. La licencia que empezará a operar es conocida como Creative Commons By (CC By) y es una recomendación que se hace desde Europeana, la biblioteca digital de referencia, que agrega los contenidos libres de unos 2.300 centros culturales de los 27 miembros de la Unión Europea. Las obras que se liberan son de dominio público, es decir, aquellas que han cumplido 80 años después del fallecimiento de su autor. “Las licencias Creative Commons son una excelente manera de hacer que las colecciones públicas de las instituciones del patrimonio cultural estén disponibles para una audiencia más amplia. Estamos muy contentos de ver su aceptación masiva en los últimos años”, señalan desde Europeana.

“Este paso que damos ahora en la BNE la culminación de la reutilización de nuestras colecciones, que no son nuestras, sino de todos los españoles. Quizá sea una contribución modesta, pero muy simbólica. Nos gusta llamarlo ‘reapropiación’ del patrimonio y que el ciudadano lo sienta como suyo”, apunta Luis Bueren. Las colecciones que se liberan son fruto de una política de digitalización que se inició con el patrocinio, en 2008, de Telefónica, que aportó 10 millones de euros, y que continuó Red.es, en 2015, con una inversión de cinco millones de euros.

Es un paso decisivo en el desplazamiento de la institución hacia lo digital, que durante la crisis sanitaria se ha afianzado. Según los datos de la BNE, el número de usuarios se duplicó y alcanzó los 10.000 diarios. El número de páginas consultadas también creció de una manera similar, rozando las 30.000 semanales, además de los libros, las cartas, los mapas, los discos de pizarra, grabaciones o las fotografías. El año pasado se consultaron en sala cerca de 200.000 ejemplares y un centenar de investigadores accedieron cada día. “Estamos próximos a los 10 millones de documentos digitales consultados al año. Es una escala incomparable con el estudio en el centro”, apunta Bueren, que cuenta con un equipo de ocho personas digitalizando y liberando contenido. El resto del equipo es externo.

Una imagen del Códice Maya de Dresde, que se encuentra en Alemania.Una imagen del Códice Maya de Dresde, que se encuentra en Alemania.

 

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha asegurado este jueves que el Gobierno alemán lo “ayudará” a traer de forma temporal el códice maya que se encuentra en la ciudad alemana de Dresde. El mandatario ha afirmado en un mensaje de Twitter que el presidente del país europeo, Frank-Walter Steinmeier, intercederá “ante los directivos de los museos” para obtener el préstamo de la antigua pieza. El reclamo se suma a otros hechos este mes por la historiadora Beatriz Gutiérrez Müller en Italia, Francia y Austria a pedido de su esposo, López Obrador, para exponer los tesoros arqueológicos durate los aniversarios patrióticos que el país norteamericano conmemora en 2021.

El manuscrito maya que se encuentra en Alemania es uno de los cuatro que aún se conservan en el mundo. Los otros están en Madrid, París y México —este último se conserva en la Biblioteca Nacional—. El de Dresde, que fue elaborado entre los años 1200 y 1250, es el más antiguo y mejor conservado, según la UNESCO. A lo largo de 39 hojas de papel amate escritas de ambos lados, el códice representa jeroglíficos, números y figuras. Contiene calendarios de rituales y de adivinación, cálculos e instrucciones sobre las ceremonias del año nuevo, entre otras informaciones. Los especialistas creen que el antiguo documento salió de América en el siglo XVI, tras la conquista, y fue adquirido en 1739 por un bibliotecario austriaco. Recién en el siglo XIX se identificó su origen maya.

La pieza, que originalmente estaba doblada en forma de acordeón, fue clave para descifrar jeroglíficos mayas y para el estudio de sus calendarios muchos siglos después de su creación. Se conserva actualmente en la colección de la Biblioteca del Estado alemán de Sajonia. López Obrador le ha pedido este jueves al socialdemócrata Steinmeier que le ayude a traerlo al país de forma temporal. En una conversación “amplia” por teléfono los presidentes de ambos países trataron temas como la covid-19, la economía o la cultura, según ha informado López Obrador, además del pedido de préstamo. En la charla con Steinmeier, participaron también Gutiérrez Müller y el canciller mexicano, Marcelo Ebrard. "Lo invitamos a visitar nuestro país para las conmemoraciones de 2021”, se lee en el mensaje en la red social.

El próximo año, México conmemora el aniversario de la independencia (1821), el quinto centenario de la caída de Tenochtitlán [el precedente prehispánico de Ciudad de México] (1521) y la fundación de las primeras villas en esa ciudad en 1931. Por eso, el presidente envió a Gutiérrez Müller a Europa a pedir el préstamo temporal de diferentes reliquias arqueológicas, para exponerlas en esas fechas. La historiadora se reunió este mes con el papa Francisco; con el presidente de Italia, Sergio Mattarella; con la esposa del presidente Francés, Brigitte Macron, y con el mandatario austriaco, Alexander Van der Bellen.

A este último, le solicitó el préstamo del conocido como penacho de Moctezuma, un tesoro hecho de plumas de quetzal y oro que se encuentra actualmente en el Museo del Mundo de Viena. Antes de intentarlo, López Obrador ya había calificado “la misión” de “casi imposible” porque, según dijo, “se lo han apropiado”. La pieza, según coincidió un equipo de expertos mexicanos y austriacos en 2012, está en un estado fragil que impide su traslado. Así lo defendió la directora del Museo de Historia del Arte de Viena, Sabine Haag, del que depende la instutición que conserva el tocado azteca, en una entrevista con este periódico. La historiadora del arte cree que es posible “compartir” el tesoro mesoamericano “sin moverlo” por su frágil estado.

Durante su gira por Europa, Gutiérrez Müller también pidió dos códices que actualmente están en Italia: el Codex Fiorentino, escrito entre 1540 y 1585 por fray Bernardino de Sahagún en náhuatl, latín y castellano, y el Codex Cospi o Bologna, un texto que revela los avances en matemáticas y astronomía de los nahuas anterior a la invasión española y que se encuentra en la Universidad de Bolonia. La historiadora y escritora también reclamó una serie de piezas arqueológicas a Francia para traerlas al país, al menos temporalmente.

Pacientes con síntomas de covid esperan fuera de una clínica en Ciudad Juárez, Chihuahua, donde las autoridades han elevado este jueves la alerta a semáforo rojo.
Pacientes con síntomas de covid esperan fuera de una clínica en Ciudad Juárez, Chihuahua, donde las autoridades han elevado este jueves la alerta a semáforo rojo. Luis Torres/EFE

La Secretaría de Salud de México ha informado de que la situación sanitaria y el aumento de casos de coronavirus ha alcanzado un nuevo pico en el país. En ocho Estados los datos apuntan a que se están produciendo rebrotes por el incremento en los contagios y la ocupación de las camas hospitalarias. El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, ha descartado tomar medidas drásticas en su rueda de prensa matutina de este viernes: “Vamos a seguir insistiendo en que debemos cuidarnos, no confiarnos, que la gente por sí misma tome las medidas de cuidado, que no tengamos que recurrir a medidas disciplinarias”. "Yo confío mucho en eso, en informarle a la gente, decirles que no hay que confiarse, hay que seguir con las medidas de higiene, todo lo que se ha recomendado”, ha añadido. López Obrador negó días atrás la existencia de rebrotes y mantiene que la estrategia que ha seguido México hasta ahora “ha funcionado”. La Ciudad de México, que es la que más contagios registra por día, se mantiene en semáforo naranja. El país acumula más de 870.000 casos de covid-19 y 87.894 defunciones desde el inicio de la pandemia, aunque la cifra real podría ser mayor.

Chihuahua, donde se ha registrado una velocidad de transmisión más rápida que en otros territorios en las últimas dos semanas, se va a convertir en el primer Estado en volver a semáforo rojo, según informó el jueves por la noche el subsecretario de Salud Hugo López-Gatell. “Chihuahua sí tiene un incremento importante, un ascenso rápido”, ha indicado. En este Estado al norte del país, el pico de contagios registrados en la última semana supera por cuatro a los de semanas anteriores. Los datos de mortalidad indican que “las personas que están falleciendo por infección respiratoria aguda grave” registran un incremento “en paralelo al incremento de los casos estimados”. Además, las hospitalizaciones han aumentado en consecuencia: los niveles de ocupación en camas con ventilación están en rango naranja y las camas generales rozan el rango rojo de disponibilidad. Por ello, Chihuahua pasará a partir de este viernes a las 22.00 a semáforo rojo. Las nuevas medidas incluyen Ley Seca en todo el Estado durante varias semanas y la movilidad en Ciudad Juárez quedará suspendida.

En la Ciudad de México se registran los números más altos de positivos con un aumento de 1.461 casos en el último día, de los cuales 743 siguen activos. El Gobierno de la ciudad de México ha informado de que hay 2.562 casos sospechosos y han contabilizado 74 nuevas defunciones. Sin embargo, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, ha celebrado que se ha vuelto a detener la curva de hospitalizaciones tras un periodo al alza y recuerda que el territorio sigue en semáforo naranja. “Ha habido una reducción de 1.053 hospitalizados desde que entramos en semáforo naranja”, ha informado Sheinbaum y ha subrayado que el 60% de las camas en hospitales aún están disponibles.

La incidencia del virus en los Estados de Durango, Aguascalientes, Coahuila, Zacatecas, Nuevo León y Querétaro también reúne las características de rebrote. En Aguascalientes, en el centro del país, la mortalidad va en descenso pero los niveles de ocupación en camas hospitalarias también se situó en niveles naranjas. En Durango la incidencia del virus se ha multiplicado por 2,5 en la última semana. Respecto a Guerrero, donde los datos amenazan con seguir aumentado, López-Gatell ha señalado que apoya las medidas de precaución temprana que ha adoptado el Gobierno local. “Hacemos un llamado a la población del estado de Guerrero, en particular de Acapulco, a que considere muy juiciosamente las medidas de prevención, que no salga a la vía pública si esto no es indispensable, que utilicen el cubrebocas, particularmente en espacios públicos cerrados, lavarse las manos continuamente y mantener la sana distancia”, ha señalado.

A nivel nacional, México ha registrado en las últimas 24 horas, 6.612 nuevos casos de covid-19 y 479 muertes más.

Friday, 23 October 2020 00:00

¡Colón al paredón!

Written by

La filosofía moral del siglo XXI está basada en el respeto de los derechos humanos. Nadie lo duda y muy pocos se oponen a ello. Bien está. Pero la izquierda contemporánea ha decidido judicializar la memoria histórica y aplicar esa filosofía retroactivamente: el pasado debe ajustarse a sus filias y a sus fobias. Y como el populismo no respeta esa antigua distinción entre izquierda y derecha, nacida en la Asamblea Nacional de 1789, los nacionalistas rusos han querido privar al aeropuerto de Kaliningrado del preclaro nombre de Kant porque el filósofo fue, dicen con honrada inexactitud, alemán. Además, estos iletrados sin ínfulas confiesan no entender nada de sus libros. Lo cual es representativo de nuestra época: aquella en la cual no sólo no se lee a Kant sino no causa vergüenza despreciarlo con furor

Cunde aquí y allá el vandalismo, palabra cuya invención es atribuida a un asambleísta francés, el abate Grégoire –quien había votado por enjuiciar a Luis XVI aunque rechazó su decapitación– para denunciar la destrucción revolucionaria de iglesias, bienes y monumentos de la Iglesia Católica. En España, los alcaldes poscomunistas –todo comunismo es por tradición experto en borrar la historia a pedido del partido– han pretendido modificar el callejero urbano, eliminando a todos aquellos personajes ingratos a la ideología llamada progresista, porque como nos decía hace poco Fernando Savater, en España hay quienes creen que la derecha, o lo que entienden por tal, simplemente no debe existir.

Pese a ello, en el caso español hay cierta coherencia en el revisionismo histórico, pues muchos de quienes vieron morir al general Francisco Franco están vivos, como lo están sus hijos y sus nietos. Otros padecieron la guerra civil de 1936­, consecuencia de un levantamiento militar que, victorioso en 1939, masacró a los vencidos. Pero debe agregarse, que de haber triunfado una República cuyo ejército estaba copado por el Partido Comunista Español, los masacrados bien pudieron haber sido los nacionalistas.

Pero es natural que las víctimas de Franco y sus descendientes abominen de El Valle de los Caídos, de donde la momia del sedicioso gerifalte fue justicieramente expulsada en 2019. Es humano que les repugne que unas pocas calles y plazas españolas aún conserven nombres de algunos franquistas. Es aberrante, en cambio, que la memoria histórica judicialice al siglo XIX español y a sus conservadores. Marcelino Menéndez Pelayo (fallecido en 1912 mientras desahogaba la ortodoxia de su juventud) no es responsable de que su nacional-catolicismo haya mareado al excitable Franco, como tampoco Marx o Nietzsche son del todo culpables de la manera en que los leyeron Lenin o la hermana de Nietzsche, quien convenció a los ideólogos nazis del supuesto nietzscheanismo de su política.

Abundan los iconoclastas y el vandalismo. Curioso animismo contemporáneo: no pudiendo hacer desvanecer las ideas que disgustan, se procede con los objetos. Dirán los vándalos, en su defensa, que son símbolos aquello que defenestran. Olvidan que los símbolos lo son porque nos gusten o no, representan un pasado común, abundante en injusticia pues la virtud, cuando es pretérita, es poco apreciada.

Hablemos, por ejemplo, de la cruz gamada que ese artista frustrado llamado Adolf Hitler diseñó con sus propias manos. La esvástica nacional-socialista es un símbolo universal que recuerda el Holocausto, que a la mayoría de los seres humanos nos estremece y nos horroriza, mientras los extraviados negacionistas se empeñan en ejercer sus falacias y una turba lo festeja en privado y hasta en público. Prohibir su exhibición en 1945 fue una necesidad política de la “desnazificación” alemana y acaso un consuelo para los judíos sobrevivientes del exterminio. Una manera de decir, en efecto, nunca más. Actualmente me parece que esa prohibición es un anacronismo escasamente liberal que arroja a los neonazis a las cloacas de las redes sociales, y los obliga a ejercer el venenoso eufemismo, que de tanta buena prensa goza hoy día. Tanta mentira piadosa y unas pocas leyes prohibicionistas no borran el horrendo poder simbólico de la cruz gamada. Pero los alemanes de hoy, auténticamente contritos los más, sabrán qué hacer y lo harán bien.

El vandalismo, en América Latina, suele dirigirse contra el colonialismo. Se ha repetido hasta la saciedad, recurriendo inclusive al chiste, que los Domínguez, los De la Vega o los Cortés, en todo caso, descendemos remotamente de los conquistadores andaluces del siglo XVI o de los asturianos y vascos colonizadores en el XVIII, aventurándose al cruzar hacia las Indias, y no de quienes permanecieron en la península, a cuyo gobierno actual el nuestro le pide una disculpa por aquellos crímenes. Al rato pedirán, no es improbable, reparaciones económicas. ¿Quiénes las cobraran? ¿Los gobiernos mexicanos, que han permitido y solapado el desamparo de los indígenas desde su independencia, gracias a Agustín de Iturbide, en 1821? ¿Las minorías indígenas, forjadas –religiosa, social y étnicamente– durante el virreinato y devotas de un catolicismo muy particular porque todo catolicismo es etimológicamente un sincretismo? ¿Esas minorías que, con excepciones muy notables, no solo practican usos ilegales y costumbres misóginas, sustrayéndose voluntariamente de algunos de los derechos humanos consagrados en la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos? ¿De ser descendientes de los aztecas o de los mayas, los llamados pueblos originarios merecerían esas disculpas o reparaciones cuando está históricamente documentado que abrazaron fervorosamente la nueva religión, más caritativa y menos horrenda, gracias a los franciscanos y al guadalupanismo, que la mesoamericana?

Sí, fueron conquistados a sangre y fuego, pero de esa conquista la mayoría de los naturales, adversos al cruel imperio, participaron con entusiasmo. Lo prueba la caída de México-Tenochtitlán en 1521 y la insólita ausencia de grandes rebeliones indígenas en la Nueva España, a diferencia de lo ocurrido en el Perú. Nadie lloró, por ineficaces, a los dioses derrotados y gracias a la parénesis, estos renacieron, transfigurados, en los santos cristianos. Yo no creo en los pueblos originarios. Sí, se conquista a sangre y fuego. Así fue como Julio César conquistó la Galia. Pero, de palacio a palacio, no he oído al Elíseo exigirle disculpas al Quirinal por aquello narrado por el general romano en La guerra de las Galias. Nació el pueblo francés tarde o temprano, como tarde o temprano nació también el pueblo mexicano. Lo siento: así va la historia universal.

Los hombres no somos árboles, como decía el poeta Joseph Brodsky, cuando le preguntaban por sus “raíces” rusas. Algunos americanos llegamos por el estrecho de Bering o desde Escandinavia, otros en canoas desde la Polinesia, atravesamos selvas y desiertos, después tocamos tierra en barcos y luego aterrizamos en aviones. La identidad debería darla no el tiempo de residencia o esos dudosos, linajudos y solapadamentre racistas derechos de antigüedad, sino la lealtad de todos los ciudadanos a la Constitución. El único patriotismo ético, diría Jürgen Habermas, es el constitucional.

La jefa de gobierno de la Ciudad de México mandó retirar, dizque para restaurarla y en la víspera del 12 de octubre, la estatua de Cristóbal Colón en el Paseo de la Reforma. Después llamó a discutir la pertinencia de reponerla dado lo polémico de su naturaleza y en cambio, invitó a festejar la fundación, anterior a 1492 desde luego, de las grandes urbes de Mesoamérica. Me temo que, en cuanto a la judicialización de la memoria histórica, aztecas, teotihuacanos y mayas tienen tan malas cuentas que rendir como el colonialismo europeo. Octavio Paz, ucrónico, imaginó qué hubiese sucedido en la península si el belicoso Axayácatl desembarca en Cádiz en aquel año del llamado encuentro.

El sacrificio humano, ya se sabe, no fue una excentricidad calendárica de los antiguos mexicanos, sino una práctica religiosa cotidiana al grado que ya nadie niega su existencia histórica y ciertos investigadores han llegado a calificar, al menos al imperio de Moctezuma II, como un Estado caníbal necesitado de completar la nutrición de sus súbditos con proteína animal. Cierto o falso lo anterior, el sacrificio estaba en el centro de la economía de aquellos reinos. Supongo que esta evidencia histórica no provocará que volvamos a enterrar el Templo Mayor en el Zócalo o cubramos a los dioses políticamente incorrectos expuestos en el Museo Nacional de Antropología para proteger las pudibundas miradas de los menores de edad. Si aparecerán, una vez leído este artículo, los relativistas posmodernos que encuentran horrenda a la hazaña náutica de Colón y a su triste consecuencia, la expedición de Hernán Cortés, pero que justifican los sacrificios de recién nacidos y de niños, consuetudinarios entre los aztecas para invocar a las lluvias, porque formaban parte de una religión natural ajena a la perversión de Occidente. A quienes sacrificaron a aquellos niños se les exenta de la judicialización de la memoria histórica. Ocurre que esa judicialización solo aplica a los horrores de Occidente, aunque connotados esclavistas hayan sido, también, los propios africanos antes de la crudelísima colonización europea y los musulmanes, antiguos y perseverantes especialistas en martirizar a sus hermanos en la fe cuando los tienen por cismáticos.

En Chile, donde ha cundido el vandalismo radical contra los monumentos coloniales y republicanos, algunos intelectuales se han preguntado si no habría que pedirle al no muy fraterno gobierno del Perú la demolición de Machu Pichu, por ser uno de los monumentos más espectaculares de la explotación del hombre por el hombre habidos sobre la tierra. No hablemos de la Muralla China, visible desde el espacio exterior o de las pirámides de Guiza o de Teotihuacán, donde dejaron la vida miles y miles de esclavos durante generaciones. Y dada la desagradable costumbre humana de erigir estatuas a guerreros de todas las épocas y obediencias, ¿no sería recomendable judicializar todas las ciudades y retirar a todos estos personajes históricos, empezando por el almirante Nelson en Trafalgar Square, por haber sido, todos ellos, asesinos por obligación y por vocación, así como violadores sistemáticos de mujeres, el primero de los botines de guerra?

Como es del dominio público, Cristóbal Colón no fue uno de esos guerreros, sino un sabio navegante que murió sin saber que había descubierto América, bautizada por el cartógrafo y explorador Vespucci. Ensanchó los límites del mundo y, hombre de su tiempo, toleró injusticias y vejaciones para nosotros inaceptables, pero desoyó a beatos y escépticos por igual, siendo el narrador de maravillas de las cuales se nutrió la literatura moderna, empezando por la nuestra, la española. Si se arremete contra la Ilustración y su herencia científica, contra el liberalismo (el de a de veras), contra la democracia representativa y el equilibrio de poderes que ha creado las sociedades más justas en la historia, es natural que aún inconscientemente, se destierre a uno de los grandes hombres del Renacimiento. ¡Colón al paredón!

Su estatua, antes de ser vandalizada por la muchedumbre, será resguardada en un museo, rincón de la muñeca fea donde se remite a lo impresentable o se bautiza al Arte Contemporáneo, para distinguirlo de la vil antigualla. Al hacerlo, nuestras autoridades serán consecuentes con esa judicialización de la memoria histórica que comparten actualmente democracias y dictaduras. Harán, aquí, alguna consulta pública amañada entre sus prosélitos para legitimar una obcecación nativista que en el mundo de nuestros días nada tiene, además, de original.   

Uno de los grandes logros del siglo XXI, el poner a los derechos humanos en el eje de la filosofía moral, se convierte, al aplicarse retrospectivamente, en la sustitución de la historia por la beatería de los poderosos, sean los talibanes o se trate de la izquierda conservadora que gobierna en México. En el fondo, quien dinamita los budas gigantes de Bamiyán o esconde la estatua de Cristóbal Colón responde, en proporciones hasta ahora distintas, al mismo principio, el del fanatismo.

Los votos de Morena, PT, PES y PVEM validaron este jueves la consulta popular para preguntar, el 1 de agosto de 2021, si la ciudadanía está de acuerdo en “el esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos".  

Con 272 votos en favor se confirmó la consulta, que será organizada por el Instituto Nacional Electoral (INE), mientras que 113 legisladores de la oposición votaron en contra. También rechazaron la consulta Mariana Rosas, de Morena, y Jorge Corona y Mariana Gómez, del PVEM. 

En tribuna, el vice coordinador de Morena, Pablo Gómez, sostuvo que no gusta a la oposición que se convoque a la consulta, porque se hará “un juicio contra quienes han gobernado, contra el Estado corrupto cuya cabeza siempre fue el presidente en turno. Contra los ex presidentes, porque encabezaron el fenómeno sociológico y político, netamente mexicano, del Estado corrupto nacional”. 

Se trata de un juicio popular “que convocaremos en nombre del Congreso de la Unión, para que responda el pueblo, que diga ‘¡basta!’ y la justicia sea obligatoria, se aplique porque ha sido exigida. Porque el pueblo la debe exigir y a ello lo convocamos”. 

Las otras bancadas señalaron que se trata de una farsa, por la amplitud y ambigüedad de la pregunta, y argumentaron que, de buscar justicia con los delitos cometidos en el pasado, sería suficiente con una investigación de la Fiscalía General de la República. 

Enrique Ochoa Reza (PRI) sostuvo que “la justicia penal no se consulta y así lo establecen los artículos 20 y 35 de la Constitución. En ningún país del mundo se realiza una consulta para llevar a cabo procesos penales contra ex funcionario alguno”. 

Expuso que ningún ex funcionario tiene fuero y, por lo tanto, no es necesaria una consulta para procedimiento de justicia penal. “La pregunta fue original fue declarada inconstitucional por la Suprema Corte de Justicia de la Nación. La consulta no es de justicia penal, es de justicia re distributiva, alternativa, de comisiones de la verdad”, afirmó. 

También el priísta Jorge Zarzosa aprovechó para ligar el resultado de las elecciones del domingo en Hidalgo y Coahuila con la consulta y la elección intermedia del próximo año. 

“Pronto despertaremos de la pesadilla que estamos viviendo con este gobierno fallido: el domingo 6 de junio de 2021 cuando saquemos del Congreso a esta mayoría fallida”. 

Desde su curul, el petista José Luis Montalvo, se mofó: “¡Que regrese el PRI..!” Un coro de la mayoría completó la frase: “¡Lo que se robó!” Montalvo ahora se dirigió al blanquiazul. 

-¡Que regrese el PAN..! 

-¡Lo que se robó..! 

Al aprobarse la consulta, la resolución de la Cámara de Diputados se turnó a la autoridad electoral.

Los frailes que en el siglo XVI se encargaron de la evangelización de los pueblos indígenas de la Nueva España proclamaron casi inmediatamente el éxito de su empresa cristianizadora: los indígenas acudían en masa a las iglesias, se bautizaban con avidez y participaban con entusiasmo en las atractivas procesiones y misas organizadas por los religiosos; además, con su trabajo se construyeron centenares de iglesias y monasterios que modificaron irreversiblemente el paisaje sagrado del país.
¿Qué atrajo a los indígenas a la nueva fe predicada por los franciscanos, dominicos y agustinos? En primera instancia, no hay que olvidar que los españoles destruyeron y proscribieron los templos, los cultos, los libros y las doctrinas de las antiguas religiones estatales mesoamericanas. Inhabilitaron de esta manera a las antiguas deidades tutelares, los dioses patronos que regían la vida ritual y política de los Estados mesoamericanos y que definían su historia, su identidad y su fuerza, desde la fertilidad de su maíz hasta el poderío de sus ejércitos.
Pero esa persecución no basta para explicar por qué tantos aceptaron voluntariamente la predicación católica. En primer lugar, los mesoamericanos estuvieron dispuestos a conocer y adorar a los dioses cristianos —así concibieron la pléyade de santos, vírgenes y apóstoles que acompañaban a la Santísima Trinidad— porque sus religiones eran politeístas y tenían una larga tradición de aceptación de las divinidades de otros pueblos. Además, desconocían el principio de intolerancia constitutivo del catolicismo: la convicción de ser la única verdadera religión.

Por si esto no fuera suficiente, los nuevos dioses cristianos habían demostrado brutalmente su poder: para los es pañoles tanto como para los indígenas, la conquista de los mexicas fue, sobre todo, la derrota de su temible dios guerrero, Huitzilopochtli, por el sanguinario Santiago Matamoros, santo patrono de los conquistadores. La siguiente copla de la Danza de moros y cristianos, practicada hoy en día en muchas comunidades indígenas mexicanas, explicita, en un ficticio diálogo entre Cortés y Moctezuma, este razonamiento que equipara la fuerza bélica con el poder divino:

Cortés:
Es tan eterno este Dios,
que si quieres ver su gloria
olvida tu ley que tienes
y observa a un Dios verdadero.
Moctezuma:
¿Y para qué traes tu acero?
Cortés:
Porque si renuente estás
y no admites lo que quiero,
en él experimentarás
que éste es el Dios verdadero.

Los cronistas cuentan que ya durante la guerra de conquista los tlaxcaltecas se acogían a la protección de Santiago Matamoros y pronto hicieron lo mismo la mayoría de sus coterráneos, pues les convenía buscar el auxilio de las poderosas deidades de los españoles para evitar el triste destino de los mexicas.

Este cálculo pragmático explica el rápido entusiasmo de los indígenas por las deidades católicas y marca claramente los límites de su conversión. Los indígenas adoptaron a los santos cristianos como sus nuevas deidades tutelares y los utilizaron, muchas veces, en contra del poder español e incluso de la Iglesia Católica. Los habitantes de Tlalmanalco sustituyeron a Tezcatlipoca por San Juan Bautista para preservar el lucrativo negocio de su centro de peregrinación. En los Títulos primordiales escritos por las pequeñas comunidades campesinas del Valle de México en el siglo XVII, encontramos testimonios de los sueños, revelaciones y milagros por medio de los cuales los pueblos nahuas establecieron pactos directos con Santiago o San Matías. Todas las rebeliones mayas hasta el siglo XIX fueron encabezadas por un santo, por la Virgen María o por Cristo.
Estos santos que hablaban náhuatl o tzeltal, que se proclamaban padres y protectores de los indios y que, incluso, se nahualizaban en diversos animales,no se conformaban a la ortodoxia cristiana, como tampoco lo hacen los santos que hoy en día se enamoran, se casan y se pelean para reflejar las alianzas, pactos y pleitos entre sus pueblos. El santo de las comunidades indígenas coloniales y actuales es un dios propio y particular que reside en la estatua de madera a la que adoran y castigan y que poco tiene que ver con la figura del santoral cristiano.

En suma, el culto a los santos patronos, que conforma la columna vertebral de la religiosidad indocristiana, es una combinación característica de las complejas negociaciones culturales que han marcado la historia indígena tras la conquista. Por un lado, los santos continúan la tradición prehispánica de los dioses tutelares, pues cumplen el mismo papel de símbolo y encarnación de la identidad comunitaria, pero por el otro su efectividad y su poder dependen precisamente del hecho de que son diferentes de los antiguos dioses, de que son extranjeros, güeros y poderosos, y por ello pueden dar a los indígenas algo del poder y la fuerza que perteneció a los conquistadores. -

El domingo 19 de octubre se realizaron elecciones de diputados del congreso local en Coahuila, así como de ayuntamientos en Hidalgo, mismas que se tuvieron que retrasar de su fecha original, debido a la pandemia que hemos tenido desde febrero de 2020. Si bien son entidades y elecciones que representan poco con respecto a la cantidad de elecciones que se llevarán a cabo en 2021, los resultados dejan lecciones para los actores políticos, particularmente para Morena y el presidente López Obrador.

Sin duda, no son los resultados que Morena esperaba, de ahí el rechazo a los resultados que su presidente expresó apenas se conocieron las tendencias del PREP de Coahuila, así como el fallido PREP de Hidalgo que solo atinó a que alguien leyera los resultados municipio por municipio en un canal de Youtube, lo que tal vez fue uno de los aspectos más aciagos en las elecciones locales y federales de los últimos años en México. 

Que el partido que en 2018 arrasó en ambas entidades en la elección presidencial no ganara un solo distrito en Coahuila y en Hidalgo solo ganara, hasta ahora, 6 municipios de los 84 en disputa, y uno menos que el PRD, parece un fracaso para Morena, que enciende luces rojas en todos lados, desde las estructuras partidarias y hasta la presidencia de la República.

Sin embargo, depende de cómo hacemos comparaciones y ubicamos la elección de este domingo en una perspectiva más adecuada al momento y al tipo de elección que presenciamos. Si comparamos con la elección presidencial en 2018, pues en ambas entidades es un fracaso para Morena. En hidalgo obtuvo en esa ocasión el 52 por ciento de los votos, mientras que en Coahuila obtuvo el 37 por ciento. Sin embargo, la presencia del ahora presidente en la boleta, elevó artificialmente el número de votos para Morena en ambas entidades.

Si comparamos con las elecciones locales en 2018 en Coahuila, donde eligieron municipios, Morena obtuvo de manera agregada el 19 por ciento, mientras que el PRI 34 por ciento y el PAN 26 por ciento. En Hidalgo, donde se eligió al congreso local, Morena obtuvo el 43 por ciento de los votos, el PRI el 19 y el PAN el 10 por ciento. Pero si vamos a 2017, donde se replican las elecciones del domingo pasado en Coahuila, vemos que Morena obtuvo 12 por ciento, el PRI 38 por ciento y el PAN 36 por ciento. En Hidalgo las elecciones inmediatas de ayuntamientos fueron en 2016, donde el PRI obtuvo 43 por ciento de los votos, el PAN 27 por ciento y Morena 7 por ciento. En esa ocasión Morena ganó 7 municipios, uno más que en la elección de 2020.

Ante ello vemos que las elecciones presidenciales de 2018 no son necesariamente comparables, pero si lo son las elecciones locales, tanto de 2018 como de otros años. En ese sentido, vemos que, en Coahuila Morena en realidad se mantuvo en su umbral de votación local con relación a la elección anterior, pero no ganó ningún distrito, de mayoría. Mientras que en Hidalgo, la caída fue más estrepitosa, pues por sí mismo ese partido solo ganó 6 ayuntamientos, y requirió de coalición hasta con el Partido Verde para ganar 5 más.

Si Morena esperaba arrasar en las elecciones del domingo, el cálculo no reflejó la condición real del partido en los estados, donde la competencia local parece ser mucho más complicada de lo que realmente parece, más aún en un proceso de renovación de su dirigencia, que puede dar visos de que el grupo que controla a Morena tiene que ser renovado. Más aún si la imagen del presidente es el elemento que realmente mueve el voto por Morena, pues el mensaje es claro y el presidente tendrá que intervenir en la campaña de 2021, si es que quiere replicar resultados similares a 2018.

Quien si perdió en ambas entidades fue el PAN, quien no únicamente vio descender el número de votos, sino su influencia en el congreso de Coahuila y la configuración de municipios en Hidalgo. El PRI, por su lado, en realidad ganó con respecto a su situación en 2018, pero se mantuvo con respecto a las tendencias de las elecciones locales en ambas entidades, incluyendo Hidalgo donde perdió municipios, pero no tuvo la debacle de la elección presidencial.

Tal vez el mensaje más claro es para el presidente López Obrador, pues a pesar de todo el dinero gastado en programas sociales, no únicamente en estas entidades sino en todo el país, puede no estarse reflejando en la forma en que las y los ciudadanos se movilizan para votar, mostrando deficiencias en la estructura electoral de Morena, pero también lo complicado de trasladar la popularidad presidencial en votos.

 

Contacto:

LinkedIn: Gustavo Lopez Montiel

Twitter: @aglopezm

Page 1 of 445

Cultura

A la izquierda, la actriz Regina Bronx interpretando a La India María. A la derecha, la actriz María Elena Velasco, quien popularizó al personaje en la televisión y cine mexicanos.   Durante el programa La más Draga, que se transmite por YouTube, una de las concursantes decidió hacer una
Una imagen del Códice Maya de Dresde, que se encuentra en Alemania.   El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha asegurado este jueves que el Gobierno alemán lo “ayudará” a traer de forma temporal el códice maya que se encuentra en la ciudad alemana de Dresde. El mandatario ha
Trabajos de restauración del Penacho de Moctezuma, en el Museo de Etnología de Viena.CUARTOSCURO   Hace unos 500 años, un tocado emplumado, hecho con piezas de oro, salió del territorio mexica y, de alguna forma que los expertos aún no conocen con certeza, llegó a Austria. “El gran Moctezuma
Viñeta de 'El amor según Mafalda' de Quino, publicado en Lumen Gráfica. “¿Qué importan los años? Lo que realmente importa es comprobar que al fin de cuentas la mejor edad de la vida es estar vivo”. Y eso fue lo que interesó a Joaquín Salvador Lavado, Quino, durante toda su vida. Lo defendió a
Siempre libre y en constante exploración, es como se declaró el artista Gilberto Aceves Navarro (Ciudad de México, 1931-2019). Del pintor, grabador y uno de los mayores exponentes del expresionismo abstracto, el Museo Internacional del Barroco (MIB) montará la exposición Superar la herida. Pintura
No se charla con Abel Ferrara (Nueva York, 1951) para obtener una entrevista pulcra y ordenada, del mismo modo que no se va a ver una de sus películas para ver una historia convencional. Su cine es a menudo caótico, casi siempre extremo y nunca complaciente. Quizá se pueda acusar de irregular a la
Arthur Rimbaud y Paul Verlaine, poetas y amantes, podrían entrar en el Panteón, el templo laico de la República, donde reposan los “grandes hombres” de la nación, y un puñado de mujeres. La iniciativa para trasladar sus restos al monumento agita en Francia un debate entre literario y político. ¿Es
El manuscrito original del soneto “Sangre de Toro”, mecanografiado y firmado por el poeta Pablo Neruda en 1965, fue hallado en julio pasado en la casa de su amiga Perla Grinblatt, quien falleció recientemente, informó este martes la Universidad de Chile, quien salvaguardará el histórico documento.
Bruce Springsteen ha desvelado que desde hace tiempo acude a terapia. “Hablar funciona”, ha dicho el músico que está convencido de que estas visitas le han ayudado a afrontar sus miedos. “Pero uno tiene que comprometerte con el proceso y en eso he sido bastante bueno”. Springsteen, de 71 años,
Foto: La Jornada de Oriente   Convencidos de que la pandemia del Covid-19 los llama a construir más que una nueva normalidad “un nuevo futuro”, y con el compromiso de que el documental llegue y sea una herramienta de impacto y cambio, fue presentada la edición número 15 del Docs Mx que
  Con el “Grito de Independencia” a la vuelta de la esquina el repaso a las lecciones de historia ofrecidas por profesores en la educación básica se hacen necesario, especialmente cuando la figura de Leona Vicario se observa entre las exhibidas en la iluminación del Zócalo de la Ciudad de
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…