El financista británico Jonathan Ruffer en el Castillo de Auckland (Inglaterra).
El financista británico Jonathan Ruffer en el Castillo de Auckland (Inglaterra). Barry Pells/Rhe Auckland Project
 
 

“Las personas somos como inmensas cuevas subterráneas, inexploradas incluso por nosotras mismas, y no agujeros cavados directamente en el suelo”, afirma el historiador estadounidense Timothy Snider en Pensar el siglo XXI, libro de su colega británico Tony Judt, del que de un modo muy poco ortodoxo es coautor. Es difícil no volver al alma de esta cita cuando se ha tenido enfrente a Jonathan Ruffer (Londres, 69 años) otro inglés sobresaliente, aunque en campos distintos: las finanzas, la filantropía y las artes plásticas.

Hablar con este joven entusiasta de 69 años resulta tanto o más estimulante que repasar aquella trayectoria vital impregnada de talento, de capacidad emprendedora y de una sensibilidad humana del todo infrecuente en estos tiempos. Quizá por eso escuchar a Ruffer hoy, cuando la pandemia asola al mundo, sea tan reconfortante. Después de todo, ¿cuántos hombres de negocios exitosos predican con realismo y modestia que nadie necesita más de 20 millones de libras para vivir, y convierten en praxis una encarnación de principios judeocristianos donde priman el desinterés, la generosidad y el cuidado del bien común?

Valores raros, pero que Jonathan, un hombre que se crio en Londres, que creció en North Yorkshire, que estudió en una escuela pública y que comenzó su carrera como corredor de bolsa para devenir luego abogado de nivel superior, bancario y especialista en finanzas corporativas y en inversiones estratégicas, seguramente aprendió de una de sus grandes referencias en el mundo de la filantropía: el prominente William Rathbone VI.

“Tengo una especie de gen de coleccionista, y creo que el deseo de coleccionar cosas es típicamente masculino, porque cuando extrañamos a una chica queremos poseerla, del mismo modo en que cuando nos encontramos con una obra que nos gusta queremos tenerla, lo cual por supuesto no es nada noble. Pero como sufro de este mal, hago como si se tratara de una cualidad”, asegura Ruffer a EL PAÍS con ese humor hecho de inteligencia y de nobleza tan típico de las mentes prodigiosas de Gran Bretaña, mientras se prodiga en otra de sus pasiones —la ópera— y especialmente en las voces españolas, desde el timbre hasta un misterio que las envuelve y que, como tal, no se puede explicar.

“En la pintura se puede constatar que a los franceses les ha preocupado la elegancia y que a los italianos les ha interesado la belleza, mientras que a los españoles les atrajo especialmente la verdad. Y por eso España tuvo su Siglo de Oro. Así que resulta natural que el barroco italiano te guste si la estética te encanta y que pienses que los franceses son especiales si la elegancia genera un magnetismo en ti. Pero si te importan la verdad y el alma de las cosas, aquella época de España es extraordinaria. Incluso yo, que vivo bromeando, tengo la teoría de que, si alguien quiere saber si un género es auténtico, debe observar si tiene humor”, añade, con un brillo y una gracia que son su marca de fábrica.

Pero a Ruffer —quien invirtió 18 millones de euros en evitar la dispersión de una serie de cuadros clave de Francisco de Zurbarán, así como en acondicionar el fantástico castillo que las alberga— no le interesa coleccionar como un acto mecánico y esnob, sino que en él esta es una costumbre tan natural como respirar, leer o sonreír. Y así, aunque sin pretensiones, explica qué es lo que le fascina de la gran pintura española: “Soy una persona conducida por el deseo de conocimiento, que acumulo sistemáticamente, y lo cierto es que lo considero una compulsión. Pero esto no sería así si no fuera por el dealer Anthony Mould, un hombre que, con su extraordinario ojo, ha sido una influencia y una guía fundamental durante más de 15 años para que mi colección, que hoy tiene entre 250 y 300 piezas, fuera como es”, dice este graduado de Cambridge que, pese a su modestia, admite una indudable facilidad para darle contexto histórico al arte de excelencia que admira y que colecciona, desde el barroco de la Europa continental hasta el paisajismo inglés.

En la pintura se puede constatar que a los franceses les ha preocupado la elegancia y que a los italianos les ha interesado la belleza, mientras que a los españoles les atrajo especialmente la verdad

“Cuando compro un cuadro español destinado al castillo de Auckland en el pueblo de Bishop Auckland, básicamente mi tarea es de preservación. Pero cuando compro un cuadro del barroco francés, lo hago por puro placer y para mí”, comenta con frescura un individuo que a lo largo de su carrera además ha destinado una enorme cantidad de dinero ya no para preservar arte, para alentar la pintura y para estimular la tarea de los curadores, sino para ayudar al prójimo de un modo que, precisamente por la autenticidad de su espíritu, Ruffer no se atreve a desgranar con detalles contrarios a la verdadera filantropía.

Fanático de artistas que no han sido valorados adecuadamente en su época, pero también de monstruos sagrados como Thomas Gainsborough y George Barret, Ruffer, un liberal que detesta pontificar, que considera que a menudo “las pinturas son ideas” y que ha declarado lo vital que es “mirar la vida a través de los ojos de los demás” para poder “ver las dificultades del otro”.

Casado con la doctora Jane Sequeira, descendiente del notable Isaac Herique Sequeira, Jonathan concede que muchos de sus contactos londinenses seguramente cataloguen como “atolondradas” algunas de sus aventuras, y lo asegura como un simpático modo de quitarles solemnidad y, tal vez, magnitud. Pero nadie puede afirmar que sea ortodoxo este señor que ha venido a volcar generosamente su fortuna allí donde creció, puesto que construir un parque temático de 80 millones de libras relacionado con la Historia, en las proximidades de su castillo, es otro de sus proyectos.

'Jacob y sus doce hijos' de Francisco de Zurbarán reposan desde hace siglos en un comedor del Castillo de Auckland.
'Jacob y sus doce hijos' de Francisco de Zurbarán reposan desde hace siglos en un comedor del Castillo de Auckland.HOUSE OF HUES / THE AUCKLAND PROJECT

La sombra de Zurbarán y del posible destino sudamericano de sus cuadros perdidos planea en el final de la conversación. Antes de terminar tiene tiempo para manifestar el orgullo que supone haber comprado y devuelto Los hijos de Jacob, una serie de retratos de Zurbarán claves pintados alrededor del año 1640, que para España, y también para el judaísmo, conforman un legado insustituible, al castillo que siempre los albergó, y cuyos vínculos con el episcopado anglicano de Durham son tan estrechos.

Con esa sonrisa cálida que lo caracteriza, el suéter verde rematadamente inglés, la camisa a cuadros debajo y una serie hermosa de reflexiones de semiótica y expresionismo filosófico en el análisis de algunas de las obras que le han hecho feliz, Jonathan remata, no sin antes elogiar a Navarrete el Mudo y con la esperanza como bandera: “Los seres humanos somos fascinantes. Por un lado somos gusanos, pero por otro estamos más elevados que los ángeles. Esa dicotomía es muy interesante, y si hay algo que demuestra el arte es que es más grande que todos nosotros. Esa grandeza es la que como especie tanto necesitamos. Porque si las personas se consideran maestras, se transforman en lentas, en poco interesantes, en insensibles. Pero cuando saben que hay cosas no comprensibles que tienen un poder sobre ellas, entonces se encuentran a sí mismas. Y bueno: eso es lo que creo que yo he hecho”.

Tuesday, 09 February 2021 00:00

Al revés

Written by
Foto
El presidente Joe Biden y su nieta Natalie Biden, a la izquierda, después de asistir ayer a misa en la iglesia católica de St. Joseph, en en Wilmington, Delaware. Foto Ap
 

El nuevo gobierno de Estados Unidos que encabeza Joe Biden, dedicó parte de la semana pasada a estrenar su visión de la política exterior con el gran anuncio del presidente de que el país está de regreso en el escenario para retomar el liderazgo mundial en la lucha por la democracia, la libertad, y los derechos humanos.

Todo fue presentado por Biden y su equipo encargado de la política exterior de una manera muy seria, con esa clásica retórica enternecedora –si no fuera por la historia nada tierna de guerras, intervenciones, golpes, tortura y más– que afirma que Estados Unidos es el guardián del bien en el planeta, como esos superhéroes de los comics.

Nadie explicó quién invitó a Estados Unidos a retomar el liderazgo mundial ni quienes son los que ven hacia Estados Unidos por apoyo en la lucha contra el autoritarismo, como afirmó la semana pasada el Departamento de Estado. ¿Hubo una elección o un referendo por la comunidad internacional, o es por designación divina, o eso del destino manifiesto?

Siempre es difícil saber si estos políticos de veras creen en lo que están diciendo, o si al apagarse las cámaras hablan con otro vocabulario más cínico, pero honesto. Cuando hemos preguntado a quienes han ayudado a redactar y difundir esos mensajes oficiales, responden que suele ser una combinación de las dos cosas.

El presidente reconoció brevemente que hubo un intento para derrocar esta demo-cracia, y al superar esa crisis, Estados Unidos ahora puede hablar aún más sobre la defensa de las democracias, porque acaba de estar en esa lucha en casa.

Pero parece que el objetivo es regresar a esa normalidad que prevalecía antes de Trump, casi pretender que éste y su proyecto neofascista no existió, o fue una interrupción accidental y seguir como si nada había ocurrido como para cuestionar la autoridad moral de este gobierno o para exigir, demandar o enjuiciar a otros países sobre asuntos como democracia y derechos humanos.

Trump enfrentará el inicio de su juicio político esta semana por incitar a la insurrección contra el gobierno de Estados Unidos, y todo indica que al final se mantendrá impune, junto con sus cómplices políticos, por la intentona de un golpe de Estado y las amenazas de muerte contra legisladores federales y estatales, funcionarios electorales y más en lo que fue un ataque sin precedente contra los fundamentos de la democracia estadunidense.

Toda esta crisis dejó al descubierto otra vez a un sistema democrático con defectos severos, empezando porque no hay un voto directo por presidente, que el voto es suprimido de manera legal para reducir la poder de los pobres y las minorías, y que el sistema electoral es entre los más corruptos del mundo por el papel casi ilimitado de dinero privado en determinar la voluntad del pueblo.

De veras se atreven a enjuiciar a otros países sobre derechos humanos mientras prevalece en Estados Unidos la injusticia racial sistémica, mantiene la población encarcelada más grande del mundo incluyendo los centros de detención de inmigrantes, persiste la opresión histórica de los pueblos indígenas y sigue operando un campo de concentración en Guantánamo, donde permanecen impunes todos los políticos que ordenaron tortura, asesinatos a control remoto y otras violaciones de las normas internacionales, como también todos los ejecutivos, cuyos fraudes financieros generaron una crisis económica pagada por los pobres.

Ante todo esto y tanto más, los representantes de este país aún se atreven a enjuiciar, castigar u ofrecer recomendaciones a otros países sobre estos mismos asuntos.

Las cúpulas, sobre toda las más poderosas del mundo, casi nunca tienen la autoridad moral para hablar de democracia, derechos y libertades. Tal vez en lugar de proclamar su regreso como el líder democrático mundial, Washington podría mejor convocar a las fuerzas democráticas del mundo para solicitarles su apoyo y solidaridad en la defensa de la democracia dentro de Estados Unidos.

Wyclef Jean, Chance the Rapper: Shelter. https://open.spotify.com/album/67x9FMcZiEEeMJ JopJSHJw?highlight=spotify:track :0YJeiJqLS6rRJYHnIKwS6B

Playing for Change. Gimme Shelter. https://www.youtube.com/watch ?v=GJtq6OmD-_Y

El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell (derecha), habla con el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, en Moscú la semana pasada.
El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell (derecha), habla con el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, en Moscú la semana pasada.DPA VÍA EUROPA PRESS / EUROPA PRESS

Aumenta la tensión entre la Unión Europea y Rusia. Alemania, Polonia y Suecia comunicaron este lunes la expulsión a tres diplomáticos rusos, uno por país, en un movimiento conjunto en contestación al desplante que sufrió el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, durante su visita a Moscú la semana pasada. Es la respuesta diplomática al desafío que planteó el Kremlin cuando dio a conocer la expulsión de tres representantes de esos mismos países, acusados de participar en las protestas en apoyo al opositor Alexéi Navalni, mientras Borrell estaba reunido con el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov.

El ministro de Exteriores alemán, Heiko Maas, ya había avanzado que el desaire de Rusia “no quedaría sin respuesta”. Esta llegó por la tarde, cuando de forma casi simultánea los ministerios de Exteriores de los tres países anunciaron que declaraban persona non grata a tres diplomáticos rusos, lo que equivale a su expulsión del país. La reacción de Moscú llegó de inmediato. La decisión es “infundada” y “hostil”, dijo la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, que volvió a denunciar la “injerencia” occidental en los asuntos internos del país.

El Gobierno alemán anunció la expulsión de un miembro de la Embajada rusa de Berlín en una escueta nota de prensa en la que aludió al artículo 9 de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, de 1961. Este artículo recoge el derecho de un Estado a comunicar a otro que su representante ya no es aceptado en el país, sin necesidad de exponer los motivos de su decisión. Pero el Ministerio de Exteriores quiso subrayar el motivo —”con este paso, el Gobierno federal responde a la decisión tomada por la Federación Rusa el 5 de febrero”— y calificar la expulsión de su diplomático de “injustificada”. Según su explicación, que han compartido los otros dos países afectados, el trabajador estaba ejerciendo su función de observador de los acontecimientos en Rusia “por medios legales”.

Moscú aprovechó la visita de Borrell para desafiar a una Unión Europea que sabe dividida en cuanto a la relación con Rusia. El Kremlin cuenta con aliados como Hungría, pero también tiene enfrente a miembros que reclaman mano dura, como Polonia y los países bálticos. Alemania siempre ha optado por el pragmatismo en su relación con Rusia. La canciller, Angela Merkel, defiende la construcción de un gasoducto por el Báltico, el Nord Stream 2, que llevará directamente el gas ruso a su territorio, pese a que Estados Unidos considera que el proyecto convierte a Alemania en rehén de Rusia. Ni la guerra de Ucrania ni el caso Navalni han hecho cambiar de opinión a Merkel, que considera el gasoducto vital para garantizar su suministro energético.

La ministra de Asuntos Exteriores sueca, Ann Linde, anunció su decisión en su cuenta de Twitter: “Hemos informado al embajador ruso de que una persona de la Embajada debe abandonar Suecia. Esta es una clara respuesta a la decisión inaceptable de expulsar a un diplomático sueco que solo cumplía con su deber”. 

También Polonia lo hizo saber en la red social y, simultáneamente, en un comunicado en el que asegura que los diplomáticos europeos han sido expulsados “injustamente”. El texto añade que “a pesar de las presiones de las autoridades rusas, los diplomáticos polacos seguirán desarrollando sus funciones oficiales en la Federación Rusa, a las que tienen derecho según la Convención de Viena”.

El trasfondo de la provocación del Kremlin y la respuesta europea es la disputa por el encarcelamiento del opositor ruso Alexéi Navalni. Rusia considera que la UE, que ha exigido su liberación, se entromete en sus asuntos. Moscú cargó contra la quincena de diplomáticos occidentales que asistieron al juicio de Navalni el martes pasado y justificó la expulsión de los representantes de Alemania, Polonia y Suecia en que habían participado en las protestas populares contra su encarcelamiento preventivo, dos semanas antes.

La acción coordinada de los tres miembros de la UE se interpreta como una muestra de que Bruselas va a intentar responder como un bloque a los desaires rusos y con un giro hacia posiciones más duras que hasta ahora solo mostraban abiertamente Polonia y los países bálticos. La Comisión Europea defendió este lunes la visita de Borrell a Moscú. “El viaje era necesario. Uno no deja de ir un viaje porque parezca difícil”, aseguró su portavoz, Eric Mamer. “Un viaje no es un éxito o un fracaso en función de lo que ocurre durante un momento determinado”, añadió.

El Partido Popular Europeo y los Conservadores Europeos exigieron la adopción de nuevas sanciones contra Rusia. En su último encuentro en Bruselas, el 25 de enero, los jefes de la diplomacia de los Estados miembros no consiguieron acordar nuevas sanciones. Las anteriores se impusieron en octubre pasado, cuando se confirmó el envenenamiento de Navalni. En una carta dirigida a la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, 50 eurodiputados pidieron el cese de Borrell, que hoy comparece ante el pleno del Parlamento Europeo para hablar de su visita a Rusia.

Este domingo Borrell aseguró en una entrada de su blog que regresó de Moscú “con profunda preocupación sobre las perspectivas de evolución de la sociedad rusa y sobre las elecciones geoestratéticas de Rusia”. “Parece que Rusia se desconecta progresivamente de Europa y ve los valores democráticos como una amenaza existencial”, añadió. La decisión de los tres Gobiernos europeos avanza un giro de Bruselas hacia posiciones más duras con Moscú, que hasta ahora solo mantenían miembros como Polonia y los países bálticos. El jefe de la diplomacia europea añadió que “los Estados miembros tienen que decidir los próximos pasos y si esos pasos podrían incluir sanciones”.

Varios eurodiputados europeos han pedido también este lunes a los países de la Unión Europea que aprueben nuevas sanciones contra Rusia como respuesta a la expulsión de los tres diplomáticos europeos el viernes pasado. En el comunicado también solicitan a los Estados miembros que “muestren la máxima solidaridad con Alemania, Polonia y Suecia y den los pasos adecuados para demostrar la cohesión y la fuerza de nuestra Unión”. El texto lo firman el presidente de la comisión de Relaciones Exteriores de la Eurocámara, David McAllister (PPE); el ponente sobre Rusia en el Parlamento Europeo, Andrius Kubilius (PPE), y el presidente de la delegación de la Comisión Parlamentaria para la Cooperación UE-Rusia, Ryszard Czarnecki (Conservadores Europeos).

Foto tomada el 19 de julio pasado en Dubai, durante la salida de la misión 'Al Amal'.
Foto tomada el 19 de julio pasado en Dubai, durante la salida de la misión 'Al Amal'.Giuseppe Cacace/ AFP

 

 

La llegada a Marte de la sonda emiratí Al Amal (Esperanza) es mucho más que una misión espacial. Al margen de sus objetivos científicos, Emiratos Árabes Unidos (EAU) aspira a consolidar su liderazgo regional y codearse con las grandes potencias. Si tiene éxito (y solo uno de cada dos proyectos lo han conseguido), será la quinta potencia en alcanzar el planeta rojo, tras Estados Unidos, la antigua Unión Soviética, China, la India y la Agencia Espacial Europea, además del tercero en lograrlo al primer intento. De momento, Al Amal se ha convertido en la primera misión interplanetaria árabe.

Los medios de comunicación locales, que siguen con entusiasmo las noticias sobre la sonda, también destacan que será la primera de las tres lanzadas el pasado julio en entrar en la atmósfera marciana. Y las primeras posiciones son muy importantes para un país empeñado en ser relevante a pesar de su escaso tamaño y población (9,5 millones de habitantes, el 89% extranjeros). Al Amal es uno de los proyectos con los que las autoridades emiratíes quieren dejar atrás su dependencia del petróleo y el gas en favor de la economía del conocimiento.

“La Misión a Marte de Emiratos representa las aspiraciones que distinguen a nuestro país y refleja nuestra posición de liderazgo en el mundo árabe e islámico”, ha declarado el jeque Mohamed Bin Zayed, gobernante de hecho de EAU en tato que heredero de Abu Dhabi, el mayor de los siete principados de esa federación. Como un eco a sus palabras, los principales edificios de los países vecinos se iluminan estos días de rojo en homenaje a la aventura emiratí.

El plan de enviar una sonda a Marte se gestó durante un retiro del Gobierno a finales de 2013 para dilucidar cómo celebrar el 50º aniversario de la independencia de los británicos. Algún astuto asesor debió de caer en la cuenta de que justo el 2 de diciembre de 1971 en que se fundaba el país, aterrizó con éxito en aquel planeta el primer artefacto enviado por los humanos, la Mars 3. La idea resultó lo suficientemente atractiva para las ambiciones de los dirigentes: siete meses después se establecía la Agencia Espacial de EAU.

Aunque gran parte de Al Amal se fabricó en el Laboratorio de Física Atmosférica y Espacial de la Universidad de Colorado, otra parte importante se llevó a cabo en EAU

La ejecución y supervisión del proyecto se encargó al Centro Espacial Mohamed Bin Rashid (MBRSC, en sus siglas en inglés), que funcionaba desde 2006 en Dubái y que ya había producido varios satélites de observación. El objetivo era fabricar la sonda desde cero, no comprarla a una gran corporación. Pero los ingenieros emiratíes carecían de la experiencia para lograrlo en apenas seis años. El MBRSC recurrió a la cooperación con varias universidades estadounidenses cuyos científicos hicieron de mentores. Aunque gran parte de Al Amal se fabricó en el Laboratorio de Física Atmosférica y Espacial de la Universidad de Colorado, otra parte importante se llevó a cabo en EAU.

Al Amal fue propulsado por un cohete japonés desde el Centro Espacial de Tanegashima (Japón) el 20 de julio. Por primera vez, la cuenta atrás para un lanzamiento se hacía en árabe. Poco después la estación de la NASA en Robledo de Chavela, a las afueras de Madrid, captaba su señal. En la cuenta atrás para su entrada en la atmósfera de Marte, prevista para este martes, los gobernantes emiratíes han invitado no solo a los habitantes de EAU, sino a los de toda la región a celebrar “el avance del mundo árabe en la exploración del espacio”. Confían en que sirva de inspiración para atraer a los jóvenes hacia el estudio de las ciencias y la tecnología.

Tenga éxito o no, Emiratos ya está en el mapa de las potencias espaciales y sus ambiciones no acaban en la sonda. Además del envío a la luna de una nave espacial con un vehículo de exploración en 2024, el jeque Mohamed Bin Rashid, emir de Dubái y vicepresidente del país, anunció hace cuatro años planes para establecer “el primer asentamiento humano” en Marte para 2117. De momento, su centro espacial ya tiene un programa de formación de astronautas en colaboración con la NASA y en 2019 envió a la Estación Espacial Internacional al primer emiratí, Hazza al Mansoori.

Tuesday, 09 February 2021 00:00

Un segundo 'impeachment' para Donald Trump

Written by
El Sol se eleva sobre el Capitolio de Estados Unidos antes del segundo 'impeachment' a Donald Trump, el lunes.
El Sol se eleva sobre el Capitolio de Estados Unidos antes del segundo 'impeachment' a Donald Trump, el lunes. Tom Brenner/Reuters

 

 

Estados Unidos afronta esta semana el cuarto juicio político o proceso de impeachment de su historia, pero con unas características muy diferentes de las anteriores, ya que el presidente al que se juzga, Donald Trump, ni siquiera está ya en el cargo. El magnate neoyorquino es, además, el primer mandatario que se somete dos veces a un procedimiento tan extraordinario como este, por el que solo han pasado Andrew Johnson (1868), Bill Clinton (1998) y él mismo, hace un año, a raíz del escándalo de Ucrania. El Senado se convierte a partir de esta semana en un tribunal y los senadores en miembros de un jurado que debe decidir si el republicano cometió un delito de “incitación a la insurrección”. Para sus abogados, este proceso es “teatro político”. Estas son las claves para seguirlo.

¿Por qué se juzga a Donald Trump?

El asalto al Capitolio por parte de una turba de seguidores del expresidente, el pasado 6 de enero, tuvo lugar después de semanas durante las cuales el republicano agitó sin tregua los bulos de un fraude electoral y animó a sus votantes a protestar. Aquel 6 de enero, día en el que el Congreso debía confirmar la victoria del demócrata Joe Biden, dio un discurso especialmente explosivo ante miles de manifestantes. “Si no lucháis como el demonio, nunca más tendréis un país”, enfatizó, entre otras arengas, y les animó a marchar hasta el Capitolio para seguir protestando contra la ratificación de Biden. Una vez allí, se desató la violencia. Los demócratas consideran que Trump cometió un delito de “incitación a la insurrección”.

¿Cómo se va a desarrollar el proceso?

Lo que empieza esta semana es la segunda fase del impeachment, es decir, el juicio propiamente dicho en el Senado, ya que la acusación se aprobó el 13 de enero en la Cámara de Representantes. Los 100 senadores de la Cámara alta se convierten en miembros del jurado y el demócrata más veterano de todos ellos, el octogenario Patrick Leahy, en el presidente del tribunal. Demócratas y republicanos terminaron este lunes de acordar el procedimiento, del que trascendieron algunos detalles: el martes, los abogados del expresidente y los llamados gestores del impeachment (es decir, los congresistas demócratas que ejercen la acusación) debatirán sobre la constitucionalidad del proceso durante alrededor de cuatro horas. Luego, los senadores votarán y la celebración del juicio saldrá adelante por mayoría simple. El miércoles, comenzará la exposición de las partes, para lo que tendrán 16 horas cada uno. El juicio se interrumpirá el viernes a las cinco de la tarde para respetar el Sabbath judío, a petición de uno de los representantes legales de Trump, y se retomará el domingo por la tarde. La duración no se ha determinado aún, aunque se espera un proceso breve.

¿Se puede someter a impeachment a un expresidente?

En principio, este procedimiento extraordinario fue ideado por los padres de la Constitución de Estados Unidos para poder destituir a un presidente en circunstancias determinadas. Ese escenario fue descrito en el Artículo II, sección 4, de la Carta Magna, según el cual “el presidente, vicepresidente y todos los funcionarios civiles de Estados Unidos serán retirados del cargo al ser acusados y declarados culpables de traición, sobornos, y otros delitos y faltas graves”. Trump ya no es presidente, motivo por el que muchos republicanos argumentan que no se le debería juzgar mediante este mecanismo, pero el presunto delito se cometió en sus últimos días en el cargo y el procedimiento de impeachment fue aprobado en la Cámara de Representantes antes de que dejara el poder, por lo que la mayor parte de académicos defiende la constitucionalidad del proceso.

¿Si no se le puede destituir, qué le puede pasar a Trump? ¿Por qué es tan importante el papel de Kamala Harris?

El castigo en el caso de impeachment (aunque nunca en la historia se ha llegado a producir, pues los tres presidentes juzgados hasta ahora han sido absueltos) es la destitución del cargo. Como Trump dejó la Casa Blanca el 20 de enero, día de la toma de posesión de Joe Biden, la sanción evidente no es aplicable y tampoco trae consigo su inhabilitación automática. Esta se votaría en una moción posterior y solo necesita una mayoría simple. Demócratas y republicanos están igualados 50 a 50 en el Senado, pero la vicepresidenta del país, Kamala Harris, tiene el voto que dirime en los casos de empate.

¿Qué posibilidades hay de que salga declarado culpable?

Muy pocas. Demócratas y republicanos están empatados 50 a 50 en el Senado. El veredicto de culpabilidad requiere el apoyo de 67 de los 100 senadores que hay, lo que significa que hasta 17 republicanos deberían desmarcarse de su partido y votar con los demócratas. Es muy improbable que eso ocurra. En la Cámara de Representantes, de mayoría demócrata, la acusación salió adelante con el apoyo de una decena de republicanos, pero en la Cámara alta solo cinco senadores se han mostrado abiertos a condenar al expresidente. Una votación previa sirvió para probar la temperatura del agua: un senador republicano, Rand Paul (Kentucky), impulsó una moción para declarar inconstitucional el proceso y obtuvo el apoyo de 45 republicanos. Solo cinco miembros del partido (Mitt Romney, Ben Sasse, Susan Collins, Lisa Murkowski y Pat Toomey) la rechazaron. Aun así, para los demócratas el proceso es importante por el precedente que sienta y porque obligará a los republicanos a retratarse sobre el legado de Trump.

¿Cuáles son los argumentos de la defensa de Trump?

Principalmente son dos. Uno, de tipo procedimental: que no ha lugar a un impeachment en tanto que el republicano ya no se encuentra en el cargo. Otro, de fondo: que su encendido discurso, por entusiasta o incendiario que resultase, no llamaba a la comisión de ningún delito ni a la violencia, sino que usaba la palabra “lucha” en sentido figurado. En un escrito de 78 páginas presentado este lunes, los abogados de Trump -Bruce Castor, David Schoen y Michael van der Veen- denuncian lo que llaman “hambre de los demócratas por este teatro político”.

Tuesday, 09 February 2021 00:00

De notarios públicos y cosas peores

Written by


No lo cuente en voz alta, pero resulta que el horno crematorio del panteón de La Piedad, ese que dicen que no contamina y se encuentra totalmente en regla, carece de permiso para operar, al menos de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Sustentabilidad y la Dirección de Medio Ambiente del ayuntamiento de Puebla.

Hasta donde se sabe el único permiso autorizado que tiene el panteón Memorial de la Piedad para operar en el de cementerio, con la clave y giro 303.11

El giro de cremación no lo tiene autorizado, y éste sólo se lo puede otorgar el ayuntamiento de Puebla y no la Secretaría de Medio Ambiente, Desarrollo Sustentable y Ordenamiento Territorial del estado.

***

En una complicada situación se encuentra el juez tercero de lo penal, Alberto Zenteno Reyes, que por consigna tendrá que enviar a prisión o fijar una fianza millonaria al que fuera secretario de Gobernación en la recta final del sexenio marinista, Valentín Meneses Rojas, acusado de los delitos de evasión de presos y de conductas contra la procuración y administración de justicia, por haber autorizado (o vendido) preliberaciones de reos que no tenían derecho a este beneficio.

La defensa de Valentín Meneses asegura que esos delitos ya prescribieron, pues se habrían cometido entre diciembre de 2010 y enero de 2011, y que le están haciendo retroactiva una reforma al artículo 110 del Código de Defensa Social, aprobada en 2016.

Antes de 1999 la ley facultaba iniciar procedimiento de preliberación con el 33.3% de la pena compurgada, y ese fue el criterio que se aplicó en el caso de las preliberaciones autorizadas por Valentín Meneses.

La reforma al artículo 110 del Código de Defensa Social amplió a 66.6% el cumplimiento de la pena para obtener el beneficio de la preliberación.

Esta circunstancia tiene nervioso al juez Alberto Zenteno, quien este jueves podría declararle el auto de formal prisión al ex secretario marinista o de libertad caucional fijando una fianza de varios millones de pesos.

***
Un fedatario que ya se apuntó como tercero en discordia para la presidencia del Colegio de Notarios del estado es José Neyib Irabien Medina.

El titular de la notaría pública número 8 es un político con una larga carrera en Quintana Roo, ya que fue presidente municipal de Benito Juárez, mejor conocido como Cancún, secretario de Gobernación y secretario de Turismo en esa entidad y delegado de Tláhuac en el Distrito Federal.

Pepe Arabien, como se le conoce, ha buscado dirigir a este gremio en ocasiones anteriores y ahora ha vuelto a levantar la mano, sin que hasta ahora tenga el consenso de los notarios.

Asimismo, trasciende que el notario 37 de Puebla, Carlos Alberto González César, ha decidido bajarse de la contienda por la presidencia del Colegio, al percatarse que su principal impulsor, el titular de la Consejería Jurídica del gobierno del estado, Ricardo Velázquez Cruz, no atraviesa por un buen momento.

***

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it. y This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it." target="_blank" rel="noopener">rrThis email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.
@periodistasoy
Facebook: https://www.facebook.com/RodolfoRuizOficial

El gobernador Miguel Barbosa Huerta nombró a María del Coral Morales Espinosa como la nueva subsecretaria de Educación Obligatoria de la Secretaría de Educación.  

Morales Espinosa es docente, investigadora, autora de libros, partícipe en proyectos sociales y  miembro del grupo de expertos de la Comisión Nacional para la Mejora Continua de la Educación (Mejoredu). 

La nueva funcionaria ha trabajado como docente durante 26 años, fue directora de la telesecundaria Tetsijtsilin, ubicada en Cuetzalan, de 1992 a 2018; esta experiencia laboral le ha permitido tener conocimiento cercano de la vivencia docente y educativa de las zonas rurales de la entidad, así como de las necesidades del gremio.

Se había desempeñado desde el inicio de la administración estatal como directora general de Planeación y Servicio Profesional Docente; es doctora en Educación, graduada en la Universidad Autónoma de Tlaxcala y fue catedrática y asesora de tesis en la Maestría de Investigación Educativa en la  Universidad La Salle, Benavente.

En un boletín de prensa el gobierno del estado informa también que ha  diseñado módulos de calidad educativa en Educación Básica y Gestión Estratégica para la Calidad Educativa en la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP).

Entre sus publicaciones está la de los libros “Piedras que suenan, Tetsijtsilin”, “La evaluación de la calidad en la escuela indígena”, “El Sistema Integral de Producción Escolar (SIPE)” y “Una experiencia de educación tecnológica con enfoque intercultural”, además de múltiples artículos en revistas de investigación educativa del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) y en ediciones especiales.

Durante y después de las elecciones, en Puebla habrá más órdenes de aprehensión en contra de políticos, así como exfuncionarios del PAN, advirtió el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta al referir que van avanzando las denuncias ante la Fiscalía General del Estado (FGE).

En conferencia de prensa, cuestionado por el tema, comentó que su administración también va a empezar a realizar investigaciones de las administraciones encabezadas por el PRI.

Lo anterior al referir que Valentín Meneses, extitular de la Secretaría de Gobernación con Mario Marín, fue detenido por haber otorgado preliberaciones de manera irregular y que, aunque la Fiscalía de Puebla ya “tenía desde hace” tiempo la orden de aprehensión, se ejecutó el pasado fin semana.

Valentín Meneses tenía garantizado un espacio plurinominal para la diputación federal por el PRI, en este proceso electoral. 

Sí va a haber aprehensiones, antes, durante y después de las elecciones; las carpetas están avanzando, las que ha impulsado este gobierno por las irregularidades que encontró y respecto a priistas. La verdad, vamos a empezar a hacer nuestras investigaciones (…) vamos a investigar y dar a conocer la verdad de muchas cosas de esa época del ejercicio del poder público en Puebla”, agregó.

Miguel Barbosa recordó que las detenciones del exgobernador Mario Marín Torres y de su extitular de Gobernación, Valentín Meneses son hechos distintos: el primero proviene de una orden nacional por tortura y la segunda por el desempeño del priísta en el servicio público.

Además, rechazó que sus detenciones tengan que ver con el ambiente político electoral y que ningún partido puede tener un beneficio por las condiciones jurídicas de ambos personajes.“Nadie se beneficia, ningún partido, menos Morena”, sentenció.

Las alianzas

En el tema de las alianzas electorales, el gobernador Miguel Barbosa consideró que cada partido y su líder tuvo que establecer lo que pudo.

Consideró que El PAN, PRD y PRI son iguales y que los que no hicieron coalición, como el partido Verde Ecologista, Movimiento Ciudadano, Encuentro Solidario, medirán su poder político de manera individual.

Para Lydia Cacho, con respeto y solidaridad, como hace 15 años.

 

Por fin: el “góber precioso” fue detenido. Por una orden de aprehensión de 2019.

Es un gran momento para recordar varios datos que muchos olvidan o pocos conocen. Por ejemplo, que ese político de chiquero, precisamente ése, era presentado por sus secuaces como el próximo Benito Juárez –todavía me carcajeo-; que Olga Sánchez Cordero fue parte de los ministros que en la Suprema Corte suavizaron la condena a Marín (no lo exoneraron ni lo condenaron como debían, optaron por decir algo así como “sí violó derechos, pero poquito”); que esa decisión cobarde y aberrante de la Corte le permitió retener la gubernatura, aunque ya sin futuro político, y seguir desgraciando a Puebla; que no sólo la mayoría de los periodistas poblanos se callaron o se volvieron “preciosos”: periodistas “nacionales” como Carlos Marín lo defendieron tontamente y presumiendo su ignorancia de la estructura político-institucional local; que años después el ex gobernador fue condenado en la ONU por violación de derechos humanos; que es un lavador de dinero; que uno de sus hijos vive en Suiza con dinero de todos modos sucio; que aún no han sido detenidos los cómplices Adolfo Karam y Kamel Nacif; que hubo más víctimas del marinismo: en un sentido, millones de poblanos fuimos sus víctimas, víctimas de su mal gobierno, de su autoritarismo, incompetencia y corrupción.

Como es evidente, el caso “precioso” no es una nimiedad. Se le vea por donde se le vea.

Me concentraré en un asunto más desconocido u olvidado: los padres políticos de Mario Marín. Los actos de un político no flotan en el vacío, no se generan espontáneamente sin condición alguna, tienen pasado, circunstancias y otras influencias. Eso no quiere decir que la agencia y la responsabilidad individuales no existan sino que las decisiones se toman en un contexto que incluye a más actores. La especificidad “preciosa” es que la personalidad autoritaria de Marín fue detonada, potenciada y solapada por circunstancias histórico-institucionales autoritarias, y moldeada, alentada y premiada por otros actores autoritarios. Todo lo que ha ocurrido con este político es culpa de la interacción de tres elementos, él como individuo, los contextos por los que pasó y las decisiones políticas de terceros. No habría “caso Cacho” sin la investigación de Lydia y sin un “precioso” pero tampoco sin indivisión de poderes, como no habría político Marín sin Guillermo Pacheco Pulido ni gobernador Marín sin Manuel Bartlett. Son sus padres políticos. Y los primeros responsables del éxito priista del joven Mario Plutarco. Sin ellos, Marín también habría sido un político autoritario pero no habría sido el político autoritario que efectivamente fue, ni su trayectoria profesional podría haber sido idéntica, y lo más probable es que jamás hubiera llegado a la gubernatura. En resumen: Pacheco Pulido y Bartlett fueron los sherpas políticos de eso que hoy es el ente putrefacto que lleva la etiqueta eterna de “góber precioso”. ¿Y quién le regaló a Marín su jugosa notaría?

Pasemos al triángulo curricular. Me limito a lo esencial. La primera gran oportunidad política de Marín se debe a Pacheco Pulido. De las burocracias leguleyas lo trasladó al ayuntamiento de la ciudad de Puebla: Marín fue el secretario particular de Pacheco Pulido cuando éste fue presidente municipal (1987-1990). Desde ahí fue impulsado al segundo nivel de la secretaría de Gobernación del entonces gobernador Mariano Piña Olaya. Bartlett fue el siguiente Ejecutivo (1993-1999) y confió a Marín primero una subsecretaría de Gobernación y después la titularidad de la secretaría. Luego, Bartlett dio a su secretario de Gobernación el control del PRI estatal para que continuara la escalada. Llegaría a la alcaldía capitalina (1999-2002). Marín no fue el sucesor de Bartlett en la gubernatura sólo porque el PRI le debía la posición a un militante de larga data e importancia como Melquiades Morales. Pero fue sucesor de éste, no sin el atontamiento coyuntural de Morales y tampoco sin el apoyo del senador priista Bartlett. El “escándalo Cacho” reventó en el primer año de Marín como gobernador (2005-2011), mientras Pacheco Pulido era el presidente del Tribunal Superior de Justicia, posición en la que había lucido su sometimiento al Ejecutivo –por décadas priista- desde años antes. El favor marinista al empresario Nacif, contra Cacho, a través de una jueza, no hubiera sido posible sin una realidad institucional y cultural de indivisión de poderes por subordinación judicial, esa realidad que Pacheco Pulido siempre reprodujo y protegió (véase mi artículo “Poder judicial e indivisión de poderes en Puebla”, El Cotidiano, UAM, 2007, y las declaraciones de Pacheco en el libro con el que El Colegio de Puebla “homenajeó” al gobernador Morales antes de que dejara el cargo). No es casualidad que el escándalo se diera cuando las cabezas del poder Ejecutivo y el poder judicial eran dos grillos tan cercanos, tan pagados de sí mismos y tan pagados del autoritarismo priista.

El último ángulo del trío nos lleva, se quiera o no, a la falsa “cuarta transformación”. Pacheco Pulido, amén de otro tipo de cómplice marinista, fue el “góber accidental”, es decir, fue el interino tras la muerte de Martha Érika Alonso, gracias a una alianza subterránea con el actual gobernador Barbosa, y con un espaldarazo público del presidente López Obrador; Barbosa tiene como consejero jurídico al mismo que tenía Marín, el doctor Ricardo Velázquez Cruz, y en el obradorismo milita como senador quien fuera secretario de Desarrollo Social de Marín, Alejandro Armenta, mientras que el Bartlett que era admirado por “el precioso” es uno de los consentidos de AMLO y el obradorismo.

Tres amigos políticos, tres autoritarios, tres simuladores. El castigo penal a por lo menos uno de ellos sería un verdadero avance para México. Mario Marín merece la prisión.

 

José Ramón López Rubí Calderón*

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it. 

Politólogo, editor y consultor.

                             La historia es una caja de sorpresas

                                                        Octavio Paz

 

Roger Bartra realizó la lectura estatutaria de la Academia Mexicana de la Lengua el pasado jueves 28 de enero. Pronunció ahí un juicio sumario sobre el gobierno de AMLO y una hipótesis sobre el futuro del sistema político que considero importante, por varias razones, exponer en este artículo: “López Obrador ha perdido, creo yo, la batalla en el terreno intelectual y eso lo irrita mucho. Por ello ataca constantemente a los intelectuales críticos”. Será un libro memorable, la profundidad y elegancia de la escritura de Bartra así lo anticipan, un autor a quien he leído con fruición y admiro desde mi juventud.

Y con el poeta Constantinos Cavafis me pregunto por la amenaza, por la invasión de los bárbaros que profetiza Bartra para el próximo escenario político de México.


“– ¿Qué esperamos congregados en el foro?

Es a los bárbaros que hoy llegan.”

 

No obstante, pienso que el juicio del estudioso del exocerebro, de la relación entre el sol negro de la melancolía y la cultura española durante el Siglo de Oro, está poseído por la hybris, por la sombra de la proverbial soberbia intelectual. Me sorprende la metáfora de la batalla, como si sonaran tambores de guerra en el país, como si los enemigos, los bárbaros que votaron por Andrés Manuel López Obrador, estuviesen por destruir las instituciones del Estado Civil para retornar al Estado de naturaleza hobbesiano.

Observo en las palabras de Roger Bartra un sentimiento de triunfalismo que me permite comprender, de súbito, el origen del insondable abismo, cavado con uñas y dientes, entre el pueblo de México y la élite intelectual –cada vez más aristocrática.

El juicio también se deja leer, con un poco de imaginación, como una dualidad contradictoria que encarna en la mítica figura del centauro: mitad animal-humano y mitad bestia. Es El príncipe de Maquiavelo, solo que en esta imagen, en lugar de la unidad polémica, la inteligencia ilustrada se desconectó del tronco del cuerpo de México. Desde luego, la parte de la bestia corresponde a la posdemocracia populista y autoritaria de AMLO mientras que las luces y salvaguarda de la civilización democrática a “…los intelectuales críticos”.   

A juzgar por los altos niveles de popularidad del presidente, quizá sería razonable cuestionar el juicio de Bartra. En principio vale decir que si se arroga la victoria en el terreno intelectual es porque reconoce que en la esfera política la victoria corresponde a la eficiencia en la comunicación política de Andrés Manuel López Obrador con la ciudadanía. ¿Un centauro cercenado…?

No está de más recordar que la encuesta semanal de Morning Consult Political Intelligence, dedicada a la investigación de mercado en 13 países del mundo occidental, encontró que, mientras en naciones como Francia, Inglaterra, España, Japón, Corea y Brasil, los niveles de aprobación de los presidentes y primeros ministros fluctúan entre 29 y 40 por ciento, el presidente Andrés Manuel López Obrador mantiene una aprobación del 65 por ciento como tendencia constante, y, por semanas, la superó durante todo el año de la crisis global 2020 y lo que va del 2021.

¿Quién perdió la batalla intelectual…? ¿Cómo saber entonces si la victoria intelectual que argumenta el antropólogo es real, de qué manera evaluarla, bajo qué criterio de verdad…?

Conviene volver los ojos a Gabriel Zaid, quien por mucho tiempo ha estudiado la relación de los intelectuales con el poder político. El autor de una interesante teoría contra la corrupción escribe que el intelectual es “…el escritor, artista o científico que opina en cosas de interés público con autoridad moral entre las elites”; esto es, el pensador que tiene algo que decir a un auditorio que le cree, que confía en sus juicios. Las obras de los intelectuales, ensayos, poesía, música, ciencia, etcétera, suelen orientar, desde siempre, el sentido común, la opinión pública y la toma de decisiones políticas.  

Gabriel Zaid recuerda, para responder a la pregunta de qué es un intelectual, el caso paradigmático del novelista Émil Zola y su famosa carta Yo acuso dirigida al presidente de Francia Félix Faure (13-01-1898) para defender con su pluma, contra todo el sistema de justicia francés, al capitán Alfred Dreyfus, condenado a cadena perpetua por un erróneo y corrompido proceso judicial que terminó en un “abominable” consejo de guerra.

El dictamen de los militares quedó inmortalizado por la valentía de Zola, quien le escribe al presidente: “Pero ¡qué mancha de cieno sobre vuestro nombre –iba a decir sobre vuestro reino– puede imprimir este abominable proceso Dreyfus! Por lo pronto, un consejo de guerra se atreve a absolver a Esterházy, bofetada suprema a toda verdad, a toda justicia. Y no hay remedio; Francia conserva esa mancha y la historia consignará que semejante crimen social se cometió al amparo de vuestra presidencia.”

Una carta que no solo cambió el curso del proceso judicial contra Dreyfus sino el curso de la vida de Émile Zola, quien terminó en el exilio. Para Gabriel Zaid la figura del intelectual aparece vinculada a la plaza pública. Como se sabe, Zola escribió además de novelas también columnas literarias y políticas, pero el caso Dreyfus lo convirtió en la imagen del pensador que comprende que no puede, que no debe guardar silencio frente a la injusticia y los crímenes de los poderes del Estado, que es necesario mantener a raya la violencia del monstruoso Leviatán. Nace el tribunal de conciencia pública de la mano de Émile Zola.

Los intelectuales, siguiendo la narrativa del poeta católico, contribuyen con sus obras a la creación de “…tribunales de la conciencia pública donde la sociedad civil ejerce su autonomía frente a las autoridades militares, políticas, eclesiásticas y académicas.”

Esas figuras vigorosas, aliadas de la sociedad civil, pienso en Ignacio Ramírez, Ignacio Manuel Altamirano, Ricardo Flores Magón, Diego Rivera, José Revueltas, Carlos Monsiváis, Efraín Huerta, Octavio Paz, Luis Villoro, Juan Villoro, Javier Sicilia y Elena Poniatowska –para citar algunos a vuelo de pájaro–, digo, ese temple moral está ausente de las principescas aspiraciones de la mayoría de los intelectuales de nuestro tiempo.

Envidiosos de la opulencia de la nobleza meteca, algunos de ellos, no hablo del discreto Roger Bartra, se dedicaron a construir una esfera de inmunidad en espacios exclusivos y seguros, gentrificados, para vivir en vecindad con los grandes señores de la política y el capital, con los que la inteligencia crítica e independiente prefiere tratar.

La sociedad civil mexicana, cualquier interpretación da igual, la hegeliana, la marxista, la gramsciana, la de Cohen y Arato, al gusto, no hay forma de documentar una relación sistemática, por lo menos durante los últimos treinta cinco años, entre los guerreros intelectuales que imagina Bartra y la fundación de tribunales de conciencia pública. La sociedad civil se convirtió en el objeto preferido de la inspiración poética, novelesca, sociológica, económica, politológica y estadística, nada más allá.

Con muy honrosas excepciones, a la mayoría de esos intelectuales les importó un bledo la situación de enajenación y miseria creciente, menos aún se puede pensar en un contrapoder, en un poder autónomo para juzgar y limitar, con su participación, los crímenes de Estado. Y a propósito de la victoria intelectual me interrogo: ¿qué ocurre cuando los circuitos neuronales de los miembros de la sociedad civil ya no registran como verdaderos los mensajes políticos del club de lectores del canon occidental que representa la intelligentsia…?

Dudo del juicio victorioso de Bartra, porque la eficiente comunicación política de los intelectuales del antiguo régimen, cuyo acabamiento inicia con la rebelión ciudadana del 2 de julio del 2018, quedó en suspenso, perdieron buena parte de su credibilidad en la opinión pública y, lo más relevante, se esfumó el poder para administrar la aclamación y la gloria de los gobernantes en turno. Giorgio Agamben piensa que la democracia de nuestros días se encuentra “íntimamente fundada sobre la gloria, es decir, sobre la eficacia de la aclamación, multiplicada y diseminada por los media más allá de todo lo imaginable.” Ese poderío intelectual también fue abolido por el nuevo gobierno.  

Así se entiende la casi unánime reacción de los intelectuales que Bartra denomina críticos e independientes, no es que el ardor patriótico por el cuidado de los otros, por el cuidado del todo, los consuma. No, no es nada de eso, es una disposición anímica exaltada por la pérdida o disminución de prebendas, sinecuras y privilegios.

El investigador emérito de la UNAM presentó dos fragmentos de un polémico ensayo político que trata de mostrar, como ya dije, que los procesos democráticos pueden incubar en sí mismos el germen de su propia destrucción: la posdemocracia populista. Es un estudio sobre las transiciones políticas recientes en varios países del mundo, entre otros, Estados Unidos, Turquía, Venezuela y México.

El propósito del próximo libro es la construcción de una suerte de tipo ideal de transición que muestre que el camino del diablo está sembrado de buenas intenciones. El texto presentado documenta un proceso histórico de liberalización, caracterizado por la racionalización de instrumentos jurídicos e institucionales modernos, en su opinión sustanciales para la consolidación de la democracia. La historia, siempre preñada por el azar, dispuso, sin embargo, que la voluntad popular se pusiera a imaginar. Para Roger Bartra ese sueño de justicia desembocó en nacionalistas derivas autoritarias. Más o menos esa es la hipótesis-profecía que pronuncia sobre el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Con todo el respeto que merece la obra y la figura de Roger Bartra, no veo que quiera ir al fondo de la cuestión, porque su hipótesis no se ocupa de cuestionar la raíz del fenómeno social. Nunca se interroga, por ejemplo, por las causas del resentimiento y la ira populares contra el antiguo régimen bipartidista y contra la clase política tradicional.

El planteamiento de Bartra se sostiene a costa de ignorar la violenta desigualdad económica de la sociedad mexicana de las últimas tres décadas y media, la violencia física y simbólica contra amplias capas poblacionales, la aporofobia del sistema judicial, el desprecio de la crema de la intelectualidad por los trabajadores, por los indígenas y afrodescendientes (basta pensar, entre otros, en las muy desafortunadas expresiones de Jorge G. Castañeda, Christopher Domínguez Michael y Lorenzo Córdova), los normalizados fraudes electorales y la corrupción olímpica entre la clase política y el poder económico transnacional, nada de esa tragedia considera en su ensayo como negación del ser de la democracia. No puede.

Y no lo puede hacer porque negaría, al mismo tiempo, la narrativa de un tránsito que va desde la democracia hacia la deriva autoritaria, para lo cual ejecuta una forzada periodización de la historia política del país, en la que necesita caracterizar al periodo neoliberal como un proceso de modernización institucional y ruptura con el antiguo régimen. Con esa frágil premisa política el movimiento popular de AMLO sería el impulso conservador que trata de conducirnos de vuelta al régimen de partido casi único. Así puede invocar legítimamente el retorno del PRI y el PAN, “los partidos de oposición”, al ejercicio del poder político de México.

Es cierto, no lo dice con entusiasmo, más bien con cierto desgano pesimista, como si tuviera que beber una medicina muy amarga para sanar una enfermedad mortal del alma. Ni en mis más terribles pesadillas imaginé, como lo vi en su lectura estatutaria, una escena en la que Roger Bartra convocara a la salvación del PRI y el PAN para consumar una imposible y alucinante restauración democrática de México. ¡Cosas veredes Sancho…!

El nuevo poder soberano global unifica a los partidos políticos con ideologías y credos éticos contradictorios, y hasta enemigos, en la religión del pragma: el triunfo de la razón cínica domina el mercado de lo político. Ese fue el viaje bipartidista de los Estados Unidos en el mismo lapso que nosotros lo experimentamos desde Carlos Salinas de Gortari hasta Enrique Peña Nieto y la joya de su corona: el Pacto por México. Fue la apoteosis del capitalismo salvaje y la desinhibición de la élite política y empresarial, financiera, devino en pornografía, como lo exhiben los casos de Emilio Lozoya, exdirector de Pemex, Rosario Robles, exsecretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Mario Marín Torres y Rafael Moreno Valle, exgobernadores de horca y cuchillo de Puebla, César Duarte, exgobernador de Chihuahua, Fidel Herrera Beltrán y Javier Duarte, exgobernadores de Veracruz, Arturo Montiel, exgobernador del estado de México, Alonso Ancira dueño de Altos Hornos de México, Eugenio Hernández y Tomás Yarrington, exgobernadores de Tamaulipas, Carlos Romero Deschamps, exlíder del sindicato de petroleros y un largo y malhabido etcétera. Y uno se pregunta en este escenario: ¿Acaso el Pacto por México no funcionó en los hechos como partido único…?

Para Bartra la abrumadora mayoría que votó por AMLO no parece reflejar el hartazgo, el resentimiento de la ciudadanía por los excesos de un sistema que funcionó muy bien en la ilegalidad de los poderes públicos, en la tierra de nadie, no, más bien descubre una sociedad civil, gelatinosa y conservadora, que necesita del PRI y el PAN para liberarse.

¿De verdad…?

Lo que quiero decir es que la imaginación sociológica no puede, me resisto a pensarlo, no debe quedar presa en las corrompidas y desfundamentadas redes del tradicional poder político partidista. No me refiero al arte comprometido ni a la voluntad de poder de la moral sobre las artes y las ciencias, pero entiendo que en la situación actual es necesario superar el inmovilismo, casi quietismo nihilista, de los intelectuales, escuchar las expresiones políticas de la sociedad civil organizada, pienso que en esas reservas morales sí es posible confiar como fuentes de renovación de la política nacional. No es posible imaginar en un mejor y más eficiente contrapeso a las tentaciones autoritarias de cualquier signo político.

La crisis antropológica global, de la que el sistema político mexicano es una expresión nítida, nos obliga a descubrir formas más imaginativas de habitar el mundo, más hospitalarias, esferas inmunizantes, abrigadas por ontologías y lógicas polivalentes, incluyentes y plurales. Ideas que no se encuentran ni en los programas políticos partidistas y mucho menos en la praxis de la cúpula política partidista, atada, subordinada como está, a las políticas e intereses de la omnidestructora verdad de la técnica.

No desestimo, de ninguna manera, las advertencias sobre la deriva autoritaria del régimen lopezobradorista que hace Bartra, también lo he pensado, pues la historia, más que una ciencia rigurosa, como escribió Octavio Paz, es una caja de sorpresas. Siendo muy franco, sin embargo, dadas las circunstancias de polarización del país, las más graves amenazas a la democracia las encuentro en los poderes fácticos, el capital global y la vieja clase política, ahí el autoritarismo es una tradición secular que se expresa en una ciega e incondicional voluntad de poder.

Está muy claro que para el autor de El modo de producción asiático la irrupción de la ciudadanía en las urnas fue un giro inesperado y se podría decir que hasta indeseado. Creo que Roger Bartra perdió, con la victoria popular de AMLO y la derrota provisional del neoliberalismo, la estructura simbólica en la que se apoyaba su exocerebro artificial, porque la voluntad popular viró la brújula de la historia en contra de los vientos que a él le hubieran parecido más propicios para la democracia. La interpretación que nos ofrece, a reserva de las sutilezas que conoceremos cuando el libro se publique, me conduce a pensar en la fascinante historia de la melancolía, pues, llevada al extremo, su hipótesis política solo resulta comprensible como resultado de un sentimiento de pérdida, de pesimismo por la ruta extraviada.

Y le pregunto a Bartra: ¿y si los bárbaros fueran una cierta solución?

 

“Porque se hizo la noche y los bárbaros no llegaron.

Algunos han venido de las fronteras

y contado que los bárbaros no existen.

 

¿Y qué va a ser de nosotros sin bárbaros?

Esta gente, al fin y al cabo, era una solución.”

 

Vale la pena tener presente, para finalizar, que es en vano tratar de ponerle cercos a la historia, como la sed de infinito de Fausto pretendió hacer con el mar. Es necesario comprender, con Gottfried Herder, que frecuentemente el destino de la humanidad es azaroso, pues está bajo el dominio ciego de la diosa Fortuna y que la esencia más íntima del ser histórico es el devenir: “aceptarlo es el comienzo de la sabiduría...”

 

 

Page 10 of 499

Cultura

La cantante Britney Spears, en Beverly Hills en 2018. Chris Pizzello/Ap   Ella se preguntaba a veces si aquello había sido lo más cerca que había estado de vender su alma al diablo. Sabía que era lo único inteligente que podía hacer en aquel momento, de todos modos. Simplemente, no veía otra
Ferlinghetti recita un poema en un acto en Nueva York, en 2005. Henny Ray/Ap   En una promoción de genios, Lawrence Ferlinghetti fue el primero que se enteró de casi todo. El primero en saber que “el poeta es un bárbaro subversivo” a las puertas de la ciudad que viene a
El filósofo Ibn Arabí, en un grabado del siglo XIX. Getty Images/Universal Images Group   Genio prolífico y viajero infatigable, Ibn Arabí fue uno de los grandes visionarios y místicos de todas las épocas. De padre murciano y madre bereber, creció y se educó en Sevilla, pero en seguida se
  La imagen como eje creativo, la tecnología como herramienta y la preferencia por técnicas analógicas para crear, son los elementos que, desde 2012, conforman el trabajo artístico del colectivo La Pesera, integrado por los artistas gráficos Nereo Zamítiz y Agnija Anča.  Desde su fundación en
Llega el 14 de febrero y con él un mar de pétalos de rosa, citas románticas y bombones en cajas rojas. El Día de San Valentín saca la vena más romántica de las parejas, independientemente de la situación que atraviesen. Pero ya sabemos que, como nos ocurre a cualquiera, las relaciones evolucionan y
Imagen de estrellas (NGC 6397) tomada por el telescopio espacial 'Hubble'.T. Brown S. Casertano/ AFP   Algún día el universo dejará de construir estrellas. La materia prima de la que están hechas se agota a medida que se crean estrellas nuevas. Cuando la estrella envejece se recicla solo una
'Idun y las manzanas', 1890. Idun es la guardiana de las manzanas que dan a los dioses la eterna juventud. Ilustración de Donald A Mackenzie, 1890.HERITAGE IMAGES / GETTY IMAGES     Las crónicas sajonas (y francas, y gallegas) los describen como unos auténticos mastuerzos. Rudos,
El financista británico Jonathan Ruffer en el Castillo de Auckland (Inglaterra). Barry Pells/Rhe Auckland Project     “Las personas somos como inmensas cuevas subterráneas, inexploradas incluso por nosotras mismas, y no agujeros cavados directamente en el suelo”, afirma el historiador
Foto gramas de las cintas nominadas 'Mank', 'The Life Ahead', 'Another Round', 'La Llorona', 'The Father' y 'Minari'.   Mank, película de Netflix, drama en blanco y negro ambientado en la edad dorada de Hollywood sobre la realización de Ciudadano Kane, encabezó ayer las nominaciones a
Impresión artística tomada debajo de Islandia y las islas Feroe. Foto Martin Künstig   El océano Ártico estaba cubierto por una plataforma de hielo hasta de 900 metros de espesor y estuvo lleno de agua dulce al menos dos veces en los últimos 150 mil años, reporta una investigación del
El último féretro en México cubierto con la bandera republicana española ha sido el del poeta Enrique de Rivas Ibáñez, que nació en Madrid en 1931 y falleció en la tarde del domingo a los 89 años de edad. En su cabeza, que aprendió seis idiomas y gestó varias obras poéticas y ensayos, anidaba el
Cecilia Fuentes Macedo, hija de Carlos Fuentes y Rita Macedo, en su casa al sur de la Ciudad de México. Glagys Serrano     Es fácil comprender por qué Mujer en papel (Trilce, 2019) se ha convertido en un fenómeno literario en México y ha sido nombrado el libro del año por la cámara de la
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…