Monday, 22 February 2021 00:00

Nace Interliteraria, porque "leer nos salva"

Written by
Desde que empezó la pandemia, algunos jóvenes con cubrebocas iniciaron una revista en la Ciudad de México: Interliteraria. Tuvimos una entrevista virtual, Dalia Vázquez, María Georgina Quintero, Braulio Guerra, Mayalén Puente y Daniel Moreno, en la que les pregunté cómo se les ocurrió lanzarse en esta época tan difícil. A la casa también suelen llegar otros chavitos con libros bajo el brazo, como David y Áxel, cosa que a Carlos Monsiváis y a José Emilio Pacheco les hubiera encantado. La aspiración de los muchachos y muchachas es comunicarse con los demás a través de revistas literarias en las que nos regalen sus poemas, sus ensayos sobre temas que tratan con excelencia, a tal grado que muchos profesionales de la literatura se asombrarían, como José Joaquín Blanco, Sara Sefchovich, Carlos Martínez Assad, Raquel Serur y Marta Lamas, que es una gran lectora, como fue Chaneca Maldonado.

–Muchachos, todos los mexicanos vivimos con miedo y con la esperanza de no contagiarnos. Ustedes hacen bien al querer aprovechar la pandemia para hablar de creación literaria y de sus lecturas

Daniel: Todo empezó con una charla entre amigos, entre Dalia, Braulio Guerra y yo. Cuando se desató la pandemia, pensamos que nuestro acto podría parecer surrealista, porque queríamos dar voz a nuevos escritores, generar un espacio que sirviera de taller y promover a quienes tienen una voz distinta, de jóvenes que han vivido en un país de transición democrática, pero también de desigualdad y de violencia.

–¿La pandemia los incitó?

–Sí, pensar en una revista virtual nos ayudó a no perder la fe en que la cultura salva y sirve para construir solidaridad en medio del aislamiento y el horror de quedarnos en casa.

–No dudo, Daniel, que para un joven es muy difícil el encierro. No ver a la novia, a los amigos, no salir, no conversar, no bailar, no cantar, no discutir

Dalia: “Te puedo asegurar que ha sido muy complicado no vernos cuando lo hacíamos a diario. Primero dijimos: ‘las circunstancias están contra nosotros’, pero llegamos a la conclusión de que la revista era el escape, la salida que necesitábamos. Nos gusta mucho escribir. A Valeria, que está por aquí, dibujar. Cuando las puertas se nos cerraron, quisimos abrir otra y creamos una revista digital.

Creo que todas las revistas ahora son así, y las impresas pasarán a ser digitales, ya que es el principal medio de consumo. Nuestra revista tendrá dos versiones: una en pdf interactiva, como una revista normal impresa, con ilustraciones, portada destinada únicamente al pdf que subiremos por la plataforma ISSU, y en nuestra página web; otra, un blog que sale de manera coyuntural. Cuando fue lo del Capitolio, ese mismo día sacamos un texto del asalto en Washington, porque nuestra protesta no podía esperar.

Mayalén, una chavita muy despierta, me explica que ella es la responsable del equipo de ilustradores y le tocó hacer la portada del número uno.

Dalia agrega: Actualmente, somos 14 ilustradores y todos coordinamos una sección. Valeria se encarga de la de microrrelatos. Me he dedicado a coordinar el diseño editorial, pero nuestra obra es colectiva.

–Hacer una revista en tiempos de pandemia es un acto surrealista –explica Daniel–, porque el mundo se transformó. Despertamos a una vida desconocida y creemos que la revista puede ser un medio para generar solidaridad y recoger esas voces que surgen de la pandemia. Queremos contar cómo la estamos viviendo para no perder la fe en la cultura, aunque los tiempos sean tan aciagos.

–Son tiempos en que se puede leer, escribir o meditar, ¿o no?

–Imaginemos cómo sería la pandemia si no pudiéramos leer, si no viéramos ilustraciones y cine, ni oyéramos música. Sin la cultura, la pandemia sería terrible –explica Daniel.

–¡Qué bueno que me cuentan cómo han vivido la pandemia! Sus testimonios son muy valiosos, pero quisiera preguntarles lo siguiente: ¿cómo pueden conocer la situación de otros jóvenes como ustedes si no tenemos comunicación? ¿Entrevistan a amigos, a familiares? ¿A quién ven, si hay tan poca gente en la calle?

Daniel: Queremos sacar un número especial de la pandemia e incluir entrevistas, testimonios.

–Pero tú, Daniel, ¿ya escribiste sobre tu casa o sobre ti mismo?

–Es un proyecto que tenemos en puerta. Lo hemos escrito de manera coyuntural. Hacemos análisis, pero queremos terminar un número especial de la pandemia para contar cómo la estamos viviendo. Además de contarnos, también queremos filmarnos, dibujarnos

Cada uno de nosotros hemos escrito y también hemos convocado a colaboradores externos. El número dos fue prácticamente de invitados; sin embargo, no hemos impuesto el tema de la pandemia a nadie, aunque claro que es esencial lanzar un número.

–¿Ya tienen un público lector o todavía no lo crean? ¿Se dirigen a estudiantes como ustedes o a abuelitas como yo?

Foto
Carolina Aranda también forma parte de esa camada de jóvenes que emprenden actividades culturales. Foto cortesía de Elena Poniatowska

María Georgina: “Nuestra revista es hecha por jóvenes, y parte de nuestro público son ellos, porque nuestros ideales se inspiran en el Ateneo Nacional de la Juventud de 1909, con personajes tan representativos como Alfonso Reyes y José Vasconcelos. Sin embargo, creemos en sus ideales y en democratizar el conocimiento. Queremos que cualquiera pueda leer Interliteraria. En la sección de poesía, ‘María Enriqueta Camarillo’, publica quien quiera sin importar su edad, porque las letras son eternas. Los textos se seleccionan por su calidad. Somos una revista joven, pero no nos cerramos a que usted colabore si quiere, Elena. Publicamos poesía, microrrelato, ensayo, crítica, crónica, textos sobre música. Lamentamos mucho la muerte de Armando Manzanero y sacamos un texto sobre él, por ejemplo”.

–Me encanta su homenaje a Armando Manzanero, porque se ven como académicos de la lengua, muy serios, muy graves, como que no echan nada de relajo.

Braulio Guerra: Claro que sí echamos relajo. La literatura es una fiesta. Echamos relajo desde el momento en el que escogemos los textos hasta cuando los estamos escribiendo; nos la vivimos en puro relajo.

–¡Qué bueno! En el Suplemento, con Vicente Rojo, Monsiváis y José Emilio Pacheco, reíamos mucho. Ahora sólo quedamos Vicente y yo, pero también reímos por teléfono.

–Creo que tratamos de mostrar que no importa si es el fin del mundo, no importa si morimos del virus, no importa la ideología, ni los pleitos, queremos que todos sepan que hay medios y formas para decir lo que queremos, para contar nuestras historias de pandemia, para rendir homenaje a quien lo merece, para dar voz a quienes no han encontrado un medio donde hacerse oír. Este año, encerrados en casa, con el fin del mundo sobre los hombros, con el virus llamando la puerta, queremos decir a la gente que si eres azul, que si eres rojo, que si eres verde, que si eres de todos los colores, a nosotros nos importas tanto como nos importan la literatura o el arte.

“A veces se nos olvida que somos personas con ideas, y que esas ideas necesitan salir de alguna forma; eso buscamos: darlas a conocer y que se conozcan por Interliteraria.”

–¿Piensan arrancar a partir de sí mismos? Hace años las chicanas declararon que no leían a Tolstoi porque no querían perder su estilo. You cramp my style, baby, dijo Sandra Cisneros.

Daniel: “Los jóvenes reconocemos la literatura mexicana, pero ha perdido su chispa y queremos prenderla de nuevo. No negamos a Reyes, a Paz, a Fuentes que, en su tiempo, exploraron otras vetas. Conocemos nuestro pasado, pero no regresamos a él viendo a nuestros antecesores, no son estatuas, sino humanos que crearon muy buenas obras que a su vez se transforman, como todo lo humano. Los escuchamos con gratitud, pero queremos encontrar nuestro camino.

“Rechazo mitificar a Alfonso Reyes. El mito aleja a la gente de la literatura. Para muchos un clásico es inalcanzable.

“No debería existir la alta o la baja la literatura de jóvenes, sino la que se crea entre todos y a la que todos podemos acceder. Decir: ‘Mira, aquí en este libro te vas a encontrar a ti mismo y vas a reconocer pedazos de tu vida’.”

Braulio: “Coincido con lo que dice Daniel: la literatura en general y el arte están muy catalogados y vivimos en un país donde la mayoría piensa en qué va a comer antes de escoger un libro. Esa es la brecha que queremos cerrar. La elite es la que tiene voz. El arte se mitifica: ‘No es para mí; yo tengo que trabajar, alimentar a mi familia’. Podemos construir un canon literario mexicano, dar nombres, enumerar textos y formas, pero, ¿cómo vamos a leerlos si los libros son tan caros?”

María: “Ya llevamos dos números y el próximo sale en el contexto del 8 de marzo, Día de la Mujer. Como los ejemplares son bimestrales, marzo es el mes de la mujer. Nuestra revista, Interliteraria, está conformada por mujeres. No es un proyecto masculino, sino muy plural que pretende dar voz a todos. También aceptamos a los académicos”.

Braulio: “Si saliéramos a la calle y preguntáramos a 10 personas quién es Blue Demon, las 10 sabrían, les guste o no la lucha libre; pero si preguntamos a esas mismas personas quién es Martín Luis Guzmán o Rosario Castellanos, si dos lo saben, serían muchos. Por eso buscamos reposicionar la literatura, porque desconocemos nuestro entorno y no queremos inventar el hilo negro”.

Dalia: “En Interliteraria los textos son nuestros, jóvenes con grandes expectativas, una visión clara de lo que nos preocupa, sin cerrarnos al diálogo intergeneracional. Hay voces de todas las edades. Tanto las del pasado como las del presente valen para nosotros”.

Monday, 22 February 2021 00:00

Inscripciones en mayúsculas

Written by
Foto
Fotograma de Inscripciones en mayúsculasFoto tomada de Cineuropa.org
 
En una época actual en que proliferan, de modo incontenible, las posverdades o las francas falsificaciones de la realidad política, resulta aleccionador el análisis crítico y la reconstrucción histórica que propone el cineasta rumano Jude Radu en su cinta ficción/documental más reciente, Uppercase Print ( Inscripciones en mayúsculas, 2020), presentada en el Forum de la Berlinale y disponible ahora en MUBI, la plataforma de cine de autor más estimulante en México. Del mismo director se espera también el estreno de su documental La salida de los trenes (2020), el cual registra la persecución y masacre de 10 mil judíos en la Rumania de 1941, a partir de testimonios orales y material de archivo. Lo que emprende el director en Uppercase Print es la fusión novedosa de dos fuentes históricas (los archivos de la Securitate, policía secreta rumana, y diversas emisiones televisivas de los años ochenta), y de una obra teatral, Tipografic Majuscul, de la escritora rumana Gianina Carbunariu.

Las inscripciones en mayúsculas a que alude el título del filme son las frases grafiteras que en 1981 escribió con gis un adolescente de 16 años sobre la fachada de la sede del partido comunista rumano y sobre varios otros muros de la capital Bucarest. En ellas exigía el fin de las largas colas para abastecerse de bienes esenciales, una mayor libertad de expresión ciudadana y la creación de sindicatos libres, según el modelo del Solidaridad polaco impulsado por Lech Walesa. Radu Jude, también director de No me importa si pasamos a la historia como bárbaros (2018), toma este hecho verídico como caso emblemático de la paranoia represora del régimen autoritario de Nicolás Ceausescu, oficialmente presentado como padre benévolo de la nación rumana. Uppercase Print expone los despropósitos de la narrativa gubernamental como una farsa política y social en la que los ciudadanos reciben el trato de eternos menores de edad fácilmente manipulables por enemigos extranjeros agazapados detrás de la radiodifusora Europa Libre.

Señalar al adolescente Mugur Calinescu (Serban Lazarovici) como cómplice y agente virtual de adversarios ideológicos, y por ende como saboteador y enemigo de la patria ideal comunista de Ceausescu, es un delirio que cobra magnitud y fuerza lo mismo en la televisora pública que en los sótanos de la siempre vigilante policía secreta. La necesidad de encontrar un culpable local de la conducta antisocial del joven Calinescu señala en primer lugar a la familia que no supo inculcarle los valores civiles de sumisión al régimen, y también a los maestros que lamentablemente fallaron en su misión de adoctrinamiento. El cineasta desmonta cada una de las piezas de esa gran simulación oficialista. No sólo padres y maestros deben corregir la desviación ideológica del adolescente, también sus condiscípulos y amigos sienten la necesidad de delatar sus tropiezos ideológicos para volverse dignos de algún reconocimiento social. O simplemente por miedo a sanciones y señalamientos o a una persecución parecida. Esa espiral de delaciones que envenenaron el tejido social remite evidentemente a lo mostrado por el alemán Florian Henkel von Donnersmarck en La vida de los otros ( Das leben der Anderen, 2006), sobre las técnicas de intimidación y vigilancia instrumentadas por la Stasi, policía secreta de la República Democrática Alemana. En el caso del rumano Jude Radu su estrategia narrativa recurre, de modo original, a subrayar mediante el artificio formal toda la frivolidad y el ridículo recurrente relacionados con el culto a la personalidad (por lo demás, mediocre) del gran patriarca comunista. Asistimos así a una teatralización de los hechos, a la presentación de los agentes secretos como remedos de hologramas y a la farsa de festividades propagandísticas que ensalzan la vocación paternalista del régimen. Todos los personajes aparecen a cuadro como figuras tiesas e impersonales. Este recurso estético puede desconcertar o irritar a los espectadores, pero es justo esa provocación la que mejor permite revelar el gran déficit moral en la retórica del autoritarismo. En un salto arriesgado a la época actual, el director muestra, con imágenes lacónicas, una sociedad rumana en la que el capitalismo salvaje y el fundamentalismo religioso han desplazado a la dictadura de partido y a la imposición ideológica. En lugar de los vigilantes servicios secretos del pasado, patéticamente nocivos, triunfan hoy en Occidente alguna Cambridge Analytica o la sofisticada vigilancia de las grandes redes sociales. Un enorme círculo vicioso, una falsedad siempre renovable.

Monday, 22 February 2021 00:00

Un regalo

Written by

Muy querida Mina:

Acabo de llegar de mi trabajo. Te escribo porque necesito mantener libre el teléfono: Francisco va a llamarme para decirme el resultado de los análisis. Me urge saberlo. En caso necesario está dispuesto a operarse. No estoy de acuerdo. A la edad de mi hermano una intervención en la columna puede ser peligrosa. Mi cuñada dice que exagero, que corre mucho más riesgo en el cuarto de baño. No habla por hablar: su padre murió a los 67 años de edad a consecuencia de una caída en la tina.

Estarás pensando, y con razón, que de nuevo te escribo para comentar las noticias o mis problemas de trabajo. Aunque te parezca increíble, esta vez sólo quiero contarte una historia que a lo mejor te parece ingenua y pueril, pero que a mí me conmovió hasta las lágrimas. En estos momentos la veo como una rosa en el desierto.

Te he hablado de Obdulia y de Pascual. Eran cuñados. Cuando él quedó viudo, ya muy enfermo, ella se fue a cuidarlo y un día, hace nueve años, decidieron casarse. Muy poco después acudieron a la Residencia para solicitar su ingreso. Fue necesario que esperaran unos meses, pero al fin los aceptaron. Los veo felices, se acompañan, viven en su mundo. Si un día vienes les pediré que te dejen entrar a su cuarto. Don Pascual lo pintó de azul cielo y, aprovechando los florones de salitres en el techo, dibujó nubes blancas. ¿No te encanta?

II

Sabes que muchos de nuestros residentes sufren de abandono y no tienen adónde ni para qué salir. Desde hace años se resignaron al confinamiento, pero a raíz de la pandemia lo sobrellevan con dificultad y lo ven como la antesala del fin. Si a esto le agregamos el miedo a contraer el virus y a morir en condiciones muy dolorosas, comprenderás que hemos pasado meses difíciles. Para empezar, cambió mucho el ánimo de nuestros residentes, se quejaron de jaquecas e insomnio. A muchos tuvimos que darles tratamiento médico y a casi todos apoyo sicológico.

El panorama mejoró bastante a partir de que empezó a circular la noticia de que en varios países se estaban produciendo vacunas y que en poco tiempo llegarían a México. Desde ese momento, los internos se pasaban horas escuchando los noticieros para saber cuándo estarían incluidos en el programa de vacunación. Te cuento estos detalles porque tienen mucho que ver con la historia que desde hace días me tiene impresionada.

III

Cuando se supo que habían llegado las vacunas y que las primeras dosis se aplicarían al cuerpo médico y después a los ancianos, nuestros huéspedes tuvieron dudas. Circularon rumores, entre otros, de que sólo recibirían la vacuna quienes tuvieran una buena recomendación o dinero suficiente para comprarla. Pronto salieron a relucir envidias, rencores, celos. No cambiamos...

Para evitar más habladurías, el doctor Mancilla nos pidió a Dora Luz y a mí que organizáramos una reunión con todos nuestros residentes para informarles que personal capacitado iría a la residencia a fin de ponerles la vacuna y así evitarles una salida o hacer cola en el módulo que les asignaran. Hubo aplausos, expresiones de alivio, llanto de felicidad y hasta rezos.

Cuando pasó la euforia sugerí una breve sesión de preguntas para resolver las posibles dudas. Enseguida se escuchó la primera: ¿En qué orden se aplicarán las vacunas? Aún no lo sabía, pero dije que lo más probable era que se tomaría en cuenta el orden alfabético a partir de la primera letra del apellido paterno.

Mi explicación no fue suficiente. Don Abelardo, uno de los que lleva más tiempo asilado, pidió la palabra y una vez más se mostró escéptico: No nos hagamos tontos: a los viejos siempre nos hacen a un lado. ¿Será verdad que primero nos vacunarán a nosotros o es puro cuento? Su desconfianza, tan llanamente expuesta, provocó cierta molestia y una que otra burla.

IV

Después de la prolongada reunión, Dora Luz y yo quedamos exhaustas. No asistimos al comedor, como todas las noches, porque sólo queríamos irnos. Mi compañera se fue temprano y yo volví a mi oficina para revisar el pedido para la farmacia. De pronto escuché golpes en mi puerta. Era Obdulia. Enseguida noté su nerviosismo. Temí que don Pascual hubiera sufrido otra baja de azúcar. Me dijo que no; había dejado a su esposo en el cuarto porque ella necesitaba hablar conmigo a solas.

Al tomar asiento le pregunté qué se le ofrecía. Empezó por repetir, casi a deletrear, su nombre completo –Obdulia Abasolo Márquez– y el de su esposo –Pascual Zambrano Arteaga. Luego se me quedó mirando en espera de mi reacción. No tuve ninguna. No había entendido y me quedé callada hasta que ella volvió a hablar para expresarme su preocupación: si la vacuna se aplicaría por orden alfabético, a su marido iba a tocarle mucho después que a ella.

Le hice ver que los huéspedes que tenemos no son tantos. El proceso completo se llevaría una semana o, cuando mucho, dos. Para tranquilizarla aún más le aclaré que iban a enviarnos suficientes dosis, así que no se agotarían antes de que le llegara el turno a don Pascual. Aunque me concedió la razón, me di cuenta de que dudaba de mis palabras.

Al despedirse, Obdulia me dijo algo que no olvidaré: Pascual está muy enfermo, cada día más débil. No me lo dice, pero sé que teme contagiarse antes de que ya no haya riesgo. Él ha sido muy bueno conmigo, me ha dado todo lo que ha podido; yo no tengo nada y sólo puedo darle mi lugar en la lista de vacunación. Ayúdeme. Al oírla recordé a alguien que habría hecho lo mismo por... tú ya sabes quién.

Entre los escritores en lenguas indígenas, el poblano Manuel Espinosa Sainos se ha dedicado a difundir el idioma totonaco a través de su poesía. Su trabajo se caracteriza por su intrínseca relación con la identidad de sus raíces.

Traductor, productor, locutor bilingüe y poeta totonaco, el originario del municipio de Ixtepec es uno de los más prolíficos en su lengua materna; estima que ha escrito más de 600 poemas y ha publicado tres libros en sus 20 años de trayectoria literaria.

Sus textos abarcan una gama de géneros y refleja periodos de su proceso. En "Voces del Totonacapan", el primer libro que publicó en 1999, aborda la cotidianidad, pero también la denuncia y la violencia en contra de las mujeres, así como lo que les pasa a los niños.

En "Cantan los Totonacos", su segunda obra, habla de sus raíces, los dioses totonacos, la dualidad de la tierra, el ritual de la siembra y del nacimiento.

En su tercer libro, "El árbol de los ombligos", incursiona en la poesía erótica, pero aclara que una gran parte de su obra tiene poesía amorosa en lengua indígena. 

“A final de cuentas el amor es un tema universal y los pueblos originarios no somos la excepción del acto amoroso, somos producto del acto amoroso de hecho”.

Adelanta que sus últimas creaciones tienen que ver más con el compromiso social donde busca identificarse con el pueblo, “porque si no tiene ese compromiso no tiene sentido hacer poesía. Creo que es importante de algún modo ser el portavoz de la gente. He estado escribiendo poesía que tiene que ver con la violencia que viven las mujeres, con esta agresión que están viviendo con los feminicidios. Estoy escribiendo poemas para hablar de este problema, para visibilizarlo y también con el despojo que viven las comunidades indígenas por las grandes empresas mineras e hidroeléctricas. Ha habido un movimiento tanto en el país como en la región de pueblos indígenas que defienden su territorio”.

Otro tema que aborda es la muerte, “porque es un tema universal y desde nuestra visión, de la visión indígena”.

 

 

Contacto con la poesía

Espinoza Sainos evoca que tuvo su primer contacto con la poesía en la primaria, “cuando a los niños los ponen a declamar y a mí me tocó una poesía coral con un poema de Pablo Neruda (‘Los enemigos’). Me gustó mucho, pero fue algo como pasajero, después pasé a la secundaria y me gustaba declamar en los concursos. Destacaba y me gustaba”.

Recuerda que para continuar con su formación académica tuvo que abandonar su terruño al momento de ingresar al bachillerato, acción que le permitió conocer al poeta Juan Tiburcio, quien le abrió el panorama de lo que quería y es en la vida.

“Él presentó un libro y además estaba trabajando con la identidad indígena, con la espiritualidad, con la medicina tradicional, con la lengua materna, con muchos procesos organizativos”.

Indica que ese acercamiento le permitió fortalecer su identidad indígena y, “por otro lado, me sentí motivado con la presencia del poeta”.

De igual forma, le abrió un mundo fantástico ya que descubrió que en su lengua materna se podía escribir, “hacer teatro, poesía, novelas, se podía hacer cuentos, se podía hacer cualquier texto literario. Ahora ya lo sé. Así fue como me animó y empecé a escribir”.

Sus primeros poemas, recuerda, fue para sus amigos. Resalta que a la par tuvo que darse a la tarea de aprender a leer y a escribir en su lengua materna, ya que “en nuestro país se educa a los niños indígenas en una lengua que no es suya, que es el español. Tampoco sabía leer y escribir en mi lengua, lo aprendí ya de grande y fue así como empecé a escribir mis primeros poemas (en totonaco)”.

Manuel Espinosa Sainos expresa que no tuvo una formación académica en literatura, por lo que su poesía es “de la comunidad. Yo aprendí en el camino a base de mucho esfuerzo. Me costó mucho esfuerzo entender la palabra metáfora porque en las escuelas no te enseñan a escribir poesía, no te enseñan a hacer literatura ni siquiera te enseñan a consumir porque no te enseñan a leer libros, es un repaso lo que te dan en sí”.

Asimismo, narra que era monolingüe hasta los 7 años de edad cuando entró a la primaria, donde además de su lengua, también lo despojaron de su vestimenta tradicional. 

“En un desfile del 5 de Mayo un maestro nos dijo que todos los niños teníamos que usar pantalón y dejar nuestra ropa tradicional y fue así como conocí también otro mundo, porque había muchas palabras que no entendía porque las clases eran en español y yo monolingüe en totonaco”.

Por último, dice que la palabra que más le gusta en su dialecto es “llegar”: “En español cuando llego a la ciudad de Puebla digo, ‘llegué a la ciudad de Puebla a las seis de la tarde’; en totonaco decimos llegar: klapulh, que quiere decir germinaron las plantas en mi rostro; entonces, si llegara a la ciudad de Puebla es: ‘a las seis de la tarde en la ciudad de Puebla germinaron las plantas en mi rostro’”.

Como casi toda figura extraordinaria del pensamiento, el arte o la ciencia, el “divino marqués” Donatien Alphonse François Sade (1740-1814) en su tiempo fue incomprendido y perseguido, y en el nuestro, tal vez reducido a sólo un aspecto de su provocadora obra: el sexo y sus extremos. Sin embrago, su gran bandera, lúcida y erudita, como se afirma aquí, fue la libertad.
 

Prohíbo que mi cuerpo sea abierto, bajo cualquier pretexto que pueda hacerse […] Sobre la fosa (donde será enterrado), recubierta, se sembrarán bellotas, a fin de que con el tiempo, una vez el terreno de dicha fosa de nuevo provisto de matorrales como lo estaba antes, las huellas de mi tumba desaparezcan sobre la superficie de la tierra, como me halaga pensar que mi memoria se borrará del espíritu de los hombres.”

”Hecho en Charenton-Saint-Maurice, en estado de razón y de salud, el 30 de enero de 1904.

”Firmado: D.A.F. Sade.”

 

Tal es la última voluntad de uno de los hombres más lúcidos y libres del llamado Siglo de la Luces. ¿Se trata de un último rasgo de humor imaginar que su memoria se desvanecerá de la faz de la Tierra, o es acaso un escupitajo blasfematorio contra la posteridad?

Para André Breton, quien incluye parte del testamento de Sade en su Antología del humor negro, es posible “ver la manifestación de un humor supremo en este último párrafo, en contradicción escalofriante con el hecho de que Sade pasó, por sus ideas, veintisiete años, bajo todos los regímenes, en once prisiones e hizo un llamado, con una más dramática esperanza que cualquiera, al juicio de la posteridad”.

Encarcelado en fortalezas y manicomios por su pensamiento subversivo como ningún otro, expresión del “más libre espíritu que haya aún existido”, según testimonio de Guillaume Apollinaire, Sade fue llamado el “divino marqués”, así calificado en recuerdo del autor renacentista de los Sonetos lujuriosos, el “divino Pietro Aretino”, de quien se afirma que murió de risa. Si Donatien Alphonse François Sade borra de su firma, acaso por orgullo, el título de marqués, su patronímico se convertirá en sustantivo universal: el vocablo “sadismo” entrará en los diccionarios de las diferentes lenguas habladas hoy por los hombres.

La palabra “sadismo” es una simplificación que reduce la obra de Sade a su caricatura y, como tal, impide ver la profundidad del escándalo literario y filosófico que representa la irrupción de los escritos de este hombre poseído, quién sabe si por un ángel o un demonio, pues nadie puede pretender responder con certeza a esta enigmática pregunta que rebasa los límites de la razón.

De su escritura erótica, e incluso pornográfica, brota una filosofía revolucionaria que se erige en verdadera ciencia de las costumbres y la moral, al derribar tabúes y transgredir las prohibiciones consideradas por el pensamiento conservador como bases de la civilización. Sade participará en la Revolución y su anticlericalismo lo enemistará con Robespierre, siendo así perseguido también por el régimen del Terror como antes lo fue por la monarquía y el Directorio, y lo será más tarde por el imperio.

La libertad de pensar es para Sade la libertad suprema que defenderá contra todo y contra todos:

Mi libertad de pensar, decís, no puede ser aprobada. ¡Eh, qué me importa! Bien loco es quien adopta una manera de pensar de otros. Mi manera de pensar es el fruto de mis reflexiones; es mi existencia y mi organización. No soy quién para cambiarla; y si lo fuera, no lo haría. Esta manera de pensar que culpáis es la única consolación de mi vida: ella aligera todas mis penas en prisión y la prefiero a mi vida. No es mi manera de pensar lo que produce mi desgracia, sino la manera de pensar de los otros.

La tradición es retener de la obra de Sade sólo la dimensión sexual expuesta, página tras página, con una precisión y una acumulación de detalles y descripciones que desbordan cualquier medida, con riesgo de aterrorizar al lector normal, espantado por un sentimiento de horror frente al cual no le queda más que la huida. Quizá sería necesario, antes de huir, aceptar lo que verdaderamente escribió este autor maldito. Más allá de las escenas de sexo, una obsesión vuelve en forma continua y marca con su poder destructor el pensamiento, hoy se diría la ideología, del divino marqués de Sade: la obsesión precisa de acabar con Dios. La frase muy conocida de Nietzsche, que ha suscitado tantos comentarios, “Dios ha muerto”, podría ser expresada en forma nueva e inesperada si se osara escribir: “Sí, Dios está muerto, Sade lo mató y Nietzsche presentó su esquela mortuoria.”

Condenado a muerte varias veces, el marqués de Sade escapó en su tiempo a la guillotina. En tiempos anteriores habría podido morir en la hoguera, como perecieron condenados por la Inquisición herejes y espíritus rebeldes. Si Pietro Aretino se salvó de la hoguera en su época, el siglo xvi, fue por ser el “azote de los poderosos”, quienes temían su lengua satírica y preferían subvencionarlo con el deseo de ver caricaturizados a sus rivales, tal como lo hicieron François i y Carlos v. Tan sólo su blasfematorio epitafio, que ordenó grabar sobre su tumba sin ser obedecido, compuesto por él mismo, habría podido costarle la vida: “Aquí yace Pietro Aretino, poeta toscano,/ Que de todos hablaba mal, salvo de Dios,/ Excusándose al decir: “no lo conozco.” 

 

En su primer mensaje a los integrantes de los Consejos Técnico Escolares (CTE), la Secretaria de Educación Pública, Delfina Gómez Álvarez, aseguró que estará muy cerca del magisterio, de las madres y padres de familia, de las figuras educativas y de las niñas, niños, adolescentes y jóvenes del país.

Por ello, anunció que próximamente tendrá una página web en donde podrá comunicarse directamente con los docentes, además de que pronto visitará los estados, las escuelas, las comunidades, “porque solamente así podemos conocer la realidad de nuestras escuelas”.

Externó sus condolencias a todos aquellos que han perdido familiares, amigos y seres queridos a lo largo de los últimos meses, y les manifestó su profunda admiración y respeto, “pues a pesar de sus pérdidas, han continuado laborando por el bien de la educación de mexicanas y mexicanos”.

Dijo tener la mejor disposición para dialogar con maestras y maestros, para impulsar sus aportaciones, con el fin de robustecer la Educación Púbica de México.

Señaló que conoce perfectamente los problemas de la educación mexicana, los diagnósticos o las recomendaciones de algunos especialistas en la materia, por lo que los cambios que se iniciaron hace dos años en el sector, continuarán con mayor velocidad y profundidad.

Consideró que mejorar la calidad de la educación, sólo es posible con la participación comprometida de los maestros, de las autoridades educativas y de los padres de familia.

Comentó que, en la quinta sesión de los Consejos Técnicos Escolares, se abordaron temas sensibles, como la salud emocional de las comunidades escolares y los avances en el aprendizaje de niñas y niños.

La Titular de la SEP expuso también que los alumnos resienten de manera especial el confinamiento y sus consecuencias, así como las pérdidas de familiares y amistades.

En este sentido, dijo que como docentes deben construir canales de comprensión, empatía y apoyo emocional dentro de las comunidades escolares, para desarrollar estrategias prácticas y certeras para registrar y evaluar los avances de los educandos en medio de estas condiciones extraordinarias de aprendizaje.

“Nosotros como maestros, con nuestras caricias, y a veces con nuestras palabras en este momento, podemos hacer la diferencia de la vida de un niño; por ello, muchas gracias, maestros, por lo que están haciendo”, expuso.

Hizo un reconocimiento a aquellos maestros que buscan los medios por los que pueden llegar a sus niños, que puede ser desde una tele, un video, hablando por megáfono; los que van a tocar a las casas y van a dejar material, “esos maestros son mis maestros”, señaló.

La Comisión Nacional para la Mejora Continua de la Educación (Mejoredu) publicó el estudio Experiencias internacionales de apoyo a la educación durante la emergencia sanitaria por COVID-19: Balance y aportaciones para México, en el que presenta una serie de propuestas que buscan contribuir al fortalecimiento del Sistema Educativo Nacional (SEN) para responder a futuras emergencias con oportunidad y eficacia. 

El documento publicado hoy en la página institucional de Mejoredu muestra un análisis comparado de las acciones implementadas por 13 países: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Perú, Uruguay, España, Finlandia, Nueva Zelanda, China, Japón y República de Corea, así como por la ciudad de Nueva York. (Estados Unidos).

A partir de los hallazgos encontrados, la comisión propone varias medidas para reforzar al SEN en tres ámbitos: 1) acciones de respuesta y recuperación educativa ante la emergencia sanitaria; 2) institucionalización de una política educativa de gestión de riesgos; y 3) reorganización y mejora del sistema sobre nuevas bases.

En el primero, considera importante adaptar los contenidos curriculares y las estrategias pedagógicas que atiendan la diversidad de contextos, e impulsar opciones de formación continua para docentes.

Sugiere fortalecer los mecanismos de acompañamiento a las familias y las acciones con perspectiva de género para la prevención y la atención de la violencia contra estudiantes en contextos virtuales, así como adecuar los programas de alimentación escolar.

Para la reapertura de las escuelas sugiere diversificar las opciones para el regreso a clases bajo un criterio de equidad; fortalecer el apoyo y el acompañamiento a las escuelas; promover condiciones laborales adecuadas y equitativas para el personal docente, y garantizar las condiciones de seguridad, salud e higiene en las escuelas.

En el ámbito 2 Mejoredu propone la institucionalización de una política educativa de gestión de riesgos que identifique a las comunidades educativas que enfrentan mayor vulnerabilidad y que considere la implementación de acciones educativas estructurales para reducir desigualdades y garantizar el bienestar integral de todas y todos los estudiantes.

En el 3 subraya la necesidad de establecer una agenda de mejora y reorganización del SEN bajo cuatro principios rectores: equidad, pertinencia, excelencia y gobernanza. La agenda debe considerar temas como la reorganización del modelo educativo, la mejora de la formación continua de las y los maestros, y el desarrollo de mayores capacidades escolares.

Cabe destacar que el análisis de las acciones desarrolladas por los países se organizó en ocho categorías, agrupadas en tres estrategias de protección: cognitiva, psicosocial y física.

Respecto a la protección cognitiva, el estudio refiere que en la mayoría de los casos analizados se aprovecharon las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), cuyas plataformas virtuales facilitaron la interacción entre docentes y estudiantes. En Argentina, Chile y Colombia se entregaron dispositivos electrónicos a estudiantes en zonas rurales o marginadas y se otorgó acceso gratuito a internet a estudiantes y docentes.  México destacó por la implementación de una estrategia diversificada como reconocimiento de la diversidad de los contextos educativos.

Para apoyar a los docentes la acción más frecuente de los países analizados fue la capacitación en línea. Perú y Nueva Zelanda prepararon a maestros para atender a estudiantes con discapacidad. México y Chile crearon redes de tutores para apoyar a escuelas y docentes. Japón implementó una estrategia de descarga administrativa.

En la mayoría de los casos se identificó que los esfuerzos fueron escasos respecto a la selección de contenidos prioritarios, la planeación de la enseñanza, el uso de métodos adecuados para la educación a distancia y los procesos de monitoreo de aprendizajes.

En materia de protección psicosocialChile sobresale por el desarrollo de conferencias virtuales con especialistas en distintos temas y por la transmisión de programas en vivo para interactuar con madres y padres de familia. Finlandia por el establecimiento de grupos multiprofesionales de apoyo a las familias y Nueva Zelanda por la asistencia y el soporte técnico permanentes para el uso de las tecnologías.

En la ciudad de Nueva York se crearon centros de atención educativa, psicológica y alimentaria para las y los hijos de madres y padres que trabajan en el sector salud. En China el personal docente realizó visitas a los hogares para minimizar el impacto de la emergencia en los estudiantes. Corea del Sur se flexibilizaron los horarios laborales para atender la educación de las hijas y los hijos.

Por último, en el ámbito de la protección física el estudio permitió observar que todos los sistemas educativos llevaron a cabo cierres de las escuelas y la mayoría de los países habían implementado el regreso escalonado con medidas de distanciamiento social y la reducción del tamaño de los grupos.  

Lic. Andrés Manuel López Obrador

Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos

Palacio Nacional.

P R E S E N T E.

 

Mi estimado señor presidente:

Tengo el honor de dirigirme a usted, para expresarle mi reconocimiento y afecto en nombre del Magisterio Unido por una Jubilación Digna, por su gran labor con mucho honor y tenacidad emprendiendo diferentes acciones en beneficio de nuestro País. 

Por las acciones tan significativas por su gobierno, el Magisterio Unido por una Jubilación Digna hace de su conocimiento y al mismo tiempo solicita su valiosa intervención, para analizar profundamente una iniciativa en relación a la jubilación y en su momento canalizar dicha iniciativa a la cámara de diputados o donde usted considere su valoración.

Sabemos de antemano que la ley no se puede modificar, si no hay un motivo que enfatice en contra de lo establecido en ella.

Pongo como referencia principal la Reforma que entró en vigor en el año de 2007, dicha Reforma vino a modificar y a afectar nuestros derechos laborales en relación a la ley del ISSSTE, esto de antemano nos quitó el derecho de jubilarnos mujeres a los 28 años de servicio y a los hombres a los 30 años, violando fragante mente nuestros derechos para los cuales fuimos contratados laboralmente. Sabiendo que la ley no puede ser retroactiva en perjuicio de persona alguna, como lo especifica claramente el artículo 14 Constitucional.” A ninguna ley se dará efecto retroactivo en perjuicio de persona alguna o derechos”.

Por este acontecimiento el Magisterio Unido por una Jubilación Digna, solicita la abrogación inmediata de la nueva ley del ISSSTE, impuesta por un gobierno neoliberal que con sus políticas privatizadoras y exterminio dejaron al desamparo al magisterio nacional y en general al pueblo mexicano, por lo acontecido el Magisterio Unido, solicita que se respete lo establecido o estipulado en la ley antes del 2007…

Señor presidente no dudo en lo absoluto su capacidad, su entrega y por su pasión de servir al pueblo, estoy completamente seguro que usted estará interviniendo de manera oportuna para dar seguimiento y solución a la petición del Magisterio Nacional.

¡CON SU GOBIERNO, MAGISTERIO Y PUEBLO UNIDO, JUNTOS LOGRAREMOS LA CUARTA TRANSFORMACIÓN QUE USTED ESTA LLEVANDO A CABO EN BENEFICIO DE NUESTRO PAÍS!

A T E N T A M E N T E

EL REPRESENTANTE DEL MAGISTERIO UNIDO POR UNA JUBILACION DIGNA.

 

PROFESOR: OSCAR OROZCO LOPEZ.

Monday, 22 February 2021 00:00

Cuando no se formó el privilegio

Written by

¿Qué está pasando? No hallaba el nombre. ¿Qué sucede? Era un proceso social extraño. ¿En qué consiste la dificultad para comprender lo que pasaba? Procuraba enunciarlo y no atinaba a mentar su singularidad. Estaba formado a las 7 de la mañana. Ficha 87. Era martes y aguardábamos que dieran las 9 para que abrieran la escuela primaria. Un sentimiento de esperanza compartido era, creo, el denominador común. Diversos en los rasgos de los estratos sociales a los que pertenecíamos, aunque predominaban personas oriundas de ese barrio popular cercano a la carretera libre México-Toluca. Todas, todos, con una expresión en los ojos semejante. Ante la situación límite de contar con un pasaporte a la vida cuando nos rodea la muerte y el dolor, éramos iguales.

Estar ahí era azaroso: mayores de 60 años (nadie elige cuándo nace), con domicilio en una alcaldía (uno vive donde puede o le ha tocado vivir) y ser esa una de las primeras en que se aplicaría la vacuna. Rasgos que compartíamos con independencia del nivel escolar, los ingresos o el estatus social atribuido por la desigualdad social que caracteriza al país y que, como fractal, se reproduce en cada localidad: pocos en la abundancia, y la mayoría con lo suficiente, a veces menos, para ir sacando para su cada día.

Entonces entendí: esas circunstancias aleatorias nos hacían confluir en la misma fila, cada cual con el mismo derecho a recibir un bien público: el sitio en la fila dependía de la hora de llegada. Acostumbrado a observar que la distribución de los servicios en que cristalizan los derechos (educación, salud o acceso al agua, por ejemplo) siguen la tendencia de la desigualdad social, de tal manera que su calidad se asocia al privilegio casi siempre revestido de méritos diferenciados, esa mañana no era así.

Cada uno de nosotros accedería a la vacuna sin que los rasgos y efectos de la ubicación en la distribución del ingreso fuesen factor de distinción. Equidad era la palabra. Entré unos minutos después de las nueve. Un joven nos dijo que se daría preferencia a las personas con más años o con alguna discapacidad. Nadie estuvo en desacuerdo. Los fueron a buscar en la hilera y cuando entraron formados, no sé por qué aplaudimos. No era el privilegio, sino la fragilidad para estar a la espera lo que condujo a la “ventaja” de ser quienes serían vacunados primero. Sin mirar el número de ficha.

El acceso equitativo a ese bien que pagamos todos fiscalmente, para nada gratuito ni concesión de la autoridad, fue extraña, inusual, atípica en mi experiencia vital. Sin mercado al que recurrir para comprarla, ausente la fuerza de las relaciones con el poder o el dinero, el grupo formado estaba emparejados por la ciudadanía. No más.

Este relato no pretende negar los análisis críticos a la forma de organizar la vacunación ni muchos otros problemas debatibles en la materia. Son necesarios. Solo comparto la experiencia (quizá nada más comparable con la fila para ejercer el voto) de ser parte de un proceso social en que no participó la desigualdad, paridora del privilegio. Se dirá que fue producto de las circunstancias o de otros factores. No lo niego ni lo afirmo, no es el tema de este escrito. Tan solo quiero dar testimonio que, en esta ocasión, presencié que los más vulnerables no fueron, como tantas veces, los últimos en ejercer su derecho y con la misma calidad que los que siempre hemos sido los primeros y favorecidos en otras circunstancias. El privilegio no llegó ni se formó. No tuvo ficha. Enhorabuena.

 

Profesor del CES de El Colegio de México.
This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Migrantes hacen fila el viernes 19 de febrero en el puerto de entrada de El Chaparral, que divide Tijuana y San Diego.
Migrantes hacen fila el viernes 19 de febrero en el puerto de entrada de El Chaparral, que divide Tijuana y San Diego. Jorge Duenes/Reuters

 

Un pequeño grupo de migrantes saluda tímidamente el pasado viernes desde un enorme autobús que pone rumbo a la garita fronteriza de San Ysidro, en San Diego (California). Son los primeros que entran a Estados Unidos con casos activos en los Protocolos de Protección de Migrantes (MPP, por sus siglas en inglés), un programa implementado por el expresidente estadounidense Donald Trump con el que su país devolvió a México a más de 71.000 solicitantes de asilo, la mayoría centroamericanos, y con el que su sucesor, Joe Biden, prometió acabar en sus primeros días en la Casa Blanca.

Con la entrada de ese grupo a territorio estadounidense, el Gobierno de Biden comenzó el desmantelamiento del programa por el que EE UU enviaba a peligrosas ciudades del país vecino a quienes llegaban a su territorio en busca de protección. La medida puede beneficiar a hasta 26.000 personas que todavía tienen casos activos de MPP y que llevan meses esperando en albergues, campamentos de refugiados y casas particulares en el norte de México a que un juez estadounidense atienda sus solicitudes de asilo. La pandemia paralizó esos procesos y puso a los migrantes en un limbo.

La recepción de solicitantes de asilo en Estados Unidos se puso en marcha este fin de semana, coincidiendo con el primer mes de Biden en la Casa Blanca. El procesamiento comenzó el viernes en la ciudad mexicana de Tijuana (Baja California), el punto de la frontera donde se empezó a implementar los MPP en enero de 2019, y en los próximos días se extenderá por la frontera texana, a los puentes que unen Matamoros (Tamaulipas) con Brownsville y Ciudad Juárez (Chihuahua) con El Paso. Para ello, Washington implementó una plataforma operada en coordinación con el Gobierno mexicano y la asistencia de las agencias de Naciones Unidas encargadas de la atención a migrantes y refugiados, Acnur y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

“Hay una necesidad urgente de atender a las personas vulnerables que están en esta situación”, dijo un funcionario de Naciones Unidas en una llamada con los medios en la que explicó cómo funcionaría el proceso. El procedimiento contempla que los solicitantes de asilo rellenen un formulario online para pedir el traslado a ciudades estadounidenses donde tienen familiares o amigos que los reciban y donde esperarán su cita ante una corte de inmigración. Los beneficiados serán convocados a la frontera 24 horas antes del día asignado para su cruce. Allí se les hará una prueba de antígenos para descartar que están contagiados de coronavirus. Si el resultado sale negativo, serán procesados por la Patrulla Fronteriza y liberados con la fecha de su próxima cita ante un juez. En caso de que algún migrante esté contagiado, se le trasladará a unas instalaciones donde podrá hacer cuarentena antes de cruzar la frontera a EE UU.

En territorio estadounidense, los migrantes “serán procesados rápidamente y los traerán con nosotros, que los daremos conexión con sus familiares en los lugares donde continuarán sus procesos de inmigración”, explica Norma Pimentel, directora de Caridades Católicas en el Valle del Río Grande. En el albergue de su organización en McAllen (Texas) ya están preparados para recibir a los solicitantes de asilo. Como sucedía antes de que Trump implementara los MPP, les ofrecerán cama y comida y les ayudarán a comprar sus billetes de avión o autobús para que puedan viajar a otros puntos de Estados Unidos, donde sus familiares o amigos los esperan.

“Están muy contentos de que se abrió una puerta y que tienen esperanza de que posiblemente van a entrar a EE UU a continuar su proceso de asilo”, asegura Pimentel. La religiosa dice sentirse contenta después de haber visto sufrir a los solicitantes de asilo —muchos de ellos familias con niños pequeños— en el campamento de migrantes de Matamoros, un asentamiento al lado del Río Grande, donde en los últimos días, con la ola de frío, las temperaturas han caído por debajo de cero grados centígrados. “Las familias están sufriendo muchísimo. Pero sí existe esa esperanza de que hay oportunidad para que su caso sea escuchado correctamente y van a dejar de sufrir por lo menos en estas circunstancias tan inhumanas en las que están”, afirma.

Migrantes esperan en el campamento de Matamoros el 19 de febrero.
Migrantes esperan en el campamento de Matamoros el 19 de febrero. Daniel Becerril/Reuters

Se espera que los solicitantes de asilo que viven en ese campamento sean de los primeros en cruzar a Estados Unidos por su situación de vulnerabilidad, uno de los criterios por los que se priorizarán los traslados. El tiempo que llevan esperando en México será otro de los factores que las agencias que implementan el programa tendrán en cuenta a la hora de convocar a los solicitantes de asilo, así como si padecen problemas de salud graves o han sido víctimas de crímenes o traumas fuertes, entre otras cosas.

“La frontera continúa cerrada”

La jornada en la que se comenzó a implementar el programa se vivió con confusión entre los migrantes que esperan del lado mexicano. En Tijuana, cientos de ellos se acercaron a los cruces fronterizos pese a las advertencias de las autoridades estadounidenses que les pedían no hacerlo si no tenían cita, mientras que en el campo de migrantes de Matamoros los solicitantes de asilo trataban de entrar desde sus móviles en la plataforma habilitada por el Gobierno sin éxito porque la web se saturó. “La gente está muy confundida porque no entiende dónde se supone que tenemos que apuntarnos”, dijo a EL PAÍS Josué Cornejo, un migrante hondureño que lleva esperando en ese asentamiento desde julio de 2019 con su mujer y sus tres hijos de entre siete y 14 años.

Los organismos de Naciones Unidas insisten en pedirle paciencia a los migrantes y aseguran que todos los que tienen casos activos en los MPP, incluso a los que se les negó el asilo y tienen una apelación pendiente, podrán cruzar a EE UU. Esta medida es la primera con la que el Gobierno de Biden pretende restablecer el derecho de asilo en el país, que fue cercenado por Trump a través de una serie de acciones ejecutivas, órdenes administrativas y acuerdos con terceros países.

Sin embargo, la frontera sur sigue cerrada a nuevas solicitudes por el título 42, que Donald Trump invocó por la pandemia de coronavirus. “No venga ahorita”, pide Édgar Ramírez, de la embajada estadounidense en México en un mensaje distribuido en las redes sociales consulares. “Con el fin de asegurar un trámite seguro, ordenado y humano, únicamente aceptaremos a migrantes con casos MPP activos que hayan seguido el proceso oficial. No se le permitirá ingresar a Estados Unidos de ninguna otra manera. La frontera continúa cerrada y seguimos aplicando nuestras leyes de inmigración”.

Además, el nuevo Gobierno insiste en lanzar el mensaje a los centroamericanos de que ahora no es el momento para migrar. Aunque el presidente “está comprometido con una reforma migratoria a largo plazo”, tomará tiempo, advierte el equipo de Biden en sus comunicados. Esta semana, los demócratas en el Congreso presentaron el ambicioso plan del presidente por el que busca legalizar a los 11 millones de indocumentados que se estima que había en el país hasta enero de este año. El proyecto necesitaría al menos el voto de diez senadores republicanos para ser aprobado, un objetivo difícil en un tema como la inmigración que ha polarizado al país después de cuatro años de Trump.

Más allá de las posibilidades de esa reforma, para quienes trabajan con los migrantes en la frontera, el envío de los afectados por los Protocolos de Protección de Migrantes a EE UU es un buen primer paso, pero no es suficiente para deshacer las políticas migratorias de los cuatro años del Gobierno del republicano. “¿Cómo va a ir restaurando EE UU la figura del asilo?”, se pregunta desde Tijuana Soraya Vázquez, abogada de la organización no gubernamental Al Otro Lado. “Tiene que ir generando condiciones para que todo el mundo pueda ir ingresando. Si se los otorga el asilo o no, es otra cosa, pero el derecho a poder solicitarlo lo tienen que garantizar y eso es lo que han dicho que van a hacer. Eso tendrían que estar pensando”.

Page 4 of 500

Cultura

La embajadora de Donald Trump en la ONU, Nikki Haley, ante el tapiz del 'Guernica', en una imagen de 2018. Mary Altaffer/ AP El enorme tapiz que representa el Guernica de Pablo Picasso, una de las señas de identidad desde hace décadas de la sede de Naciones Unidas en Nueva York, ya no se verá más
La cantante Britney Spears, en Beverly Hills en 2018. Chris Pizzello/Ap   Ella se preguntaba a veces si aquello había sido lo más cerca que había estado de vender su alma al diablo. Sabía que era lo único inteligente que podía hacer en aquel momento, de todos modos. Simplemente, no veía otra
Ferlinghetti recita un poema en un acto en Nueva York, en 2005. Henny Ray/Ap   En una promoción de genios, Lawrence Ferlinghetti fue el primero que se enteró de casi todo. El primero en saber que “el poeta es un bárbaro subversivo” a las puertas de la ciudad que viene a
El filósofo Ibn Arabí, en un grabado del siglo XIX. Getty Images/Universal Images Group   Genio prolífico y viajero infatigable, Ibn Arabí fue uno de los grandes visionarios y místicos de todas las épocas. De padre murciano y madre bereber, creció y se educó en Sevilla, pero en seguida se
  La imagen como eje creativo, la tecnología como herramienta y la preferencia por técnicas analógicas para crear, son los elementos que, desde 2012, conforman el trabajo artístico del colectivo La Pesera, integrado por los artistas gráficos Nereo Zamítiz y Agnija Anča.  Desde su fundación en
Llega el 14 de febrero y con él un mar de pétalos de rosa, citas románticas y bombones en cajas rojas. El Día de San Valentín saca la vena más romántica de las parejas, independientemente de la situación que atraviesen. Pero ya sabemos que, como nos ocurre a cualquiera, las relaciones evolucionan y
Imagen de estrellas (NGC 6397) tomada por el telescopio espacial 'Hubble'.T. Brown S. Casertano/ AFP   Algún día el universo dejará de construir estrellas. La materia prima de la que están hechas se agota a medida que se crean estrellas nuevas. Cuando la estrella envejece se recicla solo una
'Idun y las manzanas', 1890. Idun es la guardiana de las manzanas que dan a los dioses la eterna juventud. Ilustración de Donald A Mackenzie, 1890.HERITAGE IMAGES / GETTY IMAGES     Las crónicas sajonas (y francas, y gallegas) los describen como unos auténticos mastuerzos. Rudos,
El financista británico Jonathan Ruffer en el Castillo de Auckland (Inglaterra). Barry Pells/Rhe Auckland Project     “Las personas somos como inmensas cuevas subterráneas, inexploradas incluso por nosotras mismas, y no agujeros cavados directamente en el suelo”, afirma el historiador
Foto gramas de las cintas nominadas 'Mank', 'The Life Ahead', 'Another Round', 'La Llorona', 'The Father' y 'Minari'.   Mank, película de Netflix, drama en blanco y negro ambientado en la edad dorada de Hollywood sobre la realización de Ciudadano Kane, encabezó ayer las nominaciones a
Impresión artística tomada debajo de Islandia y las islas Feroe. Foto Martin Künstig   El océano Ártico estaba cubierto por una plataforma de hielo hasta de 900 metros de espesor y estuvo lleno de agua dulce al menos dos veces en los últimos 150 mil años, reporta una investigación del
El último féretro en México cubierto con la bandera republicana española ha sido el del poeta Enrique de Rivas Ibáñez, que nació en Madrid en 1931 y falleció en la tarde del domingo a los 89 años de edad. En su cabeza, que aprendió seis idiomas y gestó varias obras poéticas y ensayos, anidaba el
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…