Introducción. Cambios importantes, provenientes tanto del interior como de fuera de las instituciones de educación superior (en delante las IES), están remodelando su vida académica. Entre los cambios más percibidos, están las alteraciones en los modos en que los académicos se relacionan unos con otros, tanto como individuos como en calidad de miembros de grupos de trabajo o colegios, siendo la fragmentación creciente y el aislamiento, algunos de los rasgos distintivos de la vida académica, condiciones que hacen difícil la colaboración entre ellos.

Nuestro propósito radica en revisar desde varias disciplinas, el aislamiento de los académicos y la fragmentación de las disciplinas del conocimiento que cultivan, en el presente y en el pasado. Con esta aproximación, pretendemos preparar el terreno para formular posteriormente políticas que se orienten a superar las tendencias que amenazan la colaboración y la colegialidad entre en las IES mexicanas y de la región.

A pesar de que el origen de la falta de colaboración y la socialización se ha achacado a las prácticas de rendición de cuentas y de evaluación, las que por cierto dominan hoy en día, veremos que no son las únicas fuentes. No obstante, ellas son, según veremos en la literatura, dentro de algunas instituciones, las principales fuentes de ese aislamiento y falta de socialización. En este trabajo se asume una teoría del desarrollo de las instituciones de educación superior, en que fuerzas que vienen tanto de dentro como de fuera de las IES, se entremezclan para producir los conflictos y resultados que estamos viendo hoy, y que debemos reconocer, para más adelante proponer políticas destinadas a promover la colaboración y el desarrollo de la academia, en un entorno social que reclama procesos de generación del conocimiento multi, inter y transdisciplinares. 

 

 

Da clic y consulte el libro electrónico: Miguel Ángel Izquierdo, Aislamiento y fragmentación en la Academia, Breviario de Pedagogía, Universidad Pedagógica Nacional, Unidad Morelos: UPN, 2006.

Una de las entidades más pequeñas de la república mexicana revela la riqueza de su historia a través de estos cuentos breves que ofrecen un acercamiento respetuoso a sus tradiciones agrícolas y textiles, así como, a algunas otras actividades desarrolladas por los pueblos indígenas que lo habitan: nahuas y otomíes. 

INPI. Del sarape al maíz, cuentos nahuas y otomíes de Tlaxcala. (Descarga el nuevo libro electrónico).

Con la impresionante Matlalcueye de fondo, el volcán femenino insigne que resguarda a la población Tlaxcalteca y permea en su identidad, estos cuentos te invitan a ser partícipe del misticismo, la cotidianidad, la fiesta, la artesanía, la tradición y el valor cultural que caracterizan a los pueblos que se asientan a las faldas del volcán.

INPI. Del sarape al maíz, cuentos nahuas y otomíes de Tlaxcala. (Descarga el nuevo libro electrónico).
 
Con estos relatos te invitamos a descubrir que Tlaxcala es la tierra del sarape y del colorido maíz, producidos por nahuatlatos y por el último relicto otomí de la zona, lo que la caracteriza como una entidad con gran valor cultural y grandeza de sobra.

 

Ilustraciones: Diana Karen Pérez Prado

En México, como afortunadamente en muchos otros países, la sociedad ha venido exigiendo mejoras al servicio educativo, expresadas también en garantizar que las y las mejores docentes y directivos, ocupen los puestos laborales disponibles en el sistema educativo, sea para educación básica y media superior, como para algunas instituciones de educación superior, aún no todas. De hecho, desde el 2014, la Ley Federal de Educación, establece que en el interés superior de los educandos, debe establecerse la carrera docente, un sistema que implica el ingreso, la promoción y la distinción del profesorado, conforme a reglas, principios de transparencia, equidad, certeza, que obliga a las autoridades educativas, federales, estatales y municipales, a cumplir con base en normas, todas esas fases de la carrera docente.
 
Pero, ¿qué sucede en algunas instituciones de educación superior que no cuentan con un concurso de oposición frecuente, o un sistema transparente, público, explícito, para la cobertura de plazas vacantes temporales y definitivas?
 
La historia reciente de las instituciones educativas del país tiene millares de casos oprobiosos, de ingreso a la educación básica por medio de la “compra de plazas” (pruebe usted googleando “compra de plazas docentes” para documentar al menos periodísticamente, sonados casos). Un acuerdo entre autoridades de la SEP y el SNTE, junto con autoridades educativas locales, era la norma de 50 y 50: las plazas de nueva creación se las distribuían a mitades, entre autoridades educativas y el SNTE, y la SEP oficializaba la designación de ocupantes de plazas de nueva creación a propuesta del SNTE. Eso en el plano macro, pero en el plano local, las variantes de ingreso eran entre otras las siguientes: a) compra/venta de plazas entre particulares, oficializadas por autoridades educativas; b) venta de plazas de nueva creación por autoridades educativas o por el SNTE a particulares, cumplieran o no los requisitos mínimos; c) intercambios entre autoridades y docentes de plazas a asignar: una autoridad aceptaba la propuesta de un docente con doble plaza para ocupar una de ellas, a cambio de “apropiarse” de la otra, para su libre asignación; d) cesión de plaza por autoridad o por el SNTE a cambio de sujeción o “favores o servicios” por el solicitante de plaza, esto era, establecimiento de relaciones clientelares.
 
En el fondo, tanto autoridades como el SNTE, con acciones y convicciones patrimonialistas (“la educación, sus plazas y recursos son de nosotros”) distribuían las plazas de nueva creación como las vacantes por defunción, jubilación y otras, al libre gusto y capricho, con opción de crear, consolidar, reforzar, relaciones de poder clientelares, de grupo, familiares, formando poco a poco crecientes cotos de poder en el campo educativo. Esto también ha ocurrido en IES sin reglas para ingreso, promoción o distinciones. De eso nos ocuparemos en este escrito.
 
El patrimonialismo en las IES y otras instituciones educativas
 
Los “usos y costumbres”, la falta de una tradición sobre el valor de los méritos en el trabajo educativo, el predomino de intereses particulares y la falta de normas para regular los procesos de nuestro interés en las IES, son excelente caldo de cultivo para que unos cuantos, solos o acompañados, en acuerdos tácitos o escritos, se apropien y distribuyan plazas y recursos institucionales varios. Un marco sólido para el estudio de tales procesos de apropiación, distribución y consumo, es sin duda el aportado por P. Bourdieu en su texto clásico titulado Homo Academicus (entre otros ensayos y artículos científicos de la revista francesa Actes de la Recherche en Sciences Socioux). Ahí el distingue los varios tipos de capitales en juego en estas y otras instituciones: político, académico, social, económico. Para estudiar su flujo, acude a conceptos como toma de posición o postura de los actores (ante una acción en el campo), sistema de disposiciones de los actores (actitudes y proclividades que les llevan a tomar tales o cuales decisiones o posiciones), posición en el campo de poder jerárquico institucional o de hecho, que entre otros y en conjunto, nos permiten entender las luchas o apuestas que se dan en el campo universitario por ganar, conservar y defender los capitales conseguidos o por conseguir, entre ellos las plazas académicas.
 
Sin duda, el ocupar una plaza académica en una IES es en sí tanto el inicio (quizás) de una carrera académica, y a la vez, da posibilidad de adquirir un capital social de prestigio, potencialmente político y sin duda, se acumula a otros capitales económicos del postulante a ocuparla. De modo que desde antes de ocuparla, puede tomar una posición (política, académica, sindical), para hacerse de ella, en solitario o en colusión con otros, sea porque está en relación de intercambio con ellos o pretende estarlo (alianzas futuras), o bien pudiera estarles en deuda a pagar a futuro de manera económica o en servicios. Esa toma de posición le puede contraponer con otros postulantes, o bien con otros que ocupan el campo, dado el caso de que sus pretensiones o logro rompa las reglas del campo, a la vez que reafirme sus alianzas con algunos de ellos, por coincidir en hacer y combinar fuerzas para esa u otras batallas por hacerse de espacios y recursos institucionales.
 
El pretendiente de una plaza, pone en juego su sistema disposicional al actuar en el campo: ¿se atiene a las reglas o las rompe?, ¿se alía con unos o con otros?, ¿negocia con tal directivo o sindicalista o miembro del sindicato (de haberlo) para hacerse de una plaza?, ¿se alía con unos para conseguirla, pese a que su pretensión vaya en contra de los derechos de otros o contra la mejora educativa, dada su falta de méritos?, ¿solicita o no una plaza mayor, teniendo los méritos necesarios para cubrirla, pero teme contraponerse a alguien de mayor poder que le afecte en el futuro?
 
Pero esas “reglas del campo”, sean de ingreso o promoción o de estímulos, pueden ser parte de los “usos y costumbres”, en una institución con ausencia o muy débil desarrollo de la carrera académica; pueden ser normas, pero escondidas o no publicadas; pueden tener vigencia y ser por todos conocidas y defendidas por el gremio y sus autoridades. De modo que las formas de intervención del (la) académico(a) al entrar a la carrera académica, son muy amplias y están parcialmente definidas por la historia institucional, las fuerzas que en ella interactúan como dominantes o subordinadas. ¿Esto es ajeno al bien público o debe haber una serie de reglas que acerquen a la sociedad a contar en sus instituciones con mejores académicos, al menos los y las mejores disponibles en un momento dado?
 
La necesidad imperiosa de regular la carrera académica en todas las IES públicas.
 
Sostenemos y ese es el sentido de varias normas vigentes en los subsistemas educativos, pero por desgracia aún no vigentes en todas las instituciones públicas, que este asunto de la carrera académica es público, que debe estar sólidamente reglamentado, que debe haber transparencia en su operación así como rendición periódica de cuentas, respecto a cada uno de los procesos institucionales de ingreso, promoción y asignación de estímulos, que van determinando la carrera académica de sus profesores e investigadores. Eso debe también considerarse también consecuencia del mandato constitucional del derecho de las y los estudiantes por educación de calidad, como por ser atendidos según sus necesidades, no según las necesidades particulares de quienes tras bambalinas, en colusión de actores, han venido dominando fuera de reglas, todos esos procesos.
 
Monday, 24 January 2022 00:00

Buscando el eslabón perdido

Written by

A la memoria de la Dra. Margarita Zorrilla Fierro, gran investigadora, maestra y funcionaria comprometida con una educación de calidad para construir un país más justo.

 

¿Será que algún día encontraremos el eslabón perdido del mejoramiento de la educación? Prácticos, investigadores y políticos en su afán por mejorar condiciones, procesos y resultados educacionales han hecho importantes aportaciones en los últimos cincuenta años. La pregunta de qué ha pasado, no es trivial… (Margarita Zorrilla Fierro. La búsqueda incansable del eslabón perdido de la mejora educativa.)

El jueves pasado falleció la Dra. Margarita Zorrilla Fierro, gran investigadora educativa, maestra de muchas generaciones, formadora de investigadores y docentes y funcionaria del sistema educativo tanto en su estado de adopción, Aguascalientes, como a nivel nacional. 

La noticia se esparció muy rápidamente en las redes sociales y se difundieron muchísimos mensajes de pésame en los que hubo una manifestación unánime del cariño, la admiración y el respeto por su gran capacidad académica, su integridad profesional y humana y su enorme entrega con la que se comprometió siempre en la búsqueda de ese eslabón perdido por el que se pregunta en el breve artículo del que tomo el epígrafe del artículo de hoy: el eslabón perdido para mejorar nuestra educación y construir un país menos desigual, más justo y humano.

En el trabajo como investigadora y formadora de investigadores educativos destacan en la trayectoria de la Dra. Zorrilla el haber sido coordinadora de la Maestría en Investigación Educativa de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, profesora-investigadora en la misma institución y docente en muchos posgrados en distintas instituciones nacionales. En esta misma faceta de investigadora, fue socia fundadora y presidenta del Consejo Mexicano de Investigación Educativa (COMIE).

Sus líneas centrales de investigación fueron el estudio de las políticas educativas, la evaluación de la educación y la educación secundaria, en las que publicó un gran número de artículos, capítulos de libro y libros colectivos o de autoría única, como por ejemplo el titulado. Es autora del libro La Evaluación de la Educación Básica en México 1990-2000Una mirada a contraluz.

Como funcionaria en el sistema educativo se desempeñó como directora de Desarrollo Educativo del Instituto de Educación y como directora de Formación y Capacitación de la Unidad de Desarrollo Educativo para los Estados, dependiente de la SEP con sede en Aguascalientes. De 2002 a 2008 fue miembro del Consejo Técnico del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) y presidenta del mismo instituto en el período 2009-2013. En septiembre de ese año 2013, al promulgarse la nueva ley del INEE como órgano autónomo del Estado Mexicano, la Dra. Zorrilla formó parte de la Junta de Gobierno del instituto.

Tanto en su faceta académica como profesora e investigadora como en su trabajo en instancias de gestión del sistema educativo nacional, Margarita Zorrilla Fierro se distinguió siempre por su visión crítica y orientada hacia la construcción de una educación que lograra abatir las enormes desigualdades y la inequidad social que como mal endémico ha caracterizado a nuestro país a lo largo de su historia. Fue siempre una voz clara, directa y comprometida con señalar los problemas y poner el dedo en la llaga de los principales problemas de nuestro sistema educativo por más incómodas que pudieran ser.

Como señala en la cita con que abre esta colaboración en su memoria, en los últimos cincuenta años han existido muchas aportaciones por parte de quienes están en el frente de las prácticas educativas, de los investigadores y de algunos políticos honestos y realmente interesados en mejorar las condiciones de calidad y equidad educativa. Por ello, señala que la pregunta sobre qué ha ocurrido que ha hecho que no se produzcan estas transformaciones profundas necesarias para cambiar la educación no es trivial.

El artículo fue publicado en diciembre de 2019, a un año de la toma de posesión del actual Presidente y con la (contra) reforma educativa ya aprobada. En él, la Dra. Zorrilla señala que “corren nuevos vientos” en el sistema educativo con la creación de la Comisión para la Mejora Continua de la Educación, conocida como Mejoredu ante la desaparición del INEE al que se señaló de manera injusta e intencionalmente desinformada como el chivo expiatorio generador de todos los supuestos males de la reforma educativa del 2013 que, con todo y sus problemas y limitaciones, apuntaba desde mi punto de vista y el de muchos expertos, en la dirección correcta.

Dos elementos resultan fundamentales para lograr encontrar este eslabón perdido para mejorar la educación y contribuir a la transformación social, según señala en su artículo: en primer lugar, tener muy presente que la mejora “…requiere de información y la evaluación sin implicaciones en la mejora no tiene sentido”. En segundo lugar, se requiere que la información obtenida y sistematizada a partir de la evaluación de todos los elementos del sistema educativo -desde el docente hasta la gestión de las políticas públicas en el campo por parte de la SEP- se traduzca en cooperación para instrumentar estrategias y acciones transformadoras

El paso de la operación a la cooperación entre todos los actores diversos que participan en la educación de los niños y adolescentes de todo el país resulta fundamental. Como afirma la Dra. Zorrilla en su artículo: “…los procesos y resultados educacionales representan el conjunto de interacciones entre fines y medios, entre aspiraciones y concepciones de la educación, así como entre actores de distinta procedencia, los padres y madres de familia, los docentes y directivos escolares, las autoridades educativas, los políticos, los académicos y la sociedad en general”.

¿Qué avances ha tenido nuestro sistema educativo a partir de esta (contra) reforma educativa, de la desaparición del INEE y la creación de Mejoredu, de la propuesta de la llamada “Nueva Escuela Mexicana”?

En términos de la generación de información sólida y rigurosa sobre las condiciones del sistema educativo nacional a partir de un sistema de evaluación bien diseñado e instrumentado parece ser que no hay ningún avance sino por el contrario, un enorme retroceso.

Después de más de dos años de pandemia en la que las escuelas y universidades estuvieron cerradas muchos meses, se instrumentó el sistema de “aprende en casa” y ahora se decretó la reapertura de las instituciones con modelos híbridos o de presencialidad alternada entre los educandos para cumplir con protocolos sanitarios de aforos que ofrezcan alguna seguridad respecto a evitar contagios. Los pocos artículos de investigación sobre la pérdida de aprendizajes de las generaciones del COVID-19 han sido aportados más bien por investigadores educativos o economistas nacionales e internacionales. 

En estas circunstancias inéditas, se ha evidenciado la enorme utilidad que tenía el INEE como organismo autónomo y todo hace pensar que si el instituto no hubiera sido destruido hoy contaríamos con información confiable y fidedigna sobre el impacto de la pandemia en estudiantes y profesores de los distintos niveles educativos. Porque a nivel de las autoridades educativas, en este aspecto no tenemos más datos que “los otros datos” con los que nos buscan distraer cada mañana.

Si atendemos al segundo aspecto, el de la cooperación entre los distintos actores de la educación, las evidencias tampoco son alentadoras. Lo que parece haber sido el objetivo fundamental de la (contra) reforma educativa del Presidente no es la generación de cooperación para la transformación de la educación sino simplemente la pacificación del gremio magisterial y su desmovilización.

Una vez logrado este objetivo y manteniendo esta aparente tranquilidad del magisterio por parte de una Secretaría de Educación Pública federal que ha perdido toda autoridad moral y ha mostrado una total falta de liderazgo, pero sigue siendo defendida por el Presidente mientras cumpla con dedicar todo su tiempo a ese único objetivo, la mejora de la educación claramente no es una de las prioridades de este gobierno y la revalorización del magisterio quedó en simple eslogan electoral.

Tal parece que al menos en este sexenio no hay posibilidades de realizar el cambio educativo urgente para subsanar las graves carencias del país y que como profetizaba la Dra. Zorrilla en su artículo: “…seguiremos en la búsqueda del eslabón perdido para tener una buena educación para todos que contribuya a formar mejores personas, más humanas, justa (s), fraternales y comprometidas con su sociedad…”

 

Publicado por e-consulta

Da clic para ver el artículo

Monday, 24 January 2022 00:00

El desprecio por la técnica

Written by

La educación superior es, a partir de la reforma educativa de la presente administración, obligatoria. Acceder a ella requiere, como condición ineludible, haber concluido la media superior, y cumplir con los requisitos de ingreso que las instituciones han establecido (un cierto promedio en el ciclo anterior, por ejemplo). Por ello, su carácter obligatorio implica, para el Estado, que ningún egresado del nivel previo que así lo decida, carezca de un sitio para cursarla.

Esta disposición está orientada por un proyecto escolar que tiene como ideal –y por ende una lógica– en la que la meta de una escolarización cabal es el ingreso a una universidad o institución de educación superior (IES). Luego de la educación básica, compuesta por el preescolar, la primaria y la secundaria, se abre el tramo que prepara (durante muchos años se llamó, por eso, Preparatoria) a las personas para ingresar a lo que, independientemente de las denominaciones, se concibe como “la universidad”. Aunque han cambiado los nombres y en nuestros días el nivel medio puede ser llamado, a guisa de ejemplo, Colegio de Bachilleres, su sentido más profundo sigue siendo propedéutico: habilita para seguir hacia la educación superior.

No ignoro que hay instituciones de capacitación para el trabajo, y otras que incluyen, en el último grado, estudios que permiten ingresar al espacio laboral, pero la tendencia general por parte de las familias y quienes alcanzan ese escalón, es dar el siguiente paso para “ser alguien en la vida”. Es la herencia más buscada por los progenitores para sus descendientes: arribar a la universidad o una IES que equivalga a ello.

La percepción de las ventajas de ser profesionista universitario, para revertir o al menos paliar las carencias de la generación de la que provienen, se conserva y, de acuerdo con los estudios al alcance, en efecto –no como antes– sí significan un ingreso mayor que los que carecen de ese certificado cuando se obtiene un empleo relacionado con los estudios, cuestión que es cada vez más improbable. Se requiere, en muchos casos, posgrado, e incluso estudios posteriores, sin que una ocupación acorde con lo imaginado esté disponible con seguridad.

En un país en que más vale tener conocidos que conocimientos, se estrecha la promesa que algún día dio sentido y guio la construcción de un sistema educativo lineal. ¿No será tiempo de analizar, a profundidad, si esta modalidad es la más adecuada? ¿Podríamos revisar, desde la izquierda, si no hemos interiorizado, al impulsar este trayecto unidireccional y sin salidas laterales dignas, poco o nulo aprecio por las actividades técnicas que también exigen una preparación especializada, como proyecto educativo y destino laboral factible y necesario?

No cabe duda de que, para ello, se requiere modificar la retribución social (expresada en ingresos, prestigio y condiciones de trabajo adecuadas) para las actividades técnicas: mientras la formación escolar, o la derivada de la experiencia en el trabajo, que habilitan para el ejercicio de un saber hacer práctico sea signo de fracaso en el proceso educativo ideal, muy poco, o nada, se contribuye a lograrlo.

Creo que estamos ante un tema social, y educativo, importante: reducir las brechas del aprecio social entre estratos por grados alcanzados, y recuperar el valor de la técnica como un componente social de la mayor relevancia. Temas como este deben ser, a mi juicio, indispensables en un proyecto de transformación educativa urgente.

 

Publicado en el Diario de Colima

Da clic para ver el artículo

Presentación

A través de los Indicadores nacionales de la mejora continua de la educación en México 2021 la Comisión Nacional para la Mejora Continua de la Educación (Mejoredu) les ofrece a los actores educativos y a la sociedad en general información sobre el estado que guarda el Sistema Educativo Nacional (SEN). En esta ocasión, además de presentar las estadísticas e indicadores que evidencian avances, brechas y retos para el sector, tal como en la edición de 2020, los contenidos se enriquecieron con una serie de análisis comparativos de los principales indicadores de 2010 y 2020, a partir de la revisión de la estadística básica de la Secretaría de Educación Pública (SEP) y de los censos de población de esos años.

La obra también aporta información relacionada con los efectos de la pandemia por covid-19 en el SEN, particularmente en el cierre del ciclo escolar 2019-2020, lo que permite hacer un primer análisis del impacto del cierre físico de las escuelas en sus meses iniciales.

La publicación de este documento forma parte de las atribuciones fundamentales que el artículo 3º constitucional y su ley reglamentaria le confieren a Mejoredu; con ello buscamos ofrecer información útil y relevante que permita promover y orientar la mejora continua en los diferentes niveles de gestión del quehacer educativo.

 

Consulta el documento: Indicadores nacionales de la mejora continua de la educación en México 2021. Cifras del ciclo escolar 2019-2020

Mejoredu. La Comisión Nacional para la Mejora Continua de la Educación se crea el día primero de octubre de 2019, durante la gestión del presidente Andrés Manuel López Obrador como parte de la Nueva Escuela Mexicana. Es un organismo público, descentralizado, no sectorizado, con autonomía técnica, operativa, presupuestaria, de decisión y de gestión, con personalidad jurídica y patrimonio propio.

Monday, 24 January 2022 00:00

¿Avanza o retrocede la educación?

Written by

A finales de año, la Comisión Nacional para la Mejora Continua de la Educación (Mejoredu) publicó el documento de Indicadores Nacionales de la Mejora Continua de la Educación en México 2021, el cual tiene como antecedente el Panorama Educativo de México del extinto Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE). El primer Panorama se publicó en 2004 y desde entonces, ha ido modificándose con el propósito de ser una fuente confiable de información. Desde sus inicios, se elaboró por personas altamente calificadas, siguiendo una noción de calidad, y buscando que fuera un referente “objetivo” para discutir si las políticas y los programas educativos tenían algún efecto.

El reciente y extenso documento de la Mejoredu se compone de nueve apartados (contexto; dimensión del sistema educativo; estudiantes; directivos y docentes; formación inicial; escuelas; supervisores; y resultados) y este año presenta un rasgo particular: aparte de presentar los indicadores clásicos, hace una comparación entre éstos de 2010 a 2020. También “aporta información relacionada con los efectos de la pandemia por Covid-19”, algo muy valioso dada la discrepancia de cifras entre la Secretaría de Educación Pública y órganos autónomos como el Inegi.

La comparación de 2010 a 2020 muestra algunos avances interesantes. En este periodo, disminuyó en 11 puntos porcentuales la población de 15 años y más que no habían concluido la educación básica. También se redujo el “porcentaje de alumnos en condición de extraedad grave”. Esto es muy importante. De acuerdo con la investigación educativa, si una niña, niño o joven no entra a la escuela en la edad que le corresponde, su trayectoria se complica.

Esto quizás explique otro avance mencionado por la Mejoredu: la proporción de niñas, niños y jóvenes que egresaron oportunamente ha aumentado en una década. ¿Ven que también en el periodo “neoliberal”, la sociedad y los gobiernos trabajaron para no dejar a nadie “afuera ni atrás”? Es entonces una mentira afirmar que antes de este gobierno, el sistema de educación pública había sido “devastado” (AMLO).

Devastar significa destruir y una manera de arruinar un sistema educativo es desaparecer instituciones de modo arbitrario, imponerle “austeridad” y dejar de considerar a la educación como una prioridad y, por tanto, restringirle presupuesto. La 4T ha hecho precisamente eso. De 2019 a 2021, disminuyó el gasto público en educación básica, educación de adultos, superior, y Ciencia y Tecnología en 0.6, 4, 1.4 y 0.3%, respectivamente. Esto fue distinto de 2013 a 2018 cuando ni la educación básica, la superior o la ciencia vieron reducidos sus recursos como ahora.

¿Qué otros retrocesos hubo? En junio, Delfina Gómez, titular de la SEP, señaló que “la deserción escolar durante la pandemia oscila entre el 2.5, en todos los niveles de enseñanza” (Boletín 116). Mejoredu avaló este dato oficial, aunque también calculó la “desafiliación” entre ciclos escolares. Para preescolar, por ejemplo, el número de inscritos a principios del ciclo escolar 2020-2021 registró una “drástica disminución” de 8.6%. 

Es urgente y necesario que Mejoredu estime con mayor precisión el impacto de la pandemia en el sistema educativo de México, como la medición de aprendizajes, y ofrezca la información de manera abierta y amplia. Son los datos válidos —no las mentiras “mañaneras”— los que nos podrán encaminar hacia la recuperación educativa real. 

 

Pedro Flores Crespo. Investigador de la Universidad Autónoma de Querétaro (FCPyS)

Publicado por El Universal

Da clic para ver el artículo 

Fernando Mejía Botero y Adrián Frausto Martín del Campo*

 

Resumen. La presente entrega muestra el comportamiento del servicio educativo ofertado por el CONAFE. El análisis incluye una selección de indicadores para la valoración de las condiciones sociales, económicas y educativas de la oferta educativa. En el marco de la equidad educativa es menester establecer las relaciones entre las condiciones estructurales de las escuelas y el impacto negativo que tienen estas en los resultados de las y los educandos.

Palabras clave: CONAFE, contexto, dimensiones, recursos, agentes y resultados

Abstrac. The present delivery shows the behavior of the educational service offered by CONAFE. The analysis includes a selection of indicators for the evaluation of the social, economic and educational conditions of the educational offer. In the context of educational equity, it is necessary to establish the relationships between the structural conditions of schools and the negative impact they have on the results of students.

Keys words: CONAFE, context, dimensions, sources, agents and results

 

* Centro de Estudios Educativos; This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it., This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Publicado por Revista Latinoamericana de Estudios Educativos

Da clic para ver el arículo completo

 

El Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe) informó que, a partir de este mes, las y los jóvenes que realizan su servicio social dando clases a niñas, niños y adolescentes, que viven en las comunidades de alta y muy alta marginación, recibirán un incremento del 10 por ciento mensual en el apoyo económico que se les asigna por su labor. 

El organismo de la Secretaría de Educación Pública (SEP) detalló que el apoyo mensual aumentó de 3 mil 748 a 4 mil 123 pesos mensuales, para los líderes para la educación comunitaria, y de 2 mil 83 a 2 mil 291 pesos, para las promotoras educativas. 

Los 56 mil 129 centros Conafe atienden a la población vulnerable de 2 mil 123 municipios, en 36 mil 442 localidades que, por sus características geodemográficas, no tienen acceso a escuelas públicas del sistema regular. 

Las y los jóvenes que se suman al voluntariado del Conafe reciben el apoyo mensual por su servicio educativo, más un apoyo para el periodo de formación, materiales educativos y reembolso de gastos médicos. 

Al concluir el año de servicio social obtienen, durante 30 meses, apoyo económico para su continuidad educativa, y si lo hacen durante dos años, reciben 60 meses. 

El director general del Conafe, Gabriel Cámara y Cervera, consideró que este apoyo, además de la beca que reciben para continuar con sus estudios, son incentivos que promueven la continuidad educativa y garantizan la calidad del servicio educativo. 

Cámara y Cervera reconoció la disposición, empeño y entusiasmo con el que trabajan las 55 mil 984 figuras educativas, y dijo que su labor favorece el acceso a la educación de 579 mil 613 alumnos de Educación Inicial y Básica, en todo el país. 

Resaltó que el principal beneficio por su trabajo es obtener experiencia permanente, así como la satisfacción de desarrollar su capacidad para aprender y enseñar a quienes más lo necesitan. 

Anunció que se trabaja con las autoridades federales para que en septiembre reciban otro incremento, ya que para la presente administración es indispensable reconocer el esfuerzo de hombres y mujeres que aportan beneficios a su comunidad. 

El director general del Conafe comentó que se realizarán las gestiones necesarias para mejorar la conectividad de las figuras educativas del organismo, así como para asegurar que su trabajo en campo no corra riesgos por daños o pérdidas de información, por lo que obtendrán una licencia de Office 365, que incluye correo electrónico en la nube y almacenamiento de 1 TB. 

Además de acceso a aplicaciones como Word, Power Point, Excel, Teams, entre otras, y una licencia de la Nueva Escuela Mexicana de Google con acceso a Suite y aplicaciones como Google Classroom y Google Meet. 

Monday, 24 January 2022 00:00

Historia de un cartel (19660123)

Written by

De Carlos Arruza han circulado muchas fábulas, desde la que puso de moda José María de Cossío, tildándolo absurdamente de torero deportivo, hasta la de ciertos comentaristas de su primera época, encasillándolo como un criollo ajeno a los gustos del público mexicano, que “siempre lo rechazó”. Quien haya presenciado la conmoción provocada en todo el país por su triunfal reaparición como rejoneador en los años de 1965-66, la entrega desbordada de la afición ante su arte magistral y el cariño de la gente hacia el torero –expresado con tumultuoso dolor durante su sentidísimo sepelio en el Panteón Español de la ciudad de México (22.05.66)--, seguramente se sonreiría al conocer los reduccionismos que acerca del Ciclón Mexicano nos ha legado esa especie de injusta e inexacta leyenda negra en torno a una de las mayores y más arrolladoras personalidades toreras de este país.

Ésta estuvo más presente que nunca en la corrida de su reaparición como rejoneador --y grandísimo torero de a pie—en la Monumental México, séptima corrida de una temporada cuyo único sostén venía siendo un Manuel Capetillo en plenitud, mientras se daba el caso de que ninguno de los diestros que, simultáneamente, las dos plazas abiertas al público de la capital importaron de España –incluido Antonio Ordóñez, que vino a El Toreo, y de ocho toros puestos a disposición de su arte solamente le cortó una oreja al primero--.

Para empezar, la empresa de Insurgentes se dio el gusto de instalar en las taquillas del enorme coso el cartel de “Agotadas todas las localidades”. Y eso que, al lado de Arruza, escaso atractivo tenía la terna de toreros de a pie: un Jorge Aguilar ya de salida, el gitano de Albacete Manolo Amador, que estuvo como la chata, aunando confirmación y fulminante despedida, y el queretano, también confirmante, Rafael Muñoz “Chito”, que al menos tuvo el rasgo viril de permanecer en el ruedo con un muslo literalmente atravesado, y estoquear ejemplarmente a su heridor, el sexto de la tarde, gesto que le valió merecida oreja. Ver partir plaza al añorado Ciclón levantó los primeros  clamores de una tarde que iba a ser de apoteosis para Carlos.

La crítica, volcada. Manuel García Santos, español de Jerez y gran señor de la pluma, se expresó así de la actuación de Arruza con “Gavilán” de Tequisquiapan, primero del festejo y único adversario suyo: “Por primera vez en la temporada, la plaza se ha llenado totalmente de público y de pañuelos. De pañuelos que se agitaban con entusiasmo. De auténticos pañuelos que reflejaban la emoción del gentío. Y ha vuelto a resurgir el grito mexicano de ¡Torerooo… Torerooo…!, y hemos visto como el alguacil cortaba las orejas y el rabo de un toro sin una sola nota discordante...

A los que dicen –a los que decíamos—que las orejas se cortan con la espada, nos ha llenado de dudas la actuación de Carlos Arruza. El volapié que logró tirar a “Gavilán”, de Tequisquiapan, fue perfecto: se entregó el torero y enterró la espada hasta los gavilanes… Pero ese instante único de la suerte suprema no lo fue todo. Carlos había ganado ya las orejas y el rabo del toro en aquella pelea homérica que sostuvo con el caballo y con el astado; con el caballo, que se encogía al sentir el bufido en los hijares, y con el toro, que se frenaba y casi se escupía al llegar al caballo. Entre esos dos temores irracionales, --el miedo del caballo y el miedo del toro—el valor de Arruza hacía un puente y lo cruzaba: con su enorme cabeza de torero, con su sentido de la medida milimétrica de las distancias, con el conocimiento que tiene de las reses y del modo de encelarlas y consentirlas…

Pocas veces hemos presenciado una faena de toreo a caballo tan perfecta, tan justa, realizada con tanto conocimiento y concebida con tal desprecio al peligro… Cuando Carlos Arruza echó pie a tierra --obligado por la petición unánime de un público que había agotado las localidades de la Plaza México--, los antiguos aficionados se dispusieron a volver a ver al Arruza muletero magistral, y la nueva ola vibró de incontenibles ansias de conocer al diestro que compartió triunfos con Manolete… El toreo de brazos sin enmendar el terreno, aguantando la embestida para que el toro se definiera y entrara en celo, el juego de muñeca para llevar al toro por los terrenos que la cabeza torera ordena. Y el temple –condición sin la que no puede existir el toreo--, y la ligazón, y un valor que no se veía porque estaba envuelto en poderío y en serenidad y en mando…” (Lunes de Excélsior, 31 de enero de 1966).

Juan de Marchena: “El caso de Carlos Arruza es asombroso. Su caudalosa maestría y una arrolladora facilidad lo llevaron a ser un torero para la historia. Como rejoneador, según lo demostró soberbiamente ayer, esos mismos atributos lo han colocado en primerísimo sitio, yo diría que a la cabeza de absolutamente todos los toreros de a caballo. Ayer se presentó en la plaza capitalina y escribió una página memorable de su vida torera, que dedicó, por la radio, al licenciado López Mateos. A caballo y a pie, de manera rotunda, demostró su incontenible poderío. Desde el paseíllo fue ovacionado y tuvo que dar la vuelta al ruedo, saludando sobre un precioso tordillo rodado. Cambió de cabalgadura para enfrentarse a un toro de Tequisquiapan que fue soso y se refugió en tablas. ¡Y qué lección dio Arruza de lo que es el toreo a la jineta! ¡Qué lidia magistral realizó con ese astado, encelándolo con pasadas cada vez más cercanas, más comprometidas, en peligrosísimos terrenos, hasta quebrar en todo lo alto el primer rejón! Fue un curso magnífico de lo que es torear a caballo y, así, quebró otros dos rejones, de modo magistral. Como pocas veces, el público se entregó a Carlos. Qué bien estuvo el público, inteligente, entendiendo de inmediato la gran labor de Arruza frente a un toro que constituyó todo un problema; y cuando el gran torero lo resolvió tan gallardamente, con tan deslumbrante sabiduría, con tan emocionante valor, las ovaciones se sucedieron unas a otras. Con una mano, clavó Carlos un estupendo par de banderillas, y después, con las dos, puso otro par, sencillamente portentoso, dejando llegar, teniendo apenas salida e igualando en todo lo alto. ¡El mejor par que yo he visto a rejoneador alguno!

Echó pie a tierra y, clavadas las plantas en la arena, sin enmendarse un ápice, se pasó al toro en cuatro soberanos ayudados por alto. Todavía añadió otro más y remató con torerísimo muletazo por abajo, con la zurda. Un molinete de rodillas y después, una larga tanda de ayudados por abajo, mandando y templando de modo impecable. Más toreo en redondo y con la diestra y, rodilla en tierra, cuatro formidables pases de trinchera. Hubo en la faena de muleta, como en la lidia  caballo, un señorío, una madurez y un equilibrio excepcionales. Y como punto final, un volapié perfecto, deletreado, que mató sin puntilla. Así terminó Arruza su prodigiosa lección de toreo. Las dos orejas y el rabo, dos vueltas, salida a los medios. Si Arruza quisiera, hacía un buche de agua con la nueva ola…” (Esto, 24 de enero de 1966).   

“Jarameño”:Cuando anduvo vestido de luces, su señorío se impuso en todos los ruedos, sin importar ni alternantes ni toros. Torero largo, completo, fue puliendo su estilo, y se encumbró hasta los sitios más altos que torero alguno haya ocupado. Y cuando las circunstancias eran prietas –en esas tardes de inolvidable angustia--, supo siempre, siempre, dar el pecho, cuando no era posible dar pases naturales.

¡Grandeza torera, la de este Carlos Arruza!... hubo quien afirmó ayer: “es el mejor rejoneador que he visto”; y quien lo decía, ha visto torear a caballo incluso a Juan Belmonte… No sabemos, ignaros en los pormenores del arte ecuestre, si Carlos tenga mejor “asiento” o rienda más firme. Pero sí sabemos que, a caballo, nunca le hemos visto a nadie hacer lo que ayer hizo Arruza, con el toro más absolutamente impropio –por remiso, por querencioso y áspero—para las suertes del rejoneo” (Ovaciones, ídem).

Ojo”:La coincidencia de unas iniciales como las que anteceden los nombres de los reyes, ha inducido a cierto diestro hispano a usarlas como propaganda… (pero) el único que merece ostentar tal título con pleno derecho, es S. M. Carlos I, el incomparable Ciclón Arruza, que es indudablemente el lidiador más completo que jamás haya existido… Nadie como él. Y después de nadie, el que ustedes quieran.” (El Redondel, 30 de enero de 1966).

Nunca rejoneador alguno suscitó un tributo de la crítica tan hondo, entusiasta y unánime. Los que han venido después, en reconocimiento de rejoneadores contemporáneos de la talla de Hermoso de Mendoza o Diego Ventura, suenan a elogios convencionales y de mero compromiso. Y a los quince días, repetía Arruza el llenazo, la expectación y la apoteosis. Pero su estrella estaba a punto de apagarse, se acercaba la lluviosa tarde del 20 de mayo de 1966 en que un mal volantazo de “La Rana”, su mozo de rejones y espadas, pondría al Ciclón Mexicano a merced del impacto brutal que acabó con su vida, mientras dormitaba a su lado tras entrenar en su Rancho “María”, cercano a Toluca. Lo que siguió fueron noches y días de doloridas manifestaciones de duelo, que culminaron en su tumultuoso sepelio en el Panteón Español de la ciudad de México. Obviamos los torrentes de tinta y papel que su inesperado óbito suscitó, y que se prolongaron durante meses.

En su postrera presentación en la repleta Plaza México (06.02.66), el Ciclón alternó con Jaime Rangel, Manolo Espinosa y El Viti, a quien tras impecable estocada en la suerte de recibir se le otorgó una oreja, injustamente protestada, del segundo de un flojo encierro de Jesús Cabrera. Arruza le cortó las dos, con petición de rabo, a un bravo y esta vez muy propicio ejemplar de Reyes Huerta, con el que repitió su par a dos manos por los adentros y se explayó en larga y lucidísima faena muleteril, coronada de formidable volapié. Ésta nueva proeza se recoge, casi íntegra en Arruza, hermosa película biográfica de Butt Boetticher (1972). El toro se llamaba “Peregrino”, como el último que toreó Carlos la tarde de su adiós vestido de luces sobre la misma arena de la Monumental (22.02.53). Un silencioso, premonitorio aviso que nadie, en ese momento, hubiera sido capaz de descifrar.

Page 6 of 564

Cultura

El cerebro es uno de los órganos más complejos porque esconde una multitud de secretos que la ciencia aún no ha podido revelar. Sin embargo, gracias a la investigación científica se ha logrado saber un poco más sobre el funcionamiento de este importante órgano, para poder explicar determinadas
Uno de los últimos retratos de la pintora mexicana Frida Kahlo ha batido este martes el récord de un artista latinoamericano en subasta. El autorretrato Diego y yo, de 1949, fue la estrella de la puja que la casa Sotheby’s ha celebrado este martes en Nueva York, en el marco de la temporada de otoño
Tierra sobre tierra, define el artista Oscar Formacio (Cholula, 1989), llama a entender la diversidad de formas, configuraciones y tensiones entre lo gráfico, lo volumétrico, lo arquitectónico y la instalación para pensar más allá de la práctica artística que se cuelga o se pone en una base, y
Dos figuras antropomorfas de barro, modeladas y con aplicaciones procedentes de la Costa del Golfo de México, específicamente del centro de Veracruz, de filiación cultural totonaca, elaboradas en el periodo Clásico mesoamericano (400 – 900 d.C.), las cuales se encontraban en el catálogo de la casa
Comala, espacio artístico, volverá a abrir. Luego de padecer al Covid-19, sus estragos económicos y el llamado a la no reunión que llevó a deshabitar los espacios, este centro cultural ubicado en el barrio de El Alto reabrirá con un nuevo programa de talleres que apostarán por lo presencial y lo
Escena del video 'Una trayectoria, una colección: Federico Silva' realizado por Osvaldo Villagrán, para conmemorar los 98 años del escultor, pintor y académico mexicano.   En Tlaxcala, el estado más pequeño de la República, se encuentra la casa donde vive Federico Silva (Ciudad de México, 16 de
Escultura de ‘Tlalli’, que se colocará en una glorieta de Paseo de la Reforma, en sustitución de la estatua de Cristóbal Colón. Foto José Antonio López   La historia del llamado “descubrimiento de América” tiene diversas formas de ser vista. La visión dominante ha sido una que glorifica a la
Artistas y creadoras difundieron una carta en la que piden a la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, retirar al artista Pedro Reyes el encargo de la escultura “Tlalli” que sustituirá a la estatua de Colón. En la misiva con fecha 12 de septiembre, alrededor de 300 artistas firmantes consideran
El Edificio Carolino de la UAP tendrá un nuevo uso. Como parte de la creación del Barrio Histórico Universitario se gestó el Museo Carolino, centro de cultura y saberes que se inaugura con la exposición Víctimas y victimarios de José Rivelino Moreno Valle, mejor conocido como Rivelino.
La conmemoración a 500 años de la caída de Tenochtitlán (1521) ha dado pie a diversas reflexiones que buscan comprender el mundo en que vivían las culturas originarias que habitaban el territorio ahora conocido como México y la manera en que el choque con el mundo español dio origen a nuestra
De la casa de Juana Peñate Montejo en Tumbalá, Chiapas, México. Foto: Diana Laura Montejo. Leer la poesía de Juana Peñate Montejo equivale a sumergirse en el rico y vibrante mundo de Chiapas, México. Sus poemas evocan a la naturaleza verde que rodea a su hogar en Tumbalá: sus ríos y montañas, las
Óleos de Agustín de Iturbide y su esposa Ana María Huarte, así como fotografías y reproducciones de recetarios antiguos, además de algunos cubiertos especiales y lebrillos del Talavera que representan lo que se sirvió a quien se nombró emperador de México al visitar Puebla el 28 de agosto de 1821,
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…