Monday, 23 November 2020 00:00

Crisis en el neoindigenismo

Written by
La toma de las oficinas centrales del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (Inpi) por la comunidad otomí de la CDMX exhibe la crisis del neoindigenismo. El neoindigenismo surgió como la forma específica de control de los pueblos indígenas en la época neoliberal. Para implementarlo, sus impulsores echaron mano de dos elementos que ahora se encuentran desgastados: el discurso de una nueva relación, a la que nombraron multicultural, entre el Estado, la sociedad y los pueblos indígenas, que incluía el reconocimiento de algunos derechos de éstos que no afectaran el nuevo ciclo de explotación capitalista, y un paquete de programas asistenciales para calmar el descontento que podía provocar el despojo de los recursos naturales, que era el signo de la nueva etapa de explotación. No es casualidad que los derechos indígenas comenzaran a reconocerse a escala internacional cuando el neoliberalismo sentaba sus reales y en México se incorporaran en la Constitución federal durante el gobierno de Carlos Salinas de Gortari, época en que también se incrementó el gasto para los programas asistenciales.

Pero ni los derechos se concretaron ni los programas han resuelto el problema del colonialismo interno en que viven los pueblos indígenas. Las demandas de quienes han ocupado las oficinas del Inpi y de quienes desde diversas partes del país les han manifestado su apoyo así lo muestran. En uno de sus comunicados, ellos mismos han expresado que lo hicieron porque esa institución no los representa y no lo hace “pues más allá de ofertar una transformación, desde aquí se imponen despojos al territorio y a la madre tierra, se avalan consultas simuladas y se asesina a defensores de la tierra, el agua, los montes y nuestros recursos naturales”, una postura que muchos pueblos indígenas pueden suscribir sin problema, desilusionados por el engaño gubernamental de que se iban a respetar los derechos indígenas y se terminaría el trato discriminatorio y excluyente hacia ellos, sin que después de dos años de gobierno suceda algo que así lo indique.

Hay datos que lo demuestran. El 1º de diciembre de 2018, en su primer discurso a la nación como presidente de la República, el licenciado Andrés Manuel López Obrador prometió que no se permitiría ningún proyecto que afectara el ambiente, se evitarían los transgénicos y la contaminación del suelo, el agua y el aire; por su parte, el director general del Inpi prometió que el presupuesto para la atención de los pueblos indígenas aumentaría 100 por ciento y que se retomarían los acuerdos de San Andrés para incorporar a la Constitución federal lo que se dejó fuera en la reforma de 2001. Pero ni una ni otra cosa se cumplió y no hay indicios de que vaya a suceder; al contrario, los megaproyectos continúan y el presupuesto para atender los problemas de los indígenas ha disminuido hasta casi desparecerlo. Por eso los indígenas inconformes acusan a los funcionarios indigenistas de traidores: porque cambiaron de bando, pero también porque ya colocados en el otro incumplieron su palabra.

Los pocos análisis que se han hecho de la toma de las instalaciones del Inpi centran sus alegatos en el señalamiento de traición sobre los funcionarios indigenistas, pero dejarlo ahí empobrece nuestra mirada sobre el fenómeno, empujando soluciones fáciles al problema. Hipotéticamente, si nos quedamos con esa visión, el problema de la toma podría solucionarse atendiendo el problema de vivienda y mercado de la comunidad otomí de la CDMX o cambiando los funcionarios señalados de traidores, pero esa no es una verdadera solución, porque ese no es el verdadero problema. Como se ha señalado en los comunicados de los que ocupan las oficinas del Inpi, esa institución no los representa, porque no defiende sus derechos. Pero tampoco le funciona al gobierno, porque no controla a los indígenas, como lo hicieron sus antecesoras en sexenios pasados; porque el discurso de la multiculturalidad ya no entusiasma a nadie ni tampoco hay dinero para calmar los ánimos de los inconformes.

Entonces, ¿cuál es el camino para remontar el problema? Aquí cobran sentido los versos del poeta Antonio Machado: no hay camino, se hace camino al andar. Si el gobierno autodenominado de la Cuarta Transformación ha decidido no sólo ignorar a los pueblos indígenas y sus derechos, sino también reducir los instrumentos que gobiernos anteriores diseñaron para controlarlos, lo que queda es profundizar en la transformación que los pueblos indígenas vienen impulsando desde hace décadas para salir del colonialismo interno: fortalecer sus gobiernos propios, echando mano de sus recursos elaborados por siglos; extender las redes de apoyo a estos procesos de cambio con el resto de la sociedad para lograr sus objetivos. En estos procesos hay que evitar la suplantación de los pueblos por quienes los acompañan. Si cayéramos en esa enfermedad, podríamos terminar fortaleciendo el colonialismo que se busca remontar para construir un futuro propio.

 

 

 

 

 

 

El 2do Censo Latinoamericano de Arte Contemporáneo es una iniciativa colaborativa que se realiza entre el 1 y 30 de noviembre de 2020 para averiguar cuántos Artistas y Trabajadores de Arte Contemporáneo hay en Latinoamérica, intentando determinar dónde viven y trabajan, cuáles son sus condiciones laborales, y cómo es que se organizan y relacionan con Organizaciones e Instituciones públicas y privadas, y Gestiones de Arte.

Con los datos del Censo 2020 podremos hacer análisis comparativos sobre cuántos artistas y trabajadores de arte viven de su trabajo a través de la venta de obra o de la pedagogía, si es que acuden a otras fuentes de trabajo para mantenerse, si realizan sus proyectos con fondos públicos concursables, etc. Podremos estimar también el tamaño de las Escenas Locales de Arte regionales y provinciales, que son fundamentales en las nuevas prácticas de arte con la comunidad. 

Compartir esta información es de suma importancia para conocer la cantidad de artistas y sus condiciones laborales, lo que permitirá al público general, los artistas y trabajadores, organizaciones e instituciones públicas y privadas entender la influencia efectiva de su trabajo, de sus líneas editoriales y formas de organización.

 

Con información de Trabajadores de Arte Contemporáneo - América Latina

 

Visita: http://www.trabajadoresdearte.org/ 

 

 

 

Como parte del impulso a la llamada política exterior feminista, la cancillería mexicana difundió esta noche los resultados del concurso de ensayo universitario sobre el tema, los cuales fueron obtenidos, en sus tres primeros lugares Nahuiquetzalli Pérez Mañón, Viridiana Garduño Aviña y Bárbara Guadalupe Gaspar Gaona.

La convocatoria fue atendida por 67 participantes (60 mujeres y 7 hombres) y las ganadoras “tendrán la oportunidad de seguir aportando y promoviendo sus ideas en la política exterior feminista a través de la publicación de sus ensayos, entrevistas y participación en conversatorios”.

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y el Instituto Matías Romero impulsaron el certamen donde las universitarias de diversas instituciones públicas y privadas del país abordaron sobre todo “las intersecciones entre la política exterior feminista con los derechos humanos de las mujeres y niñas, el movimiento feminista, las implicaciones de la pandemia por Covid-19, y la Plataforma de Acción de Beijing, entre otros”. (Rosa Elvira Vargas)
Saturday, 21 November 2020 00:00

Tu aguinaldo, tu arma secreta

Written by

La buena noticia es que se acerca esa época del año en que el aguinaldo nos brinda cierta holgura económica para pasarla bien junto a nuestros seres queridos. La mala es precisamente eso: buena parte de los mexicanos no acostumbran ver este dinero “extra” como una oportunidad para estabilizarse financieramente y prefieren gastarlo en las festividades. Pruebas hay muchas:

De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), 57% de los mexicanos gasta todo su aguinaldo en regalos, comida y compras navideñas.

Por su parte, Kantar Worldpanel reporta que durante el último mes del año el 64% de los hogares mexicanos prefiere gastar su dinero en ropa y calzado. Y aún más: esta agencia de investigación de mercados y consumo señala que sólo 5% de las personas ahorra su aguinaldo.

Este año debe ser diferente. Sin ánimo catastrofista, estamos viviendo un momento sin precedentes que exige un análisis distinto. No se trata de arruinar la cena de Navidad, al contrario, la idea es tomar las mejores decisiones financieras para que la felicidad y tranquilidad de nuestra familia perdure más allá de las doce campanadas. Y el aguinaldo es una gran oportunidad para lograrlo.

¿Regalos o pagar deudas? ¡Los dos!

Son muchas las estrategias para distribuir el aguinaldo de una manera inteligente. Una de las más populares es la fórmula 50-30-20: 50% para liquidar deudas, 30% para gastos personales (como ropa y regalos) y 20% destinarlo al ahorro.

Aunque se trata de un método, en teoría, muy sencillo de seguir y que resulta perfecto en un escenario “normal”, la realidad es que en momentos de incertidumbre como los que vivimos, sólo cada familia conoce su situación económica particular, por lo que más que proponer fórmulas rígidas, te compartimos consejos puntuales que harán de tu aguinaldo el superhéroe de esta historia:

  • Trabajo en equipo. Comienza por reunirte con tu familia para elaborar una lista de las principales necesidades de los distintos integrantes. Ojo: aquí es importante aprender a distinguir lo urgente de lo importante, así como una necesidad de un deseo. El bienestar de la familia es lo primero a cuidar en época de crisis porque es lo que nos mantendrá fuertes.
  • Resuelve (o aminora) tus deudas. Ahora sí, las recomendaciones de toda la vida para utilizar de manera eficiente tu aguinaldo tenían razón: solventar los adeudos es el primer paso para el desahogo financiero. Si tienes varias deudas, paga primero aquellas que tengan una tasa de interés más alta, ya que éstas son las deudas más caras. Otra estrategia es liquidar al 100% alguno de tus compromisos si el monto del aguinaldo te lo permite. Esta última estrategia tendrá un efecto psicológico al dejar de lado una de tus obligaciones y te permitirá centrarte en el resto.
  • Cuida tu casa. Durante la crisis del 2008, una de las recomendaciones más difundidas por la Condusef era realizar inversiones domésticas inteligentes. Ahora aplica lo mismo: comprar bienes duraderos básicos, arreglar desperfectos en la casa o incluso encargarse del mantenimiento del auto son acciones que, si estamos en posibilidades de realizarlas, nos quitarán un gran peso de encima en los momentos difíciles.
  • Haz una lista inalterable. En cuanto recibas tu aguinaldo define cuánto dinero piensas destinar para cada una de las festividades: cena, posadas, año nuevo, regalos, etcétera. El gran reto este año será, ahora sí, no sobrepasar el límite, a la hora de escoger los regalos; trata de evitar los presentes superfluos o que no necesitan tus seres queridos, como las típicas bufandas o calcetines.
  • Compara, siempre compara. Como decíamos, no se trata de no comprar o no regalar nada, pero hoy más que nunca evita hacer gastos innecesarios, es de vital importancia. En caso de adquirir algún producto, digamos, de un precio más o menos considerable, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) siempre recomienda checar previamente su precio en al menos tres establecimientos, puedes apoyarte de las páginas web o redes sociales de los distintos comercios y facilitar esta tarea.
  • No hagas compras de pánico. Trata de adquirir lo que deseas, al menos dos semanas antes, en la medida de lo posible aprovecha las compras en línea a través de las aplicaciones oficiales de tus tiendas favoritas.
  • Si es posible, ahorra. Durante estos meses, millones de mexicanos nos hemos dado cuenta de la importancia de ese “colchón” que significa el ahorro, así que la pandemia también representa una buena oportunidad para empezar de nuevo y bien: si está en tus manos, invierte una parte del aguinaldo porque, ahora lo sabemos, siempre hay imprevistos.
JOSE LUIS PELAEZ / GETTY IMAGES

Sí, son momentos complicados para todos, pero si recibirás aguinaldo, tienes un escalón de ventaja, no lo desaproveches. Y, sobre todo, no desesperes.

Siempre es buen momento para aprender y crear nuevas alternativas para salvaguardar la economía personal y familiar, si quieres aprender más de finanzas personales y otros temas relacionados puedes visitar el sitio de Educación Financiera Citibanamex.

Saturday, 21 November 2020 00:00

No son 100.000 muertes en México, son más

Written by
Un sanitario traslada a la morgue a una víctima de covid-19, en el estado de Chihuahua (México).
Un sanitario traslada a la morgue a una víctima de covid-19, en el estado de Chihuahua (México).LUIS TORRES / EFE 

 

Hay una paradoja encerrada en los datos mexicanos sobre el virus. Son muy detallados, específicos hasta lo extraordinario: pocos países nos dejan ver no solo edad, sexo y municipio de residencia, sino también comorbilidades, tratamiento y proceso de diagnóstico para cada caso positivo, sospechoso o descartado de covid. Pero al mismo tiempo son muy incompletos. Ya al principio de la epidemia las estimaciones de su tamaño real hacían palidecer las cifras oficiales de contagios o muertes. Hoy disponemos de un indicador más fidedigno y estandarizado: el de exceso de mortalidad. Gracias a él, ya sabemos que entre el 1 de enero y 26 de septiembre de 2020, en México murieron 193.000 personas más de las que cabría esperar basándonos en registros de años anteriores (alrededor de medio millón). En ese momento, menos de la mitad quedaron clasificadas como confirmadas por covid (unas 78.000). Más de 60.000 han quedado ahora bajo el epígrafe de probable infección, con otras 54.000 consideradas como exceso durante pandemia, pero no necesariamente producto directo de un contagio de SARS-CoV-2.

Estas cifras nos dan una idea de lo incompleta que es la base de datos oficial de casos individualizados. Todo lo que tiene en detalle, que es mucho, lo pierde en completitud. Es como si el sistema de vigilancia epidemiológica federal hiciera una foto que, de tan cercana que es a la pandemia, se deja fuera de campo la mayoría de ella. El equivalente de usar un microscopio para analizar un elefante.

La mayor parte de la extralimitación de muertes se concentró además en unas semanas específicas, entre mayo y agosto de 2020. Es decir: el exceso de mortalidad, estimado de manera estricta semana a semana, ha llegado a ser mucho mayor al 37% que ocupó los titulares con el anuncio del último reporte proporcionado por Cenaprece, la entidad de la Secretaría de Salud que se encarga de realizar y publicar estas proyecciones. Ese porcentaje es artificialmente bajo porque para estimarlo se empleó como denominador el conjunto de las muertes acontecidas en el año, también fuera del punto álgido, cuando no había virus o su presencia era menos significativo.

 

Siete expertas en Derechos Humanos han instado este viernes al Gobierno de México a “proteger, y no atacar, a las mujeres” que se manifiestan pacíficamente contra la violencia en el país. El equipo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha condenado la brutal represión de la policía de Cancún que abrió fuego contra una manifestación feminista y que se saldó con dos periodistas con heridas de bala. “No hay nada más irónico e indignante que el reciente espectáculo de la policía atacando a las mujeres que protestaban contra la violencia y la muerte que las mujeres enfrentan todos los días en México”, han señalado las expertas en el comunicado. Los manifestantes han denunciado que las autoridades agredieron sexualmente a algunas mujeres durante la marcha.

Las relatoras especiales para la ONU han recalcado que ahora más que nunca “es vital que las autoridades mexicanas respeten y protejan el derecho de reunión pacífica, mientras lo respaldan públicamente”. Sin embargo, han señalado que la amenaza de acoso sexual, violencia y arresto que sufren las mujeres empeora durante las manifestaciones. En México, mueren 10 mujeres al día en feminicidios que generalmente quedan impunes. Los desalojos de las protestas feministas que piden justicia han levantado críticas contra la administración del presidente, Andrés Manuel López Obrador.

El pasado 10 de noviembre se reunieron alrededor de 2.000 personas en Cancún, una de las ciudades más turísticas del sureño Estado de Quintana Roo. El grupo se manifestaba por el feminicidio de Bianca Alejandrina Alexis, una joven de 20 años que había desaparecido y cuyo cadáver se encontró con signos de tortura pocos días después. La protesta llegó hasta el centro de la ciudad, donde algunos manifestantes hicieron pintas en el exterior del palacio municipal. La policía local disolvió a tiros la marcha con municiones reales. Los uniformados encapuchados, con chalecos antibalas y armas largas irrumpieron repentinamente disparando en la plaza central a pocos metros de los manifestantes. Al menos dos periodistas que cubrían las protestas resultaron heridas de bala. Roberto Becerril, de La Verdad, recibió un impacto en el hombro y a Cecilia Solís, de Radio Turquesa, una bala le dio en el pie. En consecuencia, el secretario de Seguridad Pública de Quintana Roo, Alberto Capella, terminó por dimitir al día siguiente.

La ONU ha condenado la actuación policial y ha recordado que las autoridades deben usar la fuerza siempre como último recurso, con proporcionalidad y sin armas letales. “La violencia no puede utilizarse en absoluto para reprimir a las mujeres que solo quieren vivir una vida libre de violencia y que protestan contra el feminicidio, la forma más letal de violencia contra las mujeres y que exigen justicia por las víctimas”, han subrayado las expertas. Ante las denuncias de agresiones sexuales de la policía hacia manifestantes, las expertas han pedido que se adopten medidas concretas para luchar contra la cultura del machismo dentro de las instituciones. “Por encima de todo, debe haber responsabilidad por la forma en que agentes de policía tratan a las mujeres manifestantes y a las defensoras de derechos humanos, que desempeñan un papel crucial en la promoción del derecho de las mujeres a una vida libre de violencia”, han sentenciado.

El equipo de la ONU ya había comunicado al Gobierno en junio su “preocupación por la intimidación y las amenazas contra quienes promueven los derechos de las mujeres” por las amenazas que sufren las defensoras de los derechos humanos en México. El llamado de atención de la ONU llega en la víspera del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que se celebra el 25 de noviembre.

Miembros de la Real Policía Montada de Canadá, en una imagen de archivo

Miembros de la Real Policía Montada de Canadá, en una imagen de archivoAP

 

La Real Policía Montada de Canadá (RCMP, por sus siglas en inglés), el cuerpo policial federal cuya fama rebasa las fronteras del país, está en el ojo del huracán. Tras tres años de trabajo, Michel Bastarache, ex juez de la Suprema Corte canadiense, hizo público este jueves un informe donde concluye que “una cultura tóxica prevalece en la RCMP. Esta cultura fomenta, o al menos tolera, actitudes misóginas, racistas y homofóbicas entre muchos de sus miembros”.

El documento, de 150 páginas y que lleva por título “Sueños rotos, vidas rotas”, sitúa este problema en todos los niveles de la institución. Para ello, Bastarache y dos asistentes analizaron 3.086 recursos presentados; 2.304 recibieron la aprobación para desembolsar 125 millones de dólares canadienses (unos 80,5 millones de euros) en indemnizaciones. Además, efectuaron 644 entrevistas a víctimas de estos comportamientos dentro de este cuerpo policial.

El informe de Bastarache da cuenta de la misoginia, el racismo y la homofobia en distintas áreas, actividades y tareas. La lista no es corta: contratación, capacitación, asignaciones, recursos humanos, educación continua, licencias de maternidad y paternidad, ascensos, sistema disciplinario, quejas, trabajo en equipos especializados. Asimismo, pone especial hincapié en las agresiones sexuales durante los exámenes médicos. En otra parte del documento aparecen casos puntuales. Por ejemplo, represalias por negarse a tener relaciones sexuales con un supervisor, mínimas o nulas sanciones a un agente declarado culpable de acoso, tocamientos en sesiones de entrenamiento.

“Es un problema de naturaleza sistémica y que no puede corregirse únicamente castigando algunas ‘manzanas podridas’”, indicó Bastarache. En el informe, el ex juez emitió 52 recomendaciones, tales como aumentar los mecanismos de transparencia, crear programas de apoyo específico a mujeres y miembros de la comunidad LGTBQ, al igual que no permitir que un agente pase a retiro mientras tenga abierta una investigación por acoso o agresión sexual. No obstante, la principal recomendación de Michel Bastarache es que el Gobierno federal lleve a cabo una revisión externa e independiente sobre este cuerpo policial para realizar modificaciones profundas. “Es muy poco probable que un cambio de cultura se dé desde la misma RCMP. Esta institución ha tenido muchos años para proceder, ha sido objeto de numerosos informes y recomendaciones y, sin embargo, los comportamientos inaceptables continúan produciéndose”, indicó.

Bill Blair, ministro federal de Seguridad Pública, declaró que el informe describe patrones sistémicos que son “repulsivos e inaceptables”. Blair dijo que nadie debería sufrir discriminación o acoso en sus actividades laborales. “Este comportamiento no solo arruina las carreras, también tiene un impacto duradero y significativo en las vidas de las víctimas”, manifestó. Por su parte, Brenda Lucki, directora de la RCMP (primera mujer en ocupar este puesto desde su creación), expresó haber sentido “tristeza y frustración” cuando leyó el informe, pero afirmó que era necesario conocer la situación a fondo. Lucki se disculpó con las víctimas y prometió hacer de la RCMP un lugar de trabajo seguro. “No puedo cambiar el pasado, pero definitivamente puedo cambiar el futuro”, señaló. No obstante, comentó que ciertas medidas puestas en marcha en años recientes ya han permitido algunos avances.

Justin Trudeau, primer ministro canadiense, abordó el tema también este jueves, dentro de su conferencia cotidiana sobre la pandemia. “Si una organización no puede mantener a sus propios miembros a salvo del acoso y la discriminación, ¿cómo pueden los canadienses tenerle confianza para mantenerlos a salvo mientras hace cumplir la ley? Se requiere de mucho trabajo para mejorar y reformar a la RCMP, y eso es exactamente en lo que seguimos enfocándonos”, declaró Trudeau.

Saturday, 21 November 2020 00:00

El dolor de Aretha Franklin

Written by
Aretha Franklin canta en 1967 en los estudios Fame, en Muscle Shoals, Alabama.
Aretha Franklin canta en 1967 en los estudios Fame, en Muscle Shoals, Alabama.MICHAEL OCHS (GETTY)
 

Aretha Franklin apenas hablaba de su primer embarazo a los 12 años. Tampoco del segundo, a los 14. Tuvo ambos hijos por decisión de su padre, el famoso predicador C. L. Franklin. Su madre había fallecido cuando ella cumplió 10 años, pero daba igual: era una madre ausente, que abandonó el hogar cuando Aretha solo tenía seis años porque el padre era un mujeriego declarado y un maltratador. Él decidía todo, incluso que su hija, una niña prodigio que dejaba a todos boquiabiertos en los cantos religiosos de la iglesia, fuese cantante profesional. Para cuando Aretha, todavía menor de edad, era una estrella del góspel a punto de firmar su primer contrato discográfico con una multinacional, seguía mandando su padre, el mismo tipo sobre el que planeaban rumores de incesto. Pero Aretha no hablaba de nada de eso. Solo cantaba.

Si la voz de Aretha Franklin siempre fue una especie de milagro, el silencio que acompañó a todos sus traumas, inseguridades y maltratos también tuvo algo fuera de lo normal. Solo que de una forma bien distinta. Más allá del mito, la reina del soul, que cantó en el funeral de Martin Luther King Jr y en la toma de posesión del presidente Barack Obama, fue una persona incapaz de afrontar el dolor, una palabra que se negaba a reconocer, aunque su vida, repleta de éxito y reconocimiento, estuviese casi marcada desde el principio por este sentimiento.

Aretha Franklin (en el centro) con su padre, el predicador C. L. Franklin, y su hermana Carolyn, en nueva York en 1971.
Aretha Franklin (en el centro) con su padre, el predicador C. L. Franklin, y su hermana Carolyn, en nueva York en 1971.ANTHONY BARBOZA / GETTY

“Para Aretha el dolor era la parte más privada de una persona. Prefería vivir en relatos de autoengaño frente a los demás que reconocer ese dolor. Muchas de sus historias sobre su vida eran pura fantasía”, reconoce en conversación telefónica desde Los Ángeles David Ritz, autor de la biografía no autorizada de la artista y traducida por primera vez al español bajo el título Aretha Franklin. Apología y martirologio de la reina del soul (Libros del Kultrum), un libro que explica todos los traumas que, en alguna medida, influyeron en Aretha Franklin, una diva que en la cúspide de su fama era muy competitiva –incluso con sus hermanas cantantes–, tenía aires de estrella caprichosa, cancelaba conciertos a última hora y, sobre todo, llegaba a inventarse las cosas o a edulcorar sus contrariedades emocionales hasta el paroxismo.

Ritz también estuvo detrás de Aretha: From These Roots, la autobiografía de la cantante publicada en 1999. Unas memorias tan controladas y manipuladas por el relato de la propia artista que llevaron al musicólogo, autor también de notabilísimas biografías sobre Ray Charles, Etta James, Marvin Gaye y Lenny Kravitz, a ofrecer una nueva visión más completa con esta biografía no autorizada. “Tenía una gran relación con ella hasta que publiqué este libro”, confiesa el escritor. El libro ofrece una panorámica más detallada de la vida de Franklin a través de las voces de familiares, músicos, productores y mánagers que compartieron tiempo y trabajo con ella. Un documento muy valioso que la cantante, fallecida en 2018, calificó en su día de “basurilla inmunda” y por el que rompió su relación con Ritz, quien conoció a la estrella del soul gracias a Ray Charles. “Quería enseñar otros puntos de vista e interpretaciones sobre cosas que ella negaba o no quería hablar. Aretha era una persona con mucha inteligencia, pero también muy controladora”, explica el biógrafo.

David Ritz, biógrafo de Aretha Franklin, en Los Ángeles.
David Ritz, biógrafo de Aretha Franklin, en Los Ángeles.GETTY

Muy celosa de todos sus problemas sentimentales y familiares, siempre callaba allí donde había sombras. Sus embarazos de adolescente llegaron en mitad de lo que los músicos Ray Charles y Billy Preston llamaban “el circo del sexo”, es decir, la escena góspel de los años cincuenta. Tal y como cuenta Erma, hermana mayor de la cantante, se rompieron “barreras propias de la infancia” en un circuito donde incluso estrellas con la imagen impoluta como Sam Cooke tenían relaciones con menores.

Si al padre de Aretha Franklin esto le molestaba, era más bien por perder el control sobre su hija. “Era el general que dirigía el operativo al completo”, confiesa Cecil, hermano de la cantante que acabaría siendo su mánager. El mismo general y predicador que pegaba sopapos a su hija cuando se enfrentaba a él por las decisiones sobre su carrera y quien decidió que fichase por Columbia Records, multinacional anclada en el jazz, en detrimento de Motown, mucho más moderna y que marcaría el pop de los sesenta con Diana Ross, Mary Wells, Marvin Gaye o Smokey Robinson. Una decisión que perjudicó sus comienzos, como afirma Ritz, quien asegura por teléfono que “Aretha también fue independiente en la toma de muchas decisiones”.

Desde  la izquierda, el productor Jerry Wexler, de Atlantic, Aretha Franklin y el marido y mánager de la cantante, Ted White, posan en una imagen de 1968 en Nueva York.
Desde la izquierda, el productor Jerry Wexler, de Atlantic, Aretha Franklin y el marido y mánager de la cantante, Ted White, posan en una imagen de 1968 en Nueva York.MICHAEL OCHS ARCHIVES / GETTY IMAGES

Sin embargo, en la lectura de su propio libro, se muestra que el patriarcado fue demoledor para la cantante y buscó salirse del control férreo de su progenitor casándose con Ted White, un proxeneta reconvertido por la música. Padre y marido se odiaban mientras buscaban ejercer lo mismo: el dominio sobre la estrella. “No se puede entender la cultura de Detroit de los sesenta sin entender la cultura de los proxenetas”, explica la cantante Bettye LaVette en el libro. “Los productores y los mánagers eran los nuevos chulos”. Aretha, educada en esa “cultura de hombres con poder”, fue de mal en peor. White, que se convirtió en su mánager, fue un maltratador sin complejos que llevó a su mujer al alcoholismo y, en busca de éxitos rápidos en Columbia, la empujó a grabar canciones poco recomendadas por el productor John Hammond y el resto de colaboradores musicales. Su triunfo tuvo que esperar a su llegada en 1967 a Atlantic, donde, amparada por la visión del productor Jerry Wexler, encontró todo su potencial y definió el soul. En 1969, se divorció de White.

Fue su paso para convertirse en estrella nacional, el gran icono de la música afroamericana, admirada por todos, leyenda en vida, pero con un carácter imprevisible, incapaz de reconocer sus malas decisiones artísticas y sus problemas familiares. Incapaz también de hablar de su dolor. Un dolor que bien podría explicar su alcoholismo, sus depresiones periódicas, su gran ansiedad con la comida y su volatibilidad emocional. E incluso su canto, el de esa chica que en sus comienzos era “muy tímida e insegura”, como afirmaban los más allegados, y que, siendo menor de edad, ya era huérfana de madre, madre de dos hijos sin padre reconocido y una estrella musical sobre la que todos querían mandar.

Vista del puerto pesquero de Tefess, distrito de Mbour, desde donde salen la mayoría de los cayucos hacia Canarias. / SYLVAIN CHERKAOUI
Vista del puerto pesquero de Tefess, distrito de Mbour, desde donde salen la mayoría de los cayucos hacia Canarias. / SYLVAIN CHERKAOUI
 

Ami Faye está sentada delante de un cubo vacío a la sombra de un pequeño tinglado en la playa de Mbour, uno de los centros neurálgicos de la pesca en Senegal y hoy epicentro de las salidas de embarcaciones con emigrantes hacia Canarias. Mano sobre mano, observa el lánguido ir y venir de jóvenes por la playa. “¿Ves? No hacen nada, no hay pescado. Este lugar está muerto”, cuenta. “Nos pasamos todo el día mirando al horizonte, charlando, con nuestros pensamientos. Luego volvemos a casa con las manos vacías”. La falta de trabajo ha empujado a miles de jóvenes a buscar un futuro en Europa, embarcándose en cayucos rumbo a Canarias.

La muerte de un centenar de jóvenes que intentaban llegar a Canarias en un nuevo naufragio de un cayuco esta semana ha vuelto a estremecer a Senegal. La patera zarpó de Mbour, al sur de Dakar, en torno al 6 de noviembre, con unas 170 personas a bordo. Tras adentrarse en el mar para burlar la vigilancia costera tuvieron un problema con el motor y se quedaron a la deriva. Unos 10 días después las corrientes los acercaron al archipiélago de Cabo Verde, pero la deshidratación ya hacía estragos. En un último intento por arrancar, el motor explotó. Seis chicos lograron llegar a nado hasta la isla de Sal para pedir ayuda, uno falleció por el esfuerzo. En total, 66 supervivientes.

Los primeros 10 cuerpos de este cayuco aparecieron este jueves en la costa o flotando en el mar cerca de Pedra da Lume, en la citada isla de Sal. El mismo día, barcos chinos que pescan en aguas senegalesas encontraron ocho cadáveres atrapados en sus redes, aunque la intensidad de salidas de embarcaciones cargadas de emigrantes desde la costa es tan alta estos días que es imposible saber si pertenecían a este cayuco o a otro. La cifra de desaparecidos en los últimos dos meses ronda los 600, según cálculos de este periódico y de la ONG Alarm Phone. Cheikh Amadou Bamba Fall, de la asociación Village du Migrant, intenta elaborar un censo visitando los pueblos. Solo ha estado en tres y ya tiene una lista de 94 desaparecidos. Tiene trabajo por delante.

Ami es transformadora de pescado en Mbour, una parte fundamental de la cadena del sector pesquero artesanal que en Senegal da trabajo a unas 600.000 personas. Estos días, en Mbour no hay nada que celebrar. Una carreta atraviesa la arena mojada bajo un sol impenitente. Cinco jóvenes fornidos van sentados detrás. El viejo pescador Mbaye Ndoye observa la escena. “Yo mismo le digo a mi hijo que se vaya a España, que salve el honor de la familia. Llevo 37 años pescando y lo de ahora no lo vi nunca, no entra dinero en casa desde hace meses”. “La gente que se fue en 2006”, prosigue, en alusión a la ola migratoria de la década pasada, “regresó y se construyeron casas y abrieron negocios”. Abdoulaye Gueye señala su barca: “No me sale rentable salir al mar, pago más en combustible que lo que consigo traer de vuelta”, asegura. El riesgo es enorme. En los pueblitos cercanos los muertos se cuentan por decenas. Lo saben. Lo intentan.

Para Boubacar Ndoye, otro pescador, no hay ninguna duda. “Somos gente de mar, más duro es ir dos semanas a Guinea-Bisáu y no pescar nada. Son los grandes barcos industriales, los vemos todos los días. Se llevan nuestro único medio de vida. Solo tenemos el mar y si no hay pescado eso impacta a todo el mundo: los vendedores ambulantes, los comerciantes... todos lo sufren. La única solución para los jóvenes es coger el cayuco e irse a España. Sabemos que hay chicos que mueren, lo sufrimos a diario, pero nadie puede impedirlo”, dice. Eleva la voz y se forma un corrillo a su alrededor. El enfado flota en el ambiente. Y el hartazgo. “¿Qué padre de familia puede soportar ver a sus hijos sin nada que comer, sin nada que hacer?”, añade Gueye.

Unos 20.000 cayucos pescan en aguas senegalesas. Además de los atuneros que faenan como resultado de los acuerdos con la Unión Europea, que se acaba de ampliar, las embarcaciones artesanales compiten con los barcos de pesca industrial de bandera senegalesa. Hace una década había un centenar y en la actualidad son más de 200, según ha denunciado Greenpeace África. “Tienen pabellón nacional, pero en realidad son chinos, turcos o europeos que se han senegalizado. El stock ya estaba al límite por la sobrepesca; si, además, permites la presencia del doble de barcos que usan el arrastre y otras malas prácticas y apenas hay vigilancia sobre ellos, esta es una gran parte del problema”, asegura Ibrahima Cissé, doctor en Ciencias de Alimentación y experto en Pesca.

Muchachos merodeando por las embarcaciones que los migrantes utilizan para salir hacia Canarias desde Mbour, en Senegal. / SYLVAIN CHERKAOUI
Muchachos merodeando por las embarcaciones que los migrantes utilizan para salir hacia Canarias desde Mbour, en Senegal. / SYLVAIN CHERKAOUI

 

A unos 500 metros de la playa de Mbour se encuentra el llamado Pueblo Artesanal, un mercado donde los productores locales venden figuritas, telas y todo tipo de recuerdos a los turistas... hasta que llegó el coronavirus. Hoy, todos los puestos están cerrados. “Desde hace meses no ves ni un turista”, lamenta Abdoulaye Ndiaye, vecino del lugar. Los hoteles de Sally y La Somone, dos de los balnearios más conocidos de Senegal, están cerrados. La inactividad es total. Es difícil cuantificar el impacto económico de la covid-19, pero se calcula que cuatro de cada 10 senegaleses han visto reducidos sus ingresos por la ralentización de la actividad comercial, según asegura el economista Mor Diop. “Es una tragedia silenciosa, pero muy presente. Quienes ya estaban en el límite han caído al precipicio”, explica.

González Laya, en Dakar

La ministra española de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, tiene prevista una fugaz visita a Senegal este domingo para mantener reuniones, entre otros, con el presidente senegalés, Macky Sall, y su homóloga, Aissata Tall. Oficialmente se trata de “consultas políticas” para revisar los mecanismos de cooperación en materia de flujos migratorios y estudiar la posibilidad de introducir nuevos elementos. Fuentes senegalesas próximas a Exteriores aseguran que España pretende reactivar los vuelos de repatriación, una cuestión tan complicada como sensible, después de que se produjera el primer vuelo a Mauritania el pasado 10 de noviembre. Senegal y España tienen un acuerdo bilateral de repatriación desde 2006, avalado por el entonces presidente Abdoulaye Wade. Sin embargo, este mecanismo que se usó extensamente en aquellos años y posteriores se ha visto interrumpido por la crisis de la covid-19, que provocó un inmediato cierre de fronteras.

Mbour es el epicentro de la actual crisis, pero los cayucos también salen de Saint Louis, Lompoul, Kayar o desde la céntrica playa de Soumbedioune, en plena capital. El joven guineano Abderramán Diallo regenta una peluquería cercana. “Todas las semanas lo comentamos. Funciona el boca a boca, se organizan viajes constantemente. Yo me iría, pero es peligroso”, dice mientras afeita a un parroquiano. “Circulan muchos rumores: que Europa necesita mano de obra por los muertos del coronavirus, que ya no hay tanta vigilancia...”, comenta Bamba Fall, de Village du Migrant. Para él, la única solución pasa por crear empleo. “Menos palabrería y más fábricas, más puestos de trabajo. Hasta que eso ocurra la gente seguirá intentándolo”.

Hace tiempo que Estados Unidos asiste a una caída en picado de la reputación de Rudy Giuliani (Nueva York, 1944). Fue azote del crimen organizado desde la Fiscalía de Nueva York, y regidor de la ciudad durante los atentados terroristas del 11 de septiembre. Su firmeza y empatía le valieron entonces el apodo de “alcalde de América”. Después se enriqueció con la consultoría de seguridad a empresas y países, y emprendió una catastrófica carrera presidencial en 2008. Cuando Donald Trump inició la suya, Giuliani le apoyó y se convirtió en su abogado personal. Desde entonces, como una versión italoamericana de Brooklyn del caballo de Atila, allí donde ha pisado Giuliani no han crecido más que problemas. Desde la trama ucrania que terminó con el impeachment del presidente, hasta la ofensiva actual por deslegitimar el resultado de las elecciones presidenciales, una historia que, en el último mes, ha adquirido tintes de una tragicomedia dividida en tres aparatosos actos:

1. “Relájate, lo vas a hacer genial”. El azote de la prensa, que no desaprovecha una oportunidad para denunciar el sesgo de los grandes medios, no parece tener ningún problema cuando la supuesta periodista, indisimuladamente sesgada hacia su persona, empieza la entrevista diciéndole que es uno de sus “grandes héroes”. “Siento que estoy viviendo un cuento de hadas”, le dice la actriz Maria Bakalova, en una encerrona orquestada en la sala de una suite de hotel, para la nueva película de Sacha Baron Cohen. “Relájate, lo vas a hacer genial”, la anima Giuliani, mientras le agarra las manos. Lo que sigue es una atropellada entrevista en la que el abogado, entre brindis de whisky escocés, expone su habitual artillería ante una joven embelesada: “China fabricó el virus y lo dejó escapar, deliberadamente lo esparcieron por todo el mundo, no creo que haya nadie comiendo murciélagos. ¿Usted ha comido alguna vez un murciélago?”. Etcétera. De pronto interrumpe la entrevista Cohen, disfrazado de técnico de sonido hippy, alegando un problema técnico. La joven se desembaraza de él e invita a Giuliani a tomar una copa en el dormitorio. Sentado en la cama, Giuliani le pide su número de teléfono y su dirección y, acto seguido, le da unas palmaditas en la parte baja de la espalda. Ella le toca la camisa como para quitarle el micrófono y él se tumba boca arriba en la cama y, allí tendido, se introduce la mano por dentro del pantalón, aparentemente tocándose los genitales. Entonces irrumpe Cohen en la habitación, vestido con ropa interior femenina, y le pide que deje a la chica porque tiene solo 15 años. “Es demasiado vieja para usted”, le dice. “Es mi hija, tómeme a mí en su lugar, por favor”.

2. La campaña se mete en un jardín. “Conferencia de prensa de los abogados en el Four Seasons, Filadelfia, 11.00”. El tuit del presidente Trump, el sábado después de las elecciones (7 de noviembre), tenía el tono solemne y escueto de las grandes ocasiones. Poco después tuvo que aclarar que no se trataba del lujoso hotel del centro de la ciudad, perteneciente a la famosa cadena Four Seasons, sino de un humilde establecimiento de jardinería del mismo nombre, en un suburbio de la ciudad, situado entre un crematorio y una sex shop. Allí, ante una persiana bajada del edificio de una sola planta, adornada con carteles por la reelección del presidente de Estados Unidos, rodeado de empleados de la campaña actuando como si todo fuese normal, Rudy Giuliani comenzó oficialmente la ofensiva, hasta hoy infructuosa, para tratar de revertir en los tribunales la derrota de su jefe. Pero el evento, que generó un aluvión de mofas en las redes sociales, pasará a la historia como una cumbre del disparate en la comunicación política. Y como un hito en el marketing del sector de la horticultura, celebrado en las camisetas conmemorativas que no tardó en comercializar el pequeño negocio de jardinería.

3. Sudor, conspiraciones comunistas y tinte de pelo. China está en el ajo. Y Cuba. Y dos presidentes de Venezuela, uno vivo y uno muerto. También Antifa y, cómo no, George Soros. Muertos que votan. Mickey Mouse. Giuliani imitando a Joe Pesci en la película Mi primo Vinny. Una abogada al borde del llanto hablando de conspiraciones comunistas. El guion fue demencial. La puesta en escena, decadente. Ante el anuncio de una conferencia de prensa para desvelar “los múltiples caminos a la victoria” de Trump en unas elecciones que ha perdido por cerca de seis millones de votos, un centenar de periodistas acudieron a la convocatoria de Giuliani en una sala del Comité Nacional Republicano en Washington, abarrotada, sin ventilación, con los ponentes a cara descubierta, un caldo de cultivo perfecto para que el coronavirus arruinara a los asistentes las vacaciones de Acción de Gracias. Lo que encontraron allí fue muy diferente a lo prometido. Pasará a la historia, eso sí. Pero no como la jornada que dio la vuelta a unas elecciones robadas, sino como la conferencia de prensa más bochornosa ofrecida en nombre de un presidente en la historia moderna de Estados Unidos. Una hora y media de disparates que ni el propio Donald Trump, al que Giuliani pidió unos honorarios de 20.000 dólares al día para liderar su ofensiva judicial contra la legitimidad de las elecciones, fue capaz de corear desde su cuenta de Twitter. Y eso que la actividad del comandante en jefe estos días se limita (además de despedir a altos cargos que considera desleales) a difundir cualquier patraña conspiratoria que circula por la Red. “Esa conferencia de prensa ha sido la hora y 45 minutos de televisión más peligrosa de la historia de Estados Unidos. Y posiblemente la más loca”, tuiteó el exdirector de ciberseguridad Chris Krebs, recientemente despedido por Trump. Giuliani tenía otra opinión. Con el rostro resplandeciente de sudor, surcado por chorritos de una sustancia negra, probablemente tinte capilar, que manaban de sus patillas, en una lamentable imagen que dio la vuelta al mundo, el exalcalde de Nueva York dijo: “Estamos salvando nuestra democracia”.

Page 6 of 456

Cultura

Aretha Franklin canta en 1967 en los estudios Fame, en Muscle Shoals, Alabama.MICHAEL OCHS (GETTY)     Aretha Franklin apenas hablaba de su primer embarazo a los 12 años. Tampoco del segundo, a los 14. Tuvo ambos hijos por decisión de su padre, el famoso predicador C. L. Franklin.
A la izquierda, la actriz Regina Bronx interpretando a La India María. A la derecha, la actriz María Elena Velasco, quien popularizó al personaje en la televisión y cine mexicanos.   Durante el programa La más Draga, que se transmite por YouTube, una de las concursantes decidió hacer una
Una imagen del Códice Maya de Dresde, que se encuentra en Alemania.   El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha asegurado este jueves que el Gobierno alemán lo “ayudará” a traer de forma temporal el códice maya que se encuentra en la ciudad alemana de Dresde. El mandatario ha
Trabajos de restauración del Penacho de Moctezuma, en el Museo de Etnología de Viena.CUARTOSCURO   Hace unos 500 años, un tocado emplumado, hecho con piezas de oro, salió del territorio mexica y, de alguna forma que los expertos aún no conocen con certeza, llegó a Austria. “El gran Moctezuma
Viñeta de 'El amor según Mafalda' de Quino, publicado en Lumen Gráfica. “¿Qué importan los años? Lo que realmente importa es comprobar que al fin de cuentas la mejor edad de la vida es estar vivo”. Y eso fue lo que interesó a Joaquín Salvador Lavado, Quino, durante toda su vida. Lo defendió a
Siempre libre y en constante exploración, es como se declaró el artista Gilberto Aceves Navarro (Ciudad de México, 1931-2019). Del pintor, grabador y uno de los mayores exponentes del expresionismo abstracto, el Museo Internacional del Barroco (MIB) montará la exposición Superar la herida. Pintura
No se charla con Abel Ferrara (Nueva York, 1951) para obtener una entrevista pulcra y ordenada, del mismo modo que no se va a ver una de sus películas para ver una historia convencional. Su cine es a menudo caótico, casi siempre extremo y nunca complaciente. Quizá se pueda acusar de irregular a la
Arthur Rimbaud y Paul Verlaine, poetas y amantes, podrían entrar en el Panteón, el templo laico de la República, donde reposan los “grandes hombres” de la nación, y un puñado de mujeres. La iniciativa para trasladar sus restos al monumento agita en Francia un debate entre literario y político. ¿Es
El manuscrito original del soneto “Sangre de Toro”, mecanografiado y firmado por el poeta Pablo Neruda en 1965, fue hallado en julio pasado en la casa de su amiga Perla Grinblatt, quien falleció recientemente, informó este martes la Universidad de Chile, quien salvaguardará el histórico documento.
Bruce Springsteen ha desvelado que desde hace tiempo acude a terapia. “Hablar funciona”, ha dicho el músico que está convencido de que estas visitas le han ayudado a afrontar sus miedos. “Pero uno tiene que comprometerte con el proceso y en eso he sido bastante bueno”. Springsteen, de 71 años,
Foto: La Jornada de Oriente   Convencidos de que la pandemia del Covid-19 los llama a construir más que una nueva normalidad “un nuevo futuro”, y con el compromiso de que el documental llegue y sea una herramienta de impacto y cambio, fue presentada la edición número 15 del Docs Mx que
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…